MARAVILLAS DEL MUNDO ANTIGUO.

Fecha 19/3/2010 7:32:40 | Tema: Civilizaciones Antiguas

LA TUMBA DE MAUSOLO EN HALICARNASO

Frente al mar, en las cercan√≠as de Halicarnaso, capital de Caria en Asia Menor, se ergu√≠a a√ļn, 1.100 a√Īos despu√©s Jesucristo, una tumba magn√≠fica por sus m√°rmoles, esculturas, sus decorados policromos y su altura imponente. Cuando, despu√©s de un reinado feliz, se extingui√≥ en el a√Īo 353 antes de Jesucristo, la vida de Mausolo, rey de Caria, la reina Artemisa su esposa, decidi√≥ hacerle construir una tumba que inmortalizara su recuerdo, dirigi√©ndose para ello a los m√°s ilustres artistas de Grecia.Los arquitectos Satiro y Picteas, los escultores Escopas, Timoteo, Briasides y Leocardis acudieron al llamado. Galeras cargadas con m√°rmoles llegaron del Dodecaneso, y los esclavos, como asimismo hombres libres impulsados por la gratitud a honrar la memoria del rey se dedicaron a la construcci√≥n de ese monumento f√ļnebre.Artemisa, cuyo dolor la volv√≠a cada d√≠a m√°s d√©bil y p√°lida, presintiendo que no sobrevivir√≠a por mucho tiempo a la p√©rdida de su esposo, animaba con su presencia a los trabajadores y los incitaba a apresurarse. Muri√≥, en efecto dos a√Īos m√°s tarde, y su pueblo quiso que reposara junto a aqu√©l a que tanto hab√≠a amado.Por largo tiempo nadie se atrevi√≥ a turbar su sue√Īo. Pero. despu√©s de 18 siglos. cuando Halicarnaso ya no exist√≠a,los merodeadores cruzaron los umbrales del sepulcro, lo depojaron de sus m√°rmoles preciosos y se apoderaron de los tesoros que la gratitud del pueblo de Caria hab√≠a ofrecido a sus soberanos en un postrer acto de homenaje y devoci√≥n. Desde entonces, todo sepulcro suntuoso se llam√≥ "mausoleo".


LOS JARDINES COLGANTES DE BABILONIA

Cuando Nabucodonosor, rey de Caldea, cas√≥ con Clarisa, hija del rey de los medos, decidi√≥ ofrecer a su amada un jard√≠n que, por la originalidad de su estructura y la variedad de sus flores, fuese digno de la nueva reina.Audaz era el proyecto concebido por los arquitectos de Babilonia. Sobre un √°rea de 19.600 metros cuadrados levantaron una serie de terrazas de piedra sostenidas por amplias arcadas de 6 metros de largo, de manera que, visto desde abajo, el jard√≠n suspendido pareciese una alta escalinata rebosante de flores. Debajo de las arcadas se ocultaban amplios aposentos resplandecientes de adornos, para que los soberanos pudiesen descansar all√≠.A fin de que no faltara nunca el agua se dispuso un genial sistema de irrigaci√≥n que terminaba en la √ļltima terraza, en una fuente que manaba incesantemente. Poco o nada queda de Babilonia y de sus jardines colgantes. Pero los escasos vestigios descubiertos gracias a la paciencia de los arque√≥logos, atestiguan la verdad sobre las descripciones de los escritores antiguos.

EL TEMPLO DE DIANA EN √ČFESO

Donde hoy se levanta la aldea turca de Aia Soluk, practic√°base anta√Īo el culto de Diana, diosa de la fecundidad.El templo de √Čfeso que le estaba consagrado fue destruido y reconstruido varias veces, siempre con magnificencia. Se hablaba en toda Asia de los tesoros que atestaban sus galer√≠as subterr√°neas, como tambi√©n de su belleza arquitect√≥nica debida al genio de Quersifi√≥n y Metagenes, y de las esculturas que lo adornaban y cuyos autores eran Escopas y Prax√≠teles. Esta maravilla no impresionaba por sus dimensiones como la pir√°mide de Keops, pero la armon√≠a de sus proporciones hac√≠a de ella una aut√©ntica joya del arte griego.En el a√Īo 356 antes de Jesucristo, durante una calurosa noche de verano, un mendigo demente llamado Er√≥strato, incendi√≥ el edificio.La ciudad entera dorm√≠a, y no fue posible impedir que las llamas destruyeran a este monumento incomparable, ni salvar las incalculables riquezas all√≠ acumuladas. Unos a√Īos m√°s tarde, el templo resurgi√≥ nuevamente, en base al mismo plano. Ciento veintisiete columnas j√≥nicas de 18 metros de alto rodeaban la celda donde se alzaba la estatua de la diosa y, entre ellas, 36 ricamente esculpidas en la base fueron donadas por Creso, rey de Lidia estaban coronadas por un amplio front√≥n triangular, tambi√©n esculpido. En el interior, los frescos de Apeles llenaban de asombro a los visitantes por la belleza y habilidad del dibujo. Terminado en el a√Īo 323 antes de Jesucristo el nuevo templo, fue semidestru√≠do por las liordas odas entre los aos 260 y 268 de nuestra era.M√°s tarde, los portadores de Aia Soluk, incapaces de captar su belleza, utilizaron las piedras para construir sus viviendas.

EL FARO DE ALEJANDRIA

El faro de Alejandr√≠a fue el √ļnico -de las siete maravillas del mundo antiguo - construido con una finalidad utilitaria. En el a√Īo 279 antes de Jesucristo, Ptolomeo Filadelfo encarg√≥ al arquitecto S√≥strates de Cnido la construcci√≥n de una torre en la isla de Faros, frente a Alejandr√≠a, para que sirviera de gu√≠a a los navegantes. Para que el edificio tuviera mayor solidez y mayor resistencia contra la fuerza corrosiva de las aguas, S√≥strates emple√≥ para los cimientos bloques de vidrio, sobre los cuales erigi√≥ el resto de la construcci√≥n con bloques de m√°rmol unidos por medio de plomo fundido. Bloques de m√°rmol unidos con plomo fundido constituyeron el resto del edificio, de forma octogonal sobre una plataforma de base cuadrada, hasta alcanzar una altura de 134 metros.
Sobre la parte más alta se colocó un gran espejo metálico para que su luz no se confundiera con las estrellas. Durante el día reflejaba la luz del sol, y por la noche proyectaba la del fuego a una distancia de hasta cincuenta kilómetros. Sobre la parte más alta se colocó un gran espejo metálico para que su luz no se confundiera con las estrellas.
Durante el d√≠a reflejaba la luz del sol, y por la noche proyectaba la del fuego a una distancia de hasta cincuenta kil√≥metros. Un terremoto lo derrib√≥ en el siglo XIV, y ochocientos a√Īos despu√©s de su construcci√≥n, el califa Al Walid pas√≥ a la historia tanto por su codicia como por su ingenuidad, al hacer derribar los restos del faro con la esperanza de encontrar bajo sus cimientos un inmenso tesoro escondido.
Sólido y resistente a las intemperies y a las devastaciones guerreras, el faro de Alejandría fue derribado en el siglo VII por la ávida credulidad del Califa Al Walid que ordenó su demolición en la seguridad de hallar un tesoro escondido en los cimientos de la torre.

Fuente: http://curiosomundoazul.blogspot.com/ ... as-del-mundo-antiguo.html





Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=838