C√ćRCULOS DE FUEGO FLOTANDO EN EL CIELO.

Fecha 29/9/2009 10:30:00 | Tema: Enigmas y Misterios

Desde el siglo XV antes de Cristo, existen testimonios de la presencia Ovni en la cultura egipcia, y éste es un hecho impresionante acontecido durante el dominio del faraón Thoutmes III

Hace una década aproximadamente, sorprendió el relato escrito de Carmina Martínez Solórzano respecto a que en los papiros del antiguo Egipto se halló uno de los testimonios más contundentes del fenómeno Ovni. Sorprendente, porque esos documentos datan del quinceavo siglo antes de Cristo.

En las cr√≥nicas de Thoutmes III, uno de los m√°s grandes reyes egipcios, se relata un extra√Īo hecho ocurrido dentro de sus numerosos territorios y que describe la aparici√≥n de c√≠rculos de fuego en el cielo. Un hecho inveros√≠mil porque, al menos dentro de la cultura egipcia, no existe otro fen√≥meno como este anterior al que hoy nos ocupa. Con esto no queremos decir que en otras civilizaciones, culturas o √©pocas, misterios similares a √©ste no aparezcan en pinturas rupestres o c√≥dices. De hecho las hay e inclusive de alguna manera similar, aunque dada con car√°cter espiritual, la Biblia habla de carros de fuego o bolas que se avisoran en el cielo, pero estas visiones o apariciones ya ser√°n motivo de otros temas que escribiremos a futuro
Pero vayamos al enigma tema de esta columna. En el a√Īo 22, durante el tercer mes de invierno, a la sexta hora del d√≠a, los escribas de la Casa de la Vida (residencia del fara√≥n Thoutmes) observaron que hab√≠a un c√≠rculo de fuego flotando en el cielo. Ellos lo describieron como ‚Äėalgo‚Äô que no ten√≠a cabeza y desprend√≠a un olor f√©tido. Dijeron tambi√©n que su cuerpo era largo, de p√©rtica en p√©rtica (medida antigua de 2.70 m.), y que no ten√≠a voz. El suceso se dio a la sexta hora del d√≠a pero no se aclara el tiempo de su duraci√≥n. ¬ŅPudo ser un objeto volador propulsado por combustible?, por aquello del olor f√©tido.

Esa aparici√≥n, que hoy bien podr√≠a clasificarse como un avistamiento, caus√≥ conmoci√≥n y confusi√≥n en el coraz√≥n de aquellos que lo presenciaron, a tal grado que se postraron boca abajo ante el objeto. Luego fueron con el fara√≥n y le contaron. Seg√ļn el mismo Tulli (texto del contenido en el papiro Tulli), Thoutmes orden√≥ que todo lo ocurrido fuera escrito en los rodillos de los papiros. Su majestad medit√≥ y so√Ī√≥ con aquel evento y al cabo de unos d√≠as esas ‚Äėcosas‚Äô aparecieron nuevamente en el cielo, pero ahora eran a√ļn m√°s numerosas.

Cuán numerosas debieron ser, no se especifica, pero seguramente bastantes, de acuerdo a la breve explicación que se transcribe a continuación. “Ellas brillaban más que el Sol y se extendían en los límites de los cuatro apoyos del cielo (los cuatro puntos cardinales). La armada del faraón consideró que la posición de los círculos de fuego era poderosa’. Aquí podemos entender la dimensión de esas cosas brillantes para que en el plano que conocemos como infinito, pudiera suponerse que su extensión acaparaba visiblemente los cuatro puntos cardinales. En cuanto al poder de los círculos de fuego, por provenir de la armada del faraón, no se puede sino pensar que era una formación el estilo de una estrategia de guerra.

Aunque el texto original no aclara la hora en la que sucedi√≥ el incre√≠ble acontecimiento en el legendario Egipto, es de suponerse que se llev√≥ a cabo durante la noche pues est√° descrito que el rey Thoutmes se dispon√≠a a cenar. Este dato es importante tomarlo en cuenta en la medida que nos se√Īala que los avistamientos (obviamente) tambi√©n ocurr√≠an por la noche. Su majestad iba a tomar los alimentos de la merienda cuando los c√≠rculos de fuego reaparecieron y comenzaron a subir cada vez m√°s alto en el cielo acerc√°ndose hacia el sur.

Fue entonces cuando peces vol√°tiles cayeron del cielo. Este fen√≥meno en el papiro est√° comentado como una maravilla jam√°s observada desde la fundaci√≥n de la naci√≥n egipcia. El fara√≥n llev√≥ inciensos y los puso a arder a fin de atraer la paz sobre sus lares y su pueblo. El impacto de tal evento inspir√≥ la orden del fara√≥n de inscribir en los anales (obra que relata a√Īo por a√Īo los acontecimientos) de la Casa de la Vida el fen√≥meno de ‚Äėlos c√≠rculos de fuego‚Äô, para que jam√°s fueran olvidados.

Aquellos c√≠rculos de fuego pueden semejarse a los Ovnis videograbados o fotografiados, de consistencia de plasma (gas fuertemente ionizado) o de luz. Algunos investigadores piensan que el color rojizo de este tipo de naves pudo, antiguamente, dar cabida a que se le llamara de manera metaf√≥rica ‚Äėde fuego‚Äô. Vale la pena mencionar que en otras civilizaciones antiguas el t√©rmino ‚Äėc√≠rculos de fuego‚Äô es utilizado de manera com√ļn, cuando se refiere a casos enigm√°ticos como este y siempre bajo el mismo rol de avistamientos o visitas de seres extra√Īos para con ellos.

Lo m√°s extra√Īo e interesante de esta historia se resume en la parte casi final, donde se narra que los objetos volantes dejaron caer vol√°tiles, sin especificar, desafortunadamente, a qu√© se refiere con estos √ļltimos. De igual manera, es una l√°stima que en el Tulli no haya una explicaci√≥n m√°s extensa de qu√© hicieron los egipcios con esos regalos, para qu√© los usaron y si en realidad se trataba de un mensaje hacia esa civilizaci√≥n.

Este es otro de los Enigmas y Misterios que hoy nos sorprenden, y que quiz√° alg√ļn d√≠a podamos desentra√Īarlos, aunque es muy probable que los dejemos intactos para que lo hagan las generaciones por venir.

http://www.elaviso.com/insolito/detail.aspx?id=5592

EL PAPIRO TULLI

UN MITO M√ĀS DE LA UFOLOG√ćA QUE SE DEBE CONSIDERAR

Por: Nacho Ares

http://www.paleoastronautica.com/154_papiro_tulli.html




Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=398