LOCUSTA LA ENVENENADORA.

Fecha 16/11/2010 18:52:29 | Tema: OFFTOPIC

Imagen Original

Locusta naci贸 en la Galia durante el siglo I. Al vivir en el campo, desde ni帽a aprendi贸 a conocer las propiedades de las plantas, tanto las beneficiosas como aquellas m谩s perjudiciales. Cuenta la leyenda que cada d铆a probaba un nuevo veneno, hasta hacerse inmune a todos. Sus v铆ctimas, en cambio, no hab铆an tenido tal precauci贸n.

Se convirti贸 en esclava de Roma, pero no le fue mal. Logr贸 hacer fortuna all铆, puesto que sus conocimientos eran muy estimados. Su especialidad eran los llamados polvos de sucesi贸n, a base de ars茅nico fundamentalmente, aunque tambi茅n sol铆a emplear setas venenosas, cicuta, bele帽o y otras plantas. Cuando hab铆a que deshacerse de un rival pol铆tico o se deseaba cobrar una herencia, los romanos no ten铆an m谩s que dirigirse a Locusta, porque, adem谩s, su trabajo era tan bueno que se consegu铆a que las muertes parecieran naturales. Se rumoreaba que la propia Mesalina hab铆a acudido a ella para librarse de Tito, el amante del que ya se hab铆a cansado.
Agripina, 煤ltima esposa del emperador Claudio, decidi贸 recurrir a Locusta para desembarazarse de su anciano esposo. La emperatriz se entrevist贸 en secreto con ella y expuso el problema como si fuera una amiga suya la que precisaba de sus servicios. Locusta hab铆a sido sentenciada por envenenadora, de modo que Agripina le ofreci贸 librarla de su condena a muerte si aceptaba el encargo. La mujer, por supuesto, accedi贸: nada ten铆a ya que perder. Al d铆a siguiente le entregaba a Agripina una cajita llena de polvo blanco. Le indic贸 que bastar铆a con poner una peque帽a cantidad en la comida de la persona que se deseara eliminar, y que har铆a efecto en tan s贸lo medio d铆a. Al saber que a la v铆ctima le gustaban mucho las setas, le dio adem谩s a la emperatriz unas trufas similares en apariencia, pero mortales. De ese modo el emperador iba a ingerir veneno por partida doble. Por si a煤n fuera poco, Locusta le proporcion贸 coloqu铆ntida para apresurar los efectos del veneno, e impregn贸 en el mismo la pluma con la que se hac铆a vomitar al emperador al introducirla por su garganta.

Imagen Original

El 12 de octubre del a帽o 54, despu茅s de haberle hecho servir mucho vino a su esposo, Agripina le llev贸 personalmente las setas. Ella misma comi贸 una, y anim贸 al emperador a probar la m谩s grande. Claudio se abalanz贸 confiado sobre ellas. Al cabo de seis horas de haberlas ingerido comenz贸 la terrible agon铆a, hasta entrar en coma por fallo hep谩tico y fallecer poco despu茅s. Durante todo ese tiempo Agripina no hab铆a dejado de mostrarse como esposa sol铆cita, interes谩ndose por la causa de su mal.

La envenenadora a煤n tendr铆a un nuevo golpe de suerte: la muerte del emperador no habr铆a de ser el 煤ltimo encargo que recibir铆a por parte de la familia imperial. Ahora el sucesor era Ner贸n, el hijo de la emperatriz, y mientras Locusta se encontraba encerrada en un calabozo de palacio, Ner贸n quiso eliminar a Brit谩nico, el hijo de Claudio, un ni帽o que cumpl铆a 14 a帽os por esas fechas. Para eso tambi茅n 茅l la necesitaba. El nuevo emperador le ofreci贸 la libertad a Locusta si le hac铆a ese servicio.

La envenenadora accedi贸 y con ello no s贸lo resolv铆a su propia situaci贸n, sino que al mismo tiempo se convert铆a en una persona muy 煤til. Alojada espl茅ndidamente en palacio, en los propios aposentos del emperador, hizo un primer intento de hallar el veneno adecuado al caso. Por un exceso de prudencia, para asegurarse de que no parecer铆a un crimen, el primero no produjo los resultados deseados, y s贸lo tuvo como consecuencia una diarrea del joven. Ner贸n, desatada su furia, abofete贸 a Locusta y la amenaz贸 con la muerte si no cumpl铆a eficazmente sus 贸rdenes. Para asegurarse de no fallar la pr贸xima vez, experiment贸 antes el veneno con una cabra. El animal tard贸 5 horas en morir, lo que pareci贸 demasiado lento a Ner贸n. Por tercera vez prepara Locusta su veneno y lo ensaya en un cerdo, que por fin muere con la prontitud apetecida.

Imagen Original

Ner贸n y Agripina
Poco despu茅s le llegaba la hora a Brit谩nico. Sucedi贸 en un banquete del emperador, con un vino. Aunque fue probado primero por un catador de venenos, estaba demasiado caliente y hubo de ser refrescado con agua. El ars茅nico y la sardonia iban precisamente en esa agua. En pleno banquete Brit谩nico comenz贸 a sufrir horribles convulsiones. Ner贸n, impasible, le rest贸 importancia afirmando que se trataba de uno de sus ataques epil茅pticos e hizo que lo sacasen del sal贸n.

Ninguno de los presentes os贸 expresar en voz alta las sospechas de que el hijo de Claudio hab铆a sido envenenado. Horas m谩s tarde mor铆a Brit谩nico y era enterrado esa misma noche. Su cad谩ver se quem贸 y se enterr贸 en el Campo de Marte sin demasiada pompa y sin disimular la precipitaci贸n. Dion y T谩cito mencionan que en ese momento cay贸 una violenta lluvia que delataba la furia de los dioses.

Ner贸n colm贸 de honores a Locusta, le regal贸 tierras de gran valor y le permiti贸 abrir una escuela para instruir a otros en los secretos de las plantas. Los venenos se probaban all铆 sobre animales, y a veces sobre criminales convictos.
Lleg贸 a vivir en un barrio agradable cerca del Palatino, y eran muchos los ciudadanos poderosos que frecuentaban su hogar en busca de alg煤n remedio. Sus costumbres eran bastante rutinarias. Se acostaba temprano 鈥渁 menos que la visitara alg煤n amante an贸nimo鈥, y paseaba a sus perros, que cambiaba con frecuencia porque experimentaba sus venenos con ellos y con los esclavos que a nadie importaban. T谩cito dice que el emperador hac铆a tanto aprecio de ella que, por temor a perderla, ten铆a varios hombres destinados 煤nicamente a vigilarla.

Imagen Original

Pero tras la ca铆da de Ner贸n se acab贸 la suerte de Locusta, ya que Galba la acus贸 de unos 400 asesinatos en enero del a帽o 69. El castigo fue ciertamente extravagante: seg煤n Apuleyo, el nuevo emperador orden贸 que fuera atada y violada p煤blicamente por una jirafa amaestrada, para luego ser despedazada por los leones.

Locusta se hab铆a convertido en la primera asesina en serie documentada por la Historia.

Bibliograf铆a:
Mujeres perversas de la historia 鈥 Susana Castellanos de Zubiria

Historia de los emperadores romanos desde Augusto hasta Constantino 鈥 Jean Baptiste Louis Crevier.

Discursos pronunciados en la inauguraci贸n de las sesiones de la Real Academia de Medicina en el a帽o de 1880 a 1881
Manual de historia romana 鈥 Philippe Le Bas

La Dame Masqu茅e
Fuente: http://themaskedlady.blogspot.com/
脕valon: http://revistadigitalavalon.es/?p=3130



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1300