LA TRISTE HISTORIA DE UN CHIMPANCÉ LLAMADO OLIVER.

Fecha 27/1/2011 18:39:08 | Tema: OFFTOPIC



Maikelnai’s Blog

Corría la década de 1970 y desde los Estados Unidos un extraño chimpancé llamado Oliver saltaba a la primera plana por su supuesta “humanidad”. En 1960, Frank y Janet Berger, artistas cirquenses, importaron un chimpancé del Congo africano para sus números. Pronto quedó claro que Oliver era distinto al resto de simios entrenados por la pareja. Caminaba erguido sobre dos piernas buena parte de su tiempo, tenía una cara más chata, la cabeza más pequeña y con menos pelo, y unas orejas puntiagudas.
Imagen Original
Oliver – Imagen tomada de El Laboratorio de Darwin

Según cuentan, su inteligencia también era muy acusada y cuando maduró sexualmente, rechazó a las de su especie y se sintió atraído por la señora Berger a la que acosaba constantemente. Los Berger, comenzaron a pensar que Oliver era algo más que un chimpancé, y vendieron a los cuatro vientos la idea de que el simio era en realidad un híbrido entre humano y chimpancé. O para resumir, un humancé.

Imagen Original

A finales de los setenta, el diario Los Angeles Times dedicó un artículo a Oliver anunciándolo como “un eslabón perdido” o una nueva subespecie de chimpancé. Los avispados japoneses se llevaron a Oliver a su país con la excusa de estudiarle científicamente aunque en realidad, lo explotaron como una curiosidad en la televisión nipona. Cuando le realizaron análisis genéticos para descubrir si era un híbrido humano-chimpancé, descubrieron que tenía 48 cromosomas como todos los chimpancés, y no 46 como los humanos, o 47 como se llegó a especular en caso de quedar entre las dos especies.

Tras eso, en 1989 el pobre Oliver fue adquirido por los laboratorios de una corporación dedicada a la investigación con animales, donde se pasó 7 años en una jaula reducida, lo cual le valió una pérdida severa de movilidad. Afortunadamente nunca llegaron a sacrificarlo y en 1998 una institución dedicada al rescate de primates se hizo cargo de él. El director de Primarily Primates, el santuario que lo acogió, se interesó en la historia de Oliver y le realizó nuevas pruebas genéticas solo para confirmar lo que ya se había dictaminado en Japón, Oliver era 100% chimpancé.

Según se cuenta en la página web de esta asociación de ayuda a los primates, Oliver, anciano y ciego, sigue vivo, tal vez pensando desde su tranquilo refugio en la extraña naturaleza de esos primos sin pelo que le raptaron siendo niño de su selva africana, y que tan dura vida le dieron.

Fuentes: http://almacosta.wordpress.com/2011/0 ... 28Caj%C3%B3n+de+Sastre%29
Maikelnai’s Blog





Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1426