LEONARDO DA VINCI :: EL HOMBRE DEL RENACIMIENTO

Fecha 21/7/2011 3:20:00 | Tema: OFFTOPIC

Imagen Original


Fue un personaje que se destacaba por su profunda pasión por el conocimiento y la investigación, claros principios que destacaban su obra. Se constituyó en un claro innovador en el campo de la pintura dando lugar a la evolución del arte italiano durante mas de un siglo después de su muerte. Por otra parte, también se destacó en el campo de la ciencia, sus investigaciones en las áreas de anatomía, óptica e hidráulica, anticiparon muchos avances de la ciencia moderna.


Hacia el siglo XV la península itálica estaba dividida en varios estados independientes, gobernados por diferentes familias que luchaban entre sí por el ejercicio del poder. Por ese entonces, Italia no era un país unificado como observamos en la actualidad. Las ciudades más importantes estaban constituidas por Nápoles en el Sur, Roma en la parte del centro (controlada por los Papas de la Iglesia Católica Romana) y , al norte, Florencia, Milán y Venecia.

Leonardo Di Ser Piero da Vinci hijo natural e ilegitimo de Ser Piero da Vinci (un notario florentino), nació el 15 de abril de 1452, en una casa de

Anchiano ‚Äďa tres kil√≥metros del pueblo toscano de Vinci‚Äď. Fue criado en la casa de su abuelo paterno y Ser Piero arregl√≥ que la madre, una campesina llamada Caterina, se casara con un aldeano vecino, mientras que √©l se cas√≥ con otra mujer. M√°s tarde, sus padres tuvieron m√°s hijos, cada uno en su respectivo matrimonio, lo que le dio a Leonardo un total de 17 medios hermanos y hermanas, con quienes siempre mantuvo contacto.

Tanto Leonardo como su padre se mudaron a Florencia, donde el joven recibi√≥ la m√°s exquisita educaci√≥n que la ciudad ‚Äďcentro art√≠stico e intelectual de Italia‚Äď pod√≠a ofrecer. Adem√°s, tuvo acceso a valiosos libros de la biblioteca familiar y de amigos de su padre. Se lo describe como elegante, persuasivo en la conversaci√≥n y un extraordinario m√ļsico e improvisador.

A los 15 a√Īos, su padre lo envi√≥ como aprendiz al taller de Andrea del Verrocchio, el artista m√°s importante de Florencia, escultor, pintor y orfebre. All√≠ Leonardo cultiv√≥ su apasionada preocupaci√≥n por la calidad y su inter√©s en expresar la movilidad vital de la figura humana. Estas tempranas preocupaciones se constituyeron en elementos importantes en la formaci√≥n art√≠stica de Leonardo, quien se inici√≥ en diversas actividades, desde la pintura de retablos y tablas, hasta la elaboraci√≥n de grandes proyectos escult√≥ricos en m√°rmol y bronce.

En esta etapa de su formación, el joven también estudió la anatomía humana, participando en la disección de cadáveres de criminales en la facultad médica. Entonces no existían la refrigeración o la conservación con formol y los cuerpos se descomponían muy rápido, por lo que Leonardo trabajaba velozmente, realizando observaciones y apuntes, movido por su gran curiosidad.

A su vez, estas investigaciones en el área de la anatomía, le permitieron conocer las proporciones físicas de las personas, logrando figuras de asombrosa exactitud al representar la figura humana (cuyo "ideal" siempre buscó).

Finalizada la etapa de su formaci√≥n, Leonardo form√≥ parte del gremio de pintores de Florencia. A los 20 a√Īos ya era maestro independiente (con un estilo propio y original) aunque permaneci√≥ como asistente en el taller de Verocchio, interes√°ndose mucho por descubrir nuevas t√©cnicas para trabajar al √≥leo. Su reputaci√≥n crec√≠a y los encargos aumentaban. Se dice que su talento era tal, que Verocchio decidi√≥ ya no pintar m√°s.

A la edad de 30 a√Īos, movido por la b√ļsqueda de nuevos retos y mejores ingresos, se traslad√≥ a Mil√°n, donde entro al servicio de Ludovico Sforza, duque de Mil√°n y embajador de Florencia. Leonardo hab√≠a escrito una carta al duque en la que ofrec√≠a sus servicios como pintor, escultor y arquitecto, adem√°s de ingeniero, inventor e hidr√°ulico. Afirmaba que pod√≠a construir puentes port√°tiles, que conoc√≠a las t√©cnicas para realizar bombardeos, construir barcos y veh√≠culos acorazados, ca√Īones, catapultas y otras m√°quinas de guerra.

As√≠, permaneci√≥ durante 17 a√Īos en esa ciudad, trabajando en proyectos de todo tipo, tanto art√≠sticos como cient√≠ficos, en los que el deseo de experimentar era su principal objetivo. Las principales preocupaciones de Da Vinci se centraban en las leyes de movimiento y propulsi√≥n. Sus esfuerzos estaban depositados en el estudio de la ingenier√≠a militar donde desarrollo m√©todos para disparar catapultas y desviar r√≠os, sirviendo al Duque como ingeniero y arquitecto en sus numerosas empresas militares. Incluso tambi√©n fue m√ļsico y organizador de fiestas, inventando ingeniosos mecanismos para los espect√°culos teatrales, torneos y festivales del Duque.

Sin embargo, esta dedicaci√≥n hacia el duque, no le imped√≠a realizar ocasionales encargos art√≠sticos para Florencia, que frecuentemente dejaba inacabados, ya que lo absorb√≠an sus m√ļltiples intereses. Estudi√≥ a Euclides con el matem√°tico italiano Luca Pacioli y lo ayud√≥ en su c√©lebre obra "La Divina Proporci√≥n". Tambi√©n empez√≥ a explorar los principios del vuelo humano y continu√≥ sus estudios de anatom√≠a.

Su estudio en Milán estaba lleno de actividad con sus aprendices y estudiantes, para los cuales escribió los textos que más tarde agruparía en su "Tratado de la Pintura".

Su obra m√°s importante del periodo milan√©s son las dos versiones de la "Virgen de las Rocas", donde aplica el esquema de composici√≥n triangular que encierra a la Virgen, el Ni√Īo, San Juan y el √Āngel, y por otro lado, utiliza por primera vez la t√©cnica del sfumato.

A su vez, durante dos a√Īos trabaj√≥ en su obra maestra "La √öltima Cena", pintura mural para el refectorio del monasterio de Santa Maria delle Grazie, en la que recrea un tema tradicional de manera completamente nueva. En lugar de mostrar a los doce Ap√≥stoles aislados, los presenta agrupados de tres en tres, dentro de una din√°mica composici√≥n. Sin embargo, su empleo experimental del √≥leo sobre yeso seco provoc√≥ problemas t√©cnicos que condujeron a su r√°pido deterioro tres a√Īos despu√©s. Desde 1726 se llevaron a cabo intentos fallidos de restauraci√≥n y la pintura resisti√≥ a varias guerras, incluyendo los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

A fines de los setenta, se inició un programa de restauración de la obra, haciendo uso de las más modernas tecnologías, dando lugar a ciertas mejoras. Aunque la mayor parte de la superficie original se ha perdido, la grandiosidad de la composición y la penetración fisonómica y psicológica de los personajes dan una vaga visión de su pasado esplendor.

Durante su larga estancia en Mil√°n, Da Vinci realiz√≥ otras pinturas y dibujos, la mayor√≠a de los cuales no se conservan; escenograf√≠as teatrales, dibujos arquitect√≥nicos y modelos para la c√ļpula de la Catedral de la ciudad.

Ahora bien, su mayor encargo fue el monumento ecuestre en bronce a tama√Īo colosal de Francesco Sforza, padre de Ludovico, para su ubicaci√≥n en el patio del castillo Sforzesco, en la que Leonardo trabaj√≥ durante 16 a√Īos. Sin embargo, en diciembre de 1499, la familia Sforza fue expulsada de Mil√°n por las tropas francesas. Leonardo dej√≥ la estatua inacabada y √©sta fue destruida por los arqueros franceses.

Ante la invasi√≥n de Mil√°n por las tropas de Francia, Da Vinci regresa a Florencia y comienza a desempe√Īarse como ingeniero militar. No obstante, tambi√©n continu√≥ sus estudios en anatom√≠a realizando m√ļltiples disecciones, mejorando y perfeccion√°ndose.

Luego, viaj√≥ un a√Īo a Roma y entr√≥ al servicio de C√©sar Borgia, hijo del Papa Alejandro Sexto. En este lugar realizo trabajos como arquitecto e ingeniero mayor de Borgia. En este sentido, Leonardo supervis√≥ las obras en las fortalezas de los territorios papales del centro de Italia, viaj√≥ con su ej√©rcito y dise√Ī√≥ un puente para cruzar el golfo de Estambul (que no lleg√≥ a construirse) pero que hoy en d√≠a es considerado perfectamente viable por los ingenieros modernos.

A su vez, fue miembro de la comisi√≥n de artistas encargados de decidir sobre el adecuado emplazamiento del David de Miguel √Āngel en Florencia. Adem√°s ejerci√≥ como ingeniero en la guerra de esta ciudad contra Pisa y conoci√≥ a Maquiavelo, autor de "El Pr√≠ncipe", quien lo ayud√≥ a conseguir el encargo de pintar "La Batalla de Anghiani".

Durante su segundo periodo florentino, pint√≥ varios retratos, pero el √ļnico que se ha conservado es el de la "Mona Lisa", el m√°s famoso de toda la historia de la pintura, tambi√©n conocido como "La Gioconda". Esta pintura recibe esta denominaci√≥n al identificarse a la modelo del retrato como Lisa Gherardini, la esposa de Francesco del Giocondo. Sin embargo, se han construido varias hip√≥tesis sobre su verdadera identidad, incluyendo la teor√≠a de que es un autorretrato del artista.

Esta obra maestra de Da Vinci contiene una serie de innovaciones técnicas como el sfumato y el claroscuro, además de la enigmática sonrisa de la retratada. Incluso, muchos expresan que Leonardo sentía una gran predilección por esta pintura, ya que la llevaba consigo en todos sus viajes.

Luego regresó a Milán, en donde fue nombrado pintor de la corte de Luis XIII de Francia, quien residía por entonces en esa ciudad italiana. Allí, trabajó como pintor e ingeniero. Además, en esta época retomó sus estudios de anatomía, urbanismo, óptica e ingeniería hidráulica.

Durante seis a√Īos, Leonardo organiz√≥ su vida entre Mil√°n y Florencia, donde a menudo visitaba a sus hermanastros y hermanastras, quienes (para su infortunio) crearon un artilugio para dejarlo sin herencia a la muerte de su padre. Sin embargo, tras la muerte de un t√≠o muy querido, Da Vinci logr√≥ evadir las artima√Īas de sus medios hermanos, y obtuvo tierras y dinero como parte de la herencia que le correspond√≠a.

Luego se establecio por tres a√Īos en Roma bajo el mecenazgo de Giuliano de M√©dicis, pariente del Papa Le√≥n Diez. Por ese entonces, se alojaba en el Palacio del Belvedere en el Vaticano, residencia del Papa, ocup√°ndose fundamentalmente de experimentos cient√≠ficos y t√©cnicos. La √ļnica prohibici√≥n que le impuso el Papa para sus estudios en anatom√≠a y fisiolog√≠a humana fue disecar cad√°veres, lo que limitaba considerablemente las investigaciones. Aunque apartado de la bulliciosa vida social y art√≠stica del Vaticano, dominada por Rafael y sus seguidores, era reconocido y honrado por sus logros.

A la muerte de Giuliano de Medici, acept√≥ la invitaci√≥n del Rey Francisco I de Francia para trasladarse a su corte de Fontainebleu, donde se desempe√Īar√≠a como "Primer Pintor, Ingeniero y Arquitecto del Reino", dedic√°ndose tambi√©n a realizar estudios arquitect√≥nicos para los castillos reales. El rey de Francia era un incondicional admirador de Leonardo, quien hab√≠a dise√Īado para su coronaci√≥n un asombroso le√≥n mec√°nico, por lo que le proporcion√≥ todas las comodidades y lujos posibles.

En sus √ļltimos a√Īos vivi√≥ en el castillo de Cloux, donde muri√≥ el 2 de mayo de 1519, a los 67 a√Īos, en brazos del propio Rey de Francia (seg√ļn cuenta la leyenda). Fue enterrado en la Iglesia de San Valent√≠n en Amboise.

En su testamento, leg√≥ todos sus manuscritos, dibujos, instrumentos, libros, ropa y dinero a su alumno favorito, Francesco Melzi. A otro disc√≠pulo, Salai, le dej√≥ las pinturas que conservaba en su estudio, incluyendo la "Mona Lisa", que posteriormente fue comprada por el Rey Francisco I en doce mil francos. Da Vinci dej√≥ un proyecto inacabado, que realiz√≥ para un ‚ÄúTratado de la Pintura‚ÄĚ, quien fue recogido por Melzi. No obstante, este joven aprendiz, no supo como ordenarlo ni tuvo los recaudos necesarios para conservarlo para su publicaci√≥n.

Tras la muerte de Francesco Melzi, la herencia de Leonardo comenzó a dispersarse entre los herederos del fiel discípulo. Sin embargo, éstos ignoraban la importancia de lo que habían heredado, lo que los llevó a almacenar los dibujos y manuscritos de Leonardo en un desván, regalando o vendiendo muy baratas algunas partes a amigos y coleccionistas.

Al cabo de los a√Īos, se consigui√≥ una edici√≥n provisional, desordenada, sin coherencia, pero que progresivamente se trat√≥ de completar para dar una orientaci√≥n general de las ideas que ocuparon a Leonardo toda su vida: la pintura, la arquitectura, el cuerpo humano y la bot√°nica.

Actualmente, los dibujos y manuscritos de Leonardo están divididos en diez diferentes códices, que se conservan en distintos museos de Londres, Milán, Turín, París y Madrid, así como uno en la colección particular del magnate Bill Gates, por el cual pagó recientemente 30 millones de dólares.

Da Vinci dejó una sere de legados, aunque dejó gran parte de su producción pictórica inacabada, fue un artista extremadamente innovador e influyente.

En consideraci√≥n con su legado pict√≥rico se se√Īala que al comienzo de su trayectoria su estilo era similar al de Verrocchio, pero poco a poco evolucion√≥ hacia un estilo m√°s libre, de modelado m√°s suave, en el que incluy√≥ efectos atmosf√©ricos.

Además representó una ruptura con los modelos universales establecidos durante el Quattrocento. En este sentido, se opuso al concepto de "belleza" ideal, defendiendo la imitación de la naturaleza con fidelidad, sin tratar de mejorarla. Contempló la fealdad y lo grotesco, como en sus dibujos de personajes deformes y cómicos, considerados las primeras caricaturas de la historia del arte.

Su dominio del color y la atmósfera le hizo ser el primero en pintar el aire. La perspectiva aérea o atmosférica, como hoy se conoce, es una característica inconfundible de su obra, en especial de los paisajes, al considerar que la distancia se llenaba con aire y que éste hacía que los objetos lejanos perdieran nitidez y se vieran azulados.

Su producción estuvo marcada por el claroscuro, la técnica de modelar las formas a través del contraste de luces y sombras, así como el sfumato, la técnica con la que difumina los contornos, consiguiendo así la perspectiva atmosférica en sus paisajes.

También se destaca su faceta como dibujante, conservándose una gran cantidad de apuntes, que revelan su perfección técnica y su maestría en el estudio de las anatomías humana, de animales y plantas. Probablemente su dibujo más famoso sea su "Autorretrato de Anciano".

En su estudio conocido como "El Hombre de Vitrubio", Da Vinci realizó una visión del Hombre como centro del Universo, al quedar inscrito en un círculo y un cuadrado. El cuadrado es la base toda la arquitectura clásica, mientras que el uso del ángulo de 90 grados y la simetría son bases grecolatinas de la arquitectura. En este estudio anatómico buscó la proporcionalidad del cuerpo humano, el canon clásico o ideal de belleza, la famosa "proporción áurea", siguiendo los estudios del arquitecto romano Vitrubio, quien vivió en el siglo I a. C.

"El Hombre de Vitrubio" es un claro ejemplo del enfoque globalizador de Leonardo. Trataba de expresar el lugar de la Humanidad en el "plan global de las cosas". Para Leonardo, el Hombre era el modelo del Universo y lo m√°s importante era vincularlo con la naturaleza.

A su vez, su obra pict√≥rica es muy escasa y discutida. Una constante del artista fue el abandono sistem√°tico de los proyectos que se le encargaban, por muchas medidas que tomaran los clientes mediante contratos y cl√°usulas de todo tipo. √Čl mismo no se defin√≠a como pintor, sino como ingeniero y arquitecto, incluso como escultor. Sin embargo, su prestigio en vida alcanz√≥ grandes dimensiones, siendo alojado y admirado, como hemos visto, por la realeza y el mismo Papa.

Ahora bien, como ninguno de los proyectos escult√≥ricos de Da Vinci fueron finalizados, el conocimiento de su arte tridimensional se dificulta en estas obras y s√≥lo puede realizarse a trav√©s de sus dibujos. Incluso, lo mismo ocurre con su arquitectura, sus trazos arquitect√≥nicos muestran maestr√≠a en la composici√≥n, claridad de expresi√≥n y un dominio de la antig√ľedad romana..

Leonardo vivió en una época en la que el estudio de los clásicos estaba en plena vigencia; sin embargo, tuvo dificultades intentando aprender latín y griego, los idiomas cultos y la llave de acceso a la cultura filosófica neoplatónica que dominaba Italia y parte de Europa. Escribió la mayor parte de sus escritos en toscano, un dialecto florentino. Además, escribía al revés, de derecha a izquierda, pudiendo leerse su escritura solamente vista a través de un espejo. La explicación más aceptada acerca de su escritura es que, como era zurdo, se le dificultaba escribir de izquierda a derecha sin que se embarrara la tinta. Sólo cuando escribía una carta u otro texto para alguien más, lo hacía normalmente.

Sin embargo, al final de su vida, ser zurdo resultó considerablemente ventajoso, ya que sufrió una parálisis en el brazo derecho que le impedía pintar, sin embargo, Da Vinci pudo continuar dibujando y escribiendo sin problemas con su mano izquierda.

Su vida personal es en gran parte un misterio; apenas han llegado indicaciones acerca de sus costumbres, gustos o defectos. Se sabe que era estrictamente vegetariano, por sus cartas y escritos sobre anatomía, en los que llama a los omnívoros "devoradores de cadáveres". Se dice que compraba animales enjaulados y los liberaba.

A su vez, parece bastante probado que Leonardo era homosexual, que sufri√≥ persecuci√≥n por este hecho y que estuvo a punto de enfrentarse a la Inquisici√≥n. Sus protectores consiguieron siempre que eludiera el juicio p√ļblico, que en otros casos terminaba con la quema en la hoguera de los supuestamente culpables. En cualquier caso, permaneci√≥ soltero y sin hijos.

Tras su muerte, Leonardo se convirti√≥ en el paradigma del "hombre del Renacimiento", dedicado a m√ļltiples investigaciones cient√≠ficas y art√≠sticas. Un creador en todas las ramas del arte, un descubridor en la mayor√≠a de los campos de la ciencia, un innovador en el terreno tecnol√≥gico, Leonardo merece por ello el t√≠tulo de Homo Universalis.

En este sentido, fue pintor, escultor, ingeniero, arquitecto, f√≠sico, bi√≥logo, modisto, inventor de juegos de sal√≥n y de utensilios de cocina, ge√≥logo, cart√≥grafo, autor de tratados de √≥ptica, dise√Īador de jardines, decorador de interiores, m√ļsico, astr√≥nomo y urbanista. En cada una de estas facetas sus capacidades asombraron a sus contempor√°neos.

Tenía una excelente voz como cantante y era un virtuoso ejecutante de la lira, pero tan fuerte que era capaz de doblar con los dedos la herradura de un caballo. Se dice que era muy guapo, por lo que sirvió de modelo, cuando era joven, para el David de Verrocchio y, de viejo, para el Platón de Rafael. Su genio se debió a su insaciable curiosidad y a su sentido intuitivo de las leyes de la naturaleza, cuyos misterios intentó descubrir. Sus contribuciones a la ciencia y la tecnología son legendarias.

Se considera a Da Vinci como el prototipo del hombre del Renacimiento, mediante su obra y su vida cultivó el arte, el pensamiento, la ciencia y la tecnología, ayudando a llevar a un mundo teocéntrico al camino de la razón, la ciencia, el aprendizaje y la tolerancia.

Sus consideraciones revelaban que aspiraba al conocimiento total, globalizante, pero no pretend√≠a llegar a √©l por el camino de la revelaci√≥n, como los escol√°sticos y los te√≥logos de los siglos precedentes, ni tampoco se confi√≥ a ciegas a la autoridad de los autores cl√°sicos, como hicieron muchos hombres de su tiempo. Se defin√≠a como un "hombre iletrado", porque ignoraba el lat√≠n. Cuando era ni√Īo le ense√Īaron simplemente a leer, escribir y a realizar cuentas. Aprendi√≥ el lat√≠n en su madurez por sus propios medios, este lenguaje constitu√≠a la √ļnica v√≠a de acceso en esos momentos a los estudios humanistas. Incluso su encuentro con los conocimientos matem√°ticos tambi√©n fueron en su etapa adulta, cuando los consider√≥ necesarios para seguir avanzando en sus investigaciones.

Leonardo comprendió y utilizó el auténtico método experimental un siglo antes de que Francis Bacon filosofase sobre él y de que Galileo lo pusiera en práctica. Dijo que la verdadera ciencia se basa en la observación y que si pudiera aplicarse a ella el razonamiento matemático, podría lograrse mayor certeza, lo que hoy en día es uno de los pasos fundamentales del método científico.

En sus cuadernos, dejó constancia de la importancia que concedía al método en la investigación, adelantándose a autores de la Modernidad como Descartes. Se puede observar que los preceptos que establece en su método en nada difieren de las modernas definiciones que hoy utilizamos para hablar del método científico.

Teniendo en cuenta lo precedentemente expresado, se transcriben algunos fragmentos de su pensamiento póstumo:

"Al abordar un problema científico, dispongo primero diversos experimentos, ya que pretendo determinar el problema de acuerdo con la experiencia, mostrando luego por qué los cuerpos se ven obligados a actuar de ese modo. Ese es el método que hay que seguir en todas las investigaciones sobre los fenómenos de la Naturaleza."

"Hemos de consultar a la experiencia en una diversidad de casos y circunstancias, hasta que podamos extraer de ellos una regla general que en ellos se contenga. ¬ŅPara qu√© son √ļtiles estas reglas? Nos conducen a ulteriores investigaciones sobre la Naturaleza y a las creaciones art√≠sticas. Nos impiden enga√Īarnos a nosotros mismos o a los dem√°s, prometi√©ndonos resultados que no se pueden conseguir".

"Muchos pensarán que tienen motivo para reprocharme, diciendo que mis pruebas contradicen la autoridad de ciertos hombres tenidos en gran estima por sus inexperimentadas teorías, sin considerar que mis obras son el resultado de la experiencia simple y llana, que es la verdadera maestra."

"No existen conocimientos m√°s elevados o m√°s bajos, sino un conocimiento √ļnico que emana de la experimentaci√≥n."

As√≠, Da Vinci consideraba a la mec√°nica como la m√°s noble de las ciencias, puesto que por medio de ella realizan sus acciones todos los cuerpos que poseen movimiento. En este sentido, previ√≥ el principio de la inercia ‚Äďque despu√©s Galileo demostr√≥ experimentalmente‚Äď y demostr√≥ la ley de la palanca por el m√©todo de las velocidades virtuales, un principio que ya enunciaba Arist√≥teles y utiliz√≥ m√°s tarde Galileo. Incluso, se interes√≥ por la hidrodin√°mica, estudiando las corrientes de agua y la propagaci√≥n de las olas sobre la superficie. Sus estudios versaron sobre las olas en el agua, las ondas del aire y las leyes del sonido, adelant√°ndose a la moderna teor√≠a ondulatoria de la luz.

En el campo de la astronomía, afirmó que la Tierra es uno de tantos astros y que refleja la luz del Sol igual que la Luna.

Acerc√°ndose a consideraciones geol√≥gicas y geogr√°ficas explic√≥ que nuestro planeta lleva grabadas las huellas de su historia, anteriormente a toda rese√Īa escrita. Los f√≥siles que se encuentran en las altas monta√Īas continentales se produjeron en el agua del mar. De esta forma expres√≥ que han tenido que producirse cambios en la corteza de la Tierra: ‚Äútienen que haberse levantado las monta√Īas para ocupar nuevas posiciones‚ÄĚ. Para estas conclucsiones se sirvi√≥ de conchas marinas encontradas tierra adentro para apoyar la teor√≠a de Alberto de Sajonia sobre la formaci√≥n de las monta√Īas.

Ahora bien, en su condici√≥n de dibujante, pintor y escultor, Leonardo lleg√≥ a investigar intensamente la anatom√≠a humana. Desafiando la tradici√≥n eclesi√°stica, se procur√≥ muchos cuerpos, que luego diseccionaba, haciendo unos dibujos anat√≥micos que, aparte de su exactitud, constituyen verdaderas obras de arte. Adem√°s, descubri√≥ c√≥mo la sangre recorre constantemente todo el cuerpo humano, llevando el alimento a cada una de sus partes y retirando los deshechos, adelant√°ndose as√≠ al descubrimiento de Harvey sobre la circulaci√≥n de la sangre. Estudi√≥ los m√ļsculos del coraz√≥n e hizo dibujos de las v√°lvulas que parecen demostrar que conoci√≥ su funcionamiento.

Por otra parte, en sus investigaciones urban√≠sticas, realiz√≥ un plano del sistema de desag√ľes de una ciudad modelo y la construcci√≥n de √©sta en dos niveles: uno para peatones y otro para veh√≠culos. Por la calle superior no deber√≠a pasar ning√ļn veh√≠culo; para los carros y las cargas estaba reservada la calle inferior. En esta ciudad dise√Ī√≥ edificios p√ļblicos, como iglesias o el ayuntamiento e incluy√≥ estudios concretos sobre el sistema de escaleras y las instalaciones de calefacci√≥n.

Su fascinaci√≥n por la maquinaria lo llev√≥ a estudiarlas desde muy joven, ya siendo aprendiz en el estudio de Verocchio. A partir de estas observaciones, obtuvo un conocimiento pr√°ctico acerca de su dise√Īo y estructura. Algunos de sus primeros dibujos muestran c√≥mo trabajaban las partes de diversas m√°quinas.

La inquietud de conocimiento que caracterizaba a Da Vinci fue beneficiada adem√°s por su talento como ilustrador, que le permiti√≥ materializar sus ideas mec√°nicas con claridad excepcional. Quinientos a√Īos despu√©s, muchos de sus dibujos pueden ser usados f√°cilmente como planos para crear modelos perfectamente funcionales.

Dentro de sus tantas investigaciones incluya tambi√©n la ingenier√≠a donde desarroll√≥ los principios del vuelo, realizando m√°s de 100 dibujos que ilustraban sus teor√≠as. Hizo un dise√Īo para la fabricaci√≥n de una m√°quina voladora, el orint√≥ptero, un modelo dotado de alas giratorias equipado con amortiguadores para conseguir un suave aterrizaje. Aunque nunca se construy√≥, el helic√≥ptero moderno est√° basado en ese concepto. El primer paraca√≠das fue dise√Īado por Leonardo da Vinci, quien estaba convencido de su utilidad para cuando se construyeran las m√°quinas voladoras.

Entre sus inventos también cuentan las máquinas de guerra tales como el tanque blindado, dotado de una coraza en forma de cono, las embarcaciones sumergibles o submarinos, los trajes y equipo de aire para buzos de combate, fusiles de repetición, granadas y morteros. Aunque Leonardo aborrecía la guerra, a la que llamó "locura bestial", no podía sustraerse a ésta, ya que en su época Italia estaba constantemente en guerras entre los distintos estados.

Tambi√©n fue precursor de los modales civilizados ‚Äďque se conocer√≠a en las cortes del siglo XVII‚Äď En este sentido, introdujo el uso de la servilleta en la mesa, considerando que se trataba de una medida higi√©nica y pr√°ctica, aunque fue adoptada plenamente tiempo despu√©s.

Son muchos los inventos atribuidos a Leonardo, desde un veh√≠culo autom√≥vil hasta el com√ļn rallador de pan, pasando por una pr√°ctica sierra para m√°rmol, una m√°quina para fabricar cuerdas, modernas puertas de batientes para las esclusas, una m√°quina para pulir espejos, una gr√ļa m√≥vil que facilitar√≠a las labores de construcci√≥n, consiguiendo elevar pesadas cargas y una excavadora flotante, que pretend√≠a conseguir que los r√≠os fueran navegables.

Sin embargo, ninguno de estos inventos pas√≥ del estadio del dise√Īo, ni fue utilizado, a pesar de que Leonardo no solo dise√Īaba extraordinarias m√°quinas, sino que tambi√©n se ocupaba de resolver todos y cada uno de los problemas relacionados con la construcci√≥n de las mismas. La gran mayor√≠a de sus inventos se adelantaron cientos de a√Īos a su tiempo.

Mas all√° de que Da Vinci no plasmo en un libro sus diferentes inventos y ramas de trabajos, es indudable que ejercio un gran influjo sobre los contempor√°neos. Como amigo de pr√≠ncipes y estadistas, lleg√≥ a conocer tambi√©n a todos los principales sabios de su tiempo. Es indiscutible que, a trav√©s de ellos, se salvaron algunas de sus ideas, que a√Īos despu√©s contribuir√≠an a promover el nuevo desarrollo de la ciencia.

Si tuviéramos que elegir un representante que encarnase en sí el verdadero espíritu del Renacimiento, habríamos de escoger la figura de Leonardo da Vinci.

En la actualidad, todas las obras del genio italiano Leonardo da Vinci aparecen reunidas en un libro √ļnico que permite un acercamiento a su prol√≠fica creaci√≥n, que no es posible en ning√ļn museo del mundo. Es el m√°s completo que se ha editado hasta ahora sobre su obra pict√≥rica y gr√°fica, un tomo de lujo que ya ha sido traducido del alem√°n a varios idiomas, entre ellos el espa√Īol.

Esta obra ha sido publicada bajo el t√≠tulo "Leonardo da Vinci. Todas las Pinturas y Dibujos", el libro fue presentado por primera vez al p√ļblico el pasado 5 de abril en el Museo de Bellas Artes de Viena.

La misma cuenta con 850 reproducciones en color, as√≠ como numerosas ampliaciones de detalles de sus cuadros, comprende un cat√°logo completo de todas las obras de da Vinci, incluyendo las √ļltimas investigaciones e informaci√≥n sobre el estado actual de cada una de ellas.

Esta edición revela la genialidad de Leonardo y fascina con figuras humanas, animales, monstruos, rostros de gestos grotescos, detallados estudios anatómicos y visiones entonces futuristas de armas y artefactos técnicos para volar.

Los autores que construyeron tama√Īo proyecto, se basan en una convicci√≥n: Leonardo Da Vinci pr√°cticamente nunca hizo nada que no pueda comprender cualquier persona con un nivel de formaci√≥n medio.

Aunque el libro acercar√° a Leonardo a un amplio p√ļblico, los editores reconocen estar preocupados por lo que consideran su √ļnica desventaja: su formato y peso. El gigantesco volumen mide 29 por 44 cent√≠metros y, con casi 700 p√°ginas, pesa ¬°diez kilos y medio!

No sólo es imposible leer el enorme libro en el metro, también el lector tendrá algunos problemas en su propio hogar, pues difícilmente podrá tumbarse cómodamente con él en un sofá, pero sin duda, valdrá la pena conocerlo.

FUENTE :: http://www.portalplanetasedna.com.ar/leonardo_da_vinci.htm



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1656