Si pensamos en ir a las estrellas, quizás “alguien” ya vino...

Fecha 6/5/2011 14:30:27 | Tema: Noticias de ultima hora

Hace una década más o menos, el tema de los ovnis (objetos voladores no identificados) estaba presente en diversos artículos de las revistas más serias, desde Time hasta Astronomy. En la primera, en un ejemplar del 23 de junio de 1997, bajo el título “The Roswell files” y en un artículo ......................

Investiga e informa para UNIFA
Adolfo Gandin Ocampo

Imagen Original
Hace una década más o menos, el tema de los ovnis (objetos voladores no identificados) estaba presente en diversos artículos de las revistas más serias, desde Time hasta Astronomy. En la primera, en un ejemplar del 23 de junio de 1997, bajo el título “The Roswell files” y en un artículo desplegado en ocho páginas, se analizan las posibilidades de que en 1947, o sea cincuenta años antes, haya caído un ovni en Roswell, Nuevo México (Estados Unidos).

En principio el pueblito de Roswell alberga a menos de 50.000 habitantes y su única fama proviene del hecho de que la otrora sinuosa y delicada actriz Demi Moore nació allí (es la estrella de “Ghost, el fantasma del amor”). Por otro lado, elaboran quesos con leche de cabra que se venden a todo el país. El presidente de la Cámara de Comercio local, Bill Pope ni quiere recordar la cuestión: “Ufa, ni me hable. Que no me relacionen con todos los chiflados de este país” (por los que dicen haber visto caer el famoso ovni, en junio de 1947).

Hubo grandes festejos por tres días para conmemorar esa fecha. Por supuesto que se llenó de fanáticos ovnílogos, que concurrieron a uno de los dos museos para hacer declaraciones.

Sea cierto o una fantasía, la cuestión es que la gente de Roswell aprendió a hacer negocios con el tema. Para el caso estuve cerca del pueblo vecino al cerro Uritorco, en Córdoba, donde se habla de una cuestión parecida.

En cambio es una lástima que los pobladores de Cachi, que hasta tienen videos con supuestas apariciones de platillos hace unos tres años, no aprendieran a sacarle el jugo a la cuestión. En esa época me crucé en el centro de Salta con una caravana de tres vehículos que llevaban por rumbo el bello pueblo de Cachi. No hice muchos comentarios al respecto, aunque al enterarse de que yo era periodista querían sacarme datos.

Un ovni en Salta

Entre 1976 y 1980, cuando fui jefe de noticias locales en el diario El Tribuno, área centro, cayó en el norte de la provincia de Salta un objeto desde el cielo que nadie supo qué era. Tres periodistas “de nota” fueron destinados allá por Roberto Romero, entonces director, para averiguar algo.

Además del ruido, nadie sabía un pepino sobre la cuestión. Uno de los jefes se dedicó a tomar sol, me consta. Nadie constató nada. Volvió quemado, pero no era por los rayos de un ovni. Los pobladores de Salvador Mazza no le dijeron nada.

Desde Buenos Aires me llamó una mañana la afamada periodista Magdalena Ruiz Guiñazú, de una de las radios de mayor audiencia. Quería saber sobre los episodios de “El bolsón de los fantasmas” (que yo sepa, hasta el título era un invento, puro “macaneo” nomás). Después, por línea privada me felicitaron por informarles de la justa sin fantasear...

Para entonces yo era corresponsal en Salta de la agencia Noticias Argentinas. Pidieron más datos, pero la cuestión quedó en el aire.

En cuanto a Roswell, en el museo de Deon Crosby, el Museo Internacional del Ovni, y de su esposo Stan, obtienen pinges ganancias gracias al tema. Existe otro museo, que se llama El Enigma de los UFO, aunque su director, Ralph Heich, no mantiene buenas relaciones con Crosby. Ambos muestran lo que puede ser la figura de un extraterrestre, seres muy delgados de escasa estatura y cabezas grandes en las que resaltan unos ojos negros y saltones. Habrían sido rescatados de una nave que se habría estrellado por ahí. El Enigma de los UFO presenta una reproducción del platillo y de los visitantes en tamaño natural y, claro está, recibe mil flashes por semana. Cuenta su director: “Tengo testigos que vieron que uno de los visitantes intentaba auxiliar a los otros dos, tras estrellarse su nave. Estaban todos muy heridos”. Y dice que finalmente los tres murieron y que oficiales de la Fuerza Aérea de EE. UU. se llevaron los restos de la nave extraterrestre y de los cuerpos en mal estado, con destino a la famosa base del Area 51, lejos de allí.

Al ex presidente Bill Clinton (1993 -2000) los periodistas le preguntaron si sabía algo sobre la cuestión y sobre la famosa base del Area, en donde estarían resguardados los elementos, pero él negó todo. Nada quita que lo hiciera para acallar el tema. ¿O acaso no se hizo el pavo cuando lo interpelaron por si estuvo de gran farra con la morocha Mónica Lewinski, nada menos que en el otrora respetable Salón Oval de la Casa Blanca?

Bueno, por aparte y para redondear el tema (¿acaso los platillos no son redondos, ah?), si estos pequeños habitantes vinieron de un planeta en otra estrella, deben de haber realizado un viaje medio largo, ¿no? Digamos que se trasladaron por años y años terrestres, decididos a venir a ver qué pasaba por estos lares. Si ellos llegaron ¿qué impide que algún día salgamos con ese destino?

Así como nosotros observamos qué hacen los chimpancés, los que por suerte aún no saben ni pueden controlar la energía nuclear, con cuyo manejo los inteligentes humanos seguimos haciendo barrrabasadas. Ya hay 443 plantas nucleares en el mundo y los chinos piensan construir unas 50 más en la década que viene, para reemplazar sus obsoletas usinas a carbón, que emiten y lanzan al cielo el 54% de los gases que provocan el efecto invernadero.

Roguemos que no se repita lo de Chernobyl en Ucrania (Rusia, 1986). Antes había sido lo de Three Mile Island, en Estados Unidos (Harrisburg, 1979) y, finalmente y más reciente, dos de los seis reactores de la planta de Fukushima, al norte de Japón, quedaron totalmente descolocados por los terremotos y el tsunami del 11 de marzo pasado.

Sirva de consuelo que, según los expertos, lo de Chernobyl fue unas 1.000 veces más grave... O sea, esto fue un poroto nomás, si bien no quita que el promedio de accidentes alcanza ahora el 0,7% de las plantas construidas. En fin, confiamos en que no pase nada peor en el futuro...

fuente

http://www.eltribuno.info/Salta/21151 ... alguien-ya-vino.note.aspx



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1554