ES VEDRA , el cementerio de ovnis

Fecha 11/9/2011 22:11:33 | Tema: UNIFA Argentina

Hace miles de a√Īos, el islote de Es Vedr√†, de 385 metros de altura, formaba una masa con la isla de Ibiza y al separarse qued√≥ como un ‚Äúcentinela de piedra‚ÄĚ al que popularmente se le atribuyen propiedades de acumulaci√≥n de energ√≠a.

Informa desde UNIFA
Adolfo Gandin Ocampo

Imagen Original
Hace miles de a√Īos, el islote de Es Vedr√†, de 385 metros de altura, formaba una masa con la isla de Ibiza y al separarse qued√≥ como un ‚Äúcentinela de piedra‚ÄĚ al que popularmente se le atribuyen propiedades de acumulaci√≥n de energ√≠a. Su irradiaci√≥n magn√©tica, a la que se compara con la emitida por las pir√°mides egipcias, las piedras de Stonehenge o las estatuas de la isla de Pascua, envolver√≠a toda la isla.
Se cree que su nombre procede de la presencia en la zona de un antiguo pueblo indoario que m√°s tarde dio origen a los ligures y los celtas. Se ha sugerido que junto al pe√Ī√≥n de Ifach y la costa sudoeste de Mallorca forman una especie de ‚ÄúTri√°ngulo de las Bermudas‚ÄĚ donde las palomas mensajeras se pierden y los ovnis se esconden en sus aguas. Para llegar desde Ibiza hay que ir hasta la carretera del puerto de San Antonio, frente a Cala d‚ÄôHort. El acceso al islote es exclusivamente por mar y en embarcaciones privadas y con permiso. Es fuente de inspiraci√≥n para artistas y m√≠sticos de todas procedencias.
En una de sus grutas vivi√≥ numerosos retiros espirituales el misionero carmelita Francisco Palau durante el siglo pasado, en cuyas obras hace referencia a extra√Īas visiones de seres de luz, que a la hora actual podr√≠an ser relacionadas con el fen√≥meno ovni. Existen tambi√©n testimonios documentados de marinos y pescadores que aseguran haber visto pasar o navegar bajo sus embarcaciones extra√Īas luces entrando y saliendo del agua. Inclusive hay quien defiende la teor√≠a de que al ser una pir√°mide natural que irradia energ√≠a, los ovnis se aproximan para cargarse de dicha energ√≠a magn√©tica o tal vez para esconderse en sus profundas y tranquilas aguas.

El caso Manises.

En 1979, un avi√≥n Caravelle de la compa√Ī√≠a TAE con 109 pasajeros, procedente de Salzburgo hizo escala en Mallorca antes de seguir rumbo a Las Palmas. A medio camino y sobre las 23.00 horas, el piloto Francisco Javier Lerdo de Tejada y su tripulaci√≥n observaron una serie de luces rojas que se dirig√≠an hacia la propia aeronave provocando un gran nerviosismo en la tripulaci√≥n. El comandante pidi√≥ informaci√≥n sobre las extra√Īas luces, pero ni el radar militar de Torrej√≥n de Ardoz en Madrid, ni el centro de control de Barcelona pudieron dar una explicaci√≥n del fen√≥meno. Para evitar una posible colisi√≥n, el comandante elev√≥ su aparato, pero las luces hicieron lo mismo y se colocaron a apenas medio kil√≥metro del avi√≥n. La imposiblidad de hacer una maniobra para esquivarlas provoc√≥ que el comandante se viese forzado a desviar su rumbo y aterrizar de emergencia en el aeropuerto de Manises, en Valencia. Es la primera vez en la historia que un avi√≥n comercial se ve obligado a aterrizar de emergencia debido a un supuesto avistamiento ovni, ya que el objeto no identificado estaba violando todas las normas b√°sicas de seguridad.

Las luces detuvieron la persecuci√≥n antes del aterrizaje. Tres formas no identificadas fueron detectadas finalmente por el radar. El tama√Īo de aquella forma luminosa fue calculado en unos 200 m de di√°metro, y fue observado por numerosos testigos. Una de las extra√Īas formas pas√≥ muy cerca de la pista de aterrizaje. Incluso se llegaron a encender las luces de emergencia en previsi√≥n de que aqu√©l fuera un vuelo no registrado en situaci√≥n de emergencia. Al d√≠a siguiente, sobre las 0.40 horas, un Mirage F-1 despeg√≥ de la cercana base a√©rea de Los Llanos en Albacete con el objetivo de identificar el fen√≥meno. El piloto, Fernando C√°mara, capit√°n del Ej√©rcito del Aire, tuvo que aumentar su velocidad hasta 1,4 mach para finalmente distinguir una forma troncoc√≥nica que cambiaba de color, aunque enseguida el artefacto desapareci√≥ de su vista. El piloto recibi√≥ informaci√≥n sobre un nuevo eco del radar, que indicaba que un nuevo objeto, o quiz√°s el mismo, estaba sobre Sagunto. Cuando el piloto se acerc√≥ lo suficiente, el objeto aceler√≥ y desapareci√≥ de nuevo. Pero esta vez, los sistemas el√©ctricos del caza fue fueron inutilizados. Finalmente, ocurri√≥ lo mismo por tercera vez, y esta vez el ovni desapareci√≥ definitivamente rumbo a √Āfrica. Tras hora y media de persecuci√≥n, y debido a la falta de combustible, el piloto tuvo que volver a su base sin resultados.

El caso no est√° cerrado y sigue siendo fruto de debates y todo tipo de explicaciones.



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1796