Armas espectaculares u OVNIS, que opinan?

Fecha 16/9/2013 19:10:00 | Tema: Adolfo Gandin Ocampo

¬ŅSon algunos de los OVNIS que han sido vistos por todo el mundo desde hace 70 a√Īos, armas secretas fabricadas por el III REICH? As√≠ parece, al menos, indicarlo el misterioso informe recibido por el autor ARMANDO GALANT de este reportaje, seg√ļn el cual muchos de los extra√Īos objetos voladores avistados desde 1945 corresponder√≠an en realidad a modelos de aeronaves dise√Īados en su tiempo por la Alemania nacionalsocialista y mejoradas probablemente durante estos a√Īos en el interior de bases secretas.

Veamos.....


Informa e investiga desde UNIFA

Ing. Adolfo Gandin Ocampo


Imagen Original

Imagen Original



En numerosas ocasiones a lo largo de la guerra y con m√°s frecuencia a mediados que la situaci√≥n en los frentes de batalla se hac√≠a m√°s cr√≠tica, HITLER aludi√≥ con un √©nfasis especial a las ‚ÄúNUEVAS ARMAS‚ÄĚ que el Tercer Reich estaba poniendo a punto, y en particular a un ‚Äúarma secreta‚ÄĚ que por s√≠ sola decidir√≠a la suerte de la guerra, inclinando decisivamente la balanza del lado alem√°n.

‚ÄúCon motivo de uno de los primeros discos voladores, avistados en Praga a comienzos de 1945, la prensa asoci√≥ el fen√≥meno a los nazis titulando as√≠ la noticia: ‚ÄúLOS DISCOS VOLADORES INVENTADOS EN ALEMANIA‚ÄĚ.

Seg√ļn HITLER, la potencia destructiva del arma secreta era tal que, presenciando unas pruebas, se le hab√≠a ‚Äúparalizado el coraz√≥n‚ÄĚ. Estos detalles hicieron suponer que el F√úHRER se estaba refiriendo a la bomba at√≥mica, un arma te√≥ricamente posible desde que, en 1934, FERMI hab√≠a bombardeado por primera vez el n√ļcleo del √°tomo con neutrones. Sin embargo, a pesar de que Alemania pose√≠a un centro de investigaciones nucleares en el cual trabajaban unos f√≠sicos tan eminentes como los premios Nobel OTTO HAHN y WERNER HEISENBERG, los resultados alcanzados distaban mucho de ser positivos, debido a la falta de los fabulosos medios que requiere este tipo de experimentaci√≥n y que s√≥lo estaban al alcance de una superpotencia como los Estados Unidos. Por lo tanto, lo m√°s probable es que HITLER quisiera referirse a las bombas volantes ‚Äď V-1 y V-2 ‚Äď que se estaban ensayando en la base experimental de Peenemunde bajo la direcci√≥n de otro f√≠sico que habr√≠a de hacerse famoso mucho despu√©s de terminada la guerra y lejos de su patria: WERNER VON BRAUN, emigrado a los Estados Unidos en 1945, nacionalizado norteamericano diez a√Īos m√°s tarde y cerebro rector de los programas espaciales de la NASA. Se dedicaron grandes esfuerzos y enormes cantidades de dinero al desarrollo y producci√≥n de aquellos cohetes: pero, cuando finalmente estuvieron preparados para su empleo, en oto√Īo de 1944, se revelaron menos eficaces de lo previsto, sin tiempo material para mejorarlos.
La falta de tiempo impidi√≥ tambi√©n la puesta a punto definitiva de otra arma que pudo haber contrapesado la superioridad a√©rea de los Aliados: el avi√≥n a reacci√≥n dise√Īado por el ingeniero LIPPISCH, cuyos prototipos demostraron ser muy superiores a todos los aparatos construidos hasta entonces. De todos modos, la idea de que Alemania no tardar√≠a en poseer un ‚Äúarma secreta‚ÄĚ de efectos decisivos fue explotada inteligentemente por los servicios de propaganda del DR. GOEBBELS y contribuy√≥ notablemente a reforzar la voluntad de resistencia de un pueblo que, acosado por fuerzas inmensamente superiores, ten√≠a que vivir en gran parte de ilusiones y de espejismos.

TESTIMONIO: (ALBERT SPEER, Memorias. Hitler y el Tercer Reich vistos desde dentro. Plaza y Janés, Barcelona, 1973, pp. 516. Ministro del III Tercer REICH.

El avi√≥n a reacci√≥n no fue la √ļnica arma dotada de superioridad que, partiendo de la fase de experimentaci√≥n, pudo haber sido fabricada en serie en el a√Īo 1944. Pose√≠amos tambi√©n una bomba volante teledirigida, un avi√≥n cohete a√ļn m√°s r√°pido que los aparatos a reacci√≥n, una bomba cohete que se dirig√≠a contra los enemigos con ayuda de rayos cal√≥ricos, un torpedo de marina que pod√≠a captar el sonido y, de esta forma, perseguir y hacer blanco en buques que huyeran siguiendo un curso en zigzag. El desarrollo del cohete tierra-aire estaba terminado. El constructor LIPPISICH hab√≠a dise√Īado aviones a reacci√≥n muy avanzados para el estado de la t√©cnica a√©rea de aquel tiempo, construidos seg√ļn el principio monoplano.
Padecíamos, ni más ni menos, las consecuencias de un exceso de proyectos en fase de desarrollo; si con la suficiente antelación nos hubiéramos concentrado sobre unos pocos tipos, seguramente hubiésemos alcanzado logros definitivos. Por esta razón, durante una conferencia celebrada por las autoridades competentes, se decidió no fomentar en el futuro tantas nuevas ideas y elegir e impulsar con energía, de las ya existentes, una cifra adecuada a nuestra capacidad de desarrollo.


TESTIMONIO:


En la noche de la primera de las jornadas navide√Īas de 1944 vino a visitarnos el doctor GOEBBELS s√≥lo. Ven√≠a abatido, sombr√≠o y desalentado como no hab√≠a visto nunca; el hombre que hab√≠a fascinado a las masas y que todav√≠a era capaz de electrizar con la pluma y la palabra, en los dif√≠ciles momentos que viv√≠amos, al pueblo alem√°n y hacerle creer al hombre en la victoria, llegaba ahora como un hombre acabado. Tom√≥ asiento con aire y dijo:
- Estoy luchando con la idea espantosa de que voy a tener que matar a mis hijos.
- ¬°No diga locuras! ‚Äď increp√≥ mi marido casi con dureza -. Estoy seguro de que no se ha de necesitar llegar a tanto ahora.
- Mis condecoraciones ya las he quemado todas ‚Äď repuso GOEBBELS.
- Me parece que ha obrado usted con precipitaci√≥n ‚Äď objet√≥ mi marido en tono de voz tranquilo pero firme.
- La verdad es que me hace usted concebir algunas esperanzas ‚Äď convino el ministro mirando de frente a mi marido.
- En esto intervine yo.
- Vamos a ver, HERMANN; s√© franco y dime: ¬Ņcrees realmente que todav√≠a podemos ganar nosotros esta guerra?
- HERMANN vaciló con la respuesta.
- No lo sé. ¡Simplemente, no lo sé! Pero la verdad es que es que no puedo concebir que perdamos. Tengo la impresión de que perdamos. Tengo la impresión de que cuenta con algo todavía…estoy seguro.
De modo que all√≠ estaba entre nosotros como entre la gente del pueblo, la fe en el arma secreta. Nos as√≠amos a ella, a este salvavidas ideado por HITLER y propagado GOEBBELS, como el n√°ufrago entre las olas. Y sin embargo, nadie entre nosotros, los dirigentes, pod√≠a afirmar con seguridad si el ‚Äúsalvavidas‚ÄĚ en cuesti√≥n hab√≠a sido realmente fabricado o no.
Lo mismo que de mi marido había llegado HITLER a concebir recelos y a desconfiar de los demás que antes fueran sus confidentes y colaboradores más íntimos. Y lo peor de todo era que ninguno sabía lo que HITLER le ocultaba y lo que no. Después de todo, a lo mejor era verdad que existía el arma secreta.

EMMY GOERING (Emmy Goering, Goering, mi marido. Luis de Caralt, editor. Barcelona, 1972, pp. 240-241). Esposa del Mariscal GOERING.

LA REVISTA ESTADOUNIDENSE EXAMINER, EN UN ARTICULO PUBLICADO EL 26 DE MAYO DE 1988, DECIA ‚ÄúLOS PRESUNTOS EXTRATERRESTRES DE LOS QUE SE HABLA SON NAZIS QUE DESEAN REEDIFICAR SU IMPERIO. LOS GOBIERNOS DEL MUNDO ESTAN INFORMADOS DE ELLO, PERO CALLAN PORQUE ESTAN ATERRORIZADOS‚ÄĚ.


Imagen Original


EL DISE√ĎO DEL ‚ÄúCAZA MONOPLAZA‚ÄĚ ALEM√ĀN VRIL-9 COINCIDIA, CURIOSAMENTE, CON EL DEL APARATO PRESUNTAMENTE VISTO EN LA LUNA POR EL ASTRONAUTA NORTEAMERICANO EDWIN ALDRIGE.

LOS PRINCIPALES VUELOS ESPACIALES FUERON DE LOS ALEMANES.

En 1958 se realiz√≥ una nueva expedici√≥n estadounidense a la ANT√ĀRTIDA; pero en esta ocasi√≥n portaban armas terriblemente eficaces, incluso nucleares. Llegaron all√≠ en el fr√≠o y oscuro verano polar. En tres ocasiones ‚Äď 27 y 30 de Agosto y 9 de Septiembre ‚Äď se lanzaron misiles at√≥micos contra el territorio de ‚ÄúNEU SCHWABENLAND‚ÄĚ (o ‚ÄúNUEVA SUABIA‚ÄĚ), pero en ninguna de las tres ocasiones llegaron a tierra, sino que explosionaron ‚Äď sorpresivamente ‚Äď en pleno vuelo al aproximarse a la vertical de la costa. ¬°Qu√© raz√≥n hubo para realizar aquellas empresas b√©licas sobre la zona ant√°rtica? ¬ŅY para rodear todo este tema de misticismo, desinformaci√≥n, descr√©dito y noticias falsas?
Un √ļltimo hecho podr√≠a aclarar m√°s este enigma: se conservaban fragmentos de un informe alem√°n definitivo. Versa sobre una ‚Äúmisi√≥n suicida‚ÄĚ que se llev√≥ a cabo con un √ļnico HAUNEBU-3 que se lleg√≥ a construir: ¬°un vuelo a MARTE!
El HAUNEBU-3 ten√≠a 71 metros de di√°metro. Matem√°ticamente se calcul√≥ su capacidad de autonom√≠a con propulsi√≥n electrogravitacional y result√≥ de 75.274.000 kms., es decir, que cubr√≠a la distancia TIERRA-MARTE. Pero despu√©s el impulsor electrogravitacional quedaba inoperante porque lentamente se ligaba a los metales que entonces se pudieron utilizar en su construcci√≥n. Un viaje en tales condiciones significaba, en consecuencia, un viaje a lo desconocido; y, lo m√°s probable, sin posibilidad alguna de regresar para la tripulaci√≥n, compuesta de alemanes y japoneses. Pero as√≠ se decidi√≥ ‚Äď seg√ļn el informe mencionado ‚Äď en el departamento E-4 de la SS, en la primavera de 1945; aunque fuese un postrer acto de sacrificio.


Imagen Original


Tras zarpar, seg√ļn el informe, el cohete naveg√≥ durante ocho meses y medio alcanzando la superficie de Marte, como estaba previsto, a mediados de Enero de 1946. Al parecer, no hubo problemas en el viaje, pero se piensa que el propulsor electrogravitacional pr√°cticamente ha quedado agotado, la extremadamente tenue atm√≥sfera marciana y la atracci√≥n gravitatoria, el aterrizaje de la nave no debi√≥ ser suave. A√ļn as√≠ no hay seguridad de que fuese un aterrizaje forzoso, porque ‚Äď siempre seg√ļn el informe ‚Äď lleg√≥ con la energ√≠a m√≠nima suficiente para contrarrestar la relativamente leve fuerza de gravedad marciana.
Lo cierto, en cualquier caso, es que por ahora s√≥lo podemos especular sobre aquella empresa espacial pionera y el destino de aquellos an√≥nimos primeros cosmonautas. Y es que, por incre√≠blemente fant√°stica que pueda parecer esta historia, es un acontecimiento contrastado, aunque, eso s√≠, celosamente ocultado a la opini√≥n p√ļblica.
¬ŅCabr√≠a la posibilidad de que la tripulaci√≥n del HAUNEBU-3 encontrase algo m√°s de lo que sondas no tripuladas han descubierto para nosotros (¬°pobres mortales!), como verdaderos restos de cultura o incluso refugios subterr√°neos habitables. Imposible saberlo. Aunque lo m√°s probable, todo hay que decirlo, es que el HAUNEBU-3 este hoy sepultado bajo metros de arena marciana.
El informe vien√©s se refiere tambi√©n a extra√Īas fotograf√≠as de OVNI¬īs tomadas desde naves espaciales... A una nave tipo HAUNEBU-3 aproxim√°ndose desde la Luna a la Tierra..., a una enorme y extra√Īa letra ‚ÄúS‚ÄĚ trazada sobre el suelo lunar... ¬ŅPodr√≠a ‚Äď se pregunta el informe ‚Äď ser la inicial del t√©rmino militar alem√°n S√úTZEPUNKT o ‚Äúpunto de apoyo‚ÄĚ? ¬ŅPuede tratarse de simples alucinaciones cuando estamos ante un insobornable y neutral material fotogr√°fico?
El informe concluye considerando que todo esto, por supuesto, son hip√≥tesis dif√≠ciles de creer y hasta de concebir, aunque si observamos en conjunto el mosaico de los hechos que se complementan, unos con otros, ello nos lleva, por una l√≥gica elemental, a reflexionar sobre el conjunto del tema y muchas piezas aisladas pueden convertirse en pruebas irrefutables. Es el caso de los esquemas (ver imagen) DE PLATILLOS VOLADORES alemanes, tomados del Tomo 1¬ļ del libro Deutsche Flugscheiben und U-Boote √ľberwachen die Weltmeere, de O. BERGMANN, Editorial Hugin e.V.S., Postfach 13, 5802 Wetter 1, Alemania).
Se sabe, desde luego, que a principios de Mayo de 1945 (armisticio el 8 de Mayo en REIMS, Francia) TODOS los centros alemanes de investigaci√≥n aeron√°utica recibieron la orden de ADOLF HITLER, F√ľhrer de Alemania, DE DESTRUIR TODA EVIDENCIA SOBRE PROYECTOS Y ARMAS SECRETAS EN DESARROLLO. Ya en aquella √©poca los alemanes era poseedores del cohete A-9, CAPAZ DE MANTENER A UN ASTRONAUTA en √≥rbita en torno a la Tierra.
Seg√ļn otra informaci√≥n divulgada, al final de la Segunda Guerra Mundial 1939-1945, estaba tambi√©n muy avanzada ‚Äď en los laboratorios subterr√°neos secretos de BRESLAU ‚Äď la construcci√≥n de cuatro prototipos de discos volantes, que formaban parte del programa VERGELTUNGS-WAFFEN (ARMAS DE REPRESALIA).
Se dice que, en los √ļltimos momentos, cuando los rusos bolcheviques presionaban por el Este y los aliados anglonorteamericanos avanzaban por el Oeste, mientras HITLER y sus √≠ntimos colaboradores se guarec√≠an en el bunker berlin√©s, se embarcaron todos los planos y prototipos secretos de BRESLAU en un submarino que zarp√≥ de KIEL con rumbo desconocido. ¬ŅArrib√≥ el sumergible a alg√ļn lugar secreto de Am√©rica del Sur? ¬ŅLleg√≥ a la Ant√°rtica? ¬ŅContinuaron los trabajos iniciados en BRESLAU en alg√ļn lugar ignorado?
Si as√≠ fuera, tendr√≠amos una explicaci√≥n para esos OVNI¬īs tripulados por hombres altos y rubios vistos, particularmente, poco despu√©s de finalizar la Segunda Guerra Mundial....


Imagen Original


EXISTEN SINGULARES COINCIDENCIAS ENTRE LOS PRIMEROS AVISTAMIENTOS DE PLATILLOS VOLANTES Y LA FABRICACION DE EXTRA√ĎAS Y SECRETAS ARMAS POR LOS ALEMANES AL FINAL DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.


Imagen Original





Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=2845