LA ASTRONOM√ćA EN LA EDAD MEDIA.

Fecha 21/3/2010 6:38:51 | Tema: OFFTOPIC

Alejandría, Egipto, siglo II después de Cristo. Una comunidad sin precedentes de científicos, filósofos, poetas y otros eruditos había contribuido a una de las más grandes bibliotecas compiladas por la humanidad. En medio de la efervescencia intelectual, la astronomía clásica había alcanzado el zenit con los escritos del astrónomo helenista, matemático y geógrafo Claudio Ptolomeo. Su obra recientemente terminada, la Sintaxis, sería reverenciada como "La más Grande" (Almagesto) durante generaciones de gente instruida.

Claudio Ptolomeo es un astr√≥nomo griego del siglo II despu√©s de Cristo. La influencia de sus ideas se prolongar√≠a durante m√°s de 1000 a√Īos

Pero Ptolomeo desconocía completamente que el imperio que había apoyado profusamente los esfuerzos intelectuales de Alejandría pronto entraría en decadencia y caería, privando a Europa occidental del conocimiento de su trabajo o del de sus contemporáneos durante los siglos siguientes.

Afortunadamente, mientras que Europa se deslizaba hacia su larga noche a través de las Edades Oscuras, los eruditos islámicos y bizantinos disfrutarían de su propio renacimiento, preservando y mejorando la astronomía clásica y sus ciencias afines como las matemáticas y la geometría hasta obtener un beneficio para toda la humanidad.
En el sistema geocéntrico ptolemaico existe una deferente y un epiciclo para cada planeta. Este sistema permitía realizar predicciones sobre la posición de un cuerpo celeste

En su obra el Almagesto, escrita alrededor del a√Īo 150 despu√©s de Cristo, Ptolomeo enlazaba sus propias ideas con las de Plat√≥n, Arist√≥teles, Hiparco y otros fil√≥sofos y astr√≥nomos griegos. El compendio resultante no era √ļnicamente descriptivo; sino que tambi√©n ten√≠a una capacidad de predicci√≥n. Por ejemplo, en esa √©poca la Tierra se consideraba que era el centro del universo, y que estaba rodeada por la Luna, el Sol y los planetas, todos ellos giraban en √≥rbitas esf√©ricas llamadas deferentes. A su vez, Ptolomeo imagin√≥ estos cuerpos celestes girando en √≥rbitas menores llamadas epiciclos, cada uno de los cuales estaba centrado en un punto que que a su vez viajaba por la l√≠nea deferente. Aunque no necesariamente se pretend√≠a representar la realidad, estos artificios matem√°ticos pod√≠an utilizarse de una forma relativamente precisa para predecir la posici√≥n de un cuerpo celeste en el cielo en un momento dado.

Esta capacidad de predecir acontecimientos celestes tenía aplicaciones prácticas como las siembras de cosechas, la observancia de las festividades religiosas, o la medida del tiempo. Pero el modelo ptolemaico tenía claramente también un significado filosófico, con un mensaje dirigido a los griegos instándoles a comprender el cosmos y el lugar que la humanidad tiene dentro de él.

Además de sus modelos cosmográficos, Ptolomeo catalogó 1022 estrellas situadas en 48 constelaciones que recibirán el nombre de personajes mitológicos. Este catálogo identificaba cada estrella por su posición en cada constelación ("final de la cola", por ejemplo) con una lista de sus brillos relativos al igual que sus longitudes y latitudes eclípticas. Las constelaciones de Ptolomeo todavía permanecen con nosotros; de hecho dominan nuestras actuales cartas estelares y planisferios.

Gran parte del trabajo de Ptolomeo desapareci√≥ en Europa en las d√©cadas siguientes. ¬ŅPor qu√© sucedi√≥ esto? Por un lado las guerras, el declive social y las invasiones germ√°nicas llevaron a una decadencia gradual de la parte occidental del imperio romano, centrado en la propia Roma. En el a√Īo 330, dichas presiones llevaron al emperador Constantino el Grande a desplazar su capital a la ciudad oriental de Bizancio o Constantinopla situada en el estrecho del B√≥sforo en lo que ahora es Turqu√≠a.

Representaci√≥n de las constelaciones del sur en el Harmonia Macrocosmica del matem√°tico holand√©s y cosm√≥grafo alem√°n Andreas Cellarius (circa 1595-1665). El Harmonia Macrocosmica era un folio de tama√Īo primera obra publicada en 1660. Fue un gran atlas celeste y considerado uno de los atlas celeste m√°s espectaculares publicado en la segunda mitad del siglo XVII. Andreas Cellarius naci√≥ en Alemania, pero se estableci√≥ en Holanda. Si nos fijamos en el gran √©nfasis que se le da a las figuras mitol√≥gicas en comparaci√≥n con la realidad de las estrellas, podremos comprender algo m√°s el pensamiento astron√≥mico medieval

En mientras el decadente e imperio romano occidental se aproximaba a su caída final en el siglo V, varios factores contribuyeron a la pérdida del conocimiento clásico astronómico. En su libro "Astronomies and Cultures en Early Medieval Europe" el historiador de la Universidad de West Virginia Stepehn McCluskey explica que el sistema educativo romano cada vez estaba más orientado a formar líderes políticos de los hijos de los aristócratas. Por lo cual, la astronomía y las matemáticas de Ptolomeo no recibían mucha más atención que la poesía de Aratus o la filosofía de Platón. La astronomía matemática no se ajustaba a las necesidades de personas preocupadas por la guerra y la supervivencia política, por consiguiente los eruditos comenzaron a perder sus conocimientos técnicos necesarios para comprender la teorías griegas. Además, las traducciones en latín de las primeras obras en griego eran imperfectas.

Sin embargo, otros aspectos de la astronomía se preservaron durante la edad media en las regiones de habla latina occidentales, principalmente debido a la creciente influencia de la iglesia católica y a su dependencia de las festividades del calendario. Por ejemplo, era importante establecer cuando ocurrían los equinoccios y solsticios puesto que estos momentos se asociaban al nacimiento de Jesucristo y Juan el Bautista. El calendario juliano era la base para los rituales cristianos puesto que muchas festividades religiosas podían establecerse en una fecha determinada independiente de los acontecimientos celestes. Sin embargo, el domingo de Pascua resultaba una excepción importante puesto que los sucesos bíblicos relevantes no estaban basados en fechas específicas del calendario sino a la Pascua judía y ésta estaba asociada a la luna llena.

Otra preocupaci√≥n de los astr√≥nomos medievales era medir es tiempo para las oraciones mon√°sticas. Adem√°s, los monjes estaban implicados en un gran n√ļmero de fiestas y ceremonias a lo largo del mes, y para ellos era importante llevar un control de sus fechas. No fue Hasta el siglo X, cuando se comenzaron a utilizar com√ļnmente los relojes de agua, hasta entonces las estrellas eran las gu√≠as principales para medir el tiempo por la noche en la mayor√≠a de los monasterios.

Los aspectos filosóficos y políticos de la astronomía seguían siendo considerados en la edad media. Tintes religiosos influían la cosmología, permaneciendo la Tierra en el centro del universo de acuerdos a las leyes divinas. Por esta razón, los clérigos admiraban las ideas platónicas de un creador divino y su énfasis geocéntrico. Otro escritor que influyó el pensamiento astronómico en la edad media fue Martianus Capella (365-440 d.Jc.). En sus populares textos escritos en latín, Capella utilizaban alegorías y poemas para describir las siete artes liberales. En su sección astronómica, Capella presentaba un modelo del sistema solar derivado de fuentes griegas, en el que Mercurio y Venus giraban en torno al Sol mientras que la Luna, el Sol, y los demás planetas orbitaban en torno a la Tierra. Nicolás Copérnico citó posteriormente a Capella cuando desarrolló su famoso modelo heliocéntrico.

Fuentes: http://www.odiseacosmica.com/2010/03/ ... a-en-la-edad-media-1.html

http://www.odiseacosmica.com/2010/03/ ... a-en-la-edad-media-2.html



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=848