Desde el archivo: Excelente ECII

Fecha 17/5/2010 18:52:06 | Tema: OVNIs y OSNIs

Investigación en Lobos:
Por Liliana Flotta y Eduardo Grosso

Ta vez, la herramienta de m√°s utilidad que posee el ufologo es sin duda su propio archivo. En √©l reflejamos los pormenores de las investigaciones, las muestras que hemos obtenido, los testimonios de los testigos y todo aquello que nos sirve para realizar las comparaciones pertinentes con casos similares. Por supuesto en ufolog√≠a son todos "expedientes abiertos". Hace poco hemos recibido comentarios de nuevos avistamientos en Lobos. Esta localidad se encuentra a aproximadamente 100 kil√≥metros de la Capital Federal. Es un pueblo peque√Īo, tranquilo, esos donde todos se conocen.
Estuvimos all√≠ hace algunos a√Īos, en 1995, investigando un caso ovni que, por supuesto, revolucion√≥ a los pobladores. Hoy nos gustar√≠a relat√°rselos a Uds.
Entrevistamos en primer lugar al conductor del noticiero de Canal 4 de Lobos, Carlos Jauregu√≠, quien tambi√©n escribe en el diario local La Palabra. Nos informa que a partir de una nota publicada en otro medio, la revista El Cuarto Poder, los vecinos comenzaron a congregarse en distintos lugares de Lobos con la finalidad de observar una luz, para ellos extra√Īa, que aparec√≠a todas las noches, a la misma hora y en el mismo lugar. En la tarde del 28 de Junio, fue llamado para filmar esa luz y luego pasar la nota en el programa de noticias. Junto con el camar√≥grafo se dirige al Parque Municipal, donde, efectivamente, tiene oportunidad de observar esa luz y filmarla.
Este "ovni" se veía todas las noches despejadas a la misma hora. Curioso, el mismo ovni, sobre el oeste, con destellos de colores y sólo en noches sin nubes. Un análisis "in situ", determinó que este ovni era la estrella Canopus, sin lugar a duda. La psicosis se había desatado en Lobos.
Por supuesto, esto tuvo un comienzo, y fue hacia el mes de Mayo de 1995, cuando un Domingo la familia Bruno-Caracciolo, encontr√≥ en su quinta una extra√Īo c√≠rculo, muy marcado, en el pasto.
Nuestra siguiente meta fue encontrar a la familia due√Īa de esta quinta. Y tuvimos la posibilidad de que el se√Īor Luis Rosario Bruno, nos permitiera entrevistarlo y que adem√°s, amablemente nos condujera al lugar en cuesti√≥n a pesar de ser la hora del almuerzo.
La quinta se encuentra en un paraje llamado "La Acacias" a poca distancia de la Ruta 41 que une Lobos con Navarro.
Un domingo de Mayo alguien de la familia encontr√≥ el c√≠rculo de varios metros de di√°metro y con una marca de 12 cent√≠metros de ancho, donde a√ļn no ha vuelto a crecer el pasto. La pileta de nataci√≥n se encontraba medio vac√≠a, hecho que por su repetici√≥n hab√≠a llamado desde hac√≠a ya alg√ļn tiempo, la atenci√≥n de los propietarios, una hoja de bananero aparec√≠a quemada, mientras el resto se manten√≠a saludable y tambi√©n un tramo de ligustrina que cerca de la finca, pegada a la tranquera se mostraba deshojada y seca. En un sector de la quinta, un perro vagabundo se encontr√≥ muerto.
El círculo pudo verse durante varios meses, tenía 7 metros de diámetro, estaba centrado a 2,50 metros de la entrada y a 15 metros de cada lado de las cercas.
Lo interesante de este hallazgo, fue que al comentarse entre los vecinos de la finca, uno de ellos, resultó ser protagonista de una observación insólita, que hasta ese momento no había querido comentar por temor a que lo creyeran loco.
El se√Īor Bruno nos habl√≥ de este vecino, que no s√≥lo a su criterio sino tambi√©n de todos los entrevistados, goza de estima y credibilidad en la comunidad de Lobos: el se√Īor Francisco Loturco.
Tuvimos la oportunidad de entrevistar al matrimonio Loturco, verdaderos protagonistas del que llamamos Caso Lobos.
Los encontramos en su local comercial en el centro de la ciudad, una tarde lluviosa de Lunes. Con cortesía se prestaron al diálogo. Son personas sencillas, educadas, claras.
Hablamos en principio con la se√Īora Teresa de Loturco ya que su esposo, Francisco, a√ļn no hab√≠a llegado. Es as√≠ que llevamos por separado los reportajes a los testigos, sin que encontr√°semos contradicciones o incongruencias en sus relatos.
La noche del 26 de Mayo, Jueves, volvían del centro de Lobos, luego de un día de trabajo.
La vivienda de la familia se encuentra aproximadamente a 3 kil√≥metros de su comercio, en el paraje denominado Las Acacias, a 100 metros de la Ruta 41. Por √©sta transitaban alrededor de las 22,30 horas, cuando antes de llegar a su domicilio observaron una intensa luz sobre la ruta. Las ni√Īas preguntaron si ser√≠a un astro o un sat√©lite. Los padres pesaron que tal vez fuese un transporte de maquinaria agr√≠cola, com√ļn en la zona. Salen de la ruta, toman una perpendicular a √©sta, vuelven a doblar y Francisco Loturco desciende del autom√≥vil para abrir el port√≥n de entrada, que enfrenta la ruta. En ese momento vuelve a observar la potente luz sobre la ruta. Sube nuevamente al coche y al entrar al parque, la luz se hab√≠a desplazado hasta detenerse sobre la casa.
Dejando el coche en marcha, desciende la familia atónita ante lo que estaban viendo y preguntándose uno al otro si veían lo mismo.
Un aparato con la forma de dos platos unidos por los bordes con una luz que gira a su alrededor, flotaba a una altura de aproximadamente 5 pisos, seg√ļn los c√°lculos del matrimonio. Era en apreciaci√≥n mas grande que el autom√≥vil; 15 metros de di√°metro arriesga el se√Īor Loturco. El color oscuro como el peltre y la forma pod√≠an observarse cuando la luz del borde se deslizaba hacia la parte opuesta a los observadores.
La menor de las ni√Īas se asusta ante esta visi√≥n, al igual que la madre y entran en la casa, permaneciendo afuera ante el objeto el padre y la hija mayor.
En la casa, verifica la se√Īora las luces y el tel√©fono, funcionando normalmente. Y vuelve a salir, hasta ese momento el episodio se desarrollaba en total silencio, hasta que el aparato emite un sonido que los testigos describen como de "turbinas" o mejor de "viento" en la vivienda y suben todos a la planta alta. Apagan las luces y observan que el aparato se ha desplazado hacia el frente de la vivienda, ilumin√°ndola, deteni√©ndose all√≠ como en observaci√≥n durante varios minutos.
Luego de esto, manteniendo la misma altura, se mueve en direcci√≥n norte, hacia el Parque Municipal zigzagueando, bajo la atenta mirada de los cuatro testigos, como si eludiera las copas de los √°rboles mas altos lentamente. Seg√ļn el testimonio del matrimonio, la noche era clara, sin bruma. Los cinco perro no ladraron y no se escuchaba sonido alguno.
La familia decidi√≥ no hablar del encuentro, pero el fin de semana siguiente, sus vecinos, encontraron la marca circular en el pasto, menos agua en la piscina y algunas hojas de un bananero quemadas y al comentarlo con ellos, permiti√≥ la asociaci√≥n de ambos hechos y que se hiciera p√ļblico el avistamiento.
Con respecto a la marca en la quinta de la familia Bruno-Caracciolo, los esposos Loturco suponen que fue realizada antes de su avistamiento ya que no observaron al aparato detenerse o pasar por allí.
Este caso Lobos es similar a uno estudiados tambi√©n por nosotros, en Tigre, en 1990, donde el ovni "chupa" agua de una pileta (a pesar de estar lloviendo), raptando a una serie de peque√Īos animales de granja. La descripci√≥n del ovni es coincidente, dos platos soperos unidos por sus bordes y con un aro luminoso en su parte inferior.
De este caso hubo tres testigos.
Que podemos inferir de todo esto: Como dice el personaje de Mulder en Archivos X, LA VERDAD ESTA ALL√ć AFUERA, somos simples testigos de una realidad vedada a la mayor√≠a, que por miedo o ignorancia se oculta de esta tem√°tica. Nunca claudicaremos en nuestro af√°n de investigaci√≥n y si nos toca equivocarnos, ser√° la se√Īal de que estamos haciendo nuestro trabajo y no somos simples cr√≠ticos detr√°s de un escritorio.


Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=986