OVNIS Manejo de las Evidencias Por Stanton Friedman

Fecha 6/12/2011 15:29:19 | Tema: OVNIs y OSNIs

Entregamos este material de Stanton Friedman traducido al espa√Īol por nuestro miembro en Canada. Daniel Irazabal a quien le agradecemos el trabajo

Desde UNIFA
Daniel Irazabal / Adolfo gandin Ocampo
Imagen Original
Los negativos han triunfado con el tema OVNI durante m√°s de 60 a√Īos. Ciertamente no ha habido escasez de proclamaciones fuertes y negativas de desacreditar el tema por parte de grupos e individuos que se niegan a revisar la evidencia. Estas proclamaciones incluyen la base falsa que no hay evidencia convincente, los datos s√≥lo anecd√≥ticos, para apoyar la noci√≥n que algunos OVNIS son de origen extraterrestre; que el testimonio de testigo ocular no puede ser creible; que ser√≠a imposible llegar a la Tierra de otra estrella u otra galaxia; que las maniobras a√©reas de ciertos ovnis ser√≠an imposibles; que los gobiernos no pueden mantener secretos; y muchas otras declaraciones igualmente insensatas. Asombra sinceramente con qu√© frecuencia uno encuentra a cient√≠ficos que hacen reclamos acerca de la ausencia de evidencia que relaciona a OVNIS. Mencionan tabloides, pero no hacen referencia alguna de revistas cient√≠ficas especializadas como The SEE o el Diario de Estudios de OVNIs. Ni revisan el cuerpo de evidencia en estudios cient√≠ficos a gran escala y tesis doctorales, de que hay por lo menos una docena. Todos coninciden que ha habido cantidad de informes anecd√≥ticos de llamados OVNIS, pero insisten que no hay ni una pizca de pruebas materiales.

El difunto Carl Sagan, un astrónomo prominente en Cornell y miembro de la Junta consultora Científica de la Fuerza aérea, probablemente hizo más que cualquier otro científico para conseguir que la gente se interese en la idea de vida inteligente extraterrestre. Participó en programas de televisión, como el "Show de la noche" de Johnny Carson, y recibió la atención de los medios norteamericanos. Su programa de televisión Cosmos fue visto por literalmente cientos de milllones de personas por todo el mundo, y la versión del libro tuvo enormes ventas. Aunque él no ignoró la pregunta acerca de la existencia OVNI, él ignoró la evidencia. Aunque redactó el libro OVNIS: Un Debate Científico, que incluyó papeles de varios contribuyentes, sus referencias a los estudios científicos mayores acerca de OVNIS son esencialmente inexistentes en su trabajo. Por ejemplo, él declaró: "hay avistamientos que son confiables y poco interesantes y otros que no son confiables. Pero no hay avistamientos que sean a la vez confiables e interesantes". Esto es una declaración extraordinaria teniendo en cuenta la evidencia científica a la que tuvo acceso. Fue Carl que a menudo indicó que reclamos extraordinarios requieren evidencia extraordinaria. Aparentemente escogió ignorar la evidencia extraordinaria. Hay ciertamente datos que indican la certeza de avistamientos interesantes. El Battelle Memorial institute en Columbus, Ohio, una organización que hace una cantidad considerable de investigación sumamente clasificada de gobierno financia y opera varios laboratorios federales, que realizaron el más grande estudio OVNI jamás hecho para la Fuerza aérea de Estados Unidos (USAF). Este estuvo bajo contrato de la División Extranjera de la Tecnología del USAF en Dayton, Ohio, y con título "Libro de Azul de Proyecto Especial de Informe No.14." (Project Blue Book).
Su prop√≥sito indicado fue determinar si alguno de los 3.201 reportes de avistamientos OVNI "representan desarrollos tecnol√≥gicos no conocidos para este pa√≠s," y para construir un modelo de un OVNI basado sobre los datos. El USAF public√≥ un comunicado de prensa oficial extensamente hecho p√ļblico el 25 de octubre de 1955, en que Donald Quarles, el Secretario de la Fuerza a√©rea, indic√≥, "por este estudio creemos que ning√ļn objeto como esos llamados popularmente platillos voladores sobrevuelan Estados Unidos. Siendo ciertamente que a√ļn el tres por ciento desconocido pudiera haber sido explicado como fen√≥menos o ilusiones convencionales si hubiese mas datos de observaci√≥n disponibles".

Este reporte fue una contradicci√≥n directa de las conclusiones, y totalmente falso. El Battelle Memorial Institute hizo una evaluaci√≥n de calidad de cada uno de los 3.201 casos y list√≥ cada informe en uno con varias categor√≠as, incluyendo informaci√≥n astron√≥mica, globos aerost√°ticos, etc√©tera, as√≠ como "desconocido" e "informaci√≥n insuficiente". Ning√ļn informe podr√≠a ser listado como desconocido a menos que las cuatro evaluadores finales del informe concordaran que fue un verdadero objeto desconocido. Cualquier otra designaci√≥n requiri√≥ s√≥lo dos votos. Quarles, y Sagan posteriormente y unos pocos detractores, reclamaron que un 3 por ciento exiguo de los avistamientos desconocidos no podr√≠a ser explicado. Sin embargo, un an√°lisis de los datos revela que un 21,5 por ciento estad√≠sticamente significativo, no 3 por ciento, fue listado en la categor√≠a desconocida. El 9,3 por ciento con informaci√≥n insuficiente fue listado separadamente de los desconocidos. Adem√°s, cuanto m√°s alta era la calidad del avistamiento, este fue listado como desconocido antes que ponerlo en la categor√≠a de informaci√≥n insuficiente. Esto es exactamente lo contrario de lo que tanto Quarles como Sagan reclaman. Un 35,1 por ciento de"Excelentes" avistamientos fueron catalogados como desconocidos, mientras s√≥lo 18,3 por ciento de los casos "pobres" fueron designados. No hay nada sorprendente aqu√≠. Obviamente uno esperar√≠a que a mejor calidad del caso, basado sobre la certeza y la experiencia de los observadores, la duraci√≥n de observaci√≥n, la distancia del testigo, etc√©tera, mayor seria la probabilidad de listarlo como un desconocido, si represent√≥ sinceramente un desarrollo tecnol√≥gico no conocido en Estados Unidos. En otro estudio cient√≠fico, presentado en el "Simposio de Objetos voladores no identificados" convocado por el Comit√© de Ciencia y Astron√°utica del congreso de Estados Unidos el 29 de julio de 1968, James E. McDonald, subdirector del Instituto de F√≠sica Atmosf√©rica y profesor titular de f√≠sica en la Universidad de Arizona, present√≥ un informe de 71 p√°ginas en su investigaci√≥n extensa en datos de OVNI. Hab√≠a hablado con m√°s de 500 testigos, y muchos de los mejores casos son incluidos entre los 41 casos que present√≥ en su informe "Declaraci√≥n en Objetos voladores no identificados". Carl Sagan hizo numerosos ataques a la realidad OVNI, pero fall√≥ en discutir las conclusiones positivas en cualquiera de los estudios cient√≠ficos a gran escala en su libro El Mundo y sus Demonios: La ciencia como una Vela en la Oscuridad. Es extra√Īo que Carl, un cient√≠fico respetado, mencionara art√≠culos del Weekliy World News, un tabloide, pero no los procedimientos de las Audiencias del Congreso (en que fue uno de seis cient√≠ficos que testificaron en persona), ni cualquiera de las otras indagaciones cient√≠ficas de gran calidad en la evidencia OVNI. Carl Sagan podr√≠a haber mencionado las conclusiones significativas de la Universidad de Estudio de Colorado en OVNIS. Eduardo U. Condon, un f√≠sico y el te√≥rico en la Universidad de Colorado, dirigieron una investigaci√≥n de proyecto financiado por Fuerza a√©rea de EEUU para investigar varios casos y para determinar los beneficios de cerrar el proyecto "Libro Azul", en su brazo oficial investigativo sobre el fen√≥meno OVNI. Al fin, un n√ļmero significativo de casos revisados por el comit√© de Condon quedaron sin explicaci√≥n. Los observadores protestaron por que el n√ļmero deb√≠a haber sido m√°s alto se√Īalando el hecho que Condon dejo de lado casos que ameritaban una gran atenci√≥n y que present√≥ claramente un tono negativo en sus declaraciones a la prensa. Algunos de los casos inexplicados que evit√≥ eran tan desconcertantes que los cr√≠ticos tuvieron dificultad para negar la realidad de estos osbjetos voladores poco convencionales. Sin duda Sagan ley√≥ el memor√°ndum extensamente hecho p√ļblico lleno de "artima√Īas", extraido de los archivos del ayudante de Condon , que indicaron, "La artima√Īa ser√≠a, pienso, que para describir el proyecto al p√ļblico, parezca ser un estudio totalmente objetivo pero, a la comunidad cient√≠fica, presentar√≠a la imagen de un grupo de no creyentes que ponen su mejor voluntad para ser objetivos, pero teniendo una esperanza casi cero de encontrar un plato volador". A pesar de la declaraci√≥n oficial hecha por Edward Condon que el comit√© no encontr√≥ evidencia para justificar una creencia que visitantes extraterrestres han penetrado nuestros cielos, la subcomisi√≥n especial de OVNI del Instituto norteamericano de la Aeron√°utica y la Astron√°utica encontr√≥ que el 30 por ciento de los 117 casos estudiados con todo detalle no podr√≠a ser identificado. Como hemos visto a trav√©s de estas p√°ginas, la verdad est√° en el cuerpo de evidencia, no en la negativa declaraci√≥n oficial pol√≠ticamente conveniente.

Carl Sagan no presto mucha atenci√≥n al libro de 1972 La Experiencia OVNI: Una Indagaci√≥n Cient√≠fica, escritos por el astronomo J. Allen Hynek, presidente del departamento de la astronom√≠a en la Universidad del noroeste y Consultor Cient√≠fico de la Fuerza en el Proyecto Blue Book durante m√°s de 20 a√Īos. Habr√≠a sido una excelente fuente de informaci√≥n para el. ¬ŅQuiz√°s podriamos postular basados sobre la ausencia de evidencia en los informes de Sagan que escogi√≥ ocultar o ignorar la evidencia de buena calidad mientras diseminaba propaganda falsa al p√ļblico norteamericano? Parece que esto podr√≠a ser el caso. Sagan y otros desacreditadores se han lamentado, "no hay un ejemplo de pruebas materiales que sostenga a√ļn la averiguaci√≥n m√°s casual". Esta declaraci√≥n es completamente falsa. Ignora evidencias f√≠sicas, como la imagen de radar , inclusive filmaciones de pantallas de radar y cintas de comunicaciones de voz con pilotos, de las que hay muchas. Por ejemplo, el famoso RB-47 caso del 17 de julio de 1957, implic√≥ una tripulaci√≥n sumamente adiestrada de Fuerza a√©rea de seis personas operando un avi√≥n de reconocimiento sofisticado en un avistamiento que dura 1,5 horas y cubri√≥ 700 millas. El OVNI fue observado visualmente y por el radar del avi√≥n. El equipo de se√Īal tambi√©n registr√≥ una venida de la se√Īal del objeto. En adici√≥n, el radar de tierra observ√≥ a ambos, el OVNI y el RB-47. James McDonald entrevist√≥ a todos los miembros de tripulaci√≥n, y el caso es tambi√©n descrito en un art√≠culo en la revista de Aeron√°utica. ¬ŅNo es extra√Īo que la velocidad de un autom√≥vil es registrada por polic√≠as que operan sus unidades de radar de mano y son aceptadas en el tribunal como evidencia de exceso de velocidad, pero la evidencia de radar y avistamientos visuales con m√ļltiples testigos que implican a personal profesional, observaciones prolongadas por personas sumamente adiestradas que utilizan instrumental sofisticado es ignorado casualmente en el tema OVNI?
Durante 40 a√Īos, Ted Phillips de Missouri, un recomendado del Dr. Hynek, ha estado reuniendo informes de casos de huellas f√≠sicas de todo el mundo. Para fechar, el n√ļmero de tales casos excede 3.800 de 90 pa√≠ses. Acerca de un-sexto implica informes de seres asociados con naves vistas en o cerca del suelo y observado generalmente aterrizar o levantar vuelo por m√°s de un testigo. Las huellas han sido fotografiadas, y han sido tomadas medidas de la composici√≥n de la tierra en la huella en comparaci√≥n con la composici√≥n fuera de ella. A menudo, la tierra afectada ya no desarrollar√° el crecimiento de las plantas, por contraste a las muestras del control, y tambi√©n no absorber√° humedad. Las resultados son sinceramente an√≥malos en comparaci√≥n con el surgimiento de hongos, luego que rel√°mpago golpea el terreno. A menudo es mencionado que solo hay datos anecd√≥ticos disponibles acerca de OVNIS, por ejemplo alguien que inform√≥ haber visto una luz vaga en el cielo. Esto es m√°s seudociencia sin base en la realidad. Seg√ļn el Diccionario de Webster, la "an√©cdota" es "una historia que narra un incidente o un hecho separados de una naturaleza interesante; un incidente biogr√°fico; un pasaje √ļnico de la vida privada". ¬ŅC√≥mo puede ignorar uno la mirada de investigaciones detalladas de avistamientos importantes, con evidencia que ha sido publicada? A menudo los detractores reclamar√°n que todos sabemos que las personas se pueden equivocar, por lo tanto el testimonio de testigo ocular no es de fiar. Por supuesto pueden equivocarse, pero el sistema legal acepta su testimonio para la revisi√≥n en un tribunal por casos legales. Este reclamo ignora totalmente el sencillo hecho de que la mayor√≠a de los avistamientos son testimonios en su mayor√≠a de testigos oculares fiables. Por ejemplo, muchos meteoritos han sido localizados en el suelo a consecuencia del testimonio proporcionado por testigos acerca de trayectoria breve del meteoro. Obviamente, el testimonio fue seguro. Asimismo, cuando un objeto brillante, similar a una estrella es reportado, y las cartas astronomicas son consultadas, nosotros a menudo encontramos que Venus tuvo la apariencia y ubicaci√≥n precisa de lo que fue descrito. En ese caso, la observaci√≥n fue precisa, pero la interpretaci√≥n estuvo equivocada. Sin embargo, si m√ļltiples testigos seguros informan un avistamiento de 10 minutos de un disco grande, silencioso, internamente iluminado, con forma oval suspendido a menos de 200 pies sobre del suelo, que se dispara de repente verticalmente hacia la atmosfera y desaparece en segundos, est√°ria correcto asumir que los testigos experimentaron una aberraci√≥n en su percepci√≥n? Podemos aceptar s√≥lo reportes que pueden ser explicados como acontecimientos mundanos y rechazar todos los informes que no pueden ser explicados? Hacer eso ser√≠a poco cient√≠fico. Hubo varios casos en el sur de California en los que testigos describieron un objeto brillante de alta velocidad que bajo a la costa cerca del crep√ļsculo. Las llamadas a la Base a√©rea de Vandenberg revelaron que Vandenberg AFB hab√≠a lanzado un cohete hacia la costa en el mismo momento pero todav√≠a hab√≠a luz del sol. Las observaciones de los testigos fueron exactas, pero la interpretaci√≥n de que fue un OVNI estuvo equivocada. Entonces, o los testigos hacen un trabajo razonablemente bueno de observaci√≥n o no. Sugerir que son concretos s√≥lo cuando lo observado resulta ser convencional es absurdo. Uno de las objeciones m√°s comunes a la idea de visitas extraterrestres es basado en la noci√≥n que un viaje a otros sistemas solares es imposible y que los detalles de los avistamientos no importan. Estos reclamos a menudo vienen de astr√≥nomos y de otros que no saben nada acerca de viajes espaciales, pero todav√≠a insisten en que esto toma demasiada energ√≠a, tomar√≠a demasiado tiempo, violar√≠a las leyes de la f√≠sica, etc√©tera. Esta evaluaci√≥n debe ser hecha por personas que poseen conocimientos en viajes espaciales, como cient√≠ficos que trabajan en el campo de la aeron√°utica, de la astron√°utica, y de viajes en el espacio interplanetario, as√≠ como f√≠sicos te√≥ricos. Como he mencionado anteriormente acerca de viajes espaciales, los auto proclamados expertos casi siempre han estado equivocados, porque hacen suposiciones totalmente inadecuadas y no han consultado la literatura cient√≠fica pertinente. Ellos a menudo establecen a realidades inciertas, como asumir que uno deberia ir a Andr√≥meda (m√°s de dos millones de a√Īos luz de distancia) o a trav√©s de la galaxia de V√≠a L√°ctea (cerca de 100.000 a√Īo luz). ¬ŅParecer√≠a m√°s racional centrarse en sistemas solares cercanos, antes que lejanos? Hay bien m√°s de 1.000 estrellas dentro de un rango de 55 a√Īos luz, del que por lo menos 5 por ciento son semejantes al sol y quiz√°s es muy probable la presencia de planetas. El hombre ya ha descubierto m√°s de 453 exoplanetas. El n√ļmero aumentar√° sin duda cuando el Observatorio de Espacio Kepler est√© en pleno funcionamiento y otros observatorios espaciales avanzados sean lanzados. Otra t√°ctica est√°ndar de los detractores es invocar el l√≠mite de Einstein de la velocidad de la luz. Normalmente, omiten mencionar que ese tiempo va m√°s despacio para cosas que se mueven cercanos a la velocidad de la luz y que tomar√≠a un a√Īo en aceleraci√≥n 1G para acercarse a esa velocidad. Pero descuidan el hecho de suma importancia que la Naturaleza proporciona much√≠sima energ√≠a para nuestros viajes en el espacio interplanetario, no en el lanzamiento. Por ejemplo, la nave espacial Cassini fue enviada alrededor de Venus, entonces entre la Tierra, y J√ļpiter recibir√° asistencia gravitacional libre en su viaje a Saturno. El Dr. Campbell (1945), estuvo equivocado por un factor de 300.000.000 en su c√°lculo del peso necesario inicial para el lanzamiento de un cohete propulsado qu√≠micamente capaz de conseguir poner a un hombre en la luna y regresarlo a casa. Adem√°s, los detractores del tema OVNI casi siempre parecen ignorar los beneficios de utilizar energ√≠a nuclear, que proporciona tanta m√°s energ√≠a por libra de peso que los propulsores qu√≠micos. En el caso de fusi√≥n, que proporciona la energ√≠a de todas las estrellas (y la bomba H) ha sido demostrado muchos veces que puede suministrar 10 millones de veces tanta energ√≠a por libra como lo producido por reacciones qu√≠micas. S√≠, el cohete Saturno V que lanz√≥ las misiones de Apolo fue un gigante, porque los cohetes qu√≠micos son menos eficientes que los sistemas nucleares, pero varios cohetes nucleares ya han sido probados, incluyendo, por ejemplo, el Phoebus de 7 pies de di√°metro, reactor de 2 B operado en Los Alamos en un nivel del poder de 4.400 megavatios (1969). Eso es dos veces el poder de Presa Grande de Coulee. Los portaaviones nucleares operaron durante 18 a√Īos sin reponer combustible. Eso ahorra una enorme cantidad de petr√≥leo. Nosotros los Terr√≠colas descubrimos en 1938 que las estrellas producen su energ√≠a por fusi√≥n nuclear. Mas tarde 1952, Am√©rica prob√≥ una bomba de fusi√≥n que produce tanta energ√≠a como haciendo estallar 10 millones de toneladas de TNT. Ha habido muchos material escrito en el uso de fusi√≥n nuclear para cohetes de espacio interplanetario que agotan part√≠culas que tienen 10 millones de veces la energ√≠a por part√≠cula como en el Saturno V. En resumen, hay muchas maneras de producir una gran cantidad de energ√≠a para propulsar una nave espacial. Una caracter√≠stica muy com√ļn a informes de objetos voladores que demuestran gran aceleraci√≥n, son las vueltas en √°ngulo recto, y otras maniobras que para un avi√≥n son son claramente imposibles y violar√≠an las leyes de la f√≠sica. En notas anteriores, algunas personas aseveran que cuando uno llega a 9 G, uno se muere.
Esto son tonterías, a menos que uno se estrelle contra una pared y no lleve el cinturon de seguridad, arneses de hombro, y un traje G.
Seamos claros: las leyes de la f√≠sica no dicen nada acerca de cu√°ntas G un cuerpo puede soportar. Los l√≠mites dependen de varios factores bien estudiados as√≠ como la biolog√≠a, inclusive la magnitud de la aceleraci√≥n, la direcci√≥n con respecto al cuerpo, y a la duraci√≥n de aceleraci√≥n. Un piloto entrenado puede realizar una tarea de rastreo mientras es acelerado en 14 G durante dos minutos. Los negativos tienen un problema verdadero con la posible motivaci√≥n alienigena , generalmente porque parecen no familiarizarla con la motivaci√≥n humana. En EEUU el presupuesto militar para 2009 fue cerca de $600 mil millones. Mucho del cual fue gastado en una gran variedad de sistemas de vigilancia operados por tales agencias como la Oficina Nacional de Reconocimiento, la Agencia Nacional de Seguridad, la CIA, DIA, FBI, OSI, ONI, y otros servicios de inteligencia. El prop√≥sito es de vigilar las actividades de enemigos potenciales para prevenir las tragedias como el ataque de Pearl Harbour del 7 de diciembre de 1941. Aunque sabemos poco acerca de alienigenas, parecer√≠a razonable asumir que cada civilizaci√≥n se preocupar√≠a sin duda por su propia supervivencia y seguridad. As√≠, tendr√≠an que mantener una vigilancia en sociedades primitivas en su vecindario c√≥smico, pero s√≥lo una vigilancia mas estrecha en en aquellas sociedades que presenten signos de llegar a ser una molestia para ellos. Consideremos todos los cambios tecnol√≥gicos en la Tierra, digamos entre 1900 y 1945. Hab√≠a por lo menos tres signos a fines de la Segunda Guerra Mundial que pronto (en un calendario c√≥smico) Terr√≠colas, cuya actividad primaria es guerra tribal, podr√≠an perturbar a civilizaciones extraterrestres. Durante la guerra, 1.700 ciudades fueron destruidas y 50 millones de Terr√≠colas fueron matados por su propia clase. Lo que surgi√≥ de la guerra fueron armas nucleares, cohetes poderosos como la alemana V-2, y el radar, indicando el principio de la edad electr√≥nica. ¬ŅNo asombra que el √ļnico lugar en la Tierra en julio 1947 donde todo esto podr√≠a ser estudiado fue al sudeste de Nuevo M√©xico? La primera bomba A fue estallada en julio 1945. V 2s capturados de los alemanes fueron probados all√≠ en la posguerra, y nuestro mejor radar rastreaba los vuelos de misiles. Roswell es tambi√©n en el sur de Nuevo M√©xico oriental. Es posible que haya varias razones para que los alienigenas vengan aqu√≠, pero sin duda el inter√©s propio ser√≠a una. (Motivos alienigenas posibles para visitarnos son discutidos con todo detalle en el libro de Stanton Friedman Platillos voladores y Ciencia).
Algunos se han opuesto totalmente a la idea de que una nave espacial alienigena hubiese chocado en Nuevo M√©xico en julio, 1947, porque un aparato lo suficientemente sofisticado para llegar la Tierra desde un planeta lejano no podr√≠a haber chocado a su arribo. En primer lugar, todas las indicaciones son que lo que choc√≥ cerca de Corona, al norte de Roswell, fue peque√Īo y por lo tanto muy probable un m√≥dulo de excursi√≥n de Tierra para el uso dentro de la atm√≥sfera, en comparaci√≥n con una nave nodriza enorme que es utilizada para transportar naves de exploraci√≥n mas peque√Īas desde otro sistema solar. Una triangulaci√≥n realizada por el ingeniero civil Martin Jacek, basada sobre el testimonio de m√°s de 30 testigos de un avistamiento de una nave nodriza enorme vista en el Yukon, indic√≥ que su tama√Īo oscilaba entre 0,6 y 1,2 millas de largo. No existe ning√ļn informe que algun veh√≠culo de esas dimensiones haya colisionado en la tierra, aunque unos mucho m√°s peque√Īos parecen haber chocado cerca de Azteca, Nuevo M√©xico, en marzo de 1948, seg√ļn la investigaci√≥n detallada de Scott y Suzanne Ramsey, y cerca de Varginha, Brasil, en 1996. Uno debe notar que dos transbordadores espaciales de NASA, a pesar de su comparativa sofisticacion, han chocado. El error del piloto, falla de componente, y acontecimientos inesperados e imprevisibles han sido responsables de muchos choques fatales de veh√≠culos en el aire. Parecer√≠a que los alienigenas no son m√°s perfectos que cualquier Terr√≠cola. Una objeci√≥n bastante extra√Īa a los OVNIS es que si un platillo habr√≠a chocado con tripulaci√≥n a bordo, sus compa√Īeros habr√≠an tratado de recuperarlos. Se deduce que como tal esfuerzo no fue realizado, por lo tanto no hubo choque, o, si hubo uno, fue un veh√≠culo a√©reo remotamente controlado. Esta teor√≠a es basada en dos nociones anticuadas:
1 Ningun esfuerzo fue hecho para recuperar la tripulación. De hecho, hubo varios avistamientos de OVNIS no demasiado lejos del sitio de choque de Nuevo México, y nosotros no sabemos lo que estaban haciendo alli.
Tampoco sabemos si hubo negociaciones para el regreso o la conservación de cuerpos extraterrestres.
2 La Marina de Estados Unidos trataría de asegurarse de que los cuerpos no sean descubiertos. Sin duda nosotros no tenemos razón para asumir que la Marina de EEUU y los extraterrestres adhieren a las mismas reglas. Quizás como una civilización avanzada ellos no adhieren al modelo materialista Occidental de ciencia. Los informes de posibles abducidos sugieren coherentemente que ellos no.
Una de las cr√≠ticas m√°s extra√Īas de la noci√≥n de visita extraterrestre es que ellos no pueden lucir parecidos a nosotros, que es la forma en que son descritos por observadores como humanoides. Sin embargo, el caso es que seres inteligentes deben tener los √≥rganos sensorios por encima, as√≠ pueden marcar a los enemigos m√°s r√°pidamente. Dos oidos proporcionan una mejor audici√≥n,. Dos ojos proporcionan profundidad en la percepci√≥n. Uno debe poder manipular peque√Īos y grandes art√≠culos y, por lo tanto se requiere algo como brazos y dedos. Las piernas ser√≠an requeridas a escapar de algunos enemigos. Adem√°s, nosotros no sabemos si tenemos una ascendencia com√ļn con los visitantes. Nosotros tambi√©n no sabemos de humanoides que respiren amoniaco, por ejemplo, no vayan a planetas que tienen una atm√≥sfera de amoniaco. La ciencia requiere que reunamos y revisemos los datos que tenemos, no pedir aquello que nosotros no tenemos. Tambi√©n debemos admitir que "no sabemos". Nosotros no debemos negarnos a investigar temas que se desv√≠an del punto de vista del establecimiento cient√≠fico.

¬ŅAlgunas personas dicen, "por qu√© no aterrizan ellos en el pasto de la Casa Blanca"? Esto presume que ellos no han tratado, aunque sabemos que hubo muchos avistamientos e im√°genes de radar de OVNIS sobre Washington, D.C., en el verano de 1952. Los jet del ej√©rcito ahuyentaron los platillos. Debe ser obvio que una nave extraterrestre este bien enterada que han sido marcados por muchas redes diferentes de radar, porque es f√°cil de determinar su se√Īal. Ellos ciertamente saben que sabemos que est√°n aqu√≠.

Se sabe indudablemente que hubo tentativas realizadas, por lo menos en 1952, para derribarlos por √≥rdenes oficiales de la Fuerza a√©rea de EEUU. Esa es apenas una manera amistosa de responder a visitantes. Tambi√©n debe ser notado que ninguna petici√≥n para el permiso para volar U-2 aviones esp√≠as sobre la Uni√≥n Sovi√©tica durante la guerra fr√≠a de los a√Īos cincuenta fueron hechos. Por qu√© esperar√≠amos que los extraterrestres nos pidan permiso para vigilar los cielos de la Tierra y a sus habitantes?
Teniendo en cuenta la enorme cantidad de actividad realizada en secreto por varios gobiernos, es dif√≠cil de imaginarse que ser√≠amos informados si tal permiso hab√≠a sido solicitado. All√≠ pareciera ser que algunas personas tienen la convicci√≥n de que los gobiernos no podr√≠an mantener un secreto como la recuperaci√≥n de un platillo volador estrellado durante 62 a√Īos. Los astr√≥nomos y los especialistas de SETI son las voces m√°s fuertes en esta corriente de opini√≥n. Casi invariablemente, ellos no han trabajado en programas sumamente clasificados y no tienen la menor idea de los gastos enormes de tales cosas, especialmente esos conocidos como programas "con presupuesto en negro". Estos art√≠culos no aparecen directamente en presupuestos del congreso. El problema es que los acad√©micos no pueden imaginar programas con billones de d√≥lares de presupuesto fuera de los libros contables. El Distrito de Ingenier√≠a de Manhattan, estableci√≥ para desarrollar la bomba at√≥mica durante la Segunda Guerra Mundial un gasto de m√°s de $2 mil millones que implic√≥ tambi√©n la participaci√≥n de m√°s de 60.000 personas y por supuesto esto represent√≥ much√≠simo dinero en aquel momento. Aunque fue vicepresidente de Estados Unidos, Harry Truman no estuvo enterado del programa hasta 13 d√≠as despu√©s de que lleg√≥ a ser presidente sobre la muerte de Presidente Roosevelt. Los especialistas de SETI insisten que ellos no mantendr√°n secretos. Cuando reciben una se√Īal extraterrestre de radio, y esta ha sido verificada utilizando su protocolo, ellos informar√°n al mundo. Tal acontecimiento ciertamente aumentar√≠a sus presupuestos de investigaci√≥n, pero estas cantidades son papitas comparadas a los gastos para el desarrollo de una variedad de sat√©lites esp√≠as y avi√≥nes de alto desempe√Īo. Los secretos son f√°ciles de mantener. Las √ļnicas personas que tienen acceso a la informaci√≥n secreta deben tener un pase libre apropiado de seguridad y una valida "necesidad de saber" esa informaci√≥n particular. Algunas personas parecen pensar que todos con un pase libre Secreto tienen acceso a todos los materiales Secretos. Esto es totalmente falso. Otros han reclamado que todo El material clasificado es desclasificado despu√©s de un cierto espacio de tiempo, como 25 a√Īos. Otra vez, esto simplemente no es verdad. Otros detractores se manejan con un tacto diferente: el descubrimiento de la vida extraterrestre ser√≠a el descubrimiento m√°s grande en la historia de hombre (apenas, si s√≥lo implica una se√Īal de radio de un planeta lejano), y as√≠ ser√≠a anunciado. Pero considera las implicaciones de una visita de un platillo: los pilotos de un platillo tendr√≠an una tecnolog√≠a de vuelo que cada naci√≥n desear√≠a duplicar, porque le proporcionar√≠a mejor manejo de armas y sistemas de defensa. La regla b√°sica es muy sincera: uno no puede decir quienes son amigos sin saber quienes son enemigos. Todos los pa√≠ses asumen que tienen enemigos (de otro modo por qu√© los gastos inmensos de defensa)? Esta preocupaci√≥n b√°sica es el hecho sencillo de que todos en el poder quieren perpetuarse en el mismo y esto puede ser logrado manteniendo cierta informaci√≥n en secreto. S√≠, algunos documentos anteriormente clasificados acerca de OVNIS han sido liberados por agencias de gobierno de EEUU. Las gente comenz√≥ a re√≠rse inmediatamente cuando fueron mostrados documentos OVNI de la CIA todos literalmente pintados de negro y blanqueados los documentos OVNI de NSA. Bajo la Libertad del Acta de Informaci√≥n, uno puede obtener 156 p√°ginas del esteos documentos, pero solo puede leer solo algunos renglones por p√°gina con los dem√°s blanqueados fuera. ¬ŅNing√ļn encubrimiento? Aqu√≠ les dejo una oraci√≥n sencilla que ilustra el problema: El General de la USAF Carroll Bolender indic√≥ en octubre 1969, "Informes de OVNIS que podr√≠an afectar la seguridad nacional son hechos de acuerdo con JANAP 146 o Regulaci√≥n de Fuerza a√©rea 55-11 y no son parte del Sistema de Libro azul (Blue Book)". Ninguno de los principales diarios The New York Times, el Poste de Washington, el Tiempo, ni Newsweek han notado esta declaraci√≥n shockeante. Estos informes por supuesto, son de los casos m√°s importantes. En el resumen, hay una enorme cantidad de informaci√≥n indicando que la Tierra es frecuentada por naves espaciales extraterrestres avanzadas, a pesar de los reclamos vociferantes contrarios hechos por individuos educados que no han revisado la evidencia. Es un hecho que informaci√≥n substancial ha sido retenida y que los medios y las comunidades cient√≠ficas han evitado sus responsabilidades. El tiempo para que ambos grupos tomen responsabilidades p√ļblicas para buscar la verdad es ahora.


Stanton Friedman (29 de julio de 1934) es un Físico nuclear Canadiense (Tambien es ciudadano Americano) y ufólogo, actualmente reside en Fredericton, New Brunswick, Canadá.
www.stantonfriedman.com
Material extraido del libro de Friedman: La ciencia estaba equivocada (2010)




Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1938