EL MISTERIO DE LA "PIEDRA DE LA LOCURA"

Fecha 28/7/2012 8:20:00 | Tema: Enigmas y Misterios

Por Javier García Blanco

Si paseamos por las distintas salas del Museo del Prado, al llegar a la colección de pintura flamenca de los siglos XV y XVI nos encontraremos con dos pinturas realmente singulares.

La primera de ellas surgió de los pinceles del siempre genial y sorprendente El Bosco, y lleva como título 'La extracción de la piedra de la locura', un óleo sobre tabla realizado hacia 1490.

Imagen Original

'La extracción de la piedra de la locura', de El Bosco | Crédito: Wikipedia.


Enviado por Rosa Santizo Pareja para UNIFA.


En la obra aparecen cuatro personajes, tres de ellos de pie y el cuarto sentado, siendo sometido a lo que parece una curiosa intervención quirúrgica.

El "cirujano", un estrafalario personaje tocado por un embudo, le está practicando al paciente un corte en la frente con la intención de extraerle algo. A su lado aparecen un monje con una jarra y una monja con un libro sobre la cabeza.

Como suele ser habitual en buena parte de las obras del pintor flamenco, la escena parece salida del más extraño de los sueños o las pesadillas.

Si nos acercamos hasta la segunda obra mencionada al comienzo de este texto, pintada por Jan Sanders Van Hemessen y titulado 'El cirujano' (1550-55), veremos una escena similar.

En este caso son cinco los personajes representados: un paciente sentado, al que el cirujano está extrayendo una piedra de la frente, dos mujeres —que ayudan al "médico" en su intervención—, y un último personaje a la derecha haciendo gestos extraños, y que según los especialistas está esperando su turno para ser operado.

Hasta hace apenas unas décadas, los historiadores del arte coincidían en interpretar estas y otras pinturas de temática similar —el tema fue muy habitual en la pintura flamenca de la época— como la representación de una creencia supersticiosa que era aprovechada por los curanderos y otros charlatanes.

Dicha creencia, según los historiadores, se remontaba a la Edad Media y se prolongó durante el Renacimiento, y según la misma, las gentes de la época atribuían la locura y la estupidez extrema a la formación de unos cálculos o piedras en el cráneo.

Imagen Original

'El cirujano', de Jan Sanders van Hemessen | Crédito: Wikipedia.

Aprovechando esta superstición, los curanderos habrían ofrecido a los pacientes aquejados de estas dolencias una solución a sus problemas, sometiéndoles a esta insólita intervención a cambio de un buen dinero.

Así, El Bosco y otros artistas de su tiempo habrían plasmado la escena para hacer una crítica satírica de la credulidad y la superstición de su época, y de la existencia de estos personajes que se aprovechaban de ella.

Esta interpretación resultaba bastante plausible pues, por ejemplo, la obra de El Bosco incluye una inscripción con letras góticas alrededor de la escena en la que se lee: "Maestro, quítame pronto esta piedra, mi nombre es Lubbert Das".

El texto resulta de interés para apoyar la hipótesis, ya que Lubbert Das era un personaje de la literatura flamenca de la época que solía personificar la estupidez. La lectura de todos estos cuadros parecía, por tanto, de fácil interpretación.

Sin embargo, hace apenas unas décadas, a finales de los años 70, varios historiadores de la medicina plantearon su desacuerdo con dicha hipótesis. Para estos autores, estas pinturas con el tema de la extracción de la piedra de la locura no eran más que alegorías de la estupidez y la credibilidad humanas.

Estos expertos apoyaban su afirmación en el hecho de que no se conocen evidencias históricas que certifiquen la existencia de tal creencia, ni en la Edad Media ni durante el Renacimiento.

Imagen Original

Detalle de un grabado realizado por el grabador Nicolaes Weydmans.

De hecho, los defensores de esta postura explican que ninguno de los textos en los que se recogen con detalle los timos más habituales de aquellos tiempos menciona la existencia de una superstición sobre la "piedra de la locura".

En la actualidad, la polémica sigue abierta, y de hecho buena parte de las pinacotecas que cuentan con obras de esta temática indican en sus catálogos y guías la hipótesis tradicional entre los historiadores del arte.

Por su parte, los partidarios de la explicación contraria siguen defendiendo que estas pinturas son alegorías de la estupidez humana, sin que existiera una creencia o una práctica real sobre una "piedra de la locura".

Para dar forma a dicha alegoría, los artistas habrían decidido plasmar una intervención quirúrgica conocida desde la Antigüedad y aún practicada en la época: la trepanación.

FUENTE :: http://es.noticias.yahoo.com/blogs/ar ... -la-locura-105158919.html.



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=2421