EL ENIGMA DEL APAG√ďN DE 1965 (NUEVA YORK)

Fecha 24/9/2010 12:59:51 | Tema: Enigmas y Misterios

Muchas ciudades han sufrido largos apagones a lo largo de la historia e incluso en Nueva York, el apag√≥n de 1965 no fue el √ļnico ni el m√°s duradero y costoso pero, sin lugar a dudas, pasar√° a los anales de la historia por ser el m√°s enigm√°tico de todos los que jam√°s han ocurrido.

El mal llamado ‚ÄúApag√≥n de Nueva York‚ÄĚ, porque √©sta solo fue una de las muchas ciudades de la costa Este que lo sufri√≥, comenz√≥ de manera inexplicable el 9 de Noviembre de 1965 a las 5:28 minutos de la tarde.

En ese instante, 36 millones de personas que habitan en los estados norteamericanos de New Hampshire, Massachusetts, Rodhe Island, Connecticut, Nueva York, Nueva Jersey, Vermont y Pennsylvania, y los Canadienses de Quebec y Ontario, quedan sumidos en la m√°s profunda oscuridad.

Posiblemente, la zona del planeta m√°s avanzada tecnol√≥gicamente queda totalmente paralizada; todo deja de funcionar, elevadores, sem√°foros, electrodom√©sticos, radio, televisi√≥n‚Ķ Los n√ļcleos urbanos sufren grandes embotellamientos y la gente no puede llegar a sus hogares, en las gasolineras, los surtidores de carburante no funcionan y muchos tienen que abandonar sus veh√≠culos en las cunetas al quedarse sin combustible. Nadie sabe los motivos del apag√≥n, porque no funcionan las televisiones ni la radio, ni las rotativas de los diarios.

Imagen Original
Muchas ciudades han sufrido largos apagones a lo largo de la historia e incluso en Nueva York, el apag√≥n de 1965 no fue el √ļnico ni el m√°s duradero y costoso pero, sin lugar a dudas, pasar√° a los anales de la historia por ser el m√°s enigm√°tico de todos los que jam√°s han ocurrido.
El mal llamado ‚ÄúApag√≥n de Nueva York‚ÄĚ, porque √©sta solo fue una de las muchas ciudades de la costa Este que lo sufri√≥, comenz√≥ de manera inexplicable el 9 de Noviembre de 1965 a las 5:28 minutos de la tarde.
En ese instante, 36 millones de personas que habitan en los estados norteamericanos de New Hampshire, Massachusetts, Rodhe Island, Connecticut, Nueva York, Nueva Jersey, Vermont y Pennsylvania, y los Canadienses de Quebec y Ontario, quedan sumidos en la m√°s profunda oscuridad.
Posiblemente, la zona del planeta m√°s avanzada tecnol√≥gicamente queda totalmente paralizada; todo deja de funcionar, elevadores, sem√°foros, electrodom√©sticos, radio, televisi√≥n‚Ķ Los n√ļcleos urbanos sufren grandes embotellamientos y la gente no puede llegar a sus hogares, en las gasolineras, los surtidores de carburante no funcionan y muchos tienen que abandonar sus veh√≠culos en las cunetas al quedarse sin combustible. Nadie sabe los motivos del apag√≥n, porque no funcionan las televisiones ni la radio, ni las rotativas de los diarios.
Es la primera vez que sucede un apag√≥n de tanta envergadura y apenas un pu√Īado de edificios poseen generadores propios que les dotan de unos servicios m√≠nimos de iluminaci√≥n. En los aeropuertos todo es un caos, la iluminaci√≥n de las pistas y la comunicaci√≥n con los aviones se interrumpe por unos momentos.

-“Es urgente que aterricemos, ¡Ya casi no nos queda combustible!
Los bomberos y las fuerzas de seguridad recorren alocadamente todos los puntos de la ciudad. Hay gente atrapada en los ascensores y en el metro.
-‚ÄúEn el parque de atracciones de Long Island se han quedado bloqueadas varias atracciones. ¬°Hay ni√Īos all√≠ arriba, b√°jenlos por favor!
La histeria se va desatando en muchos lugares. Se comienzan a dar algunos casos de robos y pillaje en distintos puntos de la ciudad. Las autoridades son conscientes de que el caos puede ir en aumento como el fallo eléctrico dure mucho más y piden explicaciones a los técnicos que rastrean la red en busca de la avería.

Lo que ha sucedido no tiene explicación razonable, toda la red ha caído fallando todos los sistemas de seguridad. Nadie encuentra una explicación a lo sucedido, puesto que los sistemas automáticos de control energético están más que preparados para soportar y redirigir todo tipo de sobrecargas y en el caso hipotético de fallar, están preparados para cortar y aislar diferentes sectores. Con lo que solo los distritos en los que se localizara la avería deberían de haber sufrido el apagón.

Imagen Original

Cientos de trabajadores de las compa√Ī√≠as el√©ctricas comprueban cada metro de la red el√©ctrica. Cableados, torres, transformadores, distribuidores‚Ķ nadie encuentra aver√≠a alguna.
‚ÄúLos sistemas de radar no funcionan ¬°est√°n ciegos! Cualquier proyectil a√©reo puede cruzar nuestro cielo en este preciso momento. ¬°No podr√≠amos detectar su presencia!.‚ÄĚ

‚ÄúEs m√°s, ni siquiera podr√≠amos enviar uno de nuestros proyectiles teledirigidos a interceptarlo, porque ‚Äúlos botones de mando con los que se les ordena despegar, dependen de la electricidad para su funcionamiento‚ÄĚ ¬°Es in√ļtil este inmenso aparato, no sirve para nada!‚ÄĚ.
El nerviosismo va en aumento.

Exactamente a las 12 horas de su comienzo, ni un minuto más ni un minuto menos, la electricidad volvió del mismo modo en el que se había esfumado. Los relojes eléctricos ni tan siquiera se tuvieron que poner en hora, puesto que sus manecillas reanudaron su marcha con gran exactitud.

En algunas zonas del Norte todavía sufrieron el apagón durante un par de horas más por cortes manuales que se realizaron mientras se buscaba la avería.

‚ÄúQue se deslinden responsabilidades. Ciudadanos comunes y corrientes, hombres de empresas y periodistas pidieron del gobierno de Estados Unidos una explicaci√≥n sobre lo ocurrido. Siguen llegando telegramas, se√Īor. Nos exigen que aclaremos lo ocurrido‚ÄĚ.

Imagen Original

El suceso será explicado técnicamente como un colapso en cadena de la red interconectada de 375.000 voltios CANUSE que vincula Canadá y la costa noroeste de los EE.UU. originada por sobrecarga en el sistema debido a una serie de imprevistas fallas encadenadas en el sistema de protección automática de la red.

La vulnerabilidad de las grandes ciudades quedan al descubierto ante un suceso que se suponía nunca habría de ocurrir y que afecta en conjunto a mas de 30 millones de personas. El disparador del colapso del sistema será atribuido presuntamente a una falla producida en los relés de protección de la subestación Clay en Niagara Falls, a pesar de trascender semanas más tarde de fuentes no oficiales que una detenida inspección de los mismos no mostró ninguna anomalía.

Los rumores no tardan atribuir el apag√≥n a una serie de luces extra√Īas que cientos de personas dicen haber visto sobre las centrales el√©ctricas y sobre las ciudades antes, durante y despu√©s del apag√≥n. Nadie deja de recordar la pel√≠cula de 1951, Ultim√°tum a la tierra (The Day the Earth Stood Still), dirigida por Robert Wise, en la que un ser venido del cosmos advierte a la humanidad sobre el mal rumbo que √©sta lleva y para captar la atenci√≥n de los gobiernos provoca un apag√≥n a nivel mundial.

Avistamientos desconcertantes
Pocas horas después de superarse el problema con el restablecimiento del servicio eléctrico en el área trascienden algunos desconcertantes y coincidentes testimonios sobre la aparición en Niagara Falls y en las proximidades de Syracusa de objetos voladores desconocidos, (ovnis) tanto sobre la planta Sir Adam Beck como sobre la subestación Clay, momentos antes de iniciarse el colapso del sistema.

En el primer caso la noticia es desmentida por las autoridades de la planta, pero en el segundo caso son el piloto instructor Weldon Ross junto a otro tripulante quienes dan cuenta poco después de aterrizar a tientas en el Hancock International Airport, de la presencia de un ovni de más de 30 mts. de diámetro sobre las líneas de alta tensión provenientes de Niagara Falls sobre la estación Clay.

Otros calificados testigos en tierra han reportado también otros avistamientos desconcertantes. Las investigaciones oficiales efectuadas por la U.S. Federal Power Commission y por la Comisión de Energía Hidroeléctrica de Ontario (Canada) concluirán en atribuir el suceso a causas técnicas desestimando cualquier posible relación del mismo con los hechos reportados.

Sin embargo ninguna explicaci√≥n logra rebatir la validez de los testimonios de cientos de observadores, algunos calificados, acerca de las observaciones de dos objetos voladores no identificados en el √°rea de Niagara Falls ‚Äď Syracusa y tambi√©n sobre Nueva York antes, durante e inmediatamente despu√©s del imprevisto apag√≥n. Los testimonios ganan trascendencia en primera instancia a partir de su difusi√≥n a trav√©s del ‚ÄúGlobe and Mail‚ÄĚ de Toronto y del ‚ÄúThe Syracuse Herald-Journal‚ÄĚ.

Los testimonios más calificados corren por cuenta de experimentados pilotos, dos de ellos comerciales, Jerry Whitaker and George Croninger, un instructor de vuelo, Weldon Ross y avalados por el comisionado en jefe de Aviación de Syracusa Robert C. Walsh.

Los reportes iniciales a los cuales se suman avistamientos sobre Nueva York 20 minutos después del apagón ganan trascendencia nacional a través de Associated Press y de la cadena NBC, del New York Journal American y del Indianápolis Star. Las observaciones efectuadas sobre Manhattan cuentan con el respaldo de algunas fotografías obtenidas por un fotógrafo del Times-Magazine, pero las mismas tratarán de ser desacreditadas sugiriéndose que en realidad las presuntas evidencias aportadas corresponden al paso de un satélite ruso o a simples defectos de las fotografías. El transcurso de los días diluye la trascendencia de los sucesos reportados, pero no las sospechas de un posible encubrimiento oficial sobre las verdaderas causas del apagón cuyos alcances involucrarían incluso a las autoridades canadienses. Frank Edwards, un investigador dedicado al estudio del fenómeno ovni, comprometerá a las autoridades militares estadounidenses al afirmar que las mismas estaban en alerta sobre la presencia de los objetos voladores no identificados en el área desde 45 minutos antes de producirse el apagón.

Publicado por zapotudo.
Fuente:
http://elapocalipsisvaallegar.blogspot.com/




Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1240