INTRODUCCION A LA UFOLOGIA (NOCIONES B√ĀSICAS PARA PRINCIPIANTES)

Fecha 12/7/2016 14:04:50 | Tema: Avances del programa TIEMPO de MISTERIOS

Lo bueno si es bueno dos veces bueno, aqui les dejo estas nociones sobre ufologia de mi amigo Eduardo Grosso....


Autor: Lic. Eduardo Grosso

INTRODUCCION: El presente trabajo est√° destinado a aquellas personas que reci√©n comienzan a acercarse al apasionante tema del estudio de los Ovnis. De ninguna manera pretende ense√Īarles algo a aquellos avezados investigadores que, al costo de grandes esfuerzos y de numerosas privaciones, est√°n envueltos en esta tem√°tica desde hace mucho tiempo. Me gusta decir que la Ufolog√≠a es como el Jazz. Es un tema para poca gente y se habla, √ļnicamente, en lugares reservados y vedados para "el com√ļn de la poblaci√≥n". He notado, que a pesar de la difusi√≥n a trav√©s de la WEB y de canales de televisi√≥n especializados, los rudimentos de la investigaci√≥n siguen siendo dif√≠ciles de conseguir para aquel que se inicia.

Informa desde UNIFA

Ing. Adolfo Gandin Ocampo

Imagen Original

Hay sobreabundancia de casos para analizar, cientos de teor√≠as diferentes y alg√ļn que otro insulto entre las distintas facciones. Sin embargo, para aquel primerizo, es muy dif√≠cil encontrar una definici√≥n coherente sobre: ¬ŅQue es un ovni?, ¬ŅPorqu√© aterrizan en determinado lugar?, ¬ŅCuales son las pautas comunes a todos los casos?, ¬ŅQue son los encuentros cercanos?, ¬ŅCuales son los movimientos caracter√≠sticos? y, aunque resulte parad√≥jico, ¬ŅQue formas son comunes a este fen√≥meno? Los que rondamos los cincuenta a√Īos de edad, tuvimos la enorme suerte de transitar nuestra juventud con numerosas "oleadas" de avistamiento, que no han vuelto a repetirse con esa intensidad inusitada. En aquella √©poca, transitando la d√©cada del 60 y del 70, una gran camada de investigadores y divulgadores argentinos, transmit√≠an su conocimiento a trav√©s de varias publicaciones, como ser "2001" y "M√°s All√° de la Cuarta Dimensi√≥n", donde adem√°s de difundir las distintas investigaciones, se hac√≠a docencia, aclarando los distintos t√©rminos t√©cnicos a aquellos que comenz√°bamos a acercar la nariz a esta problem√°tica.

Recuerdo con especial atenci√≥n, el curso realizado en ONIFE, impartido por el popular investigador Fabio Zerpa, donde se brindaba de manera magistral los rudimentos de la investigaci√≥n ufol√≥gica. De hecho, hoy transcurridos treinta a√Īos, puedo pr√°cticamente recitar de memoria la mayor√≠a de los contenidos de los distintos Items. No puedo decir lo mismo, por ejemplo, del contenido de las cuarenta y pico de materias de mi carrera universitaria...

Quisiera, en este peque√Īo apunte, referirme √ļnicamente a definiciones proporcionadas (en su mayor√≠a) por investigadores argentinos. No por una cuesti√≥n de xenofobia o patriotismo exacerbado, sino, que por el contrario, para reafirmar que la investigaci√≥n en Argentina ha sido siempre prol√≠fica y realizada al m√°ximo nivel. ¬ŅSon diferentes los casos ocurridos en EEUU de los ocurridos en Argentina? La respuesta es NO, las diferencias no son significativas. De hecho, hasta tuvimos nuestro propio "ufo crash". ¬ŅIncre√≠ble? No tanto. Antes de comenzar con las definiciones, me gustar√≠a referirme a lo que me gusta llamar la "Ley Grosso", por la que espero pasar a la historia ufol√≥gica: "La Ufolog√≠a es el mejor camino hacia la ruina econ√≥mica". No se puede ganar dinero con el ovni: ¬°Olv√≠dalo! B√°sicamente uno pone y pone y pone.... y cuando te llaman de la TV, de una radio multimedia o de alguna ocasional revista para que publiques tus investigaciones.... solamente te dan las gracias..... ¬°No digas que no te avis√©! Pero sin embargo, no hay nada en este mundo (no sabemos en otro) que pueda equipararse con la investigaci√≥n de ovnis. Aventuras, amistad y maravillas nunca faltan.....

Ufo, Ovni, Ved, son todos sin√≥nimos que usaremos a lo largo de este apunte de manera indistinta. Habiendo aclarado el punto precedente, abarcaremos la primera pregunta crucial: ¬ŅQu√© es un ovni? ¬ŅQU√Č ES UN OVNI? Cualquiera de nosotros podr√≠a recitar, a√ļn sin instrucci√≥n de ning√ļn tipo, que el t√©rmino OVNI significa claramente: Objeto Volador No Identificado. Primera regla: OVNI no es sin√≥nimo de "plato volador" o de nave extraterrestre. Por supuesto que un ovni puede tener la forma de "plato", sin embargo no siempre es as√≠.

El objeto ser√° no identificado, precisamente, hasta que podamos dar una definici√≥n precisa y certera. De 100 casos de "no identificados", por antecedentes estad√≠sticos, sabemos que el 95% puede ser identificado m√°s o menos f√°cilmente. Nos queda ese 5% de remanente, que es b√°sicamente el porcentaje en el que tenemos que trabajar realizando el an√°lisis pertinente. ¬ŅQu√© objetos o fen√≥menos pueden hacernos confundir? q Aeronaves de distinto tipo, como aviones experimentales o helic√≥pteros. Principalmente, en horario nocturno, volando con sus luces anticolisi√≥n. q Globos sonda o meteorol√≥gicos. q Nubes de Bario u otras de similares naturaleza, producto de experimentos en la alta atm√≥sfera. q Capas de inversi√≥n de nubes que distorsionan los reflejos. q Sat√©lites artificiales, Estaci√≥n Espacial Internacional. q Astros (estrellas y planetas), que bajo determinadas condiciones parecen emitir destellos y "moverse". q

Pruebas de armamentos (misiles, colimadores l√°ser, proyectiles trazantes, etc.). q Maquinaria agr√≠cola trabajando en la noche, pescadores embarcados, cazadores, etc. Con sus reflectores a nivel del terreno pueden confundir con un aterrizaje. q Alucinaciones, fen√≥meno natural, meteorol√≥gico o f√≠sico. Pero: ¬ŅQu√© es un ovni? El Doctor Roberto Banchs (tal vez el m√°s docto de los investigadores argentinos) define al fen√≥meno ovni como: "Es el est√≠mulo que origina un informe sobre la observaci√≥n de un fen√≥meno (objeto o luces) visto en el √°mbito terrestre que, por su aspecto o comportamiento din√°mico, no puede ser identificado por el percipiente humano en t√©rminos convencionales o conocidos" (Fen√≥menos a√©reos inusuales, Un Enfoque Biopsicosocial - Leuka). Para el Doctor en Psicolog√≠a Social, Antonio Las Heras, la definici√≥n del fen√≥meno es a√ļn m√°s expeditiva, ya que ha reemplazado la cl√°sica sigla OVNI por la de VED (Veh√≠culo Extraterrestre Dirigido). En su interesante y muy completo libro: "Ovnis, los extraterrestres entre nosotros" (EDAD), el Doctor Las Heras expresa lo siguiente: "Es conveniente terminar con la hipocres√≠a y la mentira. Tanto como con los rumores intencionados. Fuerzas armadas y gobiernos coinciden en ocultar la realidad del fen√≥meno ovni porque tienen una cuesti√≥n decidida: producir un aparato que sea capaz de igualar las proezas a las que nos tienen acostumbrados los veh√≠culos extraterrestres dirigidos (ved). Empero, a pesar de llevar d√©cadas intent√°ndolo, hasta el momento el fracaso ha sido, al parecer, completo. No hay un aparato humano dotado de un campo de gravedad propio cuyos l√≠mites superen a los del veh√≠culo mismo. De lograrse, este transporte se comportar√≠a como un peque√Īo planeta, pudiendo moverse a gran velocidad, a√ļn en la atm√≥sfera densa, sin sufrir deterioros la m√°quina o alteraciones sus tripulantes".

Para el nombrado investigador Fabio Zerpa, en su muy completo "Curso de Ovnilog√≠a", podemos leer la siguiente definici√≥n: "OVNI: Nave extraterrestre, piloteada o dirigida, por seres inteligentes de conformaci√≥n antropom√≥rfica". Para Fabio no hay duda que se trata de una nave ajena a nuestra cultura, independientemente que est√© o no tripulada. En base a la casu√≠stica, nos revela en su definici√≥n que los seres tienen conformaci√≥n "humana". En uno de sus √ļltimos libros expresa: "Los ovni existen y son de procedencia extraterrestre". Coincido con √©l.

Pero no siempre los investigadores apoyan la hipótesis extra terrestre como origen del fenómeno. Por ejemplo, mi amigo y excelente investigador, Javier Stagnaro, nos da otra versión sobre el fenómeno. En su invalorable boletín: "Ovnis, Armas Secretas" expresa lo siguiente: "Hay ciertos avances en tecnológicos en aeronáutica, que suelen utilizar organismos tanto civiles como militares para la investigación aeroespacial, o bien como instrumentos de espionaje o armas de represalia. Muchos de ellos, pueden ser confundidos con ovnis o "platos voladores", de presumible origen extraterrestre. Los servicios secretos de diversos países, incluido el nuestro, utilizan estos artilugios y encubren sus experimentos amparándose muchas veces, no sólo en la ignorancia de la población civil, sino también bajo la superchería de un posible "enemigo o intruso extraterrestre", que les sirve de excelente cobertura para despistar sobre las maniobras ultrasecretas de prototipos de avanzada". Como vemos, Stagnaro defiende el origen terrestre de estos maravillosos aparatos; si bien no coincido con esa apreciación, es difícil convencerlo a Javier por el cuantioso material que avalan sus afirmaciones.

No quiero perder el tiempo con aquellas definiciones absurdas o con aquellas que ridiculizan el fen√≥meno, relegando una consistente realidad bajo un argumento alucinatorio o de √≠ndole Psicosocial. Me pregunto: ¬ŅLas alucinaciones dejan huellas o trazas en el radar? ¬ŅPueden fotografiarse? ¬ŅEmiten radiaciones? No todo puede explicarse con aquella famosa (y tristemente c√©lebre) frase: "Gas de los Pantanos". Como punto final, si me permite, me gustar√≠a definir simplemente que los Ovnis son aquellos fen√≥menos celestes y aeronaves at√≠picas que no podemos catalogar dentro de las categor√≠as conocidas. Muchos coincidimos en pensar que esas aeronaves at√≠picas son de procedencia extraterrestre. Siempre tenemos el problema de separar las manifestaciones (u observaciones) verdaderas de las equivocaciones. Para tal efecto debemos preferiblemente guiarnos por las condiciones b√°sicas, elaboradas por el investigador franc√©s Pierre Delval (El Gran Libro de los Ovni - Editorial De Vecchi). Estas son: 1. Que el fen√≥meno haya sido observado correctamente y en inmejorables condiciones. 2. Que el proceso de verificaci√≥n contenga suficientes elementos para establecer una conclusi√≥n positiva de la realidad del fen√≥meno. 3. Que los datos obtenidos por esta verificaci√≥n no desemboquen en otra explicaci√≥n que sea l√≥gica, racional o cient√≠fica. 4. Por lo dicho anteriormente, cuando el caso re√ļna las tres condiciones precedentes, podr√° ser considerado (con bastantes probabilidades de acierto), como probable fen√≥meno Ovni. LAS FORMAS DE LOS VED

Desde que comenz√≥ la historia moderna de los ovni, el 24 de Junio de 1947, cuando el piloto Kenneth Arnold vio los nueve aparatos que el defini√≥ como "platos saltando sobre el agua", se han informado aproximadamente 70.000.000 (Setenta millones) de avistamientos en todo el mundo. Aunque solamente el 5% fuera positivamente un Ved. nos quedar√≠a a√ļn la extraordinaria cifra de 3.500.000 avistamientos sin identificar. En esa cantidad, como cualquiera puede suponer, la variedad es enorme. No siempre la forma es de plato, tambi√©n la forma de cigarro, la de tri√°ngulo, de esfera, e incluso los hay con forma de cono y, los m√°s ins√≥litos, con forma de "heladera". De la casu√≠stica podemos ejemplificar que los llamados "cigarros", con medidas que van desde 300 a 800 metros de longitud, se asocian habitualmente con las "naves madres", por la sencilla raz√≥n de haberse visto en numerosos casos, peque√Īos objetos saliendo de estos verdaderos "porta ovnis". Generalmente para tomarlos o para desprenderse de ellos, el cigarro se pone en forma vertical. Hay muy pocos casos donde se hayan visto naves cigarro aterrizadas. La forma m√°s com√ļn es la de dos platos soperos unidos por sus bordes. Con un di√°metro de seis, ocho, catorce y treinta metros. Otros son platos planos con una enorme c√ļpula en su parte superior. Los hay circulares con ap√©ndices, e incluso, tal vez los m√°s famosos, con tres esferas adheridas a la parte inferior del fuselaje. Las esferas compactas o semi transparentes, han sido vista innumerable cantidad de veces. Los ovnis triangulares comenzaron a aparecer no hace mucho tiempo, y algunos investigadores los asocian a la forma de los nuevos aviones secretos "negros", como el B2, el F117, el "Aurora" y otros de los que s√≥lo se sospecha su existencia. No se ha dilucidado a√ļn si aquella famosa oleada de ovnis triangulares en B√©lgica, en la d√©cada del 80, se trataran de verdaderos VED o simplemente maniobras de la Fuerza A√©rea Norteamericana.

No se asombre el lector, si alguna vez tiene relatos donde el ovni cambia su geometr√≠a en forma instant√°nea o se desacopla de otro o se fusiona con dos o m√°s aparatos formando una sola estructura. Recuerdo un caso en Espa√Īa, donde el protagonista "persegu√≠a" con su autom√≥vil a un cami√≥n en un camino de monta√Īa, y este se transform√≥ (pasando una curva cerrada) en un enorme aparato circular, volando hacia el cielo a enorme velocidad. Es muy com√ļn tambi√©n, la forma de boomerang, de rombo o de elipse, sobre todo en los vuelos desarrollados en formaci√≥n.

Tal vez los objetos m√°s peque√Īos sean los llamados foo fighter, denominados as√≠ durante la Segunda Guerra Mundial, por la aviaci√≥n aliada, con un di√°metro desde 0,30 a 0,80 metros, y que se asocian con una especie de c√°mara de visi√≥n remota. Tambi√©n es curioso que desde la d√©cada del 50 (cuando se empezaron a ver en detalle), los ved han ido incorporando elementos. As√≠, entre los primeros no era habitual verles ventanillas u "ojos de buey", tan com√ļn hoy en d√≠a. Lo mismo con distintas clases de antenas y "mangueras" que utilizan para tomar energ√≠a del tendido el√©ctrico.

SU LUMINOSIDAD La luminosidad y colorido es un cap√≠tulo importante dentro de la observaci√≥n de los ovnis. El observador ne√≥fito suele confundir un presunto ved con la salida sobre el horizonte de determinado astro o con un simple avi√≥n o sat√©lite artificial. La caracter√≠stica m√°s sobresaliente en estos aparatos es su extrema y llamativa luminosidad nocturna. Colores verdes pasando a amarillo, rojo, turquesa. Colores azules o anaranjados, se van sucediendo a medida que el ovni cambia de altura o de velocidad. Son comunes las observaciones donde el ovni acelera bruscamente, cambiando pr√°cticamente su coloraci√≥n en toda la escala crom√°tica, como si la luminosidad fuera una funci√≥n de la aceleraci√≥n. En el momento de aterrizar, el relato que m√°s se repite es que el ved produce una luz como de "soldadura el√©ctrica", un arco voltaico que es casi imposible de observar a ojo desnudo, debido a su extrema luminosidad. De d√≠a, por el contrario, el ovni suele ser opaco, con un color predominante semejante al bronce viejo. Alg√ļn investigador lanz√≥ la hip√≥tesis que los ovnis nocturnos son luminosos, precisamente, para llamar la atenci√≥n. Otros han especulado que es resultado de su mecanismo impulsor.

La luz blanca ha sido observada también en numerosos casos, pero tiene la característica de ser extremadamente brillante, tanto es así que aquellos testigos que las han visto, suelen decir que es cientos de veces más brillantes que las luces nocturnas de los aviones y que es imposible confundirlas. Confiamos que al momento de tratar de catalogar si lo que se está viendo puede ser un objeto extraterrestre, se tomen en consideración estas características nombradas. Queremos hacer constar aquí, a pesar que no tenga que ver con la luminosidad del aparato, la total falta de sonido en el desplazamiento del objeto. A veces suele escucharse un leve zumbido casi imperceptible.

LOS MOVIMIENTOS DE LOS OVNI Otra caracter√≠stica llamativa que tenemos para considerar (y para evitar comprar gato por liebre) es la de los extra√Īos movimientos de los ovnis. Parece que a las naves de estos enigm√°ticos tripulantes, les agrada avanzar a "saltos". De hecho las trayectorias seguidas por los ved parecen ser cualquiera menos la l√≠nea curva. Es muy com√ļn equiparar estos movimientos con los que hace una mosca al volar: peque√Īos cambios de nivel, media vuelta, un rizo, dispararse hacia cualquier direcci√≥n, parar en seco, acelerar y perderse de vista.... Hace a√Īos, este extra√Īo comportamiento, hizo que se elaborara la hip√≥tesis de los insectos espaciales..... Sin embargo, en los casos de persecuci√≥n de aeronaves, los movimientos de √©stas eran copiados paso a paso por sus perseguidores, incluso para posteriormente evolucionar alrededor de aquellas con un total dominio de movimientos, haciendo giros y maniobras imposibles de imitar por nuestros aviones, alcanzando a veces velocidades inconcebibles (recuerdo un caso donde el ovni se mov√≠a en nuestra atm√≥sfera a 50.000 Km. /hora) y desaparecer del campo de visi√≥n en segundos. Tambi√©n de manera espectacular el ovni volando a gran velocidad, en un momento dado para en seco en el aire qued√°ndose oscilando levemente. Con este accionar queda demostrado que poseen un conocimiento tal que pueden darse el lujo de menospreciar el Principio de la Inercia y el de la Conservaci√≥n de la Energ√≠a. Cualquier avi√≥n terrestre que hiciera algo remotamente parecido, quedar√≠a totalmente destruido al transformar su energ√≠a de movimiento (cin√©tica) en energ√≠a cal√≥rica. Estas extra√Īas caracter√≠sticas es lo que m√°s llama la atenci√≥n del sorprendido testigo de un ovni, ya que no puede encontrar algo parecido para comparar su experiencia. Otras veces se han mostrado est√°ticos en el cielo durante per√≠odos prolongados de tiempo, solitarios o en grupos de dos o tres objetos, tal vez observando o esperando... El procedimiento de aterrizaje es tambi√©n ex√≥tico, ya que la nave se deja caer como "una hoja al viento" o en sentido helicoidal, no habi√©ndose encontrado una explicaci√≥n a dicho accionar.

LA ERA DE LOS ENCUENTROS CERCANOS Con el avance de las investigaciones, se hizo necesario comenzar a conceptualizar los distintos tipos de avistamientos de objetos, como el supuesto accionar de sus tripulaciones. A tal efecto, el Doctor Joseph Allen Hynek, astr√≥nomo de la Universidad de Northwestern en EEUU, consultor del Proyecto Libro Azul de la USAF, ideo una serie de categor√≠as de "encuentros". Las dividi√≥ de acuerdo al siguiente esquema: q Avistamiento de "luces nocturnas" o "discos diurnos", a m√°s de 150 metros de distancia. q Visualizaci√≥n del aparato por parte de uno o varios testigos, refrendados por la captaci√≥n del mismo en un radar. A esta categor√≠a se la denomina "visual radar". q Contin√ļan los "Encuentros Cercanos del Primer Tipo". Son aquellas visualizaciones de estas naves a menos de 150 metros de distancia. Si la distancia es superior, no es un "encuentro cercano". q Lo siguen los "Encuentros Cercanos del Segundo Tipo". Para que se produzca esta categor√≠a, deben quedar evidencias f√≠sicas del fen√≥meno. ¬ŅQu√© evidencias? Por ejemplo: Que queden marcar sobre el terreno en el caso que el ovni aterrice. Que se produzcan anomal√≠as de tipo magn√©tico al paso del aparato. Que queden rastros de radioactividad o microondas en las inmediaciones. Que quede registro en el Radar, etc. q Los "Encuentros Cercanos del Tercer Tipo", son aquellos donde es posible visualizar a los tripulantes de los ovni. Estos tripulantes tienen que estar cerca del ovni para verificar la correspondencia entre aparato y tripulantes. En el caso de no haber ovni y si presencias, hablamos de "entidades no asociadas". q Fuera de la "Clasificaci√≥n Hynek", tenemos la categor√≠a de los "Encuentros Cercanos del Cuarto Tipo": Son los llamados raptos o "abducciones", o sea cuando el humano es introducido dentro del ovni (invitado o por la fuerza). q Por √ļltimo, tenemos los "Encuentros Cercanos del Quinto Tipo", denominaci√≥n debida al investigador Fabio Zerpa, para definir los "contactos telep√°ticos con extraterrestres" (para m√°s detalle ver mi obra: "Informe: La naturaleza de los encuentros cercanos del quinto tipo - ¬ŅContacto telep√°tico o enga√Īo electr√≥nico?").

LAS PAUTAS COMUNES DE COMPORTAMIENTO Ya en la d√©cada de 1960, los investigadores se dieron cuenta que en todos los casos de ovnis hab√≠a elementos comunes a considerar. Ah√≠ surgi√≥ el concepto de las llamadas pautas de comportamiento. ¬ŅCu√°les son estas pautas?: En mis a√Īos de juventud ufol√≥gica, ya Fabio Zerpa ense√Īaba (en sus cursos y publicaciones), que es muy dif√≠cil ir a investigar un caso de aterrizaje de ovni donde no est√©n presentes, en primer lugar, las L√≠neas de Alta Tensi√≥n, que estas naves utilizan para recargar su energ√≠a, mediante la utilizaci√≥n de dos cables que salen del interior del fuselaje del aparato, uno que se conecta a dichas l√≠neas y otro que a su vez hace masa en alg√ļn tendido ferroviario que indefectiblemente encontramos en las inmediaciones de los casos. Por lo general podemos hacer coincidir el horario del avistamiento con falta o disminuci√≥n en la distribuci√≥n del fluido el√©ctrico. El agua es otra de las pautas de comportamiento. Se ha visto en innumerables ocasiones a los ovni "chupar" este elemento de lagos y r√≠os, e incluso de piletas de nataci√≥n. Muchos investigadores consideran que es para efectuar la electr√≥lisis en sus reactores de fusi√≥n fr√≠a. En el caso "Cinco Bocas" en el Chaco, sobre el R√≠o Paran√°, se ve al ovni tomando y despidiendo agua de su interior, al tocar el testigo el agua del r√≠o, √©sta estaba caliente, como salida de un intercambiador de calor de su misterioso motor. No sabemos porqu√©, pero los montes de Eucaliptos son testigos privilegiados de aterrizajes de ovnis, siendo muy com√ļn en la casu√≠stica la relaci√≥n entre ovni y eucaliptos. Con respecto a las huellas, es muy f√°cil confundir las huellas circulares que suelen aparecer en los campos con verdaderas huellas de ovnis. En la mayor√≠a de los casos se trata de infecciones de hongos my conocidos. Es distinto cuando estas mismas huellas emiten, por ejemplo, radiaci√≥n electromagn√©tica en forma de microondas. Este fen√≥meno pudo comprobarse fehacientemente en Lobos, Provincia de Buenos Aires. El investigador de ovnis debe ser (dentro de la vor√°gine que nos carcome) una persona consciente y precavida. Siempre cuento la an√©cdota de un grupo de mujeres ovn√≠logos que meditaban en las huellas de las naves, creyendo que as√≠ absorber√≠an "energ√≠a positiva". De hecho absorbieron tanto que murieron las cinco de Leucemia.... ¬°A tener cuidado! Hace poco investigamos un caso en General Rodr√≠guez (Pcia. De Buenos Aires) donde los distintos animales del campo no quer√≠an acercarse a la huella circular que hab√≠a aparecido cerca de la casa principal, siendo √©ste un comportamiento com√ļn en los animales ante la presencia del fen√≥meno. En otros casos, perros considerados naturalmente como "bravos" cambiaron su comportamiento para convertirse en animales cansados y de car√°cter pasivo. El Fen√≥meno Electromagn√©tico, llamado habitualmente Efecto EM (aunque el Doctor Banchs dice apropiadamente Anomal√≠as Electromagn√©ticas), es otra de las pautas comunes: Sabemos que ante la presencia del ovni suelen descomponerse los artefactos el√©ctricos y electr√≥nicos. Se producen los grandes apagones, los veh√≠culos dejan de funcionar (en este caso los nafteros, no as√≠ los Diesel), hasta las linternas se apagan sin raz√≥n aparente.... Se ha calculado que la potencia para producir tal efecto en gran escala es fant√°stica, similar a la de una bomba nuclear. Las apariciones suelen tener meses y horarios preferidos, como por ejemplo los se√Īalados por el mencionado Doctor Banchs en su libro "Los ovnis y sus tripulantes". Siendo la distribuci√≥n horaria preferida entre las 21 y las 24 horas y en los meses de Mayo a Septiembre, siendo la mayor incidencia en el mes de Julio. Es de suma importancia la llamada "hip√≥tesis marciana", que se√Īala que un a√Īo despu√©s de la conjunci√≥n con el mencionado planeta, se produce una "oleada" estad√≠sticamente significativa. El investigador Fabio Zerpa tambi√©n se√Īala como pauta, unos misteriosos haces de luz "compacta y coherente" que emite el ovni. Parecen derivados del rayo l√°ser, aunque es de aspecto tubular, pudi√©ndose expandirse y retraerse a velocidad controlada, e incluso "doblarse" en √°ngulos de 90 grados. Tal vez el caso m√°s importante de esta pauta, sea el caso Trancas, en Tucum√°n, en el a√Īo 1963. Dentro del haz la temperatura es alt√≠sima. El mencionado investigador piensa que puede tratarse de un dispositivo de visi√≥n al estilo de un "periscopio". Hay otros tipos de pautas que se dan en los casos de abducciones y de visitantes de dormitorio, que van m√°s all√° de los alcances de este peque√Īo apunte. Para aquellas que quieran profundizar en este detalle, por favor hacerlo en nuestra obra "Terror Nocturno". Si bien no son "pautas de comportamiento", son significativas las llamadas "zonas ventanas", lugares donde suelen producirse una gran cantidad de avistamientos de ovnis, m√°s all√° de lo que indicar√≠a una probabilidad estad√≠stica. Es importante se√Īalar que el fen√≥meno ovni es com√ļn a todos los pa√≠ses del mundo, han aparecido en todo el planeta, como part√≠cipes de un estudio integral. Las zonas ventanas se caracterizan, seg√ļn algunos uf√≥logos, como lugares con una determinada "energ√≠a" o condiciones electromagn√©ticas ideales para su aparici√≥n. Me gustar√≠a agregar que a veces tambi√©n puede deberse a la existencia de minerales que puedan ser de su inter√©s. Tal el caso del Cerro Uritorco en Capilla del Monte, en las Sierras de C√≥rdoba (Argentina), donde hay una gran casu√≠stica, posiblemente motivada por la presencia de materiales radioactivos en la cercan√≠a. Hay otras dos localidades que tambi√©n gozan de gran popularidad entre los investigadores: Una es la Estancia "La Aurora" en Salto, Uruguay, la otra es la ciudad de Victoria en la Provincia Argentina de Entre R√≠os. Curiosamente, podemos unir las tres localidades con una l√≠nea recta (ortotenia) sobre un mapa de la regi√≥n. Las tres zonas son ricas en distintos minerales. Actualmente hay lugares en la Provincia de la Pampa y otras en la Provincia de Salta que pueden considerarse actualmente como zonas ventana, siendo investigadas asiduamente por grupos ufol√≥gicos. LOS TRIPULANTES Si el fen√≥meno ovni se tratara √ļnicamente de luces o discos vistos a la distancia, podr√≠amos discutir hasta el cansancio sobre su naturaleza. No est√° en duda su realidad, de hecho la palabra Fen√≥meno deriva del t√©rmino "Fenom√©nico" que significa "Hecho Real". Pero lo que m√°s conmueve y nos maravilla, es que a lo largo de la moderna historia de la investigaci√≥n, ha habido ciento e incuestionables casos donde, adem√°s de los testigos humanos, han participado los humanoides tripulantes de esas portentosas m√°quinas. En la d√©cada de 1970, el uf√≥logo brasile√Īo Pereira, aglutin√≥ una enorme cantidad de casos, llegando a confeccionar un cat√°logo de 10 tipolog√≠as diferentes, con varias subcategor√≠as cada una de ellas, lo que nos da un total de 100 o m√°s razas que nos estar√≠an visitando. Como tal descripci√≥n sobrepasar√≠a los lineamientos de este peque√Īo y elemental apunte, tratar√© de sintetizar la totalidad de estas razas en tres grandes grupos. De hecho, en la clasificaci√≥n de Pereira, algunas figuras difieren √ļnicamente en sus ropas o en los equipos que han podido observarse. Un dato sumamente importante con respecto a los tripulantes, es que (como bien se√Īalan todos los investigadores), todos son humanoides, con dos brazos, dos piernas, un tronco y una cabeza. Aunque parezca vulnerar las leyes de la evoluci√≥n, todos parecen ser parientes (cercanos o lejanos) del ser humano. A la mayor√≠a nos parece sumamente il√≥gico, pero las observaciones nos dicen lo contrario. Como si la forma antropom√≥rfica fuera universal..... o nos hubieran sembrado a todos por igual. Como dije anteriormente, vamos a dividir las distintas tipolog√≠as en tres grandes grupos, en este caso utilizaremos la altura de los sujetos como diferenciaci√≥n: 1. Seres peque√Īos: de 0,80 a 1,20 metros. Poseen grandes cabezas, desproporcionadas (desde nuestro punto de vista) con respecto a sus cuerpos. Brazos largos, terminados en cuatro largos dedos. Aspecto sumamente fr√°gil. Parecen clones. Tienen comportamiento grupal. Su piel es gris o gris verdosa. Tienen unos enormes ojos negros, con poder hipn√≥tico. Su piel es rugosa y a veces, quema. Son los llamados "grises", responsables de las llamadas abducciones violentas y las "visitas de dormitorio". Aparentemente estar√≠an sumamente interesados en las funciones reproductoras del humano. No sabemos si son responsables, a su vez, de las mutilaciones de ganado (en el caso que las mutilaciones sean realizadas como creemos por ET). 2. Seres gigantescos: De m√°s de 3 metros de altura. Tienen un comportamiento que suele asociarse m√°s con el de un robot, por sus movimientos un tanto mec√°nicos. Hubo casos sumamente interesantes en Argentina, Espa√Īa y Rusia. 3. Seres de estatura normal: de 1,80 metros hasta 2,30 metros. De apariencia totalmente humana, dir√≠amos "n√≥rdica", rubios con el cabello largo peinado hacia atr√°s. Sus ojos son grandes y rasgados. Se los conoce habitualmente como "Adamskianos" o "venusinos" (en honor a George Adamski). Varios grupos, de los llamados "contactistas" dicen estar en comunicaci√≥n telep√°tica con estos seres.

DE DONDE VIENEN ELLOS Pero: ¬ŅQu√© es ser extraterrestre? Como bien dice el mencionado F. Zerpa, significa m√°s all√° de nuestra civilizaci√≥n, de lo humano. No significa que tengan que venir espec√≠ficamente de otro planeta de alg√ļn sistema solar muy lejano. Las posibilidades son varias, las podemos resumir en estas distintas posturas: 1. Seres de otro planeta: la idea m√°s com√ļn. Seres llegados para investigar nuestra civilizaci√≥n y nuestro desarrollo tecnol√≥gico. Ser√≠an, para muchos investigadores, los generadores de nuestras religiones. Los antiguos humanos al verlos descender de los cielos con sus brillantes trajes espaciales, los tomaron como dioses, siendo Jehov√° (por nombrar √ļnicamente un ejemplo) el capit√°n de una nave espacial (Erich Von Daniken y Sacar√≠as Sitchin son los principales impulsores de esta teor√≠a). Los esc√©pticos de la posibilidad que otras civilizaciones nos visiten desde nuestro m√°s remoto pasado, recuerdan la famosa frase de Enrico Fermi: "La ausencia de evidencia es evidencia de la ausencia", refiri√©ndose concretamente que no se puede encontrar una prueba fehaciente y concluyente de estas visitas. Muchos creemos que los indicios de estas visitas son extremadamente claros y que no las nota el que no quiere verlas. Tambi√©n nos gusta decir acerca de la posibilidad de vida extraterrestre que: "La ausencia de evidencia no es evidencia de su no existencia". Como dec√≠a Carl Sagan, tal vez tengamos que esperar bastante para que nos acepten en la Confederaci√≥n Gal√°ctica... 2. Seres de otra dimensi√≥n, de un Universo Paralelo. Hoy la f√≠sica comienza a aceptar la idea de la existencia de otros Universos que coexisten con el nuestro. Tal vez existan cientos de miles de millones de Universos similares, creados, cada uno de ellos, con su propio Big Bang y sus propias leyes f√≠sicas, algunos sin duda, con las condiciones necesarias para albergar la vida tal como la conocemos. Tambi√©n se especula, para poder explicar ciertos fen√≥menos cu√°nticos, de que nuestro propio Universo puede poseer la sorprendente cifra de once dimensiones, siete m√°s de las que actualmente contemplamos. Muchos investigadores creen que la aparici√≥n de ovnis, como as√≠ tambi√©n de fantasmas y de otras manifestaciones paranormales tienen que ver con estas posibilidades. Incluso las desapariciones misteriosas (como las ocurridas en el Tri√°ngulo de las Bermudas) podr√≠an ser consecuencia de alguna inestabilidad entre estos Universos paralelos. Todo est√° por verse, al menos te√≥ricamente, con la f√≠sica del siglo XXI. 3. Seres venidos de nuestro futuro: La investigadora argentina Ruth Gerstel (creadora del Primer Diccionario Ufol√≥gico), es de la idea que los peque√Īos seres grises, de gran cabeza y miembros delgados (que tanto se ven actualmente y son responsables de la mayor√≠a de las abducciones) son humanos viajeros del tiempo, que se han desarrollado biol√≥gica y t√©cnicamente a lo largo de millones de a√Īos, y que ahora tienen la tecnolog√≠a para viajar desde el futuro, tal vez con la intenci√≥n de detener la destrucci√≥n del medio ambiente en que estamos enfrascados. Muchos bi√≥logos especulan que dentro de millones de a√Īos (si a√ļn existimos como especie), el hombre tendr√° las caracter√≠sticas de los llamados "grises". De m√°s est√° decir que la ciencia ortodoxa no acepta los viajes en el tiempo a consecuencia de las "paradojas". 4. Seres venidos de interior de la Tierra: Tal vez sea la hip√≥tesis mas extra√Īa (si es que podemos llamar a algo "extra√Īo" con referencia a este tema), sea la que afirma que estos seres provendr√≠an de las entra√Īas de nuestro planeta. El argumento es que la Tierra ser√≠a (para los defensores de esta hip√≥tesis) algo as√≠ como un queso "gruyere", con muchos agujeros, es decir cavernas, donde podr√≠a vivir esta hipot√©tica raza, que en todos los aspectos es superior a la nuestra. En otro momento hablaremos de Shambhala o Agharti, ciudades subterr√°neas donde habitar√≠an superhombres, con un desarrollo tecnol√≥gico y espiritual sumamente elevado. 5. Ovnis, armas secretas: Tenemos casi la absoluta certeza, que los alemanes fabricaron "platos voladores" durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Aparentemente, el primer prototipo fue fabricado en las instalaciones de la factor√≠a Skoda en Checoslovaquia, y evaluado a fines del a√Īo 1944. Poco sabemos sobre el resultado de dicha prueba, pero si es bastante seguro que muchos de los cient√≠ficos involucrados en este proyecto fueron reclutados por los EEUU, una vez finalizada la guerra, en la llamada operaci√≥n "Paperclip". Los proyectos de naves circulares y triangulares continuaron en EEUU y Canad√°, y hoy conocemos esos desarrollos gracias a la desclasificaci√≥n de archivos y al Acta de Libertad de Informaci√≥n vigente en EEUU. Estas naves prototipos habr√≠an sufrido de graves problemas aerodin√°micos y de una excesiva complejidad de fabricaci√≥n, por lo que no habr√≠an satisfecho la llamada ecuaci√≥n "costo ‚Äď beneficio" (sacrosanta palabra en la industria de armamentos), dejando el paso a proyectos m√°s convencionales. Sin embargo, parte de aquella tecnolog√≠a la vimos tiempo despu√©s en el dise√Īo del bombardero nuclear de alas de geometr√≠a variable F111 (que a Mach 2 pod√≠a volar sin alas gracias al dise√Īo de su fuselaje); los Northrop B2 y F117 (indetectables al radar, derivados de las "alas volantes" de la d√©cada del 50); en el dise√Īo del Transbordador Espacial (basado en c√°psulas en formas de disco dise√Īadas para el reingreso atmosf√©rico, despu√©s de un viaje orbital) y seguramente en el dise√Īo del misterioso Aurora (un hipot√©tico avi√≥n hipers√≥nico que tendr√≠a su base de pruebas en la famosa √Ārea 51, en Nevada). De todas maneras aquellos primeros proyectos originales no dejaban de ser aeronaves convencionales, aunque su dise√Īo fuera extra√Īo a la vista. Sus motores eran de reacci√≥n y las cualidades aerodin√°micas y de vuelo, similares o inferiores a aviones normales. Autores argentinos como Sigurd Von Wurmb, Javier Stagnaro y H√©ctor Picco han escrito gran cantidad de art√≠culos sobre estos "ovnis terrestres", aunque en mi humilde opini√≥n distan mucho, estos antiguos proyectos, del comportamiento atribuido a los ovni, que han demostrado estar m√°s all√° de las capacidades t√©cnicas de nuestra civilizaci√≥n con maniobras "imposibles" de reproducir por aeronave alguna, como por ejemplo virar a 90 grados sin disminuir la velocidad, aceleraciones instant√°neas de cientos de G (G = aceleraci√≥n de la gravedad), "paradas en seco" durante un vuelo a velocidades incre√≠bles, adem√°s de su extra√Īa luminosidad, su misterioso silencio y su constante violaci√≥n de las leyes de la inercia y de la gravedad..

¬ŅQU√Č QUIEREN DE NOSOTROS? Dec√≠an los personajes de una recordada pel√≠cula sobre extraterrestres (Intruders), que si se juntan cien investigadores de ovnis, obtendr√≠amos 115 teor√≠as diferentes sobre las intenciones de nuestros visitantes. Solamente podemos especular al respecto, ya que la verdad la conocen √ļnicamente ellos. ¬ŅQu√© hip√≥tesis manejamos? Las m√°s variadas. Recuerdo otro cuento de ciencia ficci√≥n, acerca de un extraterrestre que aterrizaba su "plato volador" en Washington, muy cerca del Congreso de EEUU. El mencionado ET tra√≠a un enorme libro escrito en su indescifrable idioma, aunque en su portada se pod√≠a leer perfectamente en idioma ingles la siguiente cita: "Para servir al Humano". El visitante alien√≠geno invitaba a todos los humanos que quisieran a subir a su ovni para ir de visita a su planeta de origen. Por supuesto, cientos de ciudadanos aceptaron la invitaci√≥n, y luciendo su mejor sonrisa subieron a la nave, al fin y al cabo, los extraterrestres hab√≠an venido a "servir al humano". Tarde descubrieron que el libro en cuesti√≥n, era un libro de cocina elaborado por un gourmet de aquel planeta, conteniendo varias f√≥rmulas para "servir al humano....despu√©s de ser cocinado". Y un poco, estos son los extremos de las ideas que se manejan. Para algunos son nuestros "hermanos mayores" que han venido a ayudarnos y ense√Īarnos las verdades del Cosmos. Para otros, somos √ļnicamente su "granja humana" (t√≠tulo del famoso libro de Salvador Freixedo), rebaj√°ndonos a la categor√≠a de reservorio alimenticio o de esclavos. Coincido con las palabras de Antonio Las Heras, cuando dice que los ET est√°n realizando un estudio "no participativo", al igual que lo hace un antrop√≥logo en una tribu del Amazonas o de Nueva Guinea. Muchas veces se dijo, que si la intenci√≥n original era conquistarnos, hubieran podido hacerlo hace siglos, sin ning√ļn inconveniente. Sin embargo, es obvio por los testimonios, que son varias las razas que operan en el planeta. No todas pueden tener las mismas intenciones. Si tomamos en consideraci√≥n a los "grises" y a sus particulares procedimientos (abducciones cruentas), tal vez tengamos que preocuparnos.... Durante la d√©cada de 1990, nuestro pa√≠s se ha visto sacudido por una ola de mutilaciones de ganado, sin que haya podido ser explicado convenientemente por las autoridades. La propia gente de SENASA, me ha dicho que la explicaci√≥n del "rat√≥n hocicudo", es una declaraci√≥n pol√≠tica, porque realmente no tienen idea de lo ocurrido, tal como la CIA con los casos en EEUU. ¬ŅPor qu√© incluyo estos casos dentro de un Apunte de Ufolog√≠a? Porque hay testigos de las evoluciones de luces en las noches que el ganado aparece mutilado. ¬ŅPodemos ignorar estos relatos? ¬ŅCu√°ndo aparecer√° el primer humano? De algo estoy seguro, nunca cre√≠ que los objetos voladores no identificados fueran el preludio de la Segunda Venida de Jesucristo o los protagonistas de alguna de las variadas profec√≠as. En el reino del absurdo, tratemos de usar el razonamiento a partir de los datos validados, para poder considerarlos hechos dignos de ser estudiados.

¬ŅQU√Č HACER ANTE LA PRESENCIA DEL OVNI? Como los uf√≥logos somos el alma de las fiestas y de los velorios, siempre hay alguno que nos pregunta que har√≠amos ante la presencia del ovni o de uno de sus tripulantes. Pregunta dif√≠cil de responder, porque es dif√≠cil dejar de lado nuestros sentimientos y anhelos, que vamos (laboriosamente) acumulando a lo largo de los a√Īos. Porque aunque seamos uf√≥logos j√≥venes, de mediana edad o viejitos que se arrastran como una lagartija, todos los investigadores vender√≠amos el alma con gusto, si el premio fuera "subirnos al aparato". Sin embargo, lo m√°s probable que en el momento supremo no pudi√©ramos hacer nada... ¬ŅPorqu√©? El llamado "sistema de control ovni" (a decir de Jacques Valle√©) es tan eficiente, que pueden (casi a voluntad) manejar nuestro comportamiento o incluso (como pasa habitualmente) paralizar al testigo por completo. Hay abundante casu√≠stica con respecto a estos s√≠ntomas de proximidad con el aparato o el tripulante. En muchas ocasiones, en presencia del humanoide, el sorprendido testigo humano se halla extra√Īamente sereno, calmo, para que luego, terminada la experiencia, le sobrevenga un ataque de nerviosismo extremo que suele encausarse en una crisis hist√©rica. En otras ocasiones, es imposible acercarse al ovni aterrizado, ya que un "viento" (como lo llaman muchos protagonistas), le impide al testigo humano acceder a la proximidad de la nave. Lo m√°s probable, que este "viento" sea un dispositivo de seguridad del propio ovni, para que el testigo humano no sufra a causa de la radiaci√≥n, magnetismo u otro componente emitido desde los motores u otros dispositivos de la nave. La hip√≥tesis predominante entre los investigadores, es que se trata de emisiones de ondas de muy baja frecuencia (ELF), que producen, entre otras cosas, falta de tonicidad muscular y un estado de profundo aletargamiento. Tambi√©n creemos que utilizan estas ondas ELF en los casos de los llamados "contactos telep√°ticos" y en los secuestros (abducciones). De todas maneras no nos descorazonemos, ya que se han dado oportunidades de observaci√≥n cercana de los aparatos sin que los tripulantes se enterasen (ning√ļn sistema es perfecto, ni siquiera en civilizaciones superiores). Incluso, se han dado casos, en que los extraterrestres invitan (de buen modo) al sorprendido humano para visitar su nave y realizar una peque√Īa gira "m√°gica y misteriosa". En nuestro libro "Terror Nocturno" relatamos, junto con mi esposa, el relato de dos compatriotas que fueron invitados a realizar esta experiencia, que por cierto, modific√≥ sus vidas. Tambi√©n debemos considerar el aspecto psicol√≥gico del testigo en el momento del inusitado avistamiento (algo que es imposible planificar conscientemente), ya que suele ser una experiencia que se da en un momento inesperado. ¬°No hay tiempo para pensar! En realidad: ¬°El testigo no tiene ni siquiera idea o par√°metro con que compararlo! ¬ŅPodemos cambiar eso? El com√ļn de los mortales no. Los uf√≥logos (que posiblemente seamos m√°s comunes en todos los aspectos) creemos que s√≠. ¬ŅC√≥mo? Vayamos al pr√≥ximo Item.

UFOLOG√ćA EXPERIMENTAL Desde que comenz√≥ la √©poca moderna de los ovni, los uf√≥logos usaron todas las t√©cnicas tradicionales para recabar informaci√≥n con respecto al elusivo fen√≥meno. Ocurrido un caso, el investigador proced√≠a a concurrir al lugar de avistamiento o aterrizaje. Lo primero era entrevistar a los distintos testigos, realizar la encuesta pertinente, confeccionar (dentro de lo posible) un dibujo con lo observado y llenar las planillas especialmente dise√Īadas para volcar en un medio electr√≥nico. Se adjuntaban las pruebas que hubieran podido ser recabadas por el protagonista, como fotograf√≠as o filmaciones. Se proced√≠a a entrevistar a los parientes y vecinos para tratar de reafirmar o no la credibilidad del protagonista. A veces ten√≠amos ganas de entrevistar hasta al perro de la familia...... nunca se sabe. Se proced√≠a a evaluar la extra√Īeza del suceso. Como paso posterior, se concurr√≠a al lugar del hecho, personalmente, en b√ļsqueda de pruebas f√≠sicas, como ser huellas de aterrizaje, cambios en el suelo o la vegetaci√≥n, cables cortados, animales muertos... restos met√°licos, etc. Todo elemento es importante para poder llevarlo a los distintos laboratorios, junto con lo provisto por el testigo. Por √ļltimo se procede a ubicar en tiempo y espacio los hechos con la ayuda de la distinta cartograf√≠a, marcando los distintos puntos de inter√©s y buscando las pautas b√°sicas de comportamiento. A los pocos meses se volv√≠a a realizar el m√≠smo trabajo buscando diferencias en los relatos o en los an√°lisis. En el caso de sospechar alguna explicaci√≥n racional, se confirma con especialistas en el tema. Por ejemplo: Fen√≥meno Meteorol√≥gico, Globo Sonda, Planeta Venus, etc. Una vez agotada todas las explicaciones racionales, comenzamos a contemplar la posibilidad de que sea un verdadero VED. Y cuando estamos plenamente convencidos, somos capaces que discutir con cualquiera que venga a explicar el fen√≥meno como el mencionado "gas de los pantanos". A veces hay que "jugarse" por lo que uno cree ante todos y contra todos. "El capit√°n del barco puede estar equivocado.....pero nunca indeciso" dice un viejo refr√°n marinero. En definitiva, as√≠ se hacen las investigaciones. ¬ŅHemos aprendido cosas? S√≠....pero no lo suficiente. ¬ŅLa raz√≥n? Siempre llegamos tarde, en el minuto 91 del partido.... Si bien los ovnis no son un fen√≥meno aleatorio, son imprevisibles. Aunque estemos en una de las llamadas "zonas ventana", podemos pasarnos varias semanas sin que pase absolutamente nada (nos ha ocurrido m√°s de una vez), para luego producirse al otro d√≠a de irnos.... Los llamados "contactistas" han tenido (aparentemente) m√°s √©xito, ya que, en varias reuniones han podido realizar avistamientos programados. Yo tengo mis dudas y as√≠ lo manifiesto en otro trabajo, ya mencionado, denominado: "Informe: La Naturaleza de los Encuentros Cercanos del Quinto Tipo ¬ŅContacto Telep√°tico o Enga√Īo Electr√≥nico? ¬ŅCu√°l es la soluci√≥n? Como dir√≠a el Se√Īor Spock: Usemos la l√≥gica. El t√©rmino "Ufolog√≠a Experimental" pertenece, moral y legalmente, al investigador argentino Asdr√ļbal Acosta, quien, desde hace varios a√Īos viene insistiendo en "forzar" al fen√≥meno a manifestarse. El tema en s√≠, es no llegar nuevamente "a posteriori", sino estar "ah√≠", atentos y preparados, para atraer al ovni, evaluarlo, medir sus caracter√≠sticas y tratar de entablar un contacto de "igual a igual" y no de "amo a mascota". Hay determinadas t√©cnicas para llevar a cabo esta labor. Acosta ha producido un variado instrumental y detectado, a su vez, zonas proclives para producir el acercamiento. Como bien dice Asdr√ļbal: "Es a trav√©s de la b√ļsqueda inteligente, la experimentaci√≥n y la comprobaci√≥n pr√°ctica, la manera m√°s eficaz de acceder a la interpretaci√≥n y al conocimiento de lo ignorado". No es mi intenci√≥n, ni el prop√≥sito de este apunte, la descripci√≥n de "como" y "con qu√©" se llevar√° a cabo este proyecto, pero rescato las siguientes palabras del investigador mencionado: "El env√≠o de se√Īales luminosas y radio el√©ctricas hacia el espacio a√©reo (codificadas num√©ricamente), provoca la presencia de luces at√≠picas (ovnis), en el cielo. Estas luces se desplazan a distintas alturas, y denotan un comportamiento no convencional, que var√≠a seg√ļn la altura y la velocidad en que se desplazan, manifestando un comportamiento t√≠pico, que mantiene una correlaci√≥n con la altitud y la velocidad, seg√ļn se advierte durante las sucesivas pruebas de campo":

COMENTARIO FINAL Siempre se ha dicho que en Ufolog√≠a "sobra la especulaci√≥n y falta la investigaci√≥n". Personalmente no estoy de acuerdo con esa afirmaci√≥n que proviene de personas que tienen una actitud b√°sicamente negativista. Tenemos que tratar de dilucidar este fen√≥meno, a trav√©s de lo que somos capaces de observar, o de las conclusiones avaladas por investigaciones correctamente realizadas. Sabemos, como en los llamados casos de "visitantes de dormitorio", que hay veces en que es imposible anticipar la acci√≥n de los visitantes. Creo sinceramente, por otro lado, que el proyecto de Acosta es loable y posible. Me adhiero a la idea de que para la resoluci√≥n de las inc√≥gnitas, es fundamental mancomunar los esfuerzos entre todos los grupos de investigaci√≥n, incluso con la participaci√≥n activa de las Fuerzas Armadas, al igual que ocurre en Chile, Uruguay y Brasil. Pero para nuestro gobierno, siempre hay cosas m√°s importantes. Total: ¬ŅQui√©n quiere hablar con los marcianos? Con eso no se ganan votos....de hecho, se pierden... Para el joven investigador, debo decirle que tambi√©n se encontrar√° entre sus colegas con el ego√≠smo, la vanidad y los celos.... pero bueno, como dicen los franceses: "C¬īest la Vie". Este apunte muestra lo b√°sico en Ufolog√≠a. Algo as√≠ como la primera letra de un abecedario muy extenso. Y esa fue precisamente mi intenci√≥n. El resto depende del interesado. Si lo que est√°s buscando es que alguien te diga de qu√© planeta vienen, si nos van a salvar de nuestra estupidez o si Jesucristo era extraterrestre, la Ufolog√≠a racional no es tu camino. Los esot√©ricos dicen que para progresar en la evoluci√≥n personal, hay que poseer un "coraz√≥n valiente y una voluntad ardiente"; lo m√≠smo podemos decir nosotros, sobre las condiciones que debe reunir el futuro uf√≥logo. ¬ŅTienes las condiciones? Libre reproducci√≥n con la condici√≥n de mencionar al autor del mism

. www.centroagharti.com.ar

Correo electrónico: centroagharti@yahoo.com.ar





Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=3225