HILMA AR KLINT Y LAS PINTURAS DEL MÁS ALLÁ.

Fecha 7/5/2012 14:50:00 | Tema: Fenómenos Paranormales

Por Javier García Blanco.

A su muerte en 1944, Hilma af Klint gozaba de cierta reputación entre los círculos artísticos de Estocolmo por sus más que correctos paisajes y sus retratos para la burguesía. Sin embargo, cuando sus herederos repasaron las últimas voluntades de la pintora, descubrieron que su querida Hilma había sido una artista con "dos caras".

Enviado por Rosa Santizo Pareja para UNIFA.

Imagen Original


En aquellas páginas Klint pedía a sus familiares que una nutrida producción artística —más de mil pinturas y dibujos, además de varios cuadernos— que había ocultado hasta entonces, no fuera dada a conocer hasta, al menos, veinte años después de su muerte.

Sus descendientes cumplieron los deseos de Hilma y, hasta 1986, con motivo de una exposición organizada en el Museo de Los Ángeles, su obra "secreta" no llegó a conocimiento de los especialistas.

¿Qué tenían de especial aquellas obras realizadas por la artista sueca? Pues, ni más ni menos, que buena parte de ellas habían sido realizadas siguiendo las instrucciones de supuestos "guías espirituales" que se habían comunicado con Hilma, durante años, desde el "más allá".

Nacida en 1862 en el seno de una acomodada familia de larga tradición marinera, Hilma mostró desde muy joven un notable interés por la pintura y el dibujo, especialmente de paisajes.

Así, sus padres decidieron matricularla en la Escuela Politécnica de Estocolmo en 1879. En esas fechas, y sin duda influida por la moda imperante en la época, Hilma había comenzado a "coquetear" con la entonces omnipresente práctica del espiritismo.

Imagen Original

Una de las pinturas "secretas" de la artista sueca | (Hilma af Klint Foundation)

Es posible que aquellas incursiones espíritas hubieran quedado en una anécdota, pero un trágico suceso cambió su curiosidad inicial por una completa obsesión: en 1880 su hermana pequeña, Hermina, fallecía a causa de una enfermedad, aumentando su interés por la supervivencia del alma tras la muerte.

Al igual que muchos otros interesados en las doctrinas espiritistas del momento, Hilma comenzó a leer con avidez los textos de la célebre Madame Blavatsky, y no tardó en unirse a la Sociedad Teosófica de Estocolmo.

En 1882 la joven ingresó en la Real Academia de Bellas Artes y en aquellas aulas conoció a otra de las personas que marcarían el resto de su vida: la también artista Anna Cassel.

Cuando cinco años después ambas concluyeron su formación, decidieron llevar sus inquietudes artísticas y espirituales hasta un nivel insospechado. En 1887, Hilma, Anna y otras tres jóvenes con interés en el arte y el espiritismo decidieron formar un grupo llamado 'De Fem' ("Las Cinco"), con el que avanzar en sus estudios espirituales.

Las cinco muchachas se reunían todos los viernes, y durante largas sesiones trataban de contactar con supuestas entidades espirituales que les transmitían sus enseñanzas.

En un principio "Las Cinco" emplearon una 'ouija', pero poco a poco fueron cambiando de "técnica" hasta que, tras una meditación previa, una de ellas entraba en trance y actuaba a modo de médium, canalizando directamente los mensajes de los "maestros".

Fruto de aquellos supuestos "contactos" las jóvenes llenaron numerosos cuadernos con enseñanzas "reveladas", pero más tarde sus "guías" las animaron a practicar "dibujos automáticos" —una derivación de la práctica de la 'escritura automática' habitual en espiritismo—, dando lugar a numerosos dibujos realizados de forma colaborativa, anticipándose a los "cadáveres exquisitos" de los surrealistas.

Imagen Original

Las pinturas espíritas de Klint, como esta, permanecieron ocultas 40 años | (Hilma af …

En un primer momento, todas se turnaban en el papel de médium, pero Hilma no tardó en destacar entre sus compañeras por su facilidad para entrar en "contacto".

Durante estos largos años —las reuniones se prolongaron entre 1887 y 1907—, "Las Cinco" reunieron una ingente cantidad de textos y dibujos de contenido espiritual. Hacia 1907, el grupo de jóvenes se disolvió, y Hilma decidió continuar su camino artístico y espiritual en solitario.

En estos años, Hilma comenzó a pintar lienzos ocupados por grandes círculos concéntricos coloreados, provistos de una llamativa y poderosa paleta cromática, y que recuerdan curiosamente a obras de otros artistas del momento, como Robert Delaunay.

En cualquier caso, toda esta producción artística novedosa seguía estando bajo la "tutela" directa de sus guías espirituales, con los que Hilma creía contactar durante sus trances. Una producción esta que, por supuesto, permaneció en el más absoluto de los secretos.

Entre estas pinturas "canalizadas" destaca una serie de diez grandes paneles, realizados durante su camino hacia la abstracción como respuesta a su guía Amiel, a quien había prometido "que dedicaría un año a pintar un mensaje para la Humanidad". Dichos paneles terminaron por adquirir forma, simbolizando las "cuatro edades" del Hombre.

El redescubrimiento de la obra "secreta" de Hilma af Klint décadas después de su muerte ha logrado atraer la atención de los historiadores del arte en los últimos años, hasta el punto de que a la exposición de Los Ángeles en 1986 le siguieron muchas otras en importantes museos y galerías de todo el mundo, como el Centro Pompidou de París, la Albertina de Viena o el Camdem Arte Centre de Londres.

FUENTE :: http://es.noticias.yahoo.com/blogs/arte-secreto/




Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=2215