BOLAS DE FUEGO ILUMINAN A J√öPITER.

Fecha 18/9/2010 16:57:56 | Tema: Noticias de ultima hora

Septiembre 9, 2010: En un art√≠culo que se public√≥ hoy en la revista Astrophysical Journal Letters (Cartas de Investigaci√≥n sobre Astrof√≠sica, en idioma espa√Īol), un grupo de astr√≥nomos profesionales y aficionados anunci√≥ que J√ļpiter est√° siendo golpeado con una frecuencia sorprendente por peque√Īos asteroides, los cuales producen recurrentes bolas de fuego en la atm√≥sfera del planeta gigante y, de este modo, lo iluminan.

Vea una pel√≠cula del impacto que tuvo lugar el 3 de junio, y que fue grabada por Christopher Go, en la ciudad de Ceb√ļ, en Filipinas.

"J√ļpiter es una gran aspiradora gravitacional", dice Glenn Orton, quien es uno de los co‚Äďautores del art√≠culo y astr√≥nomo del Laboratorio de Propulsi√≥n a Chorro (JPL, por su sigla en idioma ingl√©s). "Ahora es claro que objetos relativamente peque√Īos, que son vestigios de la formaci√≥n del sistema solar, hace 4.500 millones de a√Īos, todav√≠a golpean a J√ļpiter con frecuencia".
Los impactos son lo suficientemente brillantes como para que puedan observarse a trav√©s de telescopios de jard√≠n desde la Tierra. De hecho, los primeros en detectarlos fueron astr√≥nomos aficionados, quienes registraron dos bolas de fuego tan s√≥lo en el a√Īo 2010: una el 3 de junio y la otra el 20 de agosto.

Los astr√≥nomos profesionales, de la NASA y de otros lugares, han dado seguimiento a las observaciones realizadas por los aficionados, esperando averiguar m√°s sobre los cuerpos que causan los impactos. Seg√ļn la Carta publicada hoy, cuyo primer autor es Ricardo Hueso, de la Universidad del Pa√≠s Vasco, en Espa√Īa, la bola de fuego del 3 de junio fue causada por un objeto de aproximadamente 10 metros de di√°metro. Cuando golpe√≥ a J√ļpiter, el impacto liber√≥ alrededor de mil millones de millones (1015) de joules de energ√≠a. En comparaci√≥n, eso es de 5 a 10 veces menos energ√≠a que la liberada en el "evento de Tunguska" de 1908, cuando un meteoroide explot√≥ en la atm√≥sfera de la Tierra y arras√≥ con millones de √°rboles en un √°rea remota de Rusia. Los cient√≠ficos contin√ļan analizando la bola de fuego del 20 de agosto, aunque creen que fue de una magnitud comparable con el evento que tuvo lugar el 3 de junio.

Antes de que los aficionados avistaran estas bolas de fuego, los cient√≠ficos no estaban al tanto de que se pudieran observar colisiones tan peque√Īas. El primer indicio de su visibilidad se dio cuando, en julio de 2009, Anthony Wesley, un astr√≥nomo aficionado de Australia, descubri√≥ una mancha oscura en J√ļpiter. Esa mancha estaba compuesta claramente por los escombros, que a√ļn se arremolinaban, de un impacto que acababa de ocurrir, pero que √©l no hab√≠a podido captar. En la siguiente ocasi√≥n, sin embargo, su suerte mejorar√≠a. El 3 de junio de 2010, pudo capturar una bola de fuego en el momento en el cual ocurri√≥.

Imagen Original

Una imagen, en color compuesto, del destello asociado al impacto que se produjo el 3 de junio en J√ļpiter. Cr√©dito de la imagen: Anthony Wesley, observado desde Broken Hill, en Australia. [M√°s informaci√≥n]

"Estaba mirando en mi telescopio im√°genes de video en tiempo real cuando vi un destello luminoso de 2,5 segundos en el borde del disco de J√ļpiter", dice Wesley. "Fue inmediatamente claro para m√≠ que ten√≠a que ser un evento que se estaba produciendo en J√ļpiter".

Otro astr√≥nomo aficionado, Christopher Go, de Filipinas, confirm√≥ que el destello tambi√©n apareci√≥ en sus registros. Cuando los astr√≥nomos profesionales fueron avisados a trav√©s de mensajes de correo electr√≥nico, buscaron se√Īales del impacto en im√°genes de telescopios m√°s grandes, entre los cuales se incluyen los siguientes: el Telescopio Espacial Hubble, de la NASA, el VLT (Very Large Telescope o Telescopio Muy Grande, en idioma espa√Īol), del Observatorio Europeo del Sur, en Chile, y los telescopios del Observatorio Gemini, en Haw√°i y en Chile. Los cient√≠ficos no observaron disturbios t√©rmicos o huellas qu√≠micas t√≠picas asociadas con los escombros, lo que permiti√≥ poner un l√≠mite al tama√Īo del objeto.

La segunda bola de fuego, que se produjo el 20 de agosto, fue detectada inicialmente por el astrónomo aficionado japonés Masayuki Tachikawa, en la ciudad de Kumamoto, y fue rápidamente confirmada por otro aficionado japonés, Aoki Kazuo, en Tokio. Esta bola de fuego duró aproximadamente 1,5 segundos y, al igual que la bola de fuego del 3 de junio, no dejó escombros que pudieran ser observados por telescopios grandes.

La bola de fuego del 20 de agosto, registrada por Aoki Kazuo, en Tokyo, Japón.

Imagen Original

"Es interesante notar que, mientras que la Tierra es golpeada por objetos de 10 metros de di√°metro una vez cada 10 a√Īos en promedio, parece ser que J√ļpiter es golpeado por objetos de ese tama√Īo [hasta] varias veces al mes", comenta Don Yeomans, director de la Oficina del Programa de Objetos Cercanos a la Tierra (NEO, por su sigla en idioma ingl√©s), en el JPL, quien no estuvo involucrado directamente en el estudio.

Saber con qu√© frecuencia es golpeado J√ļpiter puede ense√Īar algo a los astr√≥nomos sobre la poblaci√≥n de meteoroides a trav√©s del sistema solar ‚ÄĒun asunto que resulta de considerable importancia para nosotros en la Tierra. Justo ayer, el 8 de septiembre, un asteroide de 10 metros de di√°metro, llamado 2010 RF12, pas√≥ cerca de nuestro planeta, sin hacer impacto con √©l. Hace dos a√Īos, una roca espacial un poco m√°s peque√Īa, denominada 2008 TC3, se desintegr√≥ en la atm√≥sfera superior arriba de Sud√°n.

"A√ļn estamos refinando la tasa de impactos sobre J√ļpiter", a√Īade Yeomans, "y estudios como √©ste ayudan a hacer precisamente eso".

Para conocer m√°s sobre la investigaci√≥n original, consulte "First Earth‚Äďbased Detection of a Superbolide on Jupiter" (Primera Detecci√≥n Terrestre de un Superb√≥lido en J√ļpiter), por R. Hueso y colaboradores, en la revista Ap. J. Letters, 2010, 721, L129.

Créditos y Contactos


Autor: Dr. Tony Phillips
Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducci√≥n al Espa√Īol: Juan C. Toledo
Editora en Espa√Īol: Angela Atad√≠a de Borghetti
Formato: Juan C. Toledo

Fuente: http://ciencia.nasa.gov/




Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1230