EL LIBRO SECRETO DE LOS ROSACRUCES.

Fecha 5/4/2012 14:00:00 | Tema: Enigmas y Misterios

Los Rosacruces fueron -o son- una orden rodeada por el misterio. A ellos se les atribuye toda clase de maravillas, secretos y escándalos. Uno de estos secretos, acaso el mejor guardado, es un viejo y artesanal volumen que contiene una sabiduría prohibida, ancestral, propia de magos, hechiceros y alquimistas.

Enviado por Rosa Santizo Pareja para UNIFA.

Hablamos de El libro secreto de los Rosacruces.

Imagen Original



Este libro, como muchos otros libros esotéricos de nuestra biblioteca, habita más en la memoria colectiva de la leyenda que en los habitáculos cerrados y académicos de los eruditos. De todas formas, el libro existe, ya sea en el marco del mito o en el silencio prudente de los sabios.

Fuera del contexto mágico de la Edad Media, lejos de los rumores que mencionaban en voz baja el poder inconmensurable del libro, aparece William Godwin (1756-1836), autor de profundos estudios sociológicos como excelentes novelas góticas, como Las aventuras de Caleb Williams (The Adventures of Caleb Williams).

En 1799 William Godwin escribe una extra√Īa novela llamada San Le√≥n (St. Leon), obra en la que aborda en la leyenda de un libro terrible, cargado con hechizos, misteriosos encantamientos y filtros cuyos efectos conviene obviar en este informe. Godwin elude mencionar el t√≠tulo de este libro prohibido, asegurando que su nombre se esconde bajo la cubierta banal de un simple estudio sobre bot√°nica, cuesti√≥n que no evit√≥ que √©sta menci√≥n indirecta fuese borrada en ulteriores ediciones de la novela.

St. Leon -y la leyenda- hablan de un libro que contiene una sabiduría demasiado grande y poderosa para caer en manos humanas, escrito por un iniciado rosacruz de Lyon, Francia, bajo los auspicios del obispo de Letrán. Allí se nos relata que toda la Orden de los Rosacruces se basa en la posesión y estudio de este libro maravilloso, cuyas páginas esconden el secreto de la vida eterna.

La novela, con su atm√≥sfera poco convincente, tal como lo se√Īala H.P. Lovecraft en su ensayo sobre literatura fant√°stica, apunta a desenmascarar la Orden de los Rosacruces exponiendo su verdad secreta: aquel filtro que otorga la vida eterna a cambio de una incesante corrupci√≥n moral y f√≠sica, ya que para ser inmortal -se√Īala Godwin- se debe estar preparado para aceptar las consecuencias.

Siguiendo con H.P. Lovecraft, √©ste se√Īala que la atm√≥sfera endeble de St. Leon, con la aparici√≥n repentina del mago Cagliostro en sus p√°ginas, se debe a un asunto bastante normal: ocultar la verdad del libro secreto de los Rosacruces exponi√©ndolo √ļnicamente ante quienes sepan desentra√Īar este primer desconcierto; y cierra su hip√≥tesis se√Īalando que los libros secretos no existen, por el contrario, que los libros, a√ļn los libros prohibidos por su saber terrible, siempre encuentran el modo de llegar a las manos de unos pocos esp√≠ritus malditos.

No resulta asombroso que los Rosacruces tuviesen su c√°non inmortal y que haya caido en las manos de un hombre de la talla de William Godwin; menos a√ļn que √©ste haya decidido que la √ļnica forma de presentar sus misterios fuese aludiendo a ellos de un modo indirecto, novelizado en una historia que resulta demasiado indigna para su autor, acaso temeroso de la ira de los inmortales.


Lord Aelfwine.

FUENTE ‚ąľ El Espejo G√≥tico :: http://elespejogotico.blogspot.com.es ... to-de-los-rosacruces.html



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=2177