LAS MORAS, FABRICANTES DE PESADILLAS.

Fecha 9/6/2009 8:56:48 | Tema: Mitos y Leyendas

En casi todos los países del mundo se cree o se ha creído alguna vez en la existencia de ciertas criaturas malignas cuya principal ocupación consiste en atormentar a los que duermen. Sufrir pesadillas frecuentes, experimentar terrores nocturnos o despertarse en medio de la noche con una angustiosa presión en el pecho que le impide a uno moverse y respirar son pruebas claras de estar bajo el influjo de alguno de estos seres.
Los habitantes del este de Europa culpan de estos males a las Moras, aunque su aut√©ntica naturaleza resulta poco clara y var√≠a seg√ļn la zona. En Bosnia se dice que basta con ser la hija de una bruja para convertirse en mora; en Rusia se trata del alma de una chica que ha ca√≠do bajo el poder de los esp√≠ritus diab√≥licos por haber muerto sin bautizar o por haber sido maldecida por sus padres; en Polonia, Bohemia y parte de Serbia se la considera el esp√≠ritu de una bruja que, bajo la forma de mariposa, abandona su cuerpo durante la noche‚Ķ

En otras zonas de Serbia, sin embargo, la mora es una criatura independiente con el aspecto de una informe mata de pelo blanco, aunque puede adoptar también la forma de un caballo o de otro animal doméstico.


Cuenta un relato popular que hubo una vez un hombre al que una mora atormentaba tanto que, al no poder soportarlo más, cogió todo su dinero, montó en su yegua blanca y huyó del hogar dispuesto a no regresar nunca.

Pero no importaba lo lejos que viajase: cada noche, cuando se echaba a dormir, horribles pesadillas le asaltaban con angustiosa puntualidad. Y es que la mora le seguía allí a donde fuera.

Una noche solicit√≥ cobijo en una casa. El due√Īo de la misma oy√≥ a su hu√©sped quejarse en sue√Īos y, al entrar en la habitaci√≥n para averiguar qu√© ocurr√≠a, vio c√≥mo una espesa mata de pelo blanco se aferraba a su boca impidi√©ndole respirar. Tom√≥ unas tijeras y la cort√≥ por la mitad. A la ma√Īana siguiente ambos trozos hab√≠an desaparecido, pero cuando el vagabundo sali√≥ al exterior de la casa encontr√≥ a su yegua blanca muerta. Comprendi√≥ entonces que si no hab√≠a podido dejar atr√°s a la mora era porque durante todo aquel tiempo hab√≠a estado viajando sobre su lomo.

Otras veces las moras se comportan como vampiros, succionando la sangre de sus v√≠ctimas (o, si estas son mujeres, en ocasiones la leche). Se dice que cuando la mora prueba la sangre de un humano se enamora de √©l y no lo abandona hasta que este muere. Sus presas favoritas son los ni√Īos, a quienes extraen del pecho un l√≠quido acuoso.

http://sobreleyendas.com/2009/06/08/l ... abricantes-de-pesadillas/



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=124