VISITANTES DE DORMITORIO

Fecha 24/6/2009 21:55:00 | Tema: Abducciones

VISITANTES DE DORMITORIO: Aspectos fisiológicos de los visitados.
Por Eduardo y Liliana Grosso

Agradezco a estos grandes amigos el aporte realizado
Adolfo gandin Ocampo
A lo largo de nuestras investigaciones sobre estas visitas extra√Īas y extraordinarias tambi√©n, debimos poner mucho √©nfasis para encontrar denominadores comunes, adem√°s del muy estudiado S√≠ndrome de Estr√©s Post Traum√°tico.
Las circunstancias de estas experiencias se repet√≠an continuamente, siguiendo un patr√≥n que, seg√ļn los datos que obten√≠amos de investigadores extranjeros, era casi exacto. Las √ļnicas diferencias que pudimos encontrar aqu√≠, fueron que los protagonistas recuerdan conscientemente gran parte, si no toda, la experiencia (no hizo falta emplear la hipnosis) y que todo suced√≠a en el dormitorio.
El hecho de que todos nuestros investigados presentaran cicatrices, algunos con el recuerdo conciso del visitante manipulando un instrumento sobre su piel o introduciéndolo en el cuerpo, nos hizo reflexionar en la necesidad de aglutinar los casos bajo pautas comunes en las condiciones del protagonista.
Así dirigimos nuestra atención sobre las características genéticas, orgánicas o fisiológicas de estas personas.
Comenzamos buscando en ellos una constante en cuanto a grupos sanguíneos y factor RH.
Nos sorprendió encontrar el mismo grupo y factor en todos: 0 RH+
Sin embargo notamos que algo importante ocurría en cuanto al grupo y factor sanguíneo de la descendencia.
Los hijos de los protagonistas, no tienen la sangre, esto es, grupo y factor sanguíneo de ninguno de los dos progenitores.
Genéticamente, por las leyes de la herencia, si el padre es portador de sangre del grupo 0, factor RH+ y la madre, a la vez, tiene sangre del grupo B del mismo factor RH+, los hijos deberían tener o uno u otro, o sea, o 0RH positivo o bien BRH positivo (cero RH positivo o B RH positivo).
Pero nos hemos encontrado con descendencia que difiere en grupo con respecto a sus padres en varios casos, conservando el mismo factor RH. Y en otros casos, cambiando el factor y no el grupo.
Por supuesto, nos lleva esto a pensar que se est√°n llevando a cabo en nosotros, algunos cambios, algunas mutaciones asociadas con los visitantes extra√Īos.
Es evidente que las cicatrices responden a un plan muy bien orquestado.
Hemos notado que todas ellas, se hallan sobre huesos.
Es en esos lugares, donde se advierten punciones.
Estas son (observadas hasta el momento):
1- Clavícula zona izquierda.
2- Costillas debajo de la axila izquierda.
3- Cadera, sobre el hueso Ilíaco, zona derecha.
4- Pierna, sobre la Tibia, pierna derecha.
También se han registrado hemorragias por nariz, oídos, recto (en los hombres) y vagina.
Los cortes con apariencia de cicatriz aparecen detr√°s de la oreja derecha y en la espalda.
Podríamos suponer, que las punciones o puntos observados obedecen a extracciones, mientras los sangrados tal vez a introducción de objetos (como sondas).
Como pudimos observar, el fenómeno abarca familias enteras, de padres a hijos y nietos. Pero los indicadores que manejamos, nos dicen que comienzan por el portador de sangre 0 RH +.
Dentro de las observaciones realizadas, nos percatamos de alg√ļn tipo de anomal√≠a fisiol√≥gica, en oportunidades concretas, por ejemplo, luego de un encuentro con los seres, o cuando el protagonista sufre ac√ļfenos (silbidos ensordecedores en los o√≠dos). Durante la noche, el visitado produce grandes cantidades de orina. Como hemos descripto en otros foros, hemos tenido informaci√≥n de casos donde el protagonista debe levantarse entre 8 y 10 veces, interrumpiendo el sue√Īo.
Lo curioso es que a pesar de ello, vuelve a dormir.
Tal vez, el fen√≥meno se deba a alg√ļn tipo de radiaci√≥n remanente (u ondas de baja frecuencia) que acompa√Īa al aparato o al visitante.
Otra modificaci√≥n observada en los visitados, en relaci√≥n con las marcas del cuerpo, luego de producidas, es que se advierte un leve aumento de los gl√≥bulos blancos. Generalmente, los profesionales no encuentran foco infeccioso alguno. Por lo tanto puede ser una reacci√≥n defensiva solamente, ante la intrusi√≥n en el cuerpo de elementos extra√Īos.
S√≠ hemos advertido en nuestros investigados una mejor y r√°pida cicatrizaci√≥n ante heridas y quemaduras producidas com√ļnmente (accidentes de trabajo, en el hogar, etc.).
También, presentan alergias en mucosas y vías respiratorias.
Lo que √ļltimamente ha llamado nuestra atenci√≥n es que presentan una molestia en la garganta. Tienen la sensaci√≥n de que una esferita se dilata y se contrae en la zona media de la faringe, a veces, con mucho dolor y picaz√≥n. En algunos casos trae disfon√≠as al tocar las cuerdas vocales. En todos los casos, el diagn√≥stico ha sido faringitis por alergia.
Consultamos con el Dr. Norberto Arias, Profesor de la Cátedra de Histología en la Universidad de Buenos Aires, con respecto a nuestras observaciones (sin revelar la verdadera investigación).
√Čl nos confirm√≥ que por las leyes de la herencia, los hijos llevan la sangre de uno de sus padres o bien la combinaci√≥n de ambas.
Por lo tanto los casos investigados presentan anomalías que no podemos explicar eficientemente, ya que pudimos comprobar que no existe adopción.
Es singular que a pesar de no tener la sangre de sus padres, comprobamos en nuestros investigados otros rasgos hereditarios como por ejemplo, una deformación de la vesícula biliar idéntica a la que tiene el padre.
Con respecto al fen√≥meno de las grandes descargas de orina, el Dr. Arias nos indic√≥ que el centro disparador de la di√©resis se encuentra en la regi√≥n del hipot√°lamo en el cerebro, que puede ser estimulado con una corriente electromagn√©tica. Lo cual podr√≠a explicar esta reacci√≥n, asociada con la visita y con el zumbido que se produce en el o√≠do. Con respecto a esto √ļltimo, podemos especular sobre alg√ļn dispositivo que los extra√Īos introducen en el cuerpo, que sea capaz de emitir alguna corriente electromagn√©tica suave.
En los √ļltimos casos investigados durante el a√Īo 2007 y 2008, hemos comprobado mediante an√°lisis cl√≠nicos la falta de algunos minerales, como por ejemplo: litio. Esto produce una merma importante en la calidad de vida de la persona.
En la gran mayoría de los casos en que el abducido es de sexo femenino, se produjo una temprana maduración de los órganos genitales.
En tres de estos casos, las protagonistas recuerdan una p√©rdida hemorr√°gica entre los 6 y 7 a√Īos de edad. En otros dos casos, la menarca (primer sangrado menstrual) se produjo a los 9 a√Īos de edad.
No podemos dejar de recordar, que en uno de los casos investigados, la testigo sufre una punci√≥n en el vientre, percibiendo un agudo dolor en el √ļtero, que hasta ese momento presentaba un fibroma. Este fibroma estaba produciendo fuertes hemorragias en la mujer de s√≥lo 27 a√Īos de edad, que cesaron luego de la supuesta intervenci√≥n de estas criaturas. La protagonista de este episodio, lleva a t√©rmino un embarazo normal producido a los pocos meses. Las ecograf√≠as de control que se realizaron, mostraron un √ļtero sano, sin rastros del fibroma anteriormente diagnosticado.
En cuanto al aspecto psicológico de los testigos investigados, hemos notado un muy buen dominio emocional a pesar de las experiencias traumatizantes vividas.
Todos ellos son personas l√ļcidas, con claro sentido com√ļn, alto coeficiente intelectual, en muchos casos profesionales t√©cnicos, que no hacen de estos episodios la culminaci√≥n de sus vidas, ni buscan publicidad.
Hemos encontrado en ellos gran sensibilidad artística, humildad, y una visión humanitaria muy desarrollada.
En casi todos los casos, luego de las visitas, nuestros entrevistados han dado muestras de un aumento en sus capacidades paranormales y tambi√©n la aparici√≥n de psicorragia (desborde incontrolado de Psi) produciendo los denominados Poltergeist (t√©cnicamente: Psicoquinesis Espont√°nea Recurrente), que se asocian a estados de estr√©s. Es llamativo el hecho de que la mayor cantidad de fen√≥menos paranormales de tipo Psi Kappa (es decir, cuando la mente interfiere o interact√ļa con la materia) est√©n relacionados con elementos el√©ctricos o electr√≥nicos. Suele ocurrir que las luces de la casa se enciendan o apaguen solas, como as√≠ tambi√©n las de alumbrado p√ļblico. Descomponen computadoras, televisores o cualquier aparato electr√≥nico con solo tocarlo y a veces, pasando cerca. Hemos podido notar la presencia de campos magn√©ticos alrededor de estas personas.
En uno de los √ļltimos casos investigados, pudiendo concurrir a la ma√Īana siguiente de haber sufrido la experiencia, con nuestro m√©dico el Dr. Italia, no se le pod√≠a encontrar el ritmo card√≠aco a la protagonista, eso nos hace especular sobre un desfasaje en el tiempo, ya que, adem√°s, casi siempre los relojes quedan alterados por la presencia de estos seres.
La experiencia indica que los protagonistas no atribuyen estas condiciones a los episodios con los visitantes de dormitorio.
¬ŅQu√© buscan los ET con estas visitas? Aparentemente existe un gran inter√©s por parte de estos extra√Īos en la gen√©tica humana, en su reproducci√≥n y en sus emociones.
De este punto en adelante, sólo podemos especular, sin tomar el lector nuestras ideas como ciencia cierta.






Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=171