Entrevista al Coronel Philip Corso

Fecha 16/4/2011 23:20:03 | Tema: UNIFA Argentina

P: La √ļltima revelaci√≥n sobre Roswell parece estar totalmente ligada a su persona. ¬ŅLas considera m√°s importantes que sus acciones anteriores?
CORSO: existen otras cosas y hechos bastante relevantes en mi trayectoria militar, el traslado de 10.000 refugiados judíos de Roma a Palestina, después de la Segunda Guerra Mundial o el...............................

Informa para Unifagrupo y el mundo
Adolfo gandin Ocampo

Imagen Original
P: La √ļltima revelaci√≥n sobre Roswell parece estar totalmente ligada a su persona. ¬ŅLas considera m√°s importantes que sus acciones anteriores?
CORSO: existen otras cosas y hechos bastante relevantes en mi trayectoria militar, el traslado de 10.000 refugiados judíos de Roma a Palestina, después de la Segunda Guerra Mundial o el regreso a casa de los soldados americanos de Corea del Norte. Pienso que la vida extraterrestre también encaja en estas cosas. Este tema es igualmente importante.
Tal vez hayamos cambiado el curso de la historia (el general Trudeau es una de las personas que lo hizo posible). Las declaraciones que estoy efectuando ahora van a afectar al futuro de la Humanidad. Nosotros somos viejos y luego partiremos. Es, por lo tanto, de gran importancia, que los j√≥venes sepan lo que ocurri√≥, donde comenz√≥ todo, y que los hechos son ver√≠dicos. Ellos tienen que saber, pues son los √ļnicos a quien les afecta al fin y al cabo. Bien pensado ese es el mejor trabajo que yo he hecho.
P: ¬ŅD√≥nde conduce toda esta historia? Insin√ļa en su libro que existen fuerzas hostiles...
CORSO: Cuando se es militar siempre se tiene en cuenta la parte hostil. El lema es "estar preparados si es necesario". Se llamaba R&D (Departamento de Investigaci√≥n y Desarrollo del Ej√©rcito, en el Pent√°gono) el inicio de una Nueva era o, quien sabe, de un nuevo Mundo. Resulta impresionante lo que el hombre es capaz de hacer con un chip de ordenador en tan poco tiempo (refiri√©ndose al grado tecnol√≥gico alcanzado por nosotros ahora). Pregunt√© al general Trudeau lo que est√°bamos desencadenando en el mundo y √©l me dijo: "Phil, esperamos que la gente entienda lo que hacemos. Pero, tal vez, el momento en el que ocurra no estemos vivos". Desgraciadamente, √©l mismo no pudo presenciarlo. Muri√≥ hace tres a√Īos.
P: ¬ŅSignifica que estamos preparados para construir m√°quinas semejantes a la encontrada en Roswell?
CORSO: Por el momento, no. Pienso que lo estaremos en el futuro. Principalmente porque no entendemos mucho sobre sus sistemas de propulsi√≥n y direcci√≥n. Hace a√Īos llegamos a una conclusi√≥n, y ahora estamos teniendo el apoyo de los cient√≠ficos. La raz√≥n por la que no entendemos su sistema es debido al hecho de que el propio extraterrestre es el sistema conductor. Un d√≠a andaba por un pasillo con el general cuando le dije: "[Acho] que mi hijo est√° medio loco. Afirma que las m√°quinas voladoras hablan con √©l" Entonces el general respondi√≥: "Nunca m√°s digas eso. Determinadas personas tienen una relaci√≥n con esas naves que nosotros no entendemos"
P: ¬ŅTen√≠a usted conocimiento de que el p√ļblico americano estaba ansioso por acceder a esas informaciones?
CORSO: Pues claro. Tengo un sobrino que es director de investigaciones de una universidad, y él siempre me escribía cartas pidiéndome que la verdad fuese revelada. "No nos vamos a arrancar los cabellos o entrar en pánico, queremos conocer" imploraba.
P: ¬ŅDe q√ļe manera se desarroll√≥ su trabajo?
CORSO: Preparábamos gente para la guerra, para que no tuvieran pánico, no huyeran y no se amedrentaran, fueran firmes y lucharan contra una de las mayores fuerzas armadas que el mundo pudiera ver y que pudieran vencerlas. Que muchos morirán por eso, afirmo, que esta es la Era de los jóvenes. Ellos no van a tener miedo de conocer la verdad. Aquel programa de Orson Welles (Guerra de los Mundos, de 1.938) asustó a muchas personas. Esta vez no va a ser igual.
P: ¬ŅLa Humanidad est√° cerca de conocer la verdad?
CORSO: Hace mucho tiempo que deberíamos haberla conocido.
P: ¬ŅTuvo que romper alguna promesa personal o juramento de las Fuerzas Armadas de su pa√≠s para hacer lo que ha hecho?
CORSO: No. La √ļnica promesa que yo ten√≠a era con el general. Y la mantuve hasta su muerte, pues lo consideraba un hombre honrado y honesto. Durante los 35 a√Īos en que fui oficial militar, no viol√© ninguna ordenanza y tengo mi conciencia limpia. Yo era el √ļnico oficial habilitado para detener a las personas que pudiesen violar la ley. No hice revelaciones que fueran perjudiciales o que debiesen permanecer en secreto.
P: Existen rumores y especulaciones en la comunidad ufol√≥gica mundial de que el material que vi√≥ de Roswell podr√≠a no estar siendo investigado por primera vez. Hay indicios de que los nazis habr√≠an hecho su desarrollo tecnol√≥gico de forma similar. ¬ŅQu√© piensa al respecto?
CORSO: Puede ser verdad. Yo tuve cientif√≠cos alemanes en mi equipo. Convers√© con ellos sobre este punto. Discut√≠ con Oberth von Braun. √Čl formaba parte del Proyecto Grampo, juntamente con el general Trudeau. En mi libro tengo una foto del perito sovi√©tico Edward O¬īConnor ‚Äďuno de los mejores amigos del general Trudeau en la Casablanca-, m√≠a y de V√≠ctor Fediay. Fediay estaba viajando a Rusia, e hizo una serie de preguntas: "Pregunte al general de la KGB algunas cuestiones relacionadas con OVNIS". Cuando V√≠ctor retorn√≥ declar√≥: "Phil, le hice las preguntas. √Čl me respondi√≥ que si me daba las informaciones que requer√≠a, √©l morir√≠a." Ahora el caso est√° con los rusos y los alemanes.
P: ¬ŅDetentan la tecnolog√≠a estas potencias?
CORSO: Creo que no. Los canadienses y los ingleses también la poseen, además de algunos italianos. Ellos no conocen como funcionan el sistema de propulsión. Hicieron muchas experiencias con platillos volantes, y uno de ellos fue a 4.000 metros, pero no conocen el sistema de dirección. En R&D comenzamos a comprender que los seres alienígenas forman parte del sistema de dirección.
P: Entonces, ¬Ņpiensa que para perfeccionar nuestro viaje interestelar tendremos que desarrollar un medio semejante para nuestras naves espaciales?
CORSO: Hoy en d√≠a, el hombre no puede viajar por el espacio. Y esos clones fueron espec√≠ficamente creados para eso. Nuestros m√ļsculos, huesos y cerebro no conseguir√°n hacer tal viaje.
P: ¬ŅPero podremos hacerlo pronto?
CORSO: Cuando los astronautas van a la estación Mir, permanecen unos tres meses, y cuando vuelven precisan atención médica. Sus huesos no soportan el peso del cuerpo. Si ellos se exceden en el tiempo serían incapaces de andar. Pero lo más importante es que el cerebro también resulta afectado.
P: ¬ŅQu√© es lo que ocurri√≥ con el pr√≥logo de su libro, escrito por el senador Strom Thurmond? Al final, √©l dice que no conoc√≠a su contenido real antes de escribir la introducci√≥n. La editora Simon e Schuster ya public√≥ disculpas formales diciendo que retirar√≠a el pr√≥logo de las pr√≥ximas ediciones. ¬ŅQu√© acuerdo hicieron sus abogados con el senador?
CORSO: Yo conozco al senador Strom Thurmond hace mucho tiempo. Es un hombre bastante honesto, sincero y con coraje. Descubrí recientemente que su fue su personal quien tomó esa actitud. Con el senador conversamos sobre la presencia de seres extraterrestres y sus naves sobre este planeta. Me dio una copia del Proyecto Horizonte. Una semana más tarde, no solamente coseguí dos páginas escritas por el senador sinó también una autorización de él para que la editorial pudiese publicarla.
P: Bill Birnes me dijo tener la impresi√≥n de que Thurmond y su equipo estaba siendo presionado por alguien de "arriba" para que se mantuviera fuera de esto. ¬ŅTiene que decir algo al respecto?
CORSO: No tengo manera de juzgar la actitud del equipo.
P: (Diriji√©ndome a Birnes, que estaba en la sala, le pregunt√©) El coronel vacila en responder si el senador o su equipo estaban siendo presionados por alg√ļn superior. ¬ŅCree que era posible?
BIRNES: Es lo que yo entendí. El equipo no estaba al tanto del acuerdo entre el coronel y el senador por tratarse de un pacto entre dos amigos y no entre hombres de negocios. No podía ser tomada ninguna medida sin que el equipo fuese consultado. Y dadas las circunstancias, estaba claro que no interferirían. Así que supe que el prólogo estaba escrito por el senador, el grupo lo impidió alegando que no podía aparecer en el libro un artículo que decía que el gobierno de los Estados Unidos utilizó la tecnología alienígena para vencer la Guerra Fría.
P: De acuerdo con su libro, usted pas√≥ la mayor parte del tiempo trabajando con restos del incidente de Roswell, ¬Ņpero que pas√≥ con los extraterrestres recuperados?¬ŅCu√°l es la situaci√≥n de los extraterrestres hoy en d√≠a? ¬ŅCu√°l es su punto de vista sobre el motivo de su presencia, caso de que alg√ļn ser est√© ya sobre la Tierra?
CORSO: No tengo conocimiento de la existencia de ning√ļn extraterrestre en nuestro planeta. Hay relatos de platillos volantes, est√° claro, pero no se de nadie que haya encontrado alg√ļn cuerpo de seres alien√≠genas y mucho menos recientemente.
Imagen Original
Tecnologia inversa en experimentacion humana?
Todo indica que a principios de julio de 1947 un objeto de origen desconocido se estrell√≥ en un solitario lugar de Nuevo M√©xico, cercano a la ciudad de Roswell. El debate sobre qu√© fue lo que ocurri√≥ all√≠ dura ya m√°s de cincuenta a√Īos y est√° lejos de un acuerdo un√°nime.

Los escépticos argumentan que, de haber sido cierto un hallazgo de tales dimensiones, no pudo ser ocultado tan fácilmente y habría llevado consigo un rápido desarrollo tecnológico de la potencia que recuperara los restos. Y es, en este punto, donde acaban de producirse notables avances.

Ya en noviembre de 1996 el f√≠sico nuclear Stanton Friedman, uno de los m√°s activos investigadores del incidente Roswell, advert√≠a en su libro Top Secret/Majic que el gobierno de los Estados Unidos habr√≠a estado aplicando tecnolog√≠a punta en sus proyectos deducida de los restos recuperados en 1947. Sus opiniones, en general, no fueron consideradas hasta que, un a√Īo m√°s tarde, entrara en escena un coronel de la Fuerza A√©rea con impecables credenciales: Philip Corso.

Este militar estuvo al frente de la sección de Tecnología Extranjera, en el Pentágono, entre 1961 y 1963, combatió en la Guerra de Corea y fue uno de los miembros del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca durante el mandato de Eisenhower.

AVANCES TECNOL√ďGICOS

Seg√ļn las revelaciones del coronel, publicadas en el libro The Day After Roswell, del que es coautor junto a William J. Birnes, a principios de los a√Īos sesenta ‚Äďmientras trabajaba en el Pent√°gono bajo el mando del general Arthur Trudeau- fue destinado para llevar a cabo una tarea super-secreta: Estudiar a fondo el "expediente Roswell" y dise√Īar un programa que explotara tecnol√≥gicamente los recursos del platillo volante recuperado.

"Despu√©s del programa ‚Äďdice el oficial- surgieron importantes desarrollos estrat√©gicos, como el circuito integrado de los computadores, la fibra √≥ptica, una tecnolog√≠a avanzada en visi√≥n nocturna y el l√°ser".

Las sensacionales declaraciones de Corso ya han tenido sus repercusiones. Recientemente la empresa estadounidense American Computer Company (ACC) anunciaba a través de su presidente Jack A. Shulman su intención de dejar de pagar los derechos de la patente del transistor norteamericano pues, al parecer, había sido copiada de los restos de una nave extraterrestre.

La aparición del transistor en 1948 supuso una auténtica revolución tecnológica. Llevó consigo la aparición de los semiconductores para los que se emplearon materiales creados artificialmente basándose en el silicio y no, como hasta entonces, los diodos de germanio y selenio, elementos presentes en la naturaleza, o las válvulas de vacío.

Por desgracia las declaraciones de Corso no vienen respaldadas por documento alguno que acredite su veracidad. Disponemos tan solo su testimonio vivencial y √©ste ya ha sido cuestionado. "A pesar de que afirma haber trabajado durante dos a√Īos con los documentos ‚Äďse√Īala el especialista neoyorquino Budd Hopkins- no podemos tener una idea exacta de d√≥nde o cuando tuvo lugar el incidente, o qui√©nes fueron los oficiales encargados de la recuperaci√≥n de los restos" Y es que, ciertamente, Corso no precisa cu√°l es el lugar exacto, si Corona, si Los Llanos de San Agust√≠n o los alrededores de Roswell ni da pistas que no figuren en la abundante literatura sobre el incidente.

LLEGAN LAS CONTRADICCIONES:

Sorprenden, en todo caso, algunas de sus recientes declaraciones. Si Corso no miente, entr√≥ en contacto con el incidente Roswell en 1961, catorce a√Īos despu√©s de su recuperaci√≥n. El coronel escribe que en aquel a√Īo recibi√≥ un archivo con fragmentos y piezas de la nave as√≠ como algunos papeles relacionados con el acontecimiento. Trudeau inform√≥ al coronel que el resto del material hab√≠a sido divididos para su an√°lisis a otros departamentos. Todo lo contrario de lo que mandan las ordenanzas y el sentido com√ļn. Me explico.

Si una nave extraterrestre hubiese ca√≠do unos d√≠as despu√©s de que hubiera finalizado la Segunda Guerra Mundial ¬ŅQui√©n nos dice que esta nave no era precursora de una invasi√≥n? En este caso, como ocurre en las grandes cat√°strofes a√©reas, se desplazan los restos hasta una superficie grande y se re√ļnen all√≠, t√©cnicos, ingenieros y cient√≠ficos para reconstruir la nave y deducir, en el menor tiempo posible, la tecnolog√≠a del veh√≠culo para hallar su punto d√©bil. En este caso el "Gobierno norteamericano" se toma la friolera de 14 a√Īos y asegura que los restos han sido dispersados en varios departamentos. Sospechoso ¬Ņno?

MAJESTIC 12

También sorprenden las alusiones al MJ-12, del que Corso asegura haber visto claras referencias. La clave para admitir la realidad de estos polémicos documentos está en determinar si la película de 35 mm. recibida por el productor cinematográfico Jaime Shandera en 1984 es auténtica. El microfilm, pretendidamente, recoge documentos secretos filtrados por agentes del AFOSI (Oficina de Investigaciones Especiales de la Fuerza Aérea) a Stanton Friedman, William Moore y Jaime Shandera y da cuenta de la existencia de un comité formado por 12 personas, constituido en 1947 para estudiar los restos del estrellamiento de platillos volantes.

Por su parte el recalcitrante escéptico Phil Klass asegura que la firma del presidente Harry Truman inserta en los documentos, coincide exactamente con la de una carta escrita por éste el 1 de octubre de 1947 y que puede ser consultada en la Biblioteca del Congreso. Por si fuera poco Klass precisa que la máquina de escribir con la que se mecanografió el memorándum MJ-12, una Smith-Corona, no apareció hasta 1963 y, a pesar de eso, el manuscrito está fechado el 18 de noviembre de 1952. Un fraude.

REALIDAD O FANTAS√ćA

¬ŅSon cre√≠bles las declaraciones de Corso?

Antes que el coronel otros militares como John Lear, William Cooper y también civiles como Bob Lazar denunciaban la aplicación de tecnología extraterrestre en proyectos aeronáuticos como el avión invisible F117 o el bombardero B-2. Ambos proyectos habían sido desarrollados en el Area 51, en Nevada. Alberga en su interior el campo de pruebas de la base de Nellis donde se desarrollaron, además, el láser y otros ingenios que ahora son mencionados por el Coronel Corso en su libro.

A pesar de sus impecables credenciales algunos de sus declaraciones son, sencillamente, inconsistentes y otras cometen errores hist√≥ricos o son pura fantas√≠a. Con todo el libro fue bestseller en pocas semanas y ha logrado dividir a la ufolog√≠a norteamericana, nos preguntamos: ¬ŅAcaso no ser√° este el aut√©ntico objetivo?




Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1522