EL ENIGMA DE TIAHUANACO: LA HIPOTESIS DE ARTHUR POSNANSKY.

Fecha 1/9/2012 20:20:00 | Tema: Enigmas y Misterios

AUTOR :: YURI LEVERATTO.


Imagen Original


Según el arqueólogo austríaco Arthur Posnansky (1873-1946), la ciudad de piedra ubicada a 3844 msnm en el altiplano andino, conocida hoy como Tiahuanaco, fue construida hace aproximadamente 15.000 años antes de Cristo. Este dato no concuerda con la arqueología oficial, ya que con el método del carbono 14 se estableció que la fecha de algunos objetos hallados en las cercanías de la ciudad corresponde al 200 d.C.

Enviado por Rosa Santizo Pareja para UNIFA.


Sin embargo, es bien sabido que una ciudad, como cualquier otro monumento de piedra, es muy difícil de datar, y no siempre puede confiarse en el método del carbono 14.

A veces, pueblos sucesivos vivieron cerca del monumento, al cual idolatraban y consideraban sagrado. Sus restos óseos o aquellos de los animales que consumían fueron a menudo enterrados en los cimientos del monumento, complicando así su datación.

A propósito, no hay que olvidar que la última datación efectuada al sitio arqueológico de Sacsayhuamán atrasó unos 300 años la fecha de la construcción del monumento, atribuyéndolo a la cultura Kilke, y no a los Incas, como era primero universalmente aceptado, incluso de acuerdo al estudio de documentos históricos.

En su libro, Eine prähistorische Metropole in Südamerika (Una metrópolis prehistórica en Suramérica), Posnansky hacía notar que el más grande y legendario “Dios encarnado” que había jamás recorrido los valles del continente suramericano fue Viracocha, el personaje supremo del mundo andino, el cual, según las leyendas, apareció en el lago sagrado de Titicaca y de allí fundó la Tierra luego del diluvio.
Posnansky, no obstante, sostenía que Tiahuanaco había sido construida antes de este acontecimiento, al que él mismo situaba en el 9500 a.C.

De acuerdo con el austríaco, cuando la ciudad fue construida estaba ubicada en las orillas del lago que, después de los trastornos del diluvio universal, disminuyó su nivel aproximadamente 34 metros, privando a Tiahuanaco de la función portuaria que tenía en sus orígenes.

Las tres construcciones más importantes de Tiahuanaco son la Pirámide de Akapana, el Templo Kalasasaya y el Templete semi-subterráneo.
Es probable que la Akapana fuera una pirámide de terrazas escalonadas, quizás utilizada como fortaleza por los antiguos habitantes de Tiahuanaco.

Ya en el siglo XVIII había sido dada a un español llamado Oyaldeburu la concesión de efectuar excavaciones en la pirámide de Akapana, pues se creía que escondía oro en su interior.

En realidad fueron hallados conductos al interior de la construcción, pero no salió a la luz ningún tesoro. Se plantearon algunas hipótesis sobre la construcción de estos canales; una de las principales es que fueron utilizados para mover flujos de agua, pero en este punto se entra al campo de la pseudociencia no comprobada. Algunos investigadores refieren que el flujo de agua servía para purificar el mineral. Según Posnansky, los conductos de la Akapana estaban conectados con otras estructuras en piedra situadas en la dirección del lago, y esta sería una ulterior prueba de que la Akapana era una especie de máquina para el lavado de algún mineral (quizás mineral bruto del cual luego se extraía el oro).

Posnansky también estudió a fondo la famosa Puerta del Sol, de la cual afirmaba que era la representación de un calendario de doce meses.
Mientras que la figura central (que representaba el mes de septiembre) fue reconocida por la mayoría de los especialistas como Viracocha, las otras figuras representarían los meses del calendario que habría tenido inicio en el equinoccio de primavera (septiembre en el hemisferio sur).

El templo Kalasasaya, de 137x122 metros, construido en el eje este-oeste, era, según Posnansky, un observatorio astronómico de piedra. Posnansky demostró con complicados cálculos que los once pilares que sostienen la estructura occidental del templo fijan en determinados días del año los equinoccios y los solsticios.

Fue justamente el estudio del Kalasasaya el que llevó a Posnansky a las sorprendentes conclusiones sobre la época de construcción de toda la ciudad: mientras medía la distancia y los ángulos entre los puntos de los solsticios se dio cuenta de que la estructura misma del templo indicaba una inclinación de la Tierra respecto al Sol de 23° 8 ' 48 ", que no coincide con la inclinación eclíptica actual de 23° 5'.

En base a la indicación de los científicos de la conferencia internacional de las Efemérides de París (1911), la inclinación de 23° 8 ' 48 " de la eclíptica corresponde al 15.000 a.C.
Frente a la entrada principal del templo Kalasasaya hay una plaza situada a unos dos metros debajo del terreno, la cual es conocida como Templete semi-subterráneo. En las paredes de esta plaza hay 48 lito-esculturas cefaliformes que representan cabezas antropomorfas y zoomorfas.
La mayoría de estas últimas son tótems felinos, pero hay también representaciones en forma de peces.

El significado de estas culturas cefaliformes debe buscarse en cultos totémicos, muy importantes en las culturas arcaicas.
Al centro de esta área semi-subterránea hay algunos monolitos, uno de los cuales es llamado KonTiki, una escultura antropomorfa dotada de barba, la cual es un enigma para los expertos, ya que es bien sabido que los indígenas del Nuevo Mundo son en su mayoría lampiños. Hay quienes piensan que el Kon-Tiki sería otra representación de Viracocha.

La tesis de Posnansky fue obviamente refutada por la mayoría de los arqueólogos académicos, pero hay que observar que en Tiahuanaco fueron excavadas tan sólo 50 hectáreas de 450, por lo que la posibilidad de encontrar otros hallazgos arqueológicos que podrían avalar parcialmente la tesis del austríaco es alta.

De todos modos, si Tiahuanaco hubiera sido realmente construida incluso quince milenios antes de Cristo, no sólo la historia del Nuevo Mundo, sino también toda la historia humana debería ser reescrita.

¿Pudo haber sido realmente Viracocha el fundador de Tiahuanaco?
Y sí así fuese, ¿de dónde venía el Dios encarnado que todavía hoy es venerado en el mundo andino?

Bibliografía: Arthur Posnansky: Tiahuanaco, la cuna del hombre americano

FUENTE :: http://www.yurileveratto.com/articolo.php?Id=298.



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=2468