ABEL :: CAIN :: SET.‚ÄŹ

Fecha 5/12/2009 8:39:04 | Tema: OFFTOPIC

Es conocida la historia de Caín y Abel: por envidia, un hermano mata al otro, al ser rechazada por Dios su ofrenda. En el Sagrado Corán (5:27-32) se narra esta historia sin nombrar a los protagonistas, pero la tradición islámica los llama Qabil y Habil.[1] La interpretación literal queda explítica en el mismo Libro: tomar la vida de un inocente es un crimen tan serio como causar la muerte de toda la humanidad, y salvar la vida de una sola persona es tan meritorio como hacerlo por todos los hombres. Otro de los hijos de Adán, Set (con él sea la paz), completa una situación cuyo simbolismo presentare brevemente.

Caín, Abel Y Set.

La ofrenda de Ca√≠n es rechazada porque su intenci√≥n es ego√≠sta, y act√ļa con avaricia y por envidia. Alardea con arrogancia, presumiendo que su condici√≥n de primog√©nito le otorga autom√°ticamente la aceptaci√≥n y el favor divinos.

Abel, por el contrario, hace su ofrenda con amor y por eso le es aceptada: "Por cierto que Allah acepta [el sacrificio] de los rectos" (5:27).[2]

Set es quien hereda los conocimientos más profundos de su padre Adán y su categoría de "Prueba de Allah sobre la Tierra", que está ejercida en toda época.

Abel es un alma ingenua, ejemplo del hombre que hace el bien espont√°neamente. Se halla en la "fitrah" (condici√≥n primordial humana, en la cual sus cualidades existen en potencia) y mantiene una conducta moral primaria, pero no ha desarrollado un conocimiento metaf√≠sico. Sin embargo, no es √©ticamente ignorante: como leemos en el Sagrado Cor√°n, √©l sabe que Ca√≠n act√ļa bajamente, y condena su accionar, advirti√©ndole las consecuencias nefastas de su proceder. Pero se desentiende de la conducta de su hermano, no le ense√Īa con el ejemplo, resisti√©ndose; no reacciona d√°ndole lo justo, que ser√≠a "impedirle oprimir al opresor", como indica Muhammad (BPDyC). Y √©sta no es la conducta de los profetas (con todos ellos sea la paz). Un profeta predica porque le interesa la felicidad del otro. As√≠, Abel asume su papel de oprimido, representando a los "Abeles" pasivos de todas las √©pocas que siguen las leyes morales y son v√≠ctimas de los poderosos injustos.

Caín tiene inteligencia, desarrolló su capacidad, aparenta ser sabio. Pero es el arquetipo del individuo que pretende dominar a los más débiles en las sociedades. Es el gobernante o el sacerdote o el gremialista o el simple padre de familia que abusa de su ascendiente; la experienia diaria demuestra que es el tipo de persona que predomina en la tierra. Su falla moral lo conduce a oprimir y a utilizar al resto de los hombres. Ni siquiera es imprescindible que tenga poder fácticamente: si no lo tuviera pero pudiese acceder a él, también oprimiría. De no existir esta categoría de personas, si no existiera Caín, no habría prueba.

Set es el modelo del sabio, perseguido como lo fueron los demás profetas . Debe callar y ocultarse para su protección, pues está amenazado de muerte por Caín, real o virtualmente. Su simbolismo es el de representar la autoridad espiritual. Apenas tiene seguidores, porque en la sociedad la mayoría de los hombres es vil (káfir) o negligente (gáfil).

La importancia de Set.

Los hombres no podr√≠an guiarse si Allah no los guiara. Ibrah√≠m reconoce en el Sagrado Cor√°n: "Si mi Se√Īor no me guiara, ser√≠a sin duda de los extraviados". (6:77)

La Guía que envió Allah consiste en dos cosas importantes: La Revelación -personificada en el profeta que la transmite- y "los que poseen autoridad entre vosotros", como los denomina el Sagrado Corán (en 4:59, o en 4:83). Cada profeta -en este caso Adán- tiene sucesores o albaceas -como Set- que mantienen vivo su mensaje; y que suelen ocultarse porque son acosados, practicando el secreto (en árabe "taqíah").

Pueden ejemplificarse con el sol y la luna: la fuerte luz del Sol, que ilumina a todos y que permite el crecimiento, representa a cada uno de los profetas que han ense√Īado a los dem√°s hombres lo que les fue transmitido por Allah. Y la tenue y sutil luz de la luna -que es reflejo de la luz del sol- representa a los que tienen autoridad espiritual entre nosotros, y cuya ense√Īanza es, a su vez, transmisi√≥n de la ense√Īanza de los profetas, a la cual no contradicen en absoluto, por ser su "reflejo". En este sentido, as√≠ como los profetas asumen el Nombre de Allah "El Manifiesto" (az-z√°hir), los que ejercen la autoridad espiritual aut√©ntica (despu√©s de la desaparici√≥n de los profetas), reflejan el Nombre "El Oculto" (al-B√°tin). Y Allah sabe m√°s.

La persecución.

El que exista la persecución es un necesidad metafísica, desde Set hasta hoy día. Es perseguida la verdad, y todo aquello que Caín no quiere que se establezca. Siempre hay un pueblo perseguido y difamado por ser el exponente del Mensaje verdadero. Lo fueron los hebreos en Egipto, después los primeros cristianos, luego los unitaristas (que no aceptaban la Trinidad), hoy fácticamente los palestinos o los libaneses, pero doctrinariamente todos los musulmanes.

La clave de la persecuci√≥n es el Mensaje revelado. Las personas est√°n en funci√≥n del mensaje verdadero. En cuanto Ca√≠n logra su objetivo de adulterarlo, ese pueblo pasa de perseguido a persecutor. Esto ocurri√≥ por ejemplo con la casta de sumos sacerdotes que persigui√≥ a Jes√ļs, siendo que ellos hab√≠an sido designados en su momento por otro profeta, Mois√©s, y a su vez hab√≠an sido perseguidos. Pero cuando deformaron el Mensaje debido a intereses secundarios, comenzaron a perseguir a los que manten√≠an la pureza original de la ense√Īanza.

Naturalmente, existen tambi√©n persecuciones que nada tienen que ver con un mensaje o una ense√Īanza, sino que se producen entre "cainitas" (como las luchas entre narcotraficantes); y tambi√©n persecuciones en las que la v√≠ctima es inocente (un "Abel"), pero no es perseguida por defender la verdad en alguna de sus manifestaciones, sino por cualquier otro motivo (como en el caso de un genocidio o matanza indiscriminada). Obviamente, esto no justifica dicha persecuci√≥n.

Otra interpretación.

Por otro lado, podemos identificar estas tres potencias dentro de cada ser humano: Abel es el alma ingenua, o la "fitrah" con escaso trabajo intelectual, el reservorio de las posibilidades a desarrollar. Ca√≠n, el "alma que ordena el mal" (12:53), que intenta aniquilar a la pura; el ego que escucha a Satan√°s[3]. Set, el intelecto no separado del esp√≠ritu, (`aql), que tambi√©n est√° combatido por el alma inferior, por las pasiones que intentan ganar espacio en el ser humano a su costa. Entre estas dos √ļltimas potencias -el intelecto o esp√≠ritu por un lado, y el ego o alma inferior por el otro- es que se libra el combate espiritual (yih√°d), la mayor "guerra santa" del Islam, que consiste en la lucha contra las propias bajezas.

Una tercera lectura.

Puede analizarse la cuesti√≥n a la luz de los acontecimientos anunciados por los hadices para el fin de los tiempos. En este contexto interpretativo, Ca√≠n est√° personificado en el Dayyal o Falso Mes√≠as, tambi√©n conocido como Anticristo, en las fuerzas que le obedecen y en las que preparan su camino. Abel representa a todas aquellas personas rectas que padecer√°n al Anticristo, y acaso personificadas en aquel justo que -seg√ļn las tradiciones- ser√° asesinado por el Anticristo en p√ļblico y luego resucitado, para alardear de su poder. Finalmente, Set est√° personificado en la persona del Mahd√≠, el Restaurador de la justicia y del conocimiento, "que llenar√° la tierra de justicia as√≠ como antes estuvo repleta de injusticia y maldad".

S√ćNTESIS

Este es otro ejemplo de la cantidad de planos de interpretaci√≥n -todos ellos paralelos, simult√°neos y no contradictorios- latentes en el Libro de Allah. Son posibles m√°s lecturas de esta misma historia. (Dijo el Mensajero de Allah, BPDyC, "El Sagrado Cor√°n tiene exterior e interior, y su interior tiene [otro] interior, hasta siete interioridades".) Dado que la constituci√≥n y necesidades esenciales del ser humano no se han modificado, este tipo de relato -como toda otra ense√Īanza de origen sagrado- tiene validez en todo grupo cultural y cualquier √©poca.

En resumen, Ad√°n -el hombre primordial- a√ļna los tres aspectos nombrados, y de √©l derivan. La parte espiritual la hereda Set, la mundana la hereda Ca√≠n, y la sencilla e inocente, justa, cercana a la "fitrah" sin desarrollo, Abel. Los hermanos simbolizan tres fuerzas de la historia humana: los Abeles, que -aun pudiendo- nunca oprimir√≠an; los Ca√≠nes, que oprimen con el mucho o poco poder del que dispongan; y los Set, los sabios. Pueden hallarse correspondencias con tres aspectos presentes dentro de un mismo individuo: la tendencia a hacer espont√°neamente un bien, la tendencia a actuar con ego√≠smo, y el esfuerzo por encontrar sentido a la existencia.

Notas:

[1] Habil significa hálito o nadería, acaso por la brevedad de su vida. El significado de Qabil no es claro.

[2] Se acepta, en general, que Ca√≠n era labrador y present√≥ frutos, y que Abel era pastor de ovejas y ofreci√≥ sus mejores animales. As√≠ consta en el G√©nesis 4:2-4. Sin embargo, existen tradiciones en las que Ca√≠n presenta reba√Īo (una ofrenda de alta categor√≠a) y Abel frutos (que son de una categor√≠a menor). "Pero resulta m√°s coherente que Abel ofrezca animales para indicar su condici√≥n de pastor, como fue la pr√°ctica de los Profetas. Adem√°s, teniendo en cuenta que el sacrificio animal es una pr√°ctica consagrada por la tradici√≥n abrah√°mica, grata al Se√Īor, es m√°s l√≥gico que la ofrenda de Abel fuese m√°s acepta, por lo m√°s importante de la intenci√≥n, la cual debe equivaler al acto." (carta del imam Mahmud Husain al autor de este art√≠culo, fechada en Buenos Aires el 16 de julio de 1996).

[3] Debe recordarse que en el Sagrado Corán (5:31) Caín se arrepiente explícitamente, al enviarle Dios un cuervo que escarbó la tierra para mostrarle cómo esconder el cadáver de su hermano. El cuervo simbolizaría aquí "el alma que se reprocha a sí misma" (SC 75:2), la conciencia de culpa. En la Biblia, el arrepentimiento de Caín podría derivarse de Génesis 4:13, "mi culpa [o iniquidad] es demasiado grande para soportarla". Y es doctrina firme del Islam que en el arrepentimiento sincero está ya implícito el perdón divino. Dijo el Profeta Muhammad (BPD y C): "El que se arrepiente de su falta es como si nunca la hubiera cometido". (Véase sobre el tema, del Imam Mahmud Husain, "El arrepentimiento y el perdón divino", Ediciones Luz de la Guía, Buenos Aires, 1995)

http://corazondevampiro.blogspot.com/2009/11/abel-cain-set.html




Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=563