El abominable hombre de LOS ANDES

Fecha 1/6/2009 18:24:25 | Tema: Criptozoologia

EL MACON Y EL ABOMINABLE HOMBRE DE LOS ANDES

 

 

El Macón y el abominable hombre de los Andes

Fabio Picasso

 

 

Los extraordinarios sucesos reportados en la zona del Salar de Arizaro y otros sectores de la Puna tomaron un gran interés en los medios capitalinos como vimos en la primera parte de este trabajo, sin embargo era lógico que la prensa local de la provincia de Salta los cubriera con mayor amplitud.

Desafortunadamente, hasta hace poco me hab√≠a sido imposible hallar los art√≠culos originales publicados en El Tribuno que desde luego deb√≠an enriquecer esta recopilaci√≥n. S√≠ tuve acceso al diario El Intransigente pero en sus p√°ginas la cobertura fue casi nula a excepci√≥n hecha de un comunicado originado en Tucum√°n que luego transcribir√©. Por ese entonces este medio se ocupaba con cierta amplitud las andanzas de otro personaje no menos enigm√°tico bautizado por los periodistas y lugare√Īos como "El Hombre de la Linterna" que semejaba un victoriano y cojo asaltante cuyo arma era precisamente el instrumento para iluminar. Es una historia digna de ser contada en otro trabajo. (1)

Gracias a la colaboraci√≥n de la investigadora salte√Īa Mercedes Casas pude obtener una serie de art√≠culos aparecidos durante los meses de julio y agosto de 1956.

En ocasión de reunir material para el Manual de Criptozoología Argentina y Sudamericana, obra inédita escrita en 1990, me había topado con una vaga referencia de Iván Terence Sanderson que reflejaba la aparición de una criatura similar en Chile. Citaba un periódico ya desaparecido llamado La Gaceta publicado en ese entonces (1958) en Santiago. (2)

Siempre ten√≠a la esperanza de poder hallar esa publicaci√≥n pero desde luego a√ļn para los habitantes del hermano pa√≠s deb√≠a resultar dif√≠cil hacerse de esa informaci√≥n.

Dado que Sanderson hab√≠a fallecido hac√≠a 18 a√Īos resultaba a√ļn m√°s complejo rastrear la referencia. Cuando en el a√Īo 2001 tom√© contacto con la investigadora Liliana N√ļ√Īez O. de Santiago de Chile no se me ocurri√≥ solicitarle la b√ļsqueda de ese antiguo recorte. No fue hasta hace pocos meses cuando embarcado en la actualizaci√≥n del citado Manual volv√≠ a toparme con ese dato.

El resultado de mi pedido fue el envío de 5 páginas fotocopiadas del famoso diario La Gaceta de Santiago pertenecientes al mes de mayo de 1958. A través de Liliana, verdadera experta en cuestiones de rastreo de información en archivos y hemerotecas, pude hacerme con esta valiosa documentación que confirma y complementa el caso de Salar de Arizaro y El Macón.

Como la finalidad de esta segunda parte es la de ser un complemento y continuación de la anterior no me repetiré en citas textuales y exhaustivas del material ya aludido. Trataré en la medida de las posibilidades que brinda la crónica de reflejar los datos originales. En cuanto al material proveniente de Chile, en virtud de lo tan poco conocida que es la historia, me tomaré el atrevimiento de reproducir in extenso toda la documentación.

Hechas ya las aclaraciones y agradecimientos que amerita este trabajo invito a los lectores a conocer la segunda parte de esta fant√°stica historia.

Con esta referencia un tanto poética el redactor de El Tribuno comenzaba la serie de artículos:

"La imaginaci√≥n popular cuando se lanza por los vericuetos del descubrimiento, no tiene ataderos. M√°xime cuando se la fomenta con el aluvi√≥n de revistas de historietas que se ha hecho el "alimento" intelectual de las nuevas generaciones. En tal sentido el asunto de los marcianos ha pasado ya a un segundo plano. "La Guerra de los Mundos", de continuar en esta tendencia va a quedar en segundo plano y ser√° tomada como un cuento de ni√Īos cual los de Perrault, Hoffman, Andersen o Grim.

Ahora, de acuerdo con las normas period√≠sticas estamos en condiciones de informar en car√°cter de primicia que algunas personas que han visitado √ļltimamente distintas zonas de la Puna en especial en las cercan√≠as del nevado Mac√≥n de m√°s de 5.700 metros de altura, sostienen haber observado "enormes huellas humanas" que superan las de los elefantes.

Este "dato" estaría perfectamente en relación con las apariciones de ciertos vehículos aéreos que, como enormes habanos luminosos habrán surcado los cielos de la Puna y en especial con el misterioso choque registrado en las laderas del mencionado Macón, de la cual no ha trascendido hasta la fecha ninguna otra noticia.

Se dice tambi√©n que las huellas en cuesti√≥n tendr√≠an 40 cent√≠metros de di√°metro y una extra√Īa similitud con las que se encontraron en las monta√Īas del Himalaya y fueron objeto de expediciones cient√≠ficas organizadas por un diario londinense, dando origen al famoso "Yeti" o "El Hombre de las Nieves".

De todas maneras, para el comentario, ya es suficiente. La leyenda de los patagones, corregida y aumentada se traslada a nuestro norte. Lo que no deja de interesarnos porque, con ella, la de los cigarros voladores y la del Curu-Curu, podremos revitalizar y acrecentar nuestro turismo. Quiz√°s ma√Īana estemos en condiciones de confirmar y aumentar estas novedades". (3)

El Tribuno segu√≠a ocup√°ndose del extra√Īo suceso:

HABRIASE CONFIRMADO LA APARICION DE EXTRA√ĎAS CRIATURAS EN LA PUNA.

"Seg√ļn noticias que han llegado a nuestra mesa de redacci√≥n por intermedio de una persona que estuvo de tr√°nsito en la zona del nevado Mac√≥n haciendo investigaciones acerca de la posibilidad de encontrar material radioactivo. La misma nos manifest√≥ que ha tenido oportunidad de encontrar cuando realizaba sus trabajos de investigaci√≥n, algunas huellas que se dirig√≠an hacia la imponente cumbre del nevado que tienen una dimensi√≥n formidable y que por l√≥gica deducci√≥n no pertenecer√≠an a ser humano ni animales de la regi√≥n. El Ingeniero Audio Level Pitch nos manifest√≥ que las huellas en cuesti√≥n tienen gran similitud con aquellas del "Hombre de las Nieves" que en las monta√Īas del Himalaya, del Tibet, ha causado gran sensaci√≥n trascendiendo al mundo entero. En nuestra edici√≥n de ma√Īana trataremos de ampliar las declaraciones del Ing. Level Pitch cuya autoridad indiscutida en la materia podr√° aclarar una serie de hechos sumamente trascendentales". (4)

HABRIAN APARECIDO EN LOS DESOLADOS NEVADOS DE LA PUNA LAS EXTRA√ĎAS HUELLAS DEL YETI.

"Ante las declaraciones que nos hiciera el Ingeniero Claudio Level Spitch a su paso por nuestra ciudad queremos hacer una relación más o menos aproximada de los acontecimientos que se vienen sucediendo en la región de las altas mesetas andinas.

Seg√ļn las noticias que hemos podido obtener de buena fuente ha trascendido que algunas personas habr√≠an manifestado su asombro y extra√Īeza a la vez, por la aparici√≥n de enormes huellas en las fr√≠as arenas y nieves de la regi√≥n pune√Īa cercana a la imponente mole del nevado Mac√≥n de m√°s de 6.700 metros de altura.

Las huellas en primer momento no despertaron mayor atención a los aventureros que junto al Ingeniero Spitch recorrían la zona detectando minerales radioactivos ya que los regionales están acostumbrados a observar toda clase de rarezas que la violencia de la naturaleza del "país de Humboldt" imprime en rocas y viene con la poderosa arma destructible de los hielos y las bajas temperaturas que a veces baja más de 40 grados o los quemantes rayos cósmicos que trituran la roca más dura.

√öltimamente hab√≠a corrido la voz de que se habr√≠an observado enormes huellas sin que la misma por haber sido presenciadas por personas de alg√ļn conocimiento y forasteros de la zona, haya trascendido a la poblaci√≥n de Tolar Grande y sus adyacencias, pasando mayormente desapercibido. Pero hace poco nuestro oficioso informante pudo presenciar las mismas personalmente y las encontr√≥ muy parecidas a las famosas huellas del "Yeti" misterioso personaje de las regiones del Himalaya, que fuera perseguido tenazmente por una expedici√≥n inglesa sin haber podido conseguir mayores detalles que encontrar fant√°sticas huellas humanas en la nieve.

SENSACIONAL NOTICIA.

La noticia que tiene car√°cter de primicia para nuestras p√°ginas, es sencillamente sensacional ya que esto vendr√≠a a revelar la extra√Īa aparici√≥n de criaturas humanas que positivamente no ser√≠an de este mundo.

La aparici√≥n de extra√Īos veh√≠culos a√©reos en la zona mencionada vendr√≠a a dar cr√©dito a esta noticia que seguramente ha de trascender a todo el mundo por cuanto tiene ribetes de realidad fant√°stica, emotiva, misteriosa y qui√©n no dir√° al leer estas l√≠neas que monstruosa por cuanto √©l sabe que la tierra est√° siendo visitada por seres de otros mundos habr√° de despertar una psicosis de terror y ansiedad en los pueblos, que la prensa y los servicios informativos del mundo tienen la misi√≥n de educar para preparar a ese mundo para el terrible y fant√°stico encuentro de la humanidad con habitantes de otros mundos.

EXTRA√ĎA COINCIDENCIA.

Los antecedentes que existen sobre el particular no hacen sino dar mayor cr√©dito a lo que parecer√≠a una novela fantasiosa y alocada y a√ļn pese a los enormes avances de la ciencia sobre la navegaci√≥n espacial. Ya hab√≠amos registrado el a√Īo anterior en estas mismas p√°ginas el choque registrado en las laderas del Nevado Mac√≥n que se lo divisa desde la localidad de Tolar Grande sin que hasta el presente pese a que hubo cierto inter√©s en develar esa inc√≥gnita se haya investigado. El Servicio de Informaci√≥n del Ministerio de Aeron√°utica de nuestro pa√≠s hab√≠a pedido se investigara si se trataba de un veh√≠culo a√©reo o un aerolito, pero pas√≥ el tiempo sin que hasta la fecha se supieran m√°s detalles del asunto.

Hoy vuelve a ser actualidad este hecho por la extra√Īa y si se quiere fant√°stica relaci√≥n que tiene o pudiera tener con la existencia de extra√Īos personajes que est√°n aterrorizando en la Puna Atacame√Īa". (5)

Entre estas líneas parece hallarse el origen de la tan discutida teoría acerca de la vinculación inequívoca de los OVNIs y las criaturas tipo Yeti. Teoría que habría permanecido alejada de los medios especializados y que recién fue recogida por Angelo Moretti en los 70 en relación con unos casos Sudamericanos de seres primitivos hallados en medio de una extensa oleada OVNI. (6)

De todas formas la aludida relaci√≥n es un hecho absolutamente circunstancial, de igual modo que la presencia de OVNIs en cercan√≠as de mutilaciones o ataques a animales. La coexistencia de ambos fen√≥menos no implica relaci√≥n directa. De todas formas como podemos apreciar el redactor asocia directamente el episodio de la supuesta ca√≠da de un OVNI en El Mac√≥n con las huellas aparecidas un a√Īo despu√©s. De igual manera que afirma que tales seres podr√≠an venir en los supuestos "platos voladores" podr√≠a sugerirse que debido al potente impacto las criaturas abandonaron sus guaridas siendo as√≠ m√°s f√°cilmente observadas.

 

Caso Taritolay

 

Este caso fue cubierto en su oportunidad por Héctor P. Anaganuzzi en su obra conocida. Los datos eran escasos y se basaban en el material publicado en La Razón. (7)

Es interesante notar las discrepancias entre las diferentes versiones de nombres y edades del √ļnico testigo.

"Chicoana, 25 (C) Ciriaco Taritolay, arriero y transportista de productos de la zona, oriundo de la quebrada de Escoipe, de 65 a√Īos de edad, inteligencia clara y hombre avezado a los peligros de las monta√Īas nevadas, en presencia del se√Īor Pablo Vega y numerosos vecinos del pueblo expuso un espeluznante relato que le toc√≥ vivir.

Hace dos d√≠as (23 de Julio de 1956 ‚Äď N. A.) mientras se dirig√≠a a esta localidad en la entrada de la quebrada "El Agua Chulla" fue sorprendido por un ser, para √©l sobrenatural.

Repuesto a duras penas de la impresi√≥n recibida que lo dej√≥ sin habla y casi sin movimiento y razonando luego en forma vertiginosa, record√≥ las descripciones que leyera en El Tribuno sobre el Hombre Yeti, pens√≥ que pod√≠a tratarse del Hombre de las Nieves que algunos alpinistas lo ubican como morador del Himalaya, pero que para √©l por lo que pudo observar, ser√≠a un real morador de las heladas cumbres del Cha√Īi.

Atento a estas deducciones Taritolay abandonó su miedo y trató de perseguir con su escopeta a la monstruosa aparición, pero éste desapareció prontamente de su vista corriendo velozmente e internándose en los cerros vecinos.

Descríbelo Taritolay, de elevada estatura, fornido, cubierto su cuerpo por un pelaje como de escarcha, sus pies de 40 a 50 centímetros y de rápidos movimientos. El arriero asegura que no ha sido una visión, afirmando rotundamente su experiencia ante objeciones de vecinos escépticos. A nuestro diario mandó una reserva de su aventura rubricándola con su firma para mayor seriedad". (8)

Esta se trata de la primera observación de una criatura en todo este episodio de El Macón. No olvidemos que hasta el momento solamente se hacía referencia a huellas, alaridos en las noches y supuestas vinculaciones con OVNIs.

PODEROSOS GRITOS SE ESCUCHAN EN LA ZONA DEL MACON PROFERIDOS POR EL HOMBRE DE LAS NIEVES.

"Como anunci√°ramos ayer, hoy damos a conocer nuevos y dram√°ticos episodios que se vienen sucediendo en las enormes soledades de las altas mesetas pune√Īas, a ra√≠z de la aparici√≥n del extra√Īo Yeti o mejor dicho el "Misterioso Hombre de las Nieves".

Un oficioso informante se aperson√≥ a nuestra casa para hacernos conocer alguno de los pormenores de los que ha sido testigo personal en la zona del Nevado Mac√≥n, cercana a la estaci√≥n ferroviaria de Tolar Grande. Seg√ļn nos refiere este se√Īor que nos ha pedido que mantengamos su nombre en reserva, √ļltimamente se han escuchado en las cercan√≠as del nevado, donde hace tres a√Īos chocara un plato volador, poderosos gritos emitidos por el extra√Īo ser aparecido en la Puna.

También nos dice que esos espeluznantes lamentos, son proferidos al nacer la tarde y cuando el frío comienza a congelar las aguas de los arroyos apareciendo así mismo muchos cóndores y águilas muertas en sus nidales, observándose también las enormes huellas que dejan sus pies.

Las relaciones fant√°sticas que se vienen sucediendo, son conocidas remotamente de los habitantes de la altiplanicie tibetana en toda la zona de influencia de los altos Himalayas. Tambi√©n se ha visto hace mucho este extra√Īo ser de enorme estatura en esta parte de la monta√Īa andina, pero se lo comparaba con un oso y as√≠ ha permanecido en el secreto hasta que han sido descubiertas sus huellas por el explorador polaco Claudio Level Spitch en sus andanzas por la Puna.

En nuestra edici√≥n de ma√Īana ampliaremos, en otra nota, nuevos e important√≠simos datos relacionados con el Hombre de las Nieves". (9)

EXISTE EL HOMBRE DE LAS NIEVES AFIRMAN MEDROSOS COYAS DE LA PUNA.

SE ESTARIA ORGANIZANDO UNA EXPEDICION PARA INVESTIGAR.

"Por el mes de junio de 1951 una noticia transmitida al mundo por el poderoso rotativo de Londres Daily Mail caus√≥ una extraordinaria sensaci√≥n especialmente en los c√≠rculos cient√≠ficos que desconoc√≠an a√ļn por referencia, la existencia de un ser de apariencias humanas que habitar√≠a las inh√≥spitas regiones del Himalaya.

As√≠ es que el diario londinense organiz√≥ una extraordinaria expedici√≥n para tratar de cazar al formidable ser que aparec√≠a en las poblaciones del Nepal. Pero luego de dos meses de fatigosa b√ļsqueda s√≥lo tuvieron que conformarse con ver las enormes huellas que sus desnudos pies dejaban en la nieve y en la arenisca y ni uno solo pudieron divisar.

El "Yeti" luego de dos tentativas por ser alcanzado pas√≥ al recuerdo como una leyenda m√°s. Pero vuelve nuevamente a sembrar la confusi√≥n el hecho de que sus huellas siguen divis√°ndose. √öltimamente, la expedici√≥n argentina (ilegible ‚Äď N. A.) ha podido apreciar las huellas del enorme y misterioso ser.

√öltimamente, un explorador polaco refiri√≥ a un redactor de El Tribuno su sorpresa por haber divisado en las cercan√≠as del nevado Mac√≥n las extra√Īas huellas del ser que para √©l ya era conocido por haberse informado de las expediciones inglesas que buscaron afanosamente al Yeti. Lanzada la extraordinaria noticia han ido apareciendo nuevos detalles sobre la aparici√≥n de este ser desconocido.

¬ŅQUIEN ES EL YETI?

¬ŅSe tratar√° quiz√°s de una criatura sobrehumana relacionada con el aterrizaje o choque de un supuesto plato volador en el Mac√≥n? ¬ŅSer√° tal vez un remot√≠simo eslab√≥n perdido que a√ļn supervive? ¬ŅPuede tambi√©n ser una extra√Īa especie animal totalmente desconocida? Estas y muchas otras son las preguntas que giran en torno a la extra√Īa aparici√≥n. La denominaci√≥n empleada proviene de los Sherpas. El origen de la palabra "Yeti" proceder√≠a de una metamorfosis de las palabras tibetanas "teh" que significa animal desconocido y "yeh" que se aplica a las zonas monta√Īosas o lugares rocallosos.

El Yeti presentar√≠a una silueta humana de casi dos metros de altura, cubierto de pelos rojizos todo su cuerpo. Suele lanzar durante las horas de la tarde especialmente cuando cae el sol unos indescriptibles lamentos humanos. Se dice que camina recto pero cuando est√° apurado lo hace como un oso. Es de mucha inteligencia y no es ofensivo para el hombre al cual teme y le dispara. (huye ‚Äď N. A.)

YETI Y UKUMAR.

La tradici√≥n y la leyenda salte√Īa est√° impregnada de relatos de aparici√≥n de estos extra√Īos seres que el regional ha bautizado con el apelativo de Ukumar o Zupai quiz√°s tambi√©n Coquena. ¬ŅQu√© relaci√≥n existe entre estos dos seres de leyenda con el "Yeti"? La respuesta cient√≠fica nos puede satisfacer en nuestra pregunta. Como se sabe el continente de Gondwana un√≠a el hemisferio asi√°tico con la parte central de Am√©rica del Sur antes de que las acciones end√≥genas dividieran los mismos. ¬ŅDurante este remoto per√≠odo no pudieron haberse dirigido hacia esa parte del continente? ¬ŅO haber existido libremente en toda la zona? Y luego cuando la separaci√≥n ¬Ņhaber quedado tanto en Asia como en Am√©rica? Quiz√°s la misma ciencia que se lance a aclarar este misterio pueda decir el d√≠a de ma√Īana si los extra√Īos seres aparecidos son especies animales remotas o seres de otros mundos venidos en los veloces veh√≠culos a√©reos que tanto surcan los cielos de nuestro planeta.

UNA EXPEDICION.

Mientras tanto la aventura hace punta de lanza y se apresta a salir en busca del misterioso "Yeti" para verlo, fotografiarlo o quiz√°s cazarlo. Las huellas enormes que hay en la Puna servir√°n de pista para el grupo de avanzados andinistas que habr√°n de buscar una soluci√≥n a esta inc√≥gnita que en el lejano pa√≠s de los Lamas en el remoto y perdido Tibet ha quedado unido en el mismo misterio con la desesperanza de los expedicionarios ingleses que volvieron a su pa√≠s m√°s intrigados que nunca. La expedici√≥n que se estar√≠a preparando habr√° de hacer un trabajo de investigaci√≥n en la zona donde se dice que apareci√≥ el extra√Īo animal o ser extraterr√°queo. Respecto de la misma iremos ampliando datos en posteriores notas". (10)

Esta √ļltima nota demuestra que un cierto criterio parece apersonarse del redactor quien cambia su enfervorizada hip√≥tesis extraterrestre por una m√°s antropol√≥gica. Desde luego, parece ser m√°s mesurada porque al carecerse de elementos que abonen la indudable vinculaci√≥n OVNI-Yeti se deben buscar aportes desde otras fuentes. La idea de parangonar las observaciones con el Ukumar es muy constructiva sobretodo porque se trata de un personaje aut√≥ctono conocido. De todas maneras es necesario resaltar que las caracter√≠sticas de ambas criaturas difieren en algunos aspectos. El Ukumar es m√°s bien peque√Īo en comparaci√≥n con el Yeti pues raramente es mayor que un ser humano y adem√°s probablemente su comportamiento sea much√≠simo m√°s sociable (aunque por ello m√°s peligroso) pues se afirma que suelen secuestrar humanos para procrear y as√≠ conservar su especie. Este √ļltimo concepto puede extenderse sin problemas hasta los confines de Sudam√©rica en relaci√≥n con otras criaturas peludas como El Salvaje o El Mono Grande de los que he dado abundantes datos en otros trabajos. (11)

Este fen√≥meno que he definido como "sociabilidad" es una evidencia de una estrecha vinculaci√≥n geogr√°fica de la criatura con su medio ambiente, los seres reportados como en forma circunstancial parecen ser m√°s indiferentes o bien agresivos. Tambi√©n podemos establecer un cierto contacto en el tipo de h√°bitat con el comportamiento de la criatura. No olvidemos lo reservados y a√ļn hura√Īos que suelen ser los que habitan en altas cumbres y altiplanicies desoladas.

Pasamos ahora a la siguiente observación de una criatura desconocida aunque muy alejada de las heladas zonas de El Macón.

APARECE NUEVAMENTE EL YETI.

SU PRESENCIA FUE OBSERVADA AHORA EN INMEDIACIONES DEL DPTO. DE ALEMANIA.

"Fechada en el d√≠a 6 del mes en curso (agosto) recibimos en nuestra mesa de trabajo una peque√Īa pero trascendental nota en la cual el se√Īor Benigno Hoyos que se domicilia en nuestra ciudad, nos habla de la confrontaci√≥n mantenida con un animal extra√Īo parecido a un oso en las serran√≠as de los valles Calchaqu√≠es.

Indudablemente que si se trata del famoso "Yeti" √©ste no habr√≠a de ser el mismo animal que ronda las inmediaciones del nevado Mac√≥n a unos 200 kil√≥metros en l√≠nea recta de la √ļltima aparici√≥n del mismo.

Don Benigno Hoyos es un hombre sencillo, que conoce bien la monta√Īa porque ha transitado mucho por ella, habiendo solicitado √ļltimamente un permiso de cateo en las Serran√≠as de Quitilipe (12), cerca del Morro del Talar y cerro Altoluza.

Hoyos se dirigió junto con otros amigos a dichas inmediaciones el día primero del mes en curso con el objeto de hacer nuevas investigaciones, siendo sorprendido por el temporal que en la semana pasada fue general en todo el país. La nieve aunque no alta era bastante pero no dificultaba el paso de los animales.

Seg√ļn nos refiere en su lac√≥nica carta al segundo d√≠a subieron a la cumbre del cerro Altoluza, donde recibieron de plano el fuerte viento con nieve que soplaba en esos momentos como preludio del temporal que se avecinaba. El tercer d√≠a lo pasaron acurrucados entre unas rocas en la ladera Oeste del cerro para guarecerse del temporal. Al d√≠a siguiente volvieron hasta la cumbre del cerro donde colocaron una banderola en medio de un cansador viento que hostigaba continuamente a los mismos. Luego tuvieron que hacer un vivac en plena monta√Īa dada la oscuridad y nubosidad reinante y juntaron en una quebrada le√Īas y yaretas secas con la que alimentaron un lento fuego.

EXTRA√ĎO LAMENTO.

Los mineros estaban sentados alrededor del fuego y seg√ļn nos refiere personalmente Hoyos, ya que tuvo la gentileza de llegarse posteriormente a nuestra redacci√≥n, sent√≠an todos la impresi√≥n de que estuvieran vigilados por algo sobrenatural o como si los estuviera espiando. Esta impresi√≥n fue tan latente que al poco tiempo y sin poder aguantar m√°s uno de los integrantes manifest√≥ que sent√≠a como si los rondara un puma‚Ķ Todos estuvieron entonces de acuerdo con √©l y comenzaron a referirse sobre los temas de las monta√Īas y sus misterios. Cuando la espesa neblina se hac√≠a m√°s intensa, algunos pudieron divisar entre la bruma la silueta como de un oso que se mov√≠a lentamente hacia el bajo. En esos momentos Hoyos hizo un disparo de arma al aire pero un impresionante silencio sigui√≥ al eco del tiro en los ca√Īadones de la monta√Īa. Al poco tiempo, casi a los pocos minutos, nos dice Hoyos sentimos un terrible alarido que nos hizo poner los pelos en punta. Pero la primera impresi√≥n fue confusa, ya que nos pareci√≥ como el caracter√≠stico grito de alg√ļn regional y salimos en su busca para preguntar el camino que deb√≠amos seguir para orientarnos en el descenso. Al poco rato el tremendo y poderoso grito llen√≥ de nuevo las quebradas prolong√°ndose interminablemente en los ecos de la monta√Īa. Fue algo que dif√≠cilmente lo olvidar√©. El primer grito que sentimos cerca de nosotros no nos sorprendi√≥ mucho pero luego al sentirlo desde mayor distancia pr√°cticamente nos congel√≥ la sangre. Inmediatamente emprendimos el descenso sin saber adonde y felizmente llegamos junto al Puente Moralca donde luego nos alz√≥ un cami√≥n que nos trajo a Salta el d√≠a 6. Benigno Hoyos nos ense√Īa finalmente el permiso de cateo N¬ļ 311 y antes de retirarse nos dice que algunos regionales le hab√≠an anticipado que escuchar√≠an algunas cosas raras. Nos refiere que tambi√©n han escuchado el te√Īir de unas campanas en oportunidad de ir descendiendo del cerro pero por el apur√≥n no prestaron mayor atenci√≥n.

Ante nuestra pregunta nos manifest√≥ que no pudieron apreciar si hab√≠a huellas en la nieve por cuanto era de noche y porque lo √ļnico que deseaban en ese momento era llegar al poblado". (13)

Esta información difiere sustancialmente con la reportada en otras fuentes en que la criatura jamás estuvo oculta en una cueva y que los expedicionarios se toparon con ella al buscar refugio.

TRASCIENDEN A TODO EL PAIS LAS NOTICIAS SOBRE LA APARICION EN SALTA DEL HOMBRE DE LAS NIEVES.

"Las noticias y comentarios que sucesivamente dio a publicidad El Tribuno desde sus columnas, sobre la posible aparici√≥n en la puna salte√Īa del legendario Hombre de las Nieves o Yeti ha trascendido a todos los puntos del pa√≠s siendo reproducidas y comentadas por la prensa en general las cr√≥nicas de El Tribuno. Desde la Capital Federal el popular vespertino La Raz√≥n se refiere a nuestra informaci√≥n sobre la aventura vivida por Benigno Hoyos en las cercan√≠as de Quitilipe donde en medio de la bruma de la nieve junto con sus compa√Īeros mineros entrevi√≥ una figura erguida que desapareci√≥ a la carrera al efectuar un disparo de escopeta al aire, escuch√°ndose espantosos alaridos entre las quebradas. El diario El Tribuno de Salta se ocupa otra vez del llamado "Hombre de las Nieves" dice la referida informaci√≥n.

A su vez desde la provincia de Tucumán nuestras informaciones y crónicas han merecido el estudio de eruditos universitarios. Es así que en la prensa tucumana y en diarios de todo el país se hace conocer la opinión de los profesores Tobías Rosemberg y René Bravo de la Universidad Nacional de Tucumán sobre el "Yeti" u Hombre de las Nieves sosteniendo los mismo que se trata de una leyenda mitológica de los antiguos habitantes de la Puna. Mientras tanto la opinión popular, especialmente en las desoladas zonas de la Puna, cree positivamente que se encuentran ante la presencia del legendario personaje de las nieves". (14)

QUIEN ES EL YETI SE INTERROGA LA IMAGINACION POPULAR.

EL MISTERIO SIGUE RONDANDO LA APARICION DEL RARO SER.

"Mientras el misterioso "Hombre de las Nieves" sigue rondando silenciosamente por las elevadas y desoladas mesetas de la Puna, la imaginación popular busca dilucidar el interrogante planteado sobre la existencia del extraordinario ser que en una tarde desolada dejara una serie de rastros en la nieve cuyas dimensiones superan los 40 centímetros.

Muchas son las cartas que a diario llegan a El Tribuno preguntando sobre la extra√Īa criatura o animal y muchas tambi√©n son las preguntas que se nos formulan sobre su existencia. Nosotros no hemos hecho m√°s que ir anticipando las noticias a medida que ellas se han ido sucediendo reflejando a cada paso los sucesos que han conmovido a la opini√≥n p√ļblica del pa√≠s y que al igual que en otras partes del mundo han interesado a los c√≠rculos cient√≠ficos.

CIRIACO TARITOLAY.

Ciriaco Taritolay, gaucho sufrido de la precordillera fue la primera persona que agreg√≥ a la primera noticia de la extra√Īa aparici√≥n de huellas en la Puna, su sensacional declaraci√≥n al manifestar a nuestro corresponsal en Chicoana, se√Īor Alberto Ay√≥n, que ha visto al hombre de las nieves al cual le hizo un disparo con su vieja escopeta, mientras que su perro ladraba desesperadamente sin intentar atacar a la enigm√°tica bestia que los hab√≠a seguido.

Don Taritolay, hombre hura√Īo y muy poco comunicativo ha bajado nuevamente a Chicoana y efectuado nuevas y m√°s claras declaraciones a nuestro corresponsal que daremos a publicidad en nuestra edici√≥n de ma√Īana, las que han sido tomadas en presencia de numerosas personas que siguieron absortas el relato entrecortado del gaucho y entre las que figuraban el se√Īor Pablo Paredes Vega, farmac√©utico del pueblo, el se√Īor N√©stor Lera y el se√Īor Roberto Bordones.

Ciriaco Taritolay es vendedor de ponchos y alforjas y siempre est√° recorriendo las quebradas de la precordillera con su inseparable perro y su escopeta.

OTRAS CONJETURAS.

Respecto de las declaraciones hechos por el se√Īor Benigno Hoyos que en una excursi√≥n realizada a las serran√≠as del cerro Quitilipe cerca del Morro del Talar, se dijo que en dicho cerro hab√≠a nieve por cuento en esa oportunidad los hab√≠a azotado un temporal que como muy bien se podr√° comprobar fue casi general en todo el pa√≠s y acarreando una intensa nevada en la zona cordillerana que muy bien hemos podido apreciar en las altas cumbres que circundan nuestro valle.

Pero lo que sorprende es el hecho de que las huellas divisadas primeramente fueron en las inmediaciones del nevado Macón al norte del… (diario roto)" (15)

Con estos √ļltimos p√°rrafos parece haberse dado por finalizado el complejo caso de El Mac√≥n. Si bien hay algunos hechos posteriores la continuidad period√≠stica se vio cortada por meses sin aportes por lo que tales referencias podr√°n ser incluidas en futuros trabajos de recopilaci√≥n.

 

Referencias:

(1) El Intransigente (Salta) 12 de Agosto de 1956, pg.1

(2) Ivan T. Sanderson: The Abominable Snowman, Legend Come to Life Jove (USA, 1977)

(3) El Tribuno (Salta) 17 de Julio de 1956

(4) El Tribuno (Salta) 18 de Julio de 1956

(5) El Tribuno (Salta) 19 de Julio de 1956

(6) Angelo Moretti en Jacques Bergier-George Gallet: El Libro del Misterio, Plaza y Janés (Barcelona, 1981), pg. 161-167

(7) Héctor Pedro Anganuzzi: Historia de los Platos Voladores en Argentina, Plus Ultra (Buenos Aires, 1976)

(8) El Tribuno (Salta) 26 de Julio de 1956

(9) El Tribuno (Salta) 29 de Julio de 1956

(10) El Tribuno (Salta) 30 de Julio de 1956

(11) Fabio Picasso: More on the Mono Grande Mystery, Strange Magazine (Maryland) N¬ļ 9 (1992), pg. 41-53.

(12) Latitud - 25.6333 Longitud -65.6333 Altitud (pies) 4491 Lat (DMS) 25¬į 37' 60S Long (DMS) 65¬į 37' 60W Altitud (metros) 1368

(13) El Tribuno (Salta) 10 de Agosto de 1956

(14) El Tribuno (Salta) 13 de Agosto de 1956 pg.7

(15) El Tribuno (Salta) 17 de Agosto de 1956 pg.5





Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=74