El misterioso encanto del Uritorco

Fecha 24/5/2012 11:46:04 | Tema: Noticias de ultima hora

Santiago Molina tiene 50 a√Īos y una vida dedicada a los enigmas que encierra el renombrado cerro cordob√©s. Entr√° a la nota y enterate qu√© le cont√≥ a Cr√≥nica.com.ar.

Informa desde COLOVNIUNIFA
Adolfo Gandin Ocampo



Imagen Original
Santiago Molina tiene 50 a√Īos y una vida dedicada a los enigmas que encierra el renombrado cerro cordob√©s. Entr√° a la nota y enterate qu√© le cont√≥ a Cr√≥nica.com.ar.
Santiago Molina ten√≠a tan solo seis a√Īos cuando comenz√≥ a darse cuenta de que viv√≠a a media hora de uno de los lugares m√°s misteriosos de la Argentina: el cerro Uritorco, ubicado en la provincia de C√≥rdoba. Mientras sus amiguitos jugaban a la pelota, √©l ya hab√≠a sacado a relucir ese costado paranormal que lo llev√≥ a acumular, 44 a√Īos despu√©s, m√°s de 30.000 fotograf√≠as propias de ovnis. Desde hace tres a√Īos forma parte del Grupo GIO, integrado por especialistas en la materia. Como no puede ser de otra manera en este punto ‚Äúcaliente‚ÄĚ del fen√≥meno extraterrestre, Molina logra registrar m√°s de diez im√°genes impactantes con s√≥lo disparar su c√°mara durante 15 minutos, todos los s√°bados, en su querida Capilla del Monte.

El 26 de agosto de 2008 marcar√≠a un antes y un despu√©s en su vida. Santiago sali√≥ desde su hogar y tom√≥ la ruta 53. Al llegar a una de las curvas vio junto al guardarrail la figura de un humanoide: ‚ÄúEra una especie de monje, rodeado de una niebla gris. No ten√≠a ropa ni rostro. Era s√≥lo una imagen de dos metros de alto, con una esfera opaca en una manos. No bien lo vi me baj√© de la moto pero ya no estaba. Entonces ni lo dud√© y me volv√≠ a mi casa‚ÄĚ, relat√≥ a Cr√≥nica el especialista. La historia no termin√≥ ah√≠: ‚ÄúMe sent√© en la computadora y empec√© a ver camiones y colectivos que pasaban por la puerta de mi casa. Hab√≠a sucedido un accidente en la ruta: un hombre hab√≠a muerto al volcar el cami√≥n de bomberos que conduc√≠a‚ÄĚ, continu√≥ Molina.

Pas√≥ un a√Īo hasta que el investigador le coment√≥ la historia a una mujer, que casualmente era pariente del bombero sobreviviente. All√≠ se juntaron todas las piezas del rompecabezas: ‚ÄúEl accidente hab√≠a ocurrido en el mismo lugar donde yo vi al monje. La se√Īora me cont√≥ que el conductor del cami√≥n se top√≥ con una figura espantosa en la curva, se asust√≥ y perdi√≥ el control del veh√≠culo‚ÄĚ, cont√≥ el ovn√≠logo.

A finales de 2011 tuvo otra experiencia extra√Īa. Corr√≠a el 31 de diciembre y nuestro amigo se sent√≠a mal. Se despert√≥ con una ‚Äúgran necesidad de escaparse‚ÄĚ, seg√ļn su propio relato. ‚ÄúAgarr√© la moto, tom√© una curva pero en un parpadeo -asegur√≥ Molina- estaba sobre una recta. ¬°Era imposible! Adem√°s los n√ļmeros no me daban: no pude haber hecho 18 kil√≥metros en 10 minutos. Quiz√° un portal me traslad√≥ de un sitio al otro. Impactante‚ÄĚ.

Dos hechos sensacionales que le cambiaron la vida

Corr√≠a 1968, Molina ten√≠a seis a√Īos y aquel invierno marc√≥ el camino en el que anda hoy. Ocurrieron dos casos sensacionales que le cambiaron su forma de ver las cosas: el 27 de junio, en el barrio Cerro de las Rosas, en C√≥rdoba, tres chicos vieron un ovni plateado y dos seres descender de la nave.

El 13 de julio, un humanoide de m√°s de dos metros de altura fue visto por el due√Īo de una hoster√≠a y su hija. Fueron el comentario del a√Īo. La madre de Molina, Teresa Marcelina, le dec√≠a: ‚ÄúVienen de Marte‚ÄĚ. Y la fantas√≠a del peque√Īo investigador, ya a su corta edad, viajaba a la velocidad de la luz.

Fue el 21 de septiembre de 1972 cuando ocurrió el tercer caso: la aparición de un gigante que fue visto dentro de la fábrica IKA Renault, en el barrio de Santa Isabel, prácticamente al lado del barrio donde vivía. Pasó el tiempo. Llegó el 2006 y en plena era digital compró su primera cámara de fotos.

Santiago fue hasta el Uritorco y sacó más de 70 imágenes. Llegó a su casa, conectó la cámara a su televisor y se quedó mudo ante la séptima fotografía: una esfera de luz volaba sobre el cerro. Allí se dio cuenta de que era todo verdad: las naves extraterrestres, los avistajes y las historias. Había descubierto un nuevo mundo: el del fenómeno ovni.

Actualmente toma miles de fotograf√≠as y filmaciones, registrando evidencia de una realidad que ya se conoce en el mundo entero: el cerro Uritorco podr√≠a ser uno de los ‚Äúescondites‚ÄĚ m√°s importantes de las naves espaciales.

Quienes investigan de cerca el fen√≥meno sostienen que hay ciudades intraterrenas y que las monta√Īas son los portales hacia esas cuevas, ubicadas en el interior de las sierras.

Por Juan Pablo Vieytes
jpvieytes@cronica.com.ar

http://www.cronica.com.ar/diario/2012 ... encanto-del-uritorco.html



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=2291