EL HUESO DE ISHAGON, INDICIO DE ARQUEOMATEMÁTICA EN ÁFRICA ANTEDILUVIANA.

Fecha 27/3/2010 11:08:12 | Tema: Civilizaciones Antiguas

En los años 50 del siglo pasado, el arqueólogo belga Jean de Heinzelin llevó a cabo una serie de excavaciones en el pueblo de Ishango, en el actual Congo, cerca a la frontera con Uganda.

Encontró varios instrumentos que se remontan al paleolítico, como piedras perforadas, además de restos de huesos humanos y de antiguas fogatas (carbón); pero el objeto más importante recuperado fue un hueso de babuino que contiene tres series de incisiones en tres lados. En el vértice del hueso, de apenas diez centímetros de longitud, está incrustado un cristal de cuarzo.

Cuando el hueso fue sometido a la prueba del carbono 14, se descubrió que fue tallado hace 23 milenios antes de Cristo.
Inicialmente no se le dio mucha importancia a los grabados, pues se pensó que eran simples muescas para contar el número de personas pertenecientes a una tribu.

Luego, sin embargo, al observar con atención las incisiones, se concluyó que, muy probablemente, éstas esconden un misterioso código cifrado.
En la columna del medio, las incisiones, unidas en pequeños grupos, son: 3 y 6; 4 y 8; 10; 5 y 5; 7.

En las dos columnas laterales, en cambio, los grupos están constituidos respectivamente por
11, 21, 19, 9, y 11, 13, 17, 19 incisiones.

El arqueólogo Heinzelin pensó en un curioso juego aritmético: según él, en la primera columna lateral había números que se podían obtener siguiendo este esquema: 10+1; 20+1; 20-1; 10-1.

Por otro lado, en la segunda columna estarían los números primos de 10 a 20.

En 1972, el periodista estadounidense Alexander Marshack desarrolló la hipótesis de que el hueso de Ishango representaba un calendario lunar. No obstante, esta afirmación contrasta con el número de las incisiones. En las dos columnas laterales, la suma de las incisiones da 60, mientras que en la del centro da 48 (el mes del calendario lunar está, en cambio, conformado por poco más de 29 días).

Para intentar comprender la lógica de los antiguos talladores del hueso de Ishango, hay que considerar que muchos pueblos africanos utilizaban la base 12 para contar y no la base 10 como se usa hoy universalmente.

Según esta lógica, los grupos de incisiones de la columna del centro serían 3+6=9 (12-3); 4+8=12; 10+5=15 (12+3); 5+7=12. La suma de las columnas laterales (60) y de la columna del centro (48) son todas múltiples de 12.

En mi opinión, en el hueso de Ishango se utiliza tanto la base 12 como la base 10. Los antiguos matemáticos antediluvianos de Ishango usaban el hueso como una especie de vademécum: en la columna lateral la lógica dominante es el 10 (10+1=11; 20+1=21; 20-1=19;10-1=9), mientras que en la central la lógica dominante es el 12 (3+6=9 (12-3); 4+8=12; 10+5=15 (12+3); 5+7=12). La otra columna contendría en realidad los números primos del 10 al 20.

Algunos estudios lingüísticos de pueblos nigerianos comprobaron que la base 12 es predominante en la mayoría de las etnias. Por ejemplo, en la cultura de Biram, en Nigeria, 1 se dice gwuini, 2=ba, 12=kurú, 12=kurú na gw gwuini (12+1), 14=kurú na v ba (14+2), etc.

Estos estudios lingüísticos y también el hallazgo del llamado hueso de Lebombo en los montes de Suazilandia, otro artefacto con datación de 33 milenios antes de Cristo, que tiene 29 incisiones, hacen pensar que el lugar donde fue descubierto el hueso de Ishango era un centro de irradiación de cultura, no sólo matemática o concerniente al calendario.

Por ejemplo, en el sitio de Shankeinab (Sudán) y Nagoda (Egipto), se hallaron petroglifos con incisiones similares a las de Ishango, en base 12.
Algunos investigadores piensan que el sitio de Ishango fue el lugar de origen de las lenguas Khiosan, que hoy sobreviven en los Hotentotes y Bosquimanos de África austral. En efecto, algunos científicos de fama internacional como el italiano Luigi Luca Cavalli Sforza, reconocieron al grupo lingüístico Khiosan como uno de los más antiguos del mundo.

Según Cavalli Sforza, hace 100 milenios el Homo Sapiens ya hablaba la lengua primigenia de la cual se originaron inicialmente 4 lenguas: el idioma de los pigmeos, embrión de las lenguas nigerkordofanianas (de los pueblos Bantú), la proto lengua nilosahariana (de los pueblos nilóticos) y precisamente el Khoisan, cuyas etnias fueron diezmadas en los siglos sucesivos por los Bantú, y cuyos sobrevivientes son exactamente los Bosquimanos y Hotentotes.

Si ulteriores trabajos de excavación en el sitio de Ishango probaran definitivamente el origen Khoisan del hueso grabado, indicio de arcaicos conocimientos numéricos en base 12, sería comprobada, así, la influencia de la originaria cultura Khoisan en muchos pueblos africanos, sobre todo en lo matemático y en lo concerniente al calendario.

YURI LEVERATTO
Fuente: http://www.yurileveratto.com/articolo.php?Id=94 - www.yurileveratto.com



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=873