VIDRIERAS: EL "MILAGRO" DE LA LUZ TRANSFORMADA.

Fecha 16/7/2012 11:50:00 | Tema: Enigmas y Misterios

Por Javier García Blanco

Imagen Original

Rosetón con vidriera en la catedral de Lyon | © Javier García Blanco

Cuando penetramos en una catedral gótica que cuenta con hermosos vitrales resulta casi imposible no quedar hipnotizado por la explosión multicolor de luz transformada que atraviesa los grandes ventanales, generando un ambiente especial.

Enviado por Rosa Santizo Pareja para UNIFA.


No en vano, esa fue una de las finalidades que los maestros vidrieros —siguiendo el nuevo pensamiento que se iba abriendo paso en la época—, idearon para las espectaculares y coloridas vidrieras.

En las páginas del Evangelio de San Juan se hacía especial hincapié en las siguientes palabras atribuidas a Cristo: "Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no anda en tinieblas, sino que tendrá luz de vida".

De modo que, cuando el nuevo estilo gótico introdujo las innovaciones técnicas y arquitectónicas —como la bóveda de crucería— que permitían la "desmaterialización" de los muros, los maestros constructores tuvieron cuidado de reservar un papel especial, tanto físico como simbólico, a las vidrieras multicolores.

En época del Románico, —salvo escasos ejemplos en la transición al nuevo estilo— la luz había sido utilizada únicamente como sencilla forma de iluminación del interior de los templos, a través de pequeños vanos que se abrían en el ábside o los muros laterales.

La "revolución" gótica, con sus bóvedas de crucería, sus arbotantes y demás avances técnicos que permitieron aligerar y elevar los muros, abrieron la puerta a los arquitectos para sustituir las pesadas paredes de piedra románicas por ligerísimas cristaleras multicolores.

Imagen Original

Interior de la Sainte Chapelle de París | Crédito: Wikipedia.

El resultado de aquel cambio no fue sólo estético, sino que como explican los historiadores del arte, luz y color se emplearon en el gótico como elementos configuradores del ambiente y el espacio arquitectónico.

Las vidrieras permitían crear un espacio artificial, una "caja de luz" o escenario en el que los fieles resultaban teñidos por una luz multicolor que, más allá de lo estético y lo escenográfico, era también un símbolo del Creador y su gloria celestial.

En lo siglos en los que el gótico vivió su mayor éxito, las ideas religiosas y filosóficas —siempre de la mano en aquellos momentos— identificaban a Dios con la luz (en parte por el párrafo ya citado de San Juan, en parte por los textos de Witelo o de Durandus), así que los arquitectos decidieron introducir un elemento arquitectónico que materializara esta idea. Con las vidrieras coloreadas se buscaba la transformación de la luz natural —producto del Creador— en 'lux spiritualis' (luz espiritual) que era Dios mismo.

De esta forma, la luz transformada por los vitrales convertía el espacio interior de la catedral en una "realidad inmaterial y trascendente" —como explica el historiador del arte Víctor Nieto Alcaide—, una concepción mística de la luz que transformaba cualquier templo terrenal en representación física de la gloriosa Jerusalén Celeste.

Más allá de lo místico y lo simbólico, las vidrieras cumplieron también un importante papel iconográfico pues, al sustituir casi por completo a las pinturas góticas en el interior de los templos, fue en ellas donde se representó un completísimo repertorio de escenas del Antiguo y el Nuevo Testamento, jugando así una función didáctica de cara a los fieles.

Imagen Original

Vidriera de la catedral de Notre-Dame de París | © Javier García Blanco.

Hoy en día han perdido ese valor didáctico y, por norma general, ni los turistas ni los feligreses conocen el significado simbólico de la luz que atraviesa las vidrieras.

Sin embargo, la herencia multicolor que nos legaron los hombres del medievo sigue maravillando a cualquiera que se deje bañar por la luz que entra a través de estos hermosos cristales que, aún hoy, se conservan en multitud de iglesias y catedrales de toda Europa.

FUENTE :: http://es.noticias.yahoo.com/blogs/ar ... ansformada-142757171.html



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=2384