YAYA AYAHUASCA: UNA EXPERIENCIA IMPERDIBLE

Fecha 1/6/2009 18:16:56 | Tema: Adolfo Gandin Ocampo

LA YAYA AYAHUASCA Y LOS CHAMANES

MI PRIMER CONTACTO CON "YAYA" AYAHUASCA

(Sesión Iª)

Estimados colisteros de CHAMANISMO ESENCIAL. A la vuelta de mi primer, y hasta la fecha √ļnico viaje a Per√ļ, en el pasado mes de Septiembre, me inscrib√≠ en esta lista. Ahora lo que pretendo es compartir la experiencia que tuve en este seminario realizado en el lodge Corto Malt√©s, un lugar situado en plena selva en la orilla del Rio Madre de Dios, a ¬Ĺ hora en barca de Puerto Maldonado, con una duraci√≥n de 7 d√≠as y en el que realic√© un total de 3 sesiones de Ayahuasca.

Pienso que por cada sesi√≥n podr√≠a escribir tomos y tomos acerca de las sensaciones experimentadas. Tratar√© de ser lo m√°s breve posible, hablando de lo m√°s significativo. En mi primera sesi√≥n, la Ayahuasca me tom√≥ literalmente en sus brazos (mi consciencia estaba fuera de mi cuerpo) y no me solt√≥ hasta que se asegur√≥ de que el trabajo que deb√≠a hacer en mi, quedaba hecho. Nada m√°s empezar la mareaci√≥n, un ser que parec√≠a un dibujo animado o caricatura, divertido y burl√≥n, se dirig√≠a a mi dici√©ndome que me iba a "arrancar" la mente, mientras con una especie de sierra me la cortaba y se la llevaba. Este ser, con mi mente en su mano, me dec√≠a, entre ir√≥nico y burl√≥n, que si quer√≠a volver a tener la mente que me la colocaba y me desafiaba a actuar sin mi propia mente para ver como me desenvolv√≠a sin ella. Sent√≠a que sin la mente estaba desorientado por lo que este "mu√Īeco" se burlaba dici√©ndome que me decidiera si la quer√≠a o no. -(Aclaro que una de mis intenciones para este sesi√≥n y para el seminario en general, era el apaciguamiento de mi di√°logo mental, y ¬°vaya que si!, la Yaya Ayahuasca me lo apacigu√≥ con generosidad, lo que ocurre que el sistema que emple√≥ para ense√Īarme no fue precisamente el de silenciar mi mente.

ESTUVE TODA LA NOCHE HABLANDO SIN PARAR. A veces hablando en un "idioma" que para nada entend√≠a, desde luego que no era ning√ļn idioma extra√Īo, sino PURA CACOFONIA. Esto para una persona como yo que no suele hablar mucho, es chocante. Pero as√≠ es como tom√© conciencia de mi ruido mental)--. Momentos largos hab√≠a en los que me part√≠a a carcajada limpia cuando ve√≠a los enormes "rulos" que andaban por mi mente; me re√≠a de la estupidez y de lo limitada que es la mente; me colapsaba de risa y me pasaba, no s√© cuanto tiempo, viendo c√≥mo los libros, TODOS LOS LIBROS escritos por el hombre, eran contracultura, un atentado contra la evoluci√≥n humana, quiero decir que NINGUN libro se aproximaba a la experiencia del contacto √≠ntimo con el Coraz√≥n, del contacto con el Esp√≠ritu. As√≠ es.

Despu√©s de un extenso y detallado recorrido por mi mente y sus "creaciones", cuando ya me cans√©, rendido, mi Coraz√≥n revent√≥ en un llanto de intensa alegr√≠a-dolor-amargura-desolaci√≥n. Este momento fue indescriptible. Hab√≠a perdido mi propia identidad, se hab√≠a disuelto mi ego, lo √ļnico que sab√≠a es que yo era un Coraz√≥n. "Me han quitado los pensamientos", "me han quitado la mente", "no se qui√©n soy", repet√≠a una y otra vez. Sab√≠a que mi nombre, mi DNI, mi profesi√≥n, son apenas cosas que me han sido prestadas para estar por aqu√≠, s√≥lo una "identidad" que me permit√≠a caminar por esta tierra. M√°s en ese momento supe que no soy mi historia personal. A partir de esta mi apertura de Coraz√≥n, empec√© a saber que NO SABIA NADA, que era un mero aprendiz e ignorante de todo. Esta visi√≥n fue un magn√≠fico varapalo para "mi" soberbia e importancia personal. Yo que me cre√≠a suficiente en todo y ante todos, estaba ah√≠ postrado, comiendo el polvo de la humildad.

Extra√Īamente, a la par de tener esa conciencia de NO SABER NADA, sent√≠a con claridad que lo SABIA TODO. Es como si ambos conceptos fueran relativos, siendo lo mismo, tan solo separados por ¬Ņla soberbia?. A partir de esto, estuve el resto de la sesi√≥n "trabajando" con la relatividad de los opuestos, de la dualidad. El "si" y el "no"; lo "bueno" y lo "malo"; "arriba" y "abajo", desde la √≥ptica de mi coraz√≥n eran LOS MISMO, sin distinci√≥n: todo pod√≠a ser a la vez "si" y "no", "bueno" y "malo", etc.. Desde la cabeza cuesta comprenderlo, pero aqu√≠ lo ve√≠a con toda claridad.

Al final de la sesi√≥n, me encontraba con una visi√≥n nueva, renovada. Aunque en la noche estaban las mismas estrellas; en la maloca mis compa√Īeros de sesi√≥n eran los mismos; en mis manos los dedos tambi√©n eran los de antes, sin embargo yo lo ve√≠a de otra manera. Todo me parec√≠a apasionadamente nuevo, me sent√≠a como un ni√Īo que acaba de nacer, y en cierto modo as√≠ fue, porque cuando explot√≥ mi Coraz√≥n lo experiment√© como un re-nacimiento con la sensaci√≥n de haber pasado a trav√©s de un √ļtero, de un √ötero C√≥smico. El caso es que me sent√≠a muy vulnerable, solo quer√≠a jugar inocentemente, con la mente totalmente limpia y con la sensaci√≥n de que ten√≠a todo por aprender. A pesar de estar toda la noche sin dormir, estaba tan fresco, expectante de cualquier ruido o movimiento, pues todo me parec√≠a deliciosamente nuevo y no me lo quer√≠a perder. Nada m√°s por el momento. M√°s adelante compartir√© la experiencia de mi segunda sesi√≥n. Gracias a todos por estar ah√≠. Un abrazo grande. Juanjo

(Sesión IIª)

Queridos amigos de CHAMANISMO ESENCIAL, aquí comparto la segunda sesión de Ayahuasca.

En esta sesi√≥n la subida de la Ayahuasca fue un tanto dif√≠cil, porque  al recibirla ten√≠a ciertas resistencias ya que la experiencia de la sesi√≥n anterior fue muy  intensa y a mi mente la apetec√≠a vivir esta sesi√≥n desde la barrera, es decir controlando la experiencia y por ello se hac√≠a la remolona. Al recibir  la toma me encontraba algo tenso.

Al poco de la toma, me entr√≥ un amago de p√°nico. Un compa√Īero me ayud√≥ a respirar para entrar en la mareaci√≥n. Fue un momento dif√≠cil porque uno tiene la necesidad de huir, de salirse de los efectos de la Yaya, pero ¬Ņa d√≥nde ir, si uno no puede huir de si mismo?. Evidentemente a la mente no le gustaba nada ceder su protagonismo.

Al fin, una vez agarré el vuelo, la misma Serpiente de la sesión anterior se me mostró como guía del tour que la Yaya me tenía preparada para esta ocasión. Esta serpiente, de forma muy suave e insinuante pero insistente, sin dejar espacio a otras opciones "más cómodas", me decía que estuviera tranquilo que iban a hacer algunos ajustes en mi mente para proyectarme la película que me iban a ofrecer hoy.

La lentitud con la que se desarrollaba todo me exasperaba, porque esta serpiente se movía lenta, lentísima, y mi impaciencia iba en aumento. Ella me insistía que estuviera tranquilo que ya quedaba muy poquito para acabar con los ajustes que eran necesarios. Después de estos ajustes, a esta serpiente la veo enroscada en un arbol. Me vino esta imagen, muy vívida, del tópico que ya conocemos, por el que se representa el pecado original.

--------->Hago un par√©ntesis para  aclarar que no pertenezco a ninguna creencia religiosa y que del asunto del pecado original tengo mi propia opini√≥n que no tiene que ver con la de la religi√≥n judeo-cristiana. Agrego que mi sentimiento hacia la serpiente como ser vivo, hasta antes de experimentar con la Ayahuasca, era de cierta repugnancia, con sus atributos de misteriosa y aspecto insondable, su misma evocaci√≥n me inquietaba. M√°s tarde me enter√© de que el s√≠mbolo de la Yaya es precisamente el de una serpiente con dos cabezas o dos serpientes con una sola cabeza, no recuerdo muy bien. Cuando compart√≠ la experiencia con el grupo, el cham√°n me habl√≥ del significado de la serpiente, que m√°s adelante contar√©, aspecto muy relacionado con la experiencia de esta sesi√≥n propiamente dicha.<------------.

La Serpiente me dijo que el √°rbol al que estaba enroscado era el √Ārbol de la Ciencia del Bien y del Mal, mientras, yo sent√≠a c√≥mo viniendo desde arriba penetraba en ese √°rbol por la copa. Esta acci√≥n era inevitable, dada la enorme persuasi√≥n que la Serpiente ejerc√≠a, por lo que no pod√≠a resistirme. Ten√≠a la certeza de que la Serpiente era la representaci√≥n de mi mente e inmediatamente asoci√© serpiente=a mente. Despu√©s de esto, en una carrera fren√©tica de im√°genes, esta Serpiente me
llevaba una y otra
vez al borde de un precipicio. Aqu√≠ sent√≠ bastante miedo, ya que me debat√≠a en un arriesgado equilibrio;  andaba constantemente al lado de un abismo en el que abajo s√≥lo hab√≠a vacio. La persuasi√≥n de la Serpiente, era cada m√°s y m√°s fuerte ante lo que dej√© de resistirme, momento en el cual vi que no pasaba nada diferente y que como en una especie de rulo ve√≠a la misma imagen y no pasaba nada m√°s: no sal√≠a del borde del abismo, pero tampoco me ca√≠a.

Así estuve la mayor parte de la sesión, pues esta fue la tónica más sobresaliente y casi general. Tenía conciencia clara de que toda esta película de miedo que vivía es parte del funcionamiento de mi mente.

Todo esto reforz√≥ mi mala impresi√≥n acerca de las serpientes, lo que  me confirmaba lo que antes sospechaba: su cualidad da√Īina.

Pues bien, al d√≠a siguiente al compartir, el cham√°n me dijo que la serpiente como s√≠mbolo es dual,  su lengua b√≠fida representa esa misma dualidad: el Coraz√≥n y  la Mente. "Nuestra vida puede seguir un rumbo distinto de acuerdo a lo que elijamos", me dijo, "depende de nosotros, no de otros", sentenci√≥.

Tal como transcurri√≥ la sesi√≥n, esta explicaci√≥n me supo a gloria bendita, me alivi√≥ un montonazo. Aqu√≠ integr√© completamente a la Serpiente, a la simb√≥lica y al ser vivo que habita en esta tierra, al punto que ahora les tengo mucha confianza y cari√Īo a estos animales y hacia sus parientes, los reptiles. Tambi√©n me colm√≥ de satisfacci√≥n, saber que tengo el poder de elegir qu√© serpiente influya en mi vida: la intelectual o la coraz√≥nica o tal vez una combinaci√≥n equilibrada de ambas.

Al final de la sesi√≥n, lo que m√°s me apetec√≠a era la de ayudar, de la forma que fuera, a mis compa√Īeros de sala; opt√© por hacerlo en silencio, envi√°ndoles luz.

Fin de la 2¬™ sesi√≥n. Mucha Luz, Paz y Amor para todos, mis compa√Īeros del alma.

(Sesión IIIª)

Saludos amigos colisteros de CHAMANISMO ESENCIAL. Esta es la tercera entrega que corresponde a la tercera sesión del seminario, que coincide con mi tercera experiencia con la Yayita.

Esta sesi√≥n, creo que fue la m√°s intensa de las tres. Hubo un factor muy importante que fue que, bajo los efectos de la Yaya  coincidi√≥ con que en d√≠a y hora yo encarn√©, a miles de kil√≥metros de d√≥nde en ese momento estaba, en un  peque√Īo pueblo de la prov. de Burgos (Espa√Īa), hac√≠a justo 46 a√Īos.

El vuelo comenz√≥ de forma muy suave, pues en esta ocasi√≥n, despu√©s de mentalizarme, estaba mucho m√°s confiado. Digamos que en la sesi√≥n hubo dos partes muy claramente diferenciadas: en la primera se estableci√≥ un proceso de muerte  y en la segunda parte, otro de regeneraci√≥n.

Efectivamente, nada m√°s sentir los efectos de la Ayahuasca se me presenta una voz, cuya imagen no llegu√© nunca a ver, dici√©ndome que "me iban a llevar"; ¬Ņllevar a d√≥nde?, me preguntaba yo. Todo me parec√≠a una broma, un juego, pues es as√≠ como se me presentaba esta VOZ. Al principio me hablaba de soslayo, pero poco a poco esta voz se iba haciendo m√°s firme, insisti√©ndome nuevamente que "me iban a llevar" e iba sintiendo que me iba a morir irremisiblemente, pues entend√≠a que la decisi√≥n de la VOZ era inapelable y que no pod√≠a escaparme a√ļn a pesar de mis resistencias y mis regateos por evitar la muerte. La VOZ  insist√≠a que no hab√≠a vuelta atr√°s. Intentaba que algunos de mis compa√Īeros de sesi√≥n  me ayudaran pero la VOZ me dec√≠a que ninguno de ellos me escuchar√≠a. Yo insist√≠a en que si no pod√≠a llamar a uno podr√≠a hacerlo con otro, con la esperanza de que alguien pudiera escuchar mi llamada de auxilio, a  lo que la VOZ de forma gentil me dijo: "es in√ļtil que llames a nadie pues est√°s completamente solo". Era cierto, sent√≠ que estaba solo.

En esta parte del proceso sent√≠ mucho miedo, pues no pod√≠a imaginar dejar a mi familia y a mis amigos. Hubo momentos muy dif√≠ciles. Uno de estos momentos fue cuando la VOZ me dijo que iban a secuestrar a mi mujer e hijos y los iban a matar. Este fue tal vez el momento m√°s duro y que me caus√≥ m√°s angustia. ¬°ESTABAN CHANTAJEANDOME CON LO QUE M√ĀS QUIERO!. Tal era el grado de presi√≥n para que yo accediera al mandato de la Voz, que ya se me presentaba como un colectivo, pues √©sta hablaba en nombre de ELLOS. (No llegu√© a reconocer quienes eran ELLOS, porque me encontraba angustiado y no repar√© en observar o preguntar).

Tuve momentos intercalados a lo largo de este proceso, en los que me encontraba en un espacio de VACIO total. Allí no había nada ni nadie. Nuevamente apareció el miedo: gritara o hiciera lo que hiciera nadie me escuchaba. Sentía angustia por el temor a quedarme allí pillado por la eternidad y digo eternidad porque allí no había nada, ni tiempo ni espacio. La estancia aquí me inquietaba mucho.

De repente en la sala de la maloca aparecieron olas grises cuya naturaleza no podr√≠a definir. Con los ojos a duras penas abiertos, ve√≠a c√≥mo estas olas avanzaban hacia mi y de ellas se o√≠an voces que me invitaban a irme con ellas. De entre las olas sal√≠an seres deformes de diversos tipos muchos de ellos eran de color verdoso fosforito y pegajosos. Estos entes, por llamarlos de alguna manera, se mov√≠an muy lentamente encima de mi cabeza y alrededor de mi cuerpo para cerciorarse de que no me perd√≠a detalle. El espect√°culo era realmente vomitivo. La visi√≥n era lo m√°s parecido a lo que podr√≠a entenderse como el Infierno. Adem√°s sent√≠a movimientos de personas dentro de la sala (compa√Īeros) que iban y ven√≠an en lo que yo pensaba era un complot para aniquilarme. "Ve√≠a" como se hablaban unos y otros al o√≠do y yo creyendo que estaban hablando de la estrategia que seguir√≠an para llevar a cabo su plan. M√°s angustia. ¬°Quer√≠a salir corriendo!, pero no pod√≠a ir a ninguna parte, mi cuerpo estaba muy pesado, no pod√≠a moverlo. Tambi√©n record√© que de mi no pod√≠a huir. En un intento desesperado quer√≠a llamar al Cham√°n para que me ayudara a salir de este rulo, ¬°NO PODIA ARTICULAR PALABRA!,  la VOZ nuevamente me recuerda que estoy solo. La VOZ por fin me dice muy dulcemente: "¬Ņno has venido a celebrar tu cumplea√Īos?",  "si, desde luego y me hacia mucha ilusi√≥n que mi cumplea√Īos coincidiera con la toma de la Ayahuasca", respond√≠, ¬°pues si quieres nacer, antes has de morir!, sentenci√≥ la VOZ. Entend√≠ que esta era una ley inmutable que no estaba en mis manos rebatir. Sin embargo yo solo pretend√≠a que me cantaran cumplea√Īos feliz y soplar las velas, eso de tener que morirme para mi era demasiado.

La suerte estaba echada y la aceptaci√≥n de mi propia muerte era ya fruta madura, as√≠ es que me vi corriendo a una velocidad incre√≠ble a despedirme de familiares, de amigos, porque mi muerte ya era un hecho. Inmediatamente me vi dentro de un ata√ļd de madera negro nacarado brillante, se le ve√≠a lujoso desde luego. Yo con mi aspecto actual, iba vestido con un traje de color negro, camisa blanca, en fin lo que se llama ir vestido de tiros largos. El ata√ļd estaba al descubierto e iba acompa√Īado a cada lado, por seres que me guiaban en esta transici√≥n. Una vez consumada mi muerte, mis resistencias se esfumaron, me relaj√© y pude asistir a mi propio funeral con profunda calma y respeto.

Como si de una pesadilla saliera, al acabar de ver mi propia muerte, vi c√≥mo desde lo alto y del centro de la maloca sal√≠a un poderoso pilar de luz, del que sal√≠an destellos y r√°fagas de luz inundando toda la sala. Aqu√≠ logr√© articular palabra y decir en alto que cada uno de nosotros tom√°ramos esta LUZ, como regalo bendito para nuestra propia sanaci√≥n. Esta LUZ ten√≠a VIDA, COLOR y MOVIMIENTO. El espect√°culo era indescriptible. A partir de este momento comenz√≥ mi proceso de regeneraci√≥n. Durante el resto de la noche no me separ√© de esta LUZ que compart√≠ con todos mis compa√Īeros de sala, especialmente con aquellos que, por su proceso, m√°s lo pod√≠an necesitar. Lo hice en silencio, sabiendo que mi funci√≥n era la de puro receptor/transmisor. Me sent√≠a profundamente humilde y bendecido.  

Esta LUZ trabaj√≥ en todos mi chakras, uno por uno, y con todo mi campo de energ√≠a. Los colores eran superintensos y n√≠tidos y sal√≠an por delante y por detr√°s de cada chakra. La LUZ hizo un trabajo muy especial en el chakra Base. La LUZ hizo que mi mano derecha fuera  directamente a estechakra (zona del perineo) e hizo una operaci√≥n creando una especie de tubo por la cual el semen pasaba directamente (no s√© exactamente desde qu√© punto), hasta la base de mi columna, morada de la Kundalini, la Serpiente enroscada. Esta empez√≥ a moverse muy lentamente columna vertebral arriba, hasta salir por el coronario y ah√≠ se mantuvo erguida, majestuosa. La emoci√≥n y la alegr√≠a que sent√≠a eran intens√≠simas. Me sent√≠a muy poderoso, confiado y seguro. Esta Serpiente (una Boa),  ten√≠a una corona con 12 plumas doradas alrededor de su cabeza.  A√Īado que, al poner mi mano derecha por segunda vez en el perineo pude "ver" que en esa zona hab√≠a una vagina y un √ļtero energ√©ticos.

No tengo palabras con las que pueda describir, ni por aproximación, las sensaciones que pude vivir en esta parte de la experiencia. Me pareció sublime. Me encontraba muy magnetizado y consciente del momento que estaba viviendo. Sentía muchísima fuerza. En fin, no sé cómo describir todo esto de mejor manera.

La guinda a este bendito regalo la puso el Cham√°n cuando se puso frente a mi y me cant√≥ un precioso √ćcaro de cumplea√Īos, que conservar√© en mi alma por siempre.

Hasta aquí la experiencia con la Ayahuasca propiamente dicha. Sin embargo quiero aportar algunas cosas más que puedan ampliar algo más el encuentro con la Yaya:

Por un lado decir que tras la experiencia con la Yaya, existe un antes y un después.

Que el acercamiento a la Yaya ha de ser en una actitud de sincero mejoramiento. Si te diriges a Ella con  profundo respeto y entrega, Ella se entrega  a ti sin reservas. En mi caso las experiencias que tuve fueron como fueron, pero son muy  personales. Por lo que reportaron otros compa√Īeros del grupo, cada experiencia es muy  personal y distinta y dentro de cada uno, en cada sesi√≥n la experiencia es diferente. Cada uno comprende despu√©s con el tiempo, que todo se ha desarrollado de forma perfecta. Me consta que la Yaya Ayahuasca es una Planta Maestra, en el sentido m√°s amplio.

Que lo que se llama el "setting", bajo la direcci√≥n de un experimentado Cham√°n que sepa lo que hace, es realmente esencial. Es por esto que quiero desde aqu√≠ dar las gracias por el magn√≠fico entorno paradis√≠aco en d√≥nde se celebr√≥ el seminario,  y a las personas que me cuidaron.





Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=71