El ovni de Parana / Entre Rios , solo un reflector

Fecha 22/2/2012 8:19:20 | Tema: Noticias de ultima hora

Mucho se habla y hablo sobre el famoso OVNI de Parana Entre Rios este fin de semana pasado y gracias a la investigacion de los miembros del Observatorio de ORO VERDE con mariano Peter a la cabeza se encontro la explicacion del mismo : solo fue un reflector
Aqui abajo la nota

Informa desde UNIFA
Adolfo Gandin Ocampo

Luces en el cielo/ No todo lo que brilla es un ovni

Imagen Original
Un reflector de uso comercial fue objeto de confusión este fin de semana en Paraná y Oro Verde. Decenas de vecinos se comunicaron con la Policía para preguntar “qué eran esas luces en el cielo”. Incluso, otros fueron más allá y hablaron al Observatorio de Oro Verde “para transmitir su inquietud y buscar respuestas”, informaron a AIM desde el lugar .Los integrantes de la Asociación Entrerriana de Astronomía dieron las explicaciones del caso y afirmaron que “no todo lo que brilla en el cielo es un ovni”.

Un reflector de este tipo trajo confusion en Paraná y alrededores.
En diálogo con esta Agencia, los miembros de la Asociación informaron que “el domingo recibimos incontables llamadas y mensajes a raíz de a la observación de una gran luz que se desplazaba en forma circular en el cielo de Paraná y alrededores”.
Debido a ello, “queremos explicar que todo se debió a la luz de un potente reflector utilizado en una fiesta electrónica en Oro Verde (al sur de Paraná) y que se reflejaba en la capa baja de nubes”.
De esta manera, dijeron a AIM: “por lo tanto queda absolutamente descartado cualquier tipo de fenómeno extraño o anómalo”.
Asimismo, “algunos testimonios recibidos hicieron referencia a una luz vista hacia el oeste”. “Presumiblemente la fuente de esta segunda luz haya sido un reflector de características similares perteneciente al hotel de campo del club Colón de Santa Fe que es encendido casi todas las noches con fines publicitarios”, detallaron.
No todo lo que brilla es un ovni
Por su parte, el coordinador del Observatorio de Oro Verde, Mariano Andrés Peter, escribió un artículo en el que se detallan los fenómenos más comunes con los que muchas veces se confunde la gente y piensa que ha visto la presencia de un objeto volador.
Según Peter, el deseo de la gente por ver un ovni lleva muchas veces a la confusión, sobre todo en personas que no conocen el cielo y que no están familiarizadas con los fenómenos naturales que allí se producen. Además de los fenómenos astronómicos y meteorológicos en el cielo, también hay aeronaves, cohetes y satélites que de igual manera pueden ser percibidos como auténticos Ovnis.
No es el objetivo de este artículo validar o refutar la existencia de los ovnis y su hipotético origen extraterrestre; simplemente mostrar y explicar algunos de los fenómenos que con mayor frecuencia suelen ser identificados erróneamente con Ovnis.
Desde la Asociación Entrerriana de Astronomía (AEA) creemos que es nuestra responsabilidad enseñar y explicar a la gente todo lo que ocurre en el firmamento y desenmascarar a todos aquellos que falsa y maliciosamente tratan de engañar con supuestas evidencias fotográficas o fílmicas de ovnis.
A continuación explicaremos distintos fenómenos que con frecuencia son considerados auténticos ovnis pero que son perfectamente explicables por la ciencia.
Luces de aviones: utilizadas en los aviones generalmente cuando se encuentran a baja altitud, como ser en el despegue y el aterrizaje nocturno. Casi todos los aviones modernos están equipados con este tipo de luces. Son tan potentes que pueden ser vistas a varios km de distancia y por este motivo es común que un observador inexperto pueda confundirlas con un ovni.

Un avión con sus luces de frente al observador.
Nubes lenticulares: llamadas así por su forma de lente convergente o de plato. Se generan a una altitud de dos a cinco km. Son nubes estacionarias y se forman en zonas montañosas debido a la ondulación del viento.
Durante décadas han sido confundidas con platos voladores.
Parhelios: son figuras luminosas que se generan a ambos lados del Sol creando así la ilusión de que hay tres soles brillando en el cielo.
Suelen formarse junto con los halos y bajo las mismas condiciones.
Se producen cuando la luz solar atraviesa los cristales de hielo hexagonales suspendidos en las nubes o cayendo. Dichos cristales deben estar en posición horizontal con los planos de cara al suelo. Se debe dar una gran caída de cristales para que se pueda formar un parhelio. Pueden llegar a presentar una tonalidad rojiza en el interior y azulada en el exterior.
También puede suceder que se genere un solo parhelio o que uno sea más grande y brillante que el otro.
Existen también los parlunios, generados por la luz proveniente de la Luna cuando se encuentra más brillante que lo habitual y en idénticas condiciones. Los parlunios son mucho más raros de los parhelios.
Los parhelios pueden acompañar al Sol pero solo hasta una altitud de 45 grados sobre el horizonte. Esto se debe a que cuando el Sol se encuentra elevado en el cielo, la luz refractada deja de ser visible para el observador en tierra.
Nubes noctilucientes: este tipo de nubes suelen aparecer durante la noche y generalmente una hora después de la puesta del Sol, cuando este se ubica a más de 10 grados por debajo del horizonte. La época propicia del año para observarlas es durante el verano del hemisferio norte y el invierno del hemisferio sur, pero únicamente entre las latitudes 45 y 60 grados, razón por la cual la mayoría de las observaciones se producen en zonas de Canadá o en Escandinavia al norte de Europa.
Este tipo de nubes de color plateado con tonalidades rojizas y azuladas se forman a una altitud de 80 o 90 km, es decir en el límite con el espacio.
La temperatura a esta altitud puede ser de hasta -100 grados. En estas condiciones, la escasa cantidad de vapor de agua allí presente, se condensa en el polvo meteorítico y en las partículas generadas por la contaminación industrial, razón por la cual la aparición de este tipo de nubes que reflejan la luz solar se ha incrementado notablemente desde la década del 50.
Nubes Iridiscentes Artificiales: este tipo de nubes luminosas y con formas extrañas y llamativas son generadas por los sistemas de propulsión de los cohetes, como los que propulsan al transbordador espacial.
Se forman en la mesosfera, la capa de la atmósfera que se ubica por encima de la estratosfera, entre 50 y 80 km de altura. La densidad del aire a esta altitud es de una millonésima de la que encontramos en la superficie terrestre. Debido a la absorción de la radiación solar por el ozono, es una zona extremadamente fría y seca. En esas condiciones las toneladas de vapor de agua generadas por la combustión de los motores alteran perceptiblemente la composición de la atmósfera circundante. El vapor de agua se condensa rápidamente en cristales de hielo y son éstos los que refractan la luz del Sol ya oculto bajo el horizonte.
Centellas: también conocidas como rayos globulares o rayos en bola, son fenómenos meteorológicos bastante inusuales que se originan en tormentas eléctricas.

Imágen de una centella, también llamada rayo en bola
Se producen cuando parte de la carga de una descarga al suelo genera una pequeña bola, de entre 10 a 40 cm aproximadamente. Esta bola de luz puede rodar por el suelo, flotar en el aire o subir por los objetos. Presenta colores tales como rojo, naranja y amarillo y un movimiento aleatorio. Suelen durar unos cuantos segundos antes de desaparecer en un estallido o ser absorbidas por un objeto.
Satélites Iridium: desde 1998 hay una flota de 66 satélites a 800 km de altitud en órbita polar y que sirven para las comunicaciones de telefonía móvil. Estos satélites tienen la particularidad de producir intensos destellos de luz durante unos segundos mientras se desplazan. Los flashes de luz son de 30 a 40 veces más brillantes que Venus, el famoso Lucero.
Los Iridium son satélites de unos cuatro metros de longitud por un metro de ancho y la razón de que sean tan reflectivos de la luz solar no radica en sus paneles solares como en la mayoría de los satélites, si no en las tres antenas rectangulares cubiertas de plata y del tamaño de una puerta que cada uno posee. Estas antenas actúan como verdaderos espejos que reflejan la luz del Sol a medida que se mueven alrededor de la Tierra. De este modo, un observador desprevenido puede creer que ha visto un ovni.
La Estación Espacial Internacional (ISS): Otro objeto que comúnmente es asociado al fenómeno Ovni es la Estación Espacial Internacional Alfa o ISS por sus siglas en ingles.
La ISS tiene el tamaño de una cancha de fútbol y es el segundo objeto más brillante del cielo nocturno después de la Luna. Se ubica en orbita a 400 km de altitud. Cuenta con enormes paneles solares y un recubrimiento mayormente acerado, lo que le permite tener una superficie reflectante muy grande. El brillo se incremente aún más cuando el transbordador espacial está acoplado a la ISS.
Las observaciones de la ISS se producen cuando el Sol se encuentra por lo menos a 10 grados bajo el horizonte, es decir, unos 40 minutos después del atardecer o 40 minutos antes del amanecer.
Globos Meteorológicos: son globos de látex generalmente que se llenan de gas hidrógeno o helio y que están equipados con instrumentos que pueden brindar valiosa información sobre la presión atmosférica, la temperatura, la humedad, los vientos, la contaminación, etc. Pueden ser rastreados por radar o por sistema GPS y llegan a alcanzar altitudes de 40 km. Normalmente son lanzados cada 12 horas. Por la forma circular u ovoidal que poseen han sido frecuentemente confundidos con ovnis.

Desde 1998 los satélites Iridium han sido confundidos con OVNIs
Bólidos: los meteoros son fragmentos de materiales (rocas y metales) desprendidos de los cuerpos celestes, generalmente de asteroides, que ingresan y se queman en la atmósfera terrestre a velocidades de 50 mil a 200 mil km/h. Cuando un meteoro posee un brillo igual o superior al de Venus, es un bólido o bola de fuego como también se lo llama. La fricción con la atmósfera comienza a una altitud de 110 km.
Si el bólido no se consume completamente al atravesar la atmósfera y un fragmento del mismo logra impactar en el suelo, estamos en presencia de un meteorito.
Los bólidos suelen tener distintas tonalidades, según la composición de elementos que contengan. Presentan además una cola o estela flamígera y si el objeto es de un tamaño considerable puede provocar sonidos y temblores de tierra perceptibles a varios km de distancia.
Planetas y Estrellas Brillantes: los planetas y las estrellas brillantes como Sirio son responsables de algunos avistamientos de ovnis.
El planeta Venus, conocido también como el Lucero del cielo, cuando está en su máximo brillo produce la ilusión de estar más cerca de lo que realmente está y parece seguir al observador.
Sirio, Canopus y otras estrellas brillantes cuando se encuentran cerca del horizonte parpadean con mayor intensidad y generan destellos de tonalidades azuladas y rojizas. Esto se debe a que la atmósfera es más densa en el horizonte y por lo tanto la turbulencia y la refracción de la luz son mayores que en el cenit.
Chatarra Espacial: se llama chatarra o basura espacial a cualquier objeto artificial sin utilidad que se encuentre en órbita de la Tierra. Satélites en desuso, etapas de cohetes, fragmentos desprendidos de vehículos espaciales y hasta guantes de astronautas y partículas de pintura son todos considerados chatarra espacial.
Cuando estos objetos reingresan a la atmósfera terrestre, se queman y despedazan por la fricción a velocidades de 15 mil a 25 mil km/h. Estas bolas de fuego son muy similares a los bólidos y al igual que estos, los colores que presentan son el resultado de los diferentes materiales que poseen.
Reflectores nocturnos: pueden tener aplicaciones civiles y militares. Sus potentes haces de luz se proyectan por kilómetros en el cielo y se pueden reflejar en las capas de nubes más bajas generando aureolas de luz que se mueven en el cielo y que en muchas ocasiones han sido confundidas con Ovnis.

fuente
http://www.aimdigital.com.ar/aim/2012 ... do-lo-que-brilla-es-ovni/



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=2096