EL PROYECTO HABBAKUK, UN PORTAAVIONES DE HIELO.

Fecha 13/12/2009 16:20:00 | Tema: Enigmas y Misterios

Transportar tropas o insumos a través del atlántico era la forma más barata que tenían los Estados Unidos de proveer a sus aliados de Europa. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos de Alan Turing y sus colegas, los submarinos alemanes convertían esa empresa en una verdadera ruleta rusa. Así es como los encargados de planificar la guerra deciden crear una serie de barcos que fuesen prácticamente inmunes a los torpedos enemigos. Dichos buques deberían ser, además, baratos y rápidos de construir. En este contexto nace en Inglaterra el Proyecto Habbakuk, un portaaviones de hielo.

El padre de la idea era Geoffrey Pyke, un hombre de apariencia extravagante y desalineada pero due√Īo de una mente absolutamente brillante. Iba por la vida sin calcetines y con el aspecto de no haberse afeitado o ba√Īado durante d√≠as, con el pelo revuelto y la ropa arrugada. Sin embargo, se hab√≠a hecho famoso durante la Primera Guerra Mundial al protagonizar una de las fugas m√°s c√©lebres de la c√°rcel de Ruhleben. Utilizando su ingenio, calcul√≥ los momentos del d√≠a en que el sol dificultaba a los guardias la visi√≥n de cada punto del campo y urdi√≥ un plan de escape exitoso. Antes de eso, se hab√≠a destacado como pedagogo, comerciante, esp√≠a e inventor.

El padre de la idea era Geoffrey Pyke, un hombre de apariencia extravagante y desalineada pero due√Īo de una mente absolutamente brillante. Iba por la vida sin calcetines y con el aspecto de no haberse afeitado o ba√Īado durante d√≠as, con el pelo revuelto y la ropa arrugada. Sin embargo, se hab√≠a hecho famoso durante la Primera Guerra Mundial al protagonizar una de las fugas m√°s c√©lebres de la c√°rcel de Ruhleben. Utilizando su ingenio, calcul√≥ los momentos del d√≠a en que el sol dificultaba a los guardias la visi√≥n de cada punto del campo y urdi√≥ un plan de escape exitoso. Antes de eso, se hab√≠a destacado como pedagogo, comerciante, esp√≠a e inventor.

Todos sus inventos fueron poco convencionales. Se lo considera uno de los precursores del radar, por haber desarrollado un sistema de micr√≥fonos, transportados en globos aerost√°ticos, que serv√≠an para localizar por triangulaci√≥n a los aviones enemigos. A pesar de que su nombre es pr√°cticamente desconocido, Geoffrey Pyke tambi√©n fue el responsable del Proyecto Plough, un peque√Īo transporte ideal para desplazarse por la nieve que los estadounidenses convirtieron en el famoso M29, m√°s conocido como La comadreja. Cuando Churchill se enter√≥ de que Pyke propon√≠a construir un barco de hielo, a pesar de que la idea sonaba -como m√≠nimo- extra√Īa, crey√≥ que quiz√°s podr√≠a convertirse en el arma que estaban buscando para acabar con el reinado de los submarinos alemanes.

As√≠ fue como Pyke obtuvo ‚Äúcarta blanca‚ÄĚ para iniciar las investigaciones. Realiz√≥ los primeros ensayos en secreto, dentro de un dep√≥sito de carne de un mercado londinense, el Smithfield Meat Market, que pose√≠a un enorme frigor√≠fico en el que hab√≠a suficiente espacio como para llevar a cabo sus experimentos. Adem√°s, contrato a dos reconocidos cient√≠ficos para que lo ayudaran en la tarea de conseguir bloques de hielo lo m√°s resistentes posibles. El primero de ellos era Max Ferdinand Perutz, el mismo bi√≥logo molecular que obtuvo el Premio Nobel de Qu√≠mica en 1962. El otro era Herman F. Mark, quien se convertir√≠a m√°s tarde en el padre de los pol√≠meros. El primer reto que ten√≠an que enfrentar era conseguir modificar las propiedades del hielo ordinario para que se convirtiese en un material mucho m√°s resistente y -sobre todo- que no se derritiese r√°pidamente. Tambi√©n era deseable que resultase f√°cil de reparar cuando fuese alcanzado por el fuego enemigo.

La soluci√≥n que encontraron fue mezclar el hielo con pulpa de madera. Ambos materiales eran abundantes y baratos, y juntos ten√≠an una dureza capaz de competir con la del hormig√≥n. Luego de algunos ensayos, ten√≠an en sus manos un material extremadamente sencillo y resistente, al que bautizaron ‚Äúpykrete‚ÄĚ, en referencia al apellido de Geoffrey y a ‚Äúconcrete‚ÄĚ, la traducci√≥n inglesa de ‚Äúhormig√≥n‚ÄĚ. La resistencia de este material era incre√≠ble: el punto de ruptura del hormig√≥n es de unos 21 megapascales, mientras que el del pykrete variaba -seg√ļn fuera su composici√≥n- entre 15 y 25 megapascales. El buque de hielo ser√≠a tan fuerte como si estuviese hecho de hormig√≥n.

Faltaba solucionar el tema de la flotabilidad. A pesar de que el hielo flota en el agua, Perutz sab√≠a que las corrientes lentas de hielo -un fen√≥meno conocido como ‚Äúflujo pl√°stico‚ÄĚ- pod√≠a provocar el lento hundimiento del barco. Para evitarlo, deb√≠a mantenerse la temperatura del hielo a unos -16¬ļC. Era necesario aislar la superficie del barco y dotarlo de un equipo de refrigeraci√≥n adecuado. Obviamente, dentro del hielo deb√≠an tender toda una red de tubos encargados de distribuir el fr√≠o por el barco. Lo que hab√≠a comenzado como un proyecto muy sencillo se iba complicando poco a poco. Sin embargo, Pike continuaba siendo optimista y se mostraba convencido que estas dificultades se ir√≠an solucionado a medida que el proyecto avanzase. El pykrete fue presentado a los jefes de Estado, almirantes y primeros ministros de las fuerzas aliadas, quienes aprobaron una considerable cantidad de fondos para la construcci√≥n de un prototipo de peque√Īas dimensiones.

Este prototipo se comenz√≥ a construir en Canad√°, lejos de las posibles miradas enemigas. El sitio elegido fue el lago Patricia, situado en un lugar de dif√≠cil acceso dentro del parque nacional de Japer. El barco medir√≠a 18 metros de largo, 9 de ancho, y pesar√≠a algo m√°s de un mill√≥n de kilogramos. Las 1.000 toneladas de pykrete se mantendr√≠a refrigeradas mediante un equipo de fr√≠o impulsado por un peque√Īo motor de un caballo de fuerza. Se construy√≥ un armaz√≥n de hierro y sobre √©l se comenzaron a montar los bloques de pykrete mejorado. El material hab√≠a sido modificado por Perutz, quien descubri√≥ que la composici√≥n ideal conten√≠a un 14% de pulpa de madera y un 86% de agua. Los obreros canadienses, que no ten√≠an demasiadas pistas sobre lo que estaban construyendo, bautizaron el proyecto como El arca de Noe.A pesar de no haber solucionado definitivamente el problema del flujo pl√°stico, Pyke se puso euf√≥rico al ver el prototipo acabado. Hab√≠a probado la fiabilidad del proyecto, y podr√≠an comenzar con la construcci√≥n del modelo final.

Sin embargo, la necesidad del armazón de acero y otros imprevistos hicieron que los costos se incrementasen y que el Reino Unido tuviese que solicitar fondos a Estados Unidos. Los estadounidenses pusieron una sola condición para entregar el dinero solicitado: Geoffrey Pyke debía abandonar el proyecto. Así fue como el ideólogo del Proyecto Habbakuk se vio desvinculado de él, perdió la cordura y se suicidó poco tiempo después.

La ‚ÄúJunta para el Desarrollo del Habbakuk‚ÄĚ se reuni√≥ por √ļltima vez en diciembre de 1943, y lleg√≥ a la siguiente conclusi√≥n: ‚ÄúEl gran Habbakuk II de pykrete ha resultado ser poco pr√°ctico debido a la enorme cantidad de recursos necesarios, lo que se suma adem√°s a las enormes dificultades t√©cnicas que entra√Īa‚ÄĚ. El prototipo abandonado en el lago Patricia flot√≥, intacto, todo un a√Īo antes de derretirse. Su esqueleto permanece en el fondo del lago, donde un equipo de buceadores logr√≥ fotografiarlo hace algunos a√Īos. Esos restos y el pykrete -un material al que a√ļn no se le ha encontrado un uso pr√°ctico-, es todo lo que qued√≥ uno de los proyectos m√°s extravagantes de la Segunda Guerra Mundial.

Extraído de Neoteo.com

http://carlos-castellanos.blogspot.co ... os+%28ESPACIOS+OCULTOS%29



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=590