V√ćMANAS: LOS OVNIS DE LA ANTIGUA INDIA.

Fecha 11/10/2010 11:17:42 | Tema: Enigmas y Misterios

V√≠mana es, seg√ļn la creencia hind√ļ, una m√≠tica m√°quina voladora que aparece en la literatura de la India. Las referencias sobre √©ste increible artefacto se hace presente en numerosos textos antiguos. Las v√≠manas pod√≠an volar por el aire, por debajo del agua e incluso viajar a otros planetas.

Imagen Original

Existe la creencia instaurada de desde tiempos remotos nuestro Planeta Tierra ha sido visitado por por extraterrestres, sin embargo, pocas pruebas existen para demostrar ésta teoría.

Las descripciones en los Vedas (la antigua literatura india), especialmente en el Maj√°bharata y el Bh√°gavat Puran√° muestran v√≠manas de diferentes tama√Īos y formas, como un carro o carroza de los dioses, como un m√≠tico autom√≥vil a√©reo, a veces funcionando como un mero asiento o trono fijo, otras veces movi√©ndose por s√≠ mismo y cargando a su ocupante a trav√©s del aire. Otras descripciones hacen del v√≠mana m√°s como una casa o palacio (se cuenta de uno que ten√≠a siete pisos de altura).

Relatos en textos antiguos
La cultura de la India es particularmente rica en antiguos textos que describen naves voladoras de las m√°s variadas formas, colores y tama√Īos a las cuales llaman v√≠manas o pushpaka, nombrados en antiguos textos, algunos dif√≠ciles de datar, tales como el Maj√°bharata, el Ramaiana, el Kirataryun√≠ia, y el Samarangana Subtrahara.
Las vímanas del Ramaiana
En las p√°ginas del Ramaiana, un gran poema √©pico hind√ļ atribuido el poeta Valmiki, se encuentran alusiones a carros voladores que habr√≠an sido utilizados en el curso de las guerras entre los dioses del pante√≥n hind√ļ.

Mientras se iban desarrollando estas cosas, Rama, el Kakutsida, le dijo a Vibhishana: ‚ÄúOc√ļpate de procurarme un pronto regreso a mi ciudad. El camino a Ayodhy√° es muy dif√≠cil de recorrer‚ÄĚ. A lo que respondi√≥ Vibhishana: ‚ÄúHijo de monarca de la Tierra, yo cuidar√© que te conduzcan a tu ciudad. Hay un carro llamado pushpaka, carro incomparable, resplandeciente como el Sol y que marcha por s√≠ mismo. Montado sobre ese carro, √©l te conducir√° sin inquietud hasta Aiodhi√°‚ÄĚ.

Tras estas palabras Vibhishana llam√≥ urgentemente al carro parecido al Sol, acompa√Īado por su hermano y por la ilustre videhana, encendida de rubor. El raghuida, ya montado, le dijo a Sugriva: ‚ÄúApres√ļrate a subir en el carro con tus generales, Sugriva. Sube tambi√©n con tus ministros, Vibhishana, monarca de los rakshasas‚ÄĚ. Al instante, Sugriva con los reyes de los simios, y Vibhishana con sus ministros, llenos de alegr√≠a, montaron en el gran carro pushpaka. Cuando todos estuvieron embarcados, Rama orden√≥ al veh√≠culo que partiese y el incomparable carro de Kuvera se elev√≥ hacia el mismo seno de los cielos. El carro volaba como una gran nube empujada por los vientos. Desde all√≠ paseando su mirada por doquier, el guerrero descendiente de Ragh√ļ, dijo a Sita la mithiliana, la del rostro bello como el astro de la noche: ‚ÄúMira, ya veo el palacio de mi madre‚Ķ ¬°Ayodhy√°! ¬°Incl√≠nate ante ella, Sita, mi videhana, hete aqu√≠ de regreso‚ÄĚ!

Apenas la muchedumbre, presurosa, les vio llegar como un segundo sol y con tan r√°pida marcha, el aire fue rasgado con potentes gritos de alegr√≠a, lanzados por ancianos, mujeres y ni√Īos. Todos gritaban: ‚Äú¬°Aqu√≠ est√° Rama!‚ÄĚ. Bharata, pasando de la tristeza a la alegr√≠a, se acerc√≥, con las manos juntas y honr√≥ a Rama: ‚ÄúS√© bienvenido‚ÄĚ, pronunci√≥, con el respeto que le merec√≠a su hermano. Pero √©ste se apresur√≥ a alzarlo, lo apret√≥ contra su pecho y lo estrech√≥ entre sus brazos con alegr√≠a.

Ovnis en el Maj√°bharata
En el Maj√°bharata no se nombra a los v√≠manas, pero s√≠ el uso de armas m√≠ticas, como el brahmńĀstra que significa ‚Äúarma del dios Brahma‚ÄĚ.

Otras menciones en textos s√°nscritos
En los Vedas dice que el dios del Sol viaja en un carruaje vímana luminoso (que sería el propio Sol), y otros dioses vuelan carruajes vímanas con ruedas, empujados por animales, generalmente caballos (aunque el carruaje del dios védico Pushan es empujado por cabras).

Seg√ļn el RńĀmńĀyana, el demonio R√°vana volaba en un pushpaka (v√≠mana de flores). El nau-v√≠mana que aparece en el Raghu Vamsa 16.68 podr√≠a ser un v√≠mana con forma de nave.

Textos de la India tardíos: otros vehículos voladores, y a veces se utiliza como una manera poética de mencionar vehículos comunes terrestres.

En algunos lenguajes modernos de la India, por ejemplo en guyarat√≠, la palabra vimania significa precisamente ‚Äúavi√≥n‚ÄĚ.

A principios del siglo XX, un m√©dium hind√ļ escribi√≥ en s√°nscrito un texto supuestamente antiguo: el Vaimanika shastra.

El Imperio de Rama
El Dr. Kunwarlal Jain Vyas sostiene que las epopeyas b√©licas relatadas en los textos antiguos hind√ļes hablan de un periodo conocido como el Imperio de Rama, tan lejano como 26.000 a√Īos en el pasado. Aunque su teor√≠a es fuertemente criticada por los te√≥ricos convencionales, la hip√≥tesis del Imperio de Rama es defendida con documentaci√≥n hist√≥rica y f√≠sica por especialistas en el estudio de civilizaciones prehist√≥ricas tecnol√≥gicamente desarrolladas.

Otro investigador, llamado Brad Steiger, sostiene que las v√≠manas no fueron lo √ļnico que deslumbr√≥ los cielos de la India en un pasado remoto. Una explosi√≥n nuclear acontecida hace 5.000 a√Īos borr√≥ a todos sus habitantes de la faz de la Tierra, dejando ciudades como Mohenjo Daro en el Valle del R√≠o Indo totalmente cristalizadas.

Adem√°s de las citadas escrituras de la antigua India, otros relatos del oriente antiguo mencionan naves poderosas capaces de volar, incluso hasta las estrellas.

Ovnis en el lejano Oriente

Imagen Original

El Canchur es un libro milenario tibetano del cual fue descifrado un porcentaje mínimo, por su sngular tipo de escritura. En las partes legibles, abundan las menciones de naves como burbujas o perlas espaciales capaces de transportar gente a grandes velocidades.

La Epopeya de Gilgamesh, anterior a las escrituras b√≠blicas y conocida por su similitud con varios pasajes de la misma, hace referencia a una experiencia a bordo de un veh√≠culo de bronce desde el cual la Tierra se ve√≠a como ‚Äúuna pasta de harina, y el mar como un pil√≥n de agua‚ÄĚ.

Incluso en la historia de la antigua China es conocido un episodio en el que un príncipe llamado Wan Hu, quien vivió en el siglo XV a.C., se elevó por los aires en un asiento de 47 cohetes para no ser visto nunca más.

Fuente: http://asusta2.com.ar/
√Āvalon:
http://revistadigitalavalon.es/?p=2916



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1267