LA CASA EMBRUJADA: LA MALDICI脫N DE LA CASA EMBRUJADA.

Fecha 29/9/2010 17:05:15 | Tema: Enigmas y Misterios

Imagen Original

Al capit谩n Mujica, de la Marina Real Espa帽ola, le fue encomendada la tarea de proteger la Virgen del Carmen, regalo del reinado espa帽ol a la nueva Iglesia Mexicana. El oficial jur贸 a los Reyes, con su espada, que llevar铆a con orgullo tal labor.

Al encallar en M茅xico, las altas eminencias eclesi谩sticas, felices por la llegada de su venerada, rindieron un gran banquete de celebraci贸n en honor al guarda de la Virgen. A la fiesta asistieron las mujeres m谩s hermosas de la regi贸n y se dice que entre ellas hab铆a una tal vizcondesa Saibfotkin.

Saibfotkin estaba comprometida con un coronel mexicano de apellido Iturbide, que, por esos a帽os, se hallaba de campa帽a por las selvas mexicanas, pero corr铆a el rumor de que hab铆a extraviado rumbo y los meses sin noticias predispusieron la actitud y el itinerario de la inmutable vizcondesa.
El capit谩n Mujica, hombre de amores pasajeros y muchas mujeres, cay贸 embelesado por la enigm谩tica silueta de la realeza: se cuenta que Saibfotkin jug贸 con las expectativas de Mujica, como lo habr铆a hecho con las del desaparecido coronel. Seg煤n los comentarios de la 茅poca, cuando Saibfotkin acept贸 el cortejo del capit谩n Mujica, desapareci贸 sin dejar rastro, sumiendo al mismo en la m谩s plena de las angustias.
Se dice que su labor por esos tiempos fue paup茅rrima, por lo que se le quit贸 el honor del cuidado de la Virgen. Sumido en el fracaso emigr贸 hacia el sur instal谩ndose en Colombia.

Mujica vio en la desaparici贸n de Saibfotkin una gran afrenta hacia su persona y decidi贸 jam谩s enamorarse o dedicarle fidelidad a una mujer.

En Colombia, y ya en un perfil bajo, sin las grandes reverencias del pasado, se cas贸 dos veces, dej贸 hijos y alej贸 su rumbo evitando los lazos.

Imagen Original

Recorri贸 Venezuela donde esparci贸 su descendencia con innumerables mujeres utilizando variaciones de su apellido como "Mogica" o "Mugica", para evitarse persecuciones de hacendados u hombres importantes que ve铆an mancillado el honor de sus hijas.

En Ecuador se vio involucrado en un robo de joyas y fue preso. Al a帽o de presidio logr贸 escapar y, en su huida, fue socorrido por una joven mujer, una bruja de las selvas, de la cual no existe registro de su nombre.

La leyenda narra que, ante los ojos de Mujica, la mujer le record贸 a la ingrata vizcondesa Saibfotkin y motivado por una sed de venganza le enamor贸. La bruja entreg贸 su coraz贸n y despu茅s que el capit谩n retirado saci贸 su l铆bido le abandon贸.

En Per煤, Mujica intent贸 rehacer su vida comprometi茅ndose con una acaudalada doncella de gran dote, a quien sedujo con sus experimentados conocimientos de galanteo, pero en plena boda apareci贸 la bruja a quien dej贸 y, se relata, maldijo, en plena iglesia delante de la novia, familiares e invitados, al sorprendido militar.

La maldici贸n de la bruja, al parecer, hab铆a sido conjurada para que Mujica jam谩s pudiere volver hacer feliz con una mujer, no alcanzar铆a tranquilidad y pasividad, y cualquier intento de prosperidad se ver铆a enturbiado por la fatalidad, la desdicha y el olvido. Mujica no tom贸 en cuenta las palabras de la bruja, su matrimonio se realiz贸 y continu贸 con todos sus planes.

Con el pasar de los meses la familia de la esposa de Mujica comenz贸 a tener diversos problemas financieros que en el transcurso de un a帽o le llevaron a perder toda la fortuna. Solo lograron conservar la mansi贸n donde viv铆an. El capit谩n intent贸 rehacer la fortuna familiar, pero toda empresa que realiz贸 se sumergi贸 en el fracaso.

Suponiendo que sus desgracias eran causadas por la maldici贸n de la bruja, visit贸 a unos chamanes de la regi贸n quienes le recomendaron que la 煤nica manera de aminorar el gualicho era alej谩ndose lo que m谩s pudiera del norte, pues su conjuro era un hechizo norte帽o.

Mujica trat贸 de vender la mansi贸n, pero el padre de su esposa se lo impidi贸 y debi贸 esperar la muerte de 茅ste para poder llegar a usufructuar del inmueble. La mansi贸n habr铆a sido vendida tiempo despu茅s perdi茅ndose, de aqu铆, el rastro del militar y su esposa. Existen diferentes versiones y la suposici贸n m谩s posible es que haya emigrado a Chile.

A partir de la venta de la mansi贸n, los datos son vagos, Su viaje al pa铆s se habr铆a dado muchos a帽os despu茅s, ya muy viejo, solo y casi en banca rota.

Imagen Original

El destino de la que era su esposa se desconoce.

El capit谩n Mujica intent贸 asentarse lo m谩s al sur de Chile que pudo, para aminorar al m谩ximo posible la maldici贸n de la bruja. Termin贸 trabajando para un terrateniente de la zona que, como una iron铆a del destino, se llamaba Cr铆spulo Mujica. El militar retirado sab铆a que no pod铆an existir Mujicas que no procedieran de su descendencia directa, pero avergonzado por el que quiz谩s pod铆a ser alg煤n hijo ileg铆timo, ocult贸 su aut茅ntica identidad (este mismo cambio de nombre ha hecho que los datos no sean del todo certeros).

Por esos a帽os, Cr铆spulo hab铆a encomendado la construcci贸n en Santiago de una gran casa para vivir con su familia. Mujica le orient贸 en aspectos arquitect贸nicos para la misma, cont谩ndole detalles del origen del apellido que pose铆a y que en definitiva esa mansi贸n deb铆a proyectar lo que 鈥淢ujica鈥 representaba. Cr铆spulo qued贸 maravillado por los conocimientos de su fiel criado, que incluso 茅l desconoc铆a y le envi贸 a Santiago para supervisar aspectos de la construcci贸n鈥

Corr铆a el a帽o 1912 y, mientras se elevaba la mansi贸n Mujica, Cr铆spulo descubrir铆a, entre las pocas pertenencias de su criado, la espada de capit谩n del glorioso militar. El antiguo guarda de la Virgen avergonzado, como nunca hubiese imaginado, confes贸 su verdadera identidad.

Imagen Original

El terrateniente atormentado por una apremiante confusi贸n al sentirse enga帽ado por el destino, cay贸 enfermo muriendo meses m谩s tarde. La mansi贸n ser铆a terminada a帽os despu茅s y en ella habitar铆a el capit谩n Mujica en el total anonimato y en el m谩s vil de los olvidos.

El longevo hombre que hab铆a logrado esquivar a la muerte sucumbi贸 a su asedio. Se dice que en su lecho de muerte, en una peque帽a pieza de los criados, en el lugar m谩s masm贸rrico de la mansi贸n, recibi贸 una 煤nica visita de una misteriosa mujer que jam谩s se supo su nombre, pero que Mujica conoc铆a muy bien y que le record贸 que con su muerte la maldici贸n no terminar铆a, dejando todo lo que llevara su nombre en la m谩s profunda de las tinieblas.

- La famosa espada del capit谩n Mujica, de oro y brillantes, estuvo en despliegue en una caja negra con fondo rojo por muchos a帽os en el Museo del Carmen. fue robada alrededor de 1974.

- Existen otras mansiones Mujica alrededor de Am茅rica. Algunas a煤n no han desaparecido.

- La idea de mansi贸n embrujada se vincula en la mente del colectivo a aquel lugar con almas en pena que vagan dentro de la casa despu茅s de haber muerto violentamente. Pero una casa embrujada, tambi茅n puede serlo por acarrear con una maldici贸n o brujer铆a, de la casa misma o de quienes la habitan.

- La casa Mujica estaba embrujada por la maldici贸n nefasta conjurada por la bruja, la que, seg煤n entendidos, permanecer谩 para siempre.

Fuente: http://cadaverico.blogspot.com/
http://revistadigitalavalon.es/?p=2840



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1248