¬ŅQUE OCURRE EN NUESTROS CIELOS?

Fecha 6/9/2010 16:20:00 | Tema: Enigmas y Misterios

PEDRO POZAS TERRADOS (NEMO)

Fotografias Pedro Pozas T.


¬ŅQUE SE OCULTA TRAS LAS ESTELAS DEL CIELO?

Algo est√° ocurriendo en el cielo a espaldas del ciudadano

Desde hace unos a√Īos a esta parte, es frecuente ver en nuestros paisajes, tomas de video, fotograf√≠as o estampas, una serie de estelas en el cielo de muy diversas formas y posiciones, desde l√≠neas perfectamente trazadas y visibles,

Imagen Original

discontinuas, en zigzag, desordenadas en todas las direcciones, hasta en cuadrícula como si un gigante quisiera jugar a las tres en raya en el tapete azul del cielo. Pero lo curioso y tal vez lo inquietante, es que estas estelas en lugar de desaparecer de forma casi instantánea como lo que vemos en algunas de estas estelas dejadas por aviones comerciales, es que permanecen en el tiempo, horas enteras y cada vez se van ensanchando hasta cubrir el cielo con unas nubes delgadas, blanquecinas, que se van juntando con otras y donde antes veíamos un cielo despejado, horas después nos encontramos con un cielo cubierto por delgadas nubes.
Imagen Original

¬ŅSon estas estelas producto de un plan a nivel global en la lucha contra el cambio clim√°tico? Si es as√≠..¬ŅPor qu√© lo ocultan a la sociedad? ¬ŅCon qu√© derecho intentan alterar el clima que puede en alg√ļn momento escaparse al control humano y originar algo peor de lo que se intenta combatir? Si no es as√≠‚Ķ¬Ņqu√© son entonces estas estelas que permanecen horas en el cielo y que se expanden? Vapor de agua no, se evaporar√≠a r√°pidamente‚Ķ.entonces..¬ŅQu√© pueden ser? ¬ŅPueden contener sustancias qu√≠micas que posteriormente caigan a las ciudades y campos? ¬ŅPueden ser metales pesados? Estas preguntas y muchas m√°s, son las que indudablemente cualquier persona puede preguntarse ante el silencio que rodea este misterio.

Algunas administraciones, instituciones y empresas est√°n desarrollando una nueva ‚Äúciencia‚ÄĚ, la geoingenier√≠a. Esta consiste en la manipulaci√≥n del medio ambiente a escala global para provocar cambios que contrarresten los da√Īos ambientales producidos por el ser humano a trav√©s de su actual sistema de vida, sin que este mismo sistema tenga que cambiar, reciclarse o modificar esas agresiones que originan el cambio clim√°tico. Una forma c√≥moda de quitarse el problema sin renunciar al actual beneficio de la globalizaci√≥n y encima sacar beneficios y rentabilidad en los nuevos mega-proyectos de la geoingenier√≠a industrial.

Edward Teller, f√≠sico y padre de la bomba de hidr√≥geno, en un reportaje del Wall Street Journal de 1997, anunci√≥ que estaba a favor de inyectar part√≠culas en el cielo que disgregasen la luz del sol en la estratosfera para evitar el calentamiento global. Paul Crutzen, Premio Nobel de Qu√≠mica, en agosto del 2006, propuso hacer un experimento consistente en desarrollar en la estratosfera pel√≠culas de azufre para evitar que parte de la energ√≠a solar llegase a la Tierra. Quer√≠a lanzar con ca√Īones, sulfuro de hidr√≥geno. Por oxidaci√≥n, se forma di√≥xido de azufre, del cual, a su vez, tambi√©n por oxidaci√≥n se crean part√≠culas de √°cido sulf√ļrico. Pero..¬ŅEstas mentes pensantes pensaban en las consecuencias que podr√≠an originar en la salud de todas las personas? ¬ŅConsideraban a las poblaciones v√≠ctimas colaterales de sus extravagantes ideas? ¬ŅPueden ser las estelas del cielo el desarrollo real de las tesis de estos supuestos cient√≠ficos que les importa un bledo la vida de los dem√°s?.

Imagen Original

Miguel Jara ha escrito un libro muy interesante e instructivo, que nos abre los ojos ante la manipulación de nuestra salud por las farmacéuticas titulado: La salud que viene: Nuevas enfermedades y el marketing del miedo. En el mismo contiene un capítulo que trata sobre la geoingeniería titulado: Escrito en el cielo. El planeta de la eterna primavera. Nos desvela muchísima información sobre las estelas. Bien es cierto que por ahora no se ha podido llegar a una conclusión final de lo que está ocurriendo en nuestros cielos. Pero seguramente no vamos mal encaminados. Algo ocurre y esas estelas sean lo que sea, están originando problemas de salud y no son normales. Y lo que es peor, esas estelas se encuentran ya en numerosas partes del mundo.

Pero sin duda las pruebas siguen llegando con claridad. Miguel nos lo desvela en su libro. Un estudio de 944 p√°ginas realizado por un panel de cient√≠ficos e investigadores denominado Implicaciones de la pol√≠tica del calentamiento por efecto invernadero: mitigaci√≥n, adaptaci√≥n y base cient√≠fica, fue publicado en 1992, cinco a√Īos antes de la cumbre de Kyoto. En el manual hay cient√≠ficos y empresas implicadas. Se muestran costes de aplicar los proyectos de geoingenier√≠a, f√≥rmulas matem√°ticas y qu√≠micas y explicaciones exhaustivas sobre c√≥mo llevar a cabo los mismos. Incluye ademas argumentos sobre la reclutaci√≥n de gobiernos extranjeros, la adquisici√≥n de materiales y la fabricaci√≥n de compuestos aerosoles. Y esto es lo m√°s sorprendente: el trabajo argumenta que la manera m√°s eficaz de mitigar el cambio clim√°tico es la pulverizaci√≥n en la atm√≥sfera de aerosoles reflectantes, para lo que se utilizar√≠an aviones, tanto comerciales como militares. Este m√©todo de mitigaci√≥n de los efectos del cambio clim√°tico tiene como objetivo crear un escudo en la atm√≥sfera del planeta para conseguir que aumente el albedo (reflectividad) de la Tierra. Se utilizar√≠a para ello aerosoles compuestos de aluminio u √≥xido de aluminio y √≥xido de bario, as√≠ como productos qu√≠micos que generen ozono en la atm√≥sfera.

Es decir, que en lugar de rectificar nuestro comportamiento, estudiar la forma de reducir nuestro da√Īo al medio ambiente sin perder la calidad de vida, lo que hacen estos eminentes cient√≠ficos, apoyados por empresas con grandes intereses por los beneficios que pueden adquirir de tan tama√Īa empresa, es modificar el clima a escala planetaria. En ese mismo informe, nada viene de la problem√°tica del aluminio y otros compuestos qu√≠micos al caer al suelo, a las ciudades, al ser respirados por la poblaci√≥n, en los cultivos, en el agua. ¬ŅNo han pensado que para solucionar un problema pueden nacer muchos otros que act√ļen de forma irreversible contra la salud de las personas?. ¬ŅNos est√°n fumigando, envenenando sin que nos demos cuenta? ¬ŅPor qu√© callan los pol√≠ticos? ¬ŅQu√© sustancias hay en esas estelas del cielo que aparentemente son inofensivas?

Imagen Original
Pero nada de esto es nuevo. En 2006 sali√≥ publicado en los medios nacionales, que la Comunidad de Madrid estudiaba un m√©todo israel√≠ para provocar lluvias con aviones, bombardear las nubes. Esperanza Aguirre, Presidenta de la Comunidad declar√≥ a los medios de comunicaci√≥n que : ‚Äúeste invento podr√≠a aplicarse en un futuro a Madrid‚ÄĚ. ¬ŅAs√≠ sin m√°s? ¬ŅSin saber las consecuencias en detrimento al medio ambiente y la salud de las personas? Estas ideas tomadas a la ligera y sin un razonamiento l√≥gico, el forzar cambios climatol√≥gicos forzosos a trav√©s de tecnolog√≠as, bombardeos o fumigaciones de sustancias qu√≠micas, puede llegar a unas consecuencias globales impredecibles y el que los pol√≠ticos encima animen esta clase de pr√°cticas industriales, es de una irresponsabilidad que raya la dictadura ocasional de un cargo.

El Ministerio de Medio Ambiente alemán se vio obligado a reconocer en el 2004, que investigaba sobre la posibilidad de cambiar el clima y que había desarrollado ciertos experimentos científicos para hacerlo. Los habitantes de una zona del país denunciaron que sobre sus cabezas volaban escuadrones de aviones y que dejaban sospechosas estelas químicas. El Gobierno alemán tubo que abandonar estas prácticas.

Hechos como los expuestos, se cuentan por cientos. En Argentina se provoca lluvias para que no lleguen a granizo por empresas privadas y fumigaciones en las nubes.

China, expertos en el clima.

Las Autoridades chinas no se andan con tapujos o mentiras. Tienen una ‚ÄúOficina de Modificaci√≥n del Tiempo‚ÄĚ y detr√°s de ella, todo un departamento al servicio de la naci√≥n. Su responsable anuncia que hay que darlo todo para lograr la lluvia y sobre todo en las √©pocas de sequ√≠a. De esta forma, tienen preparados siempre numerosas baterias con cartuchos de compuestos qu√≠micos y cuando se hace necesario y las condiciones son las ideales, atacan al cielo para producir descargas de agua o bien depejar nuebes que puedan amenazar cualquier evento.

El 8 de agosto de 2008, el cielo pekin√©s era bombardeado con 1.110 cartuchos de yoduro para asegurar una noche clara durante la inauguraci√≥n de los Juegos Ol√≠mpicos. De forma m√°s reciente ha vuelto a poner en marcha su artiller√≠a meteorol√≥gica para despejar las nubes y poder lucir un desfile militar que conmemor√≥ el 60 cumplea√Īos de su renacer comunista.

El 29 de noviembre del 2009, en Pekín y en solo 24 horas se pasó de un día primaveral que se podía pasear con mangas de camisa, a una espesa nevada que cubría de blanco la ciudad, en medio de un fuerte viento que tumbó árboles, descendiendo las temperaturas a tres grados bajo cero. Aprovechando la prevista disminución del termómetro, la Oficina de Modificación del Tiempo bombardeo el cielo como si de un ataque aéreo se tratara provocando la caída de la nieve. 186 dosis de yoduro plata, una sustancia catalizadora que libera hidrógeno, entró en contacto con el oxígeno de la atmósfera, aceleró la lluvia y cuajó en hielo y nieve en cuanto el mercurio bajó por la noche a los cero grados.

Imagen Original
Por todo ello, se sabe que en muchos países se está modificando el clima por conveniencias de una forma irresponsable y sin que se sepamos las consecuencias que ello nos puede acarrear a corto o largo plazo.

Jacques Cousteau

El gran explorador marino Jacques Cousteau, adem√°s de ense√Īarnos los secretos y las maravillas del mar, de acercarnos a sus criaturas, de comprender el fr√°gil ecosistema marino y la necesidad de su conservaci√≥n y protecci√≥n, nos dej√≥ un gran legado a la humanidad, unas palabras y pensamientos que fueron publicados a t√≠tulo p√≥stumo, pero en el que hab√≠a trabajado durante dos a√Īos, como si presintiera que su fin estaba llegando. Este legado es un libro titulado ‚ÄúLos humanos, las orqu√≠deas y los pulpos‚ÄĚ. Critica duramente a los pol√≠ticos por no respetar el medio ambiente y ser marionetas de multinacionales que sin control alguno, realizan sus actividades en perjuicio de la humanidad.

Imagen Original

El ha dejado escrito, que los tecn√≥cratas nos est√°n convirtiendo en temerarios. Los juegos de azar que nos imponen a menudo (como el jugar con el clima), ponen en riesgo nuestra seguridad en beneficio de metas que no hacen avanzar la causa humana, sino que la socaban. Al apostar nuestras vidas con sus planes, quienes nos gobiernan no cumplen con el mandato de una sociedad democr√°tica, sino que lo traicionan. No nos ennoblecen, sino que nos convierten en v√≠ctimas. Y, al consentir riesgos que han tenido como consecuencia da√Īos irreversibles para el medio ambiente, nosotros mismos no s√≥lo renunciamos a nuestros propios derechos como ciudadanos. Tambi√©n victimizamos a los ni√Īos del futuro, indefensos, sin voz y sin voto.

Cousteu escribe que la industria utiliza de manera habitual decenas de miles de sustancias qu√≠micas. De todas ellas s√≥lo se ha comprobado los efectos sobre la salud de aproximadamente un 20 por 100 de los productos de uso diario. Sino sabemos nada sobre los efectos individuales de miles de sustancias qu√≠micas ¬Ņc√≥mo puede alguien predecir los efectos que pueden tener una vez mezclados, en innumerables combinaciones, en el aire y el agua donde los rociamos, emitimos y vertimos?

Imagen Original

Imagen Original

La ciencia descubre. La tecnolog√≠a ejecuta. El hombre se adapta. ¬ŅEs √©se el ‚Äúprogreso‚ÄĚ que queremos comprar con la moneda del riesgo humano? ¬ŅSon la sumisi√≥n y la resignaci√≥n las metas por las que debemos jugarnos la vida o la vida de nuestros hijos?.

Jacques aclara que ning√ļn periodista que se precie puede considerar noticia el hecho de que los gobernantes mientan y que la gente lo sepa. Lo sorprendente, lo terrible, es que la gente sepa que sus gobernantes mienten y no hagan nada al respecto. El problema de la democracia moderna no es que la gente haya perdido el poder que ten√≠a, sino que haya dejado de valorar en su justa medida el poder que posee. Lo seres humanos a√ļn tenemos que comprender la enormidad de lo que estamos haciendo: en un segundo geol√≥gico, estamos deshaciendo complejidades que tardaron una eternidad en crearse.

Sus palabras deben ser el despertar de la conciencia política.

Geoingeniería, un toque de atención

A pesar de todo ello, el Organismo Subsidiario de Asesoramiento Cient√≠fico, T√©cnico y Tecnol√≥gico de Naciones Unidas, establece que ‚Äúninguna actividad de geoingenier√≠a relacionada con el clima tendr√° lugar hasta que haya una base cient√≠fica adecuada para justificar tales actividades. Pero‚Ķ. ¬Ņy si existe un equipo de cient√≠ficos que justifica la actividad? ¬ŅNo es preferible estudiar primero las consecuencias que podr√≠an derivarse de una intervenci√≥n del clima en el que no podemos controlar? ¬ŅQui√©n va a controlar estos experimentos? ¬ŅCon que derecho pueden jugar a ser Dioses con unos elementos que jam√°s podr√°n ser domados por el hombre por mucho que se empe√Īe? ¬ŅPueden ser la estelas una de esas justificaciones de cara al cambio clim√°tico?

Imagen Original

Sin embargo los defensores de la geoingeniería se cuentan por cientos, se agrupan y no cabe duda de que tienen hasta lobbys en el Parlamento Europeo para que se dicten leyes a su conveniencia. La manipulación de políticos es global mientras no cambie el sistema actual de gobernar.

Naomi Klein escritora canadiense exclama: ¬ŅC√≥mo se atreven a reclamar el derecho a bloquear el sol, a pintar las nubes, a cambiar la qu√≠mica del oc√©ano?. Miren cu√°nto petr√≥leo se derram√≥ en el Golfo de M√©xico. Si hay alguna lecci√≥n de este desastre es que no podemos controlar los efectos de nuestra tecnolog√≠a y nuestra tecnolog√≠a no es capaz de remediar las perturbaciones de la tierra que nosotros mismos desatamos.

Recientemente la cadena de TV Cuatro ofreci√≥ un reportaje de tres minutos sobre la geoingenier√≠a. En √©l, Raquel Duva de los informativos desvel√≥ a los espectadores la posibilidad de que las estelas nubosas que vemos en el cielo durante los √ļltimos a√Īos sean lo que multitud de cient√≠ficos han descrito: proyectos para combatir el cambio clim√°tico por medios tecnol√≥gicos.

Si es as√≠, y todo induce a que si, se est√° cometiendo un grave perjuicio contra la humanidad, contra la democracia, contra la libertad de las personas y se esta poniendo en peligro no solo la salud de las personas, sino la propia existencia del bienestar com√ļn de la humanidad. Lo que se haga para manipular el clima, que es un sistema global independiente y ya esta tocado debido a la deforestaci√≥n y otras causas humanas, no es ni nunca podr√° ser, competencia de unos o de pocos pa√≠ses, es problema de todos. Hablar de ‚Äúlegislaci√≥n nacional‚ÄĚ es simplemente una coartada para justificar experimentos que seguramente tendr√°n impactos dram√°ticos en otros pa√≠ses, incluso muy lejos de donde se inicien.

Una de las propuestas de geoingenier√≠a que m√°s se impulsan actualmente, es la inyecci√≥n de nanopart√≠culas azufradas en la estratosfera, para crear sombrillas gigantes que tapen los rayos solares. David Keith, un entusiasta de la geoingenier√≠a, consigui√≥ recientemente que se le publicara un art√≠culo pretendidamente serio sobre el tema, en la revista Nature. Ellos saben que las part√≠culas inyectadas caer√°n posteriormente, causando da√Īos similares en mar y tierra, adem√°s de muerte prematura de miles de personas. Paul Crutzen, Nobel contest√≥ a estas advertencias que tambi√©n el cambio clim√°tico amenaza la vida de la gente.

Imagen Original

La geoingenier√≠a es un plan de los mismos gobiernos y empresas que han provocado el cambio clim√°tico, para convencer a la sociedad que podr√°n resolver el desastre con un ‚Äúplan B‚ÄĚ que traer√° m√°s y nuevos riesgos que lo anterior, pero les permitir√° mantener sus privilegios mientras vivan. Las generaciones futuras les dan igual. Ellos ya no estar√°n. Sin embargo no debe existir el plan B. Los ciudadanos no se lo podemos permitir y si no protestamos la culpa recaer√° en nuestro silencio como bien nos dejo dicho Jean Couteau ‚Äúno podemos perder nuestro

El peligro cae de los cielos: Lluvia nanobacteriana.

Cuando las Fuerzas A√©reas de USA empezaron a analizar la estratosfera, en los a√Īos 60, obtuvieron asombrosos resultados. Se han encontrado bacterias, esporas de hongos y virus desconocidos en la superficie de la Tierra. Tambi√©n se encontraron otras formas de vida m√°s peque√Īas que las bacterias. El descubridor de esas ‚Äúnanobacterias‚ÄĚ, como las ha llamado el Doctor Fol., las describe como la mayor poblaci√≥n, hablando num√©ricamente, de nuestro planeta, en los siguientes t√©rminos: ‚ÄúEstas son una forma diminuta de bacterias, que tienen 1.000 veces menos volumen que una bacteria normal y son varias veces m√°s numerosas que aquellas‚ÄĚ. Como estas supuestas estelas que amenazan nuestros cielos se extienden sobre √°reas de mucha poblaci√≥n, donde los cambios de temperatura son mayores y se necesitan con m√°s urgencia un enfriamiento de la Tierra (al menos en opini√≥n de Highes Aeroscope), hemos de asumir que las estelas qu√≠micas invadidas de part√≠culas, poco a poco bajaran al suelo y junto a esos habitantes de la estratosfera que les han sacado de su ecosistema, entraran en contacto con los pulmones de los seres humanos. Nuestro sistema inmunol√≥gico puede que no los reconozca y la falta de resistencia pudiera conducir a una amplia variedad de enfermedades. Puede ser, no que suceda. Pero el silencio administrativo hace que las especulaciones aumenten. El peligro est√° presente. Uno m√°s a√Īadido a los muchos existentes realmente.

Aluminio

Sin embargo el problema se agrava. De un tiempo a esta parte y dicho por personal que recoge las mediciones atmosféricas que analizan el tanto por ciento de las gramíneas y otras sustancias de nuestra atmósfera que respiramos, en diferentes estaciones distribuidas por la ciudad y el campo, advierten que se viene observando un gran aumento, superior al límite autorizado (si es que debería de existir límites pues lo ideal es 0) de partículas de Aluminio y otros metales pesados.

Por trabajadores de campo del Ministerio de Medio Ambiente han observado que el gorri√≥n, el t√≠pico pajarito que revoletea en todos los campos y √°reas urbanas, est√° desapareciendo. Sus poblaciones est√°n experimentando un fuerte declive. El gorri√≥n es sensible al medio donde vive. ¬ŅQu√© les est√° ocurriendo? Por el momento no hay explicaci√≥n. Son muchos misterios coincidentes en el tiempo. Estelas, alto √≠ndice de part√≠culas de aluminio, poblaciones de gorriones que disminuyen‚Ķ..¬ŅQu√© ocurre en nuestros cielos?

En California, un productor de energía solar, notaba que la producción energética bajaba cuando en el cielo se cubría con estelas de los aviones que lejos de desaparecer, se ensanchaban formando una capa de nube. Los paneles solares no rentaban tanto como cuando el cielo estaba totalmente despejado. Más tarde comprobó que en sus placas solares, se observaba un polvillo. Recogió muestras del mismo y los llevó a analizar. Esto iba a ser el comienzo de una cadena de datos alarmantes y pruebas. El polvo estaba lleno de aluminio y bario, con una concentración extremadamente alta para estos productos químicos en el área del condado de Shasta que además correlacionaba con los resultados de muestras de otras localidades de la zona. Sin embargo, cuando las estelas aparecen, el rendimiento de sus placas es menor y tiene claro que las consecuencias son debidas a esas estelas que permanecen en los cielos.

Aqu√≠ no es California. Pero las part√≠culas de aluminio han aumentado como en California y como en todos aquellos lugares donde posiblemente las estelas del cielo act√ļen con su misterioso baile a la vista de todos. Y‚Ķ..los pol√≠ticos callan, los cient√≠ficos oficiales esconden sus cabecitas en los agujeros para contar los huevos de los avestruces si es que los ven y los tecn√≥cratas no vacilan en actuar sin importarles la biodiversidad de nuestro planeta. Un planeta √ļnico y sin recambios.

¬ŅEl aluminio puede ser la causa del aumento del Alzeimer cada vez m√°s extendida en la sociedad?

Enfermedad de Morgellons

Es una enfermedad nueva, al menos as√≠ lo parece. Muchos m√©dicos no han o√≠do hablar de ella, pero en Estados Unidos parece ser que se est√° extendiendo de forma preocupante. La doctora Hildegarde Staninger, que efect√ļa unas declaraciones por la red en Youtube, comenz√≥ hace a√Īos a estudiar los or√≠genes de una enfermedad extra√Īa y que iba en aumento en cuanto a afectados. Sus estudios los llegaron a Organismos Oficiales de la Sanidad norteamericana y lleg√≥ a la conclusi√≥n de que la enfermedad llamada morgellons ten√≠a su origen en las estelas de aviones.

Seg√ļn esta doctora, la enfermedad es silenciosa, inteligente y cuando ataca a su v√≠ctima se siente como si tuviera piezas de cristal por todo el cuerpo. 150 veces m√°s peque√Īa que los virus (se les conoce como virones), es invisible al ojo humano. Todo indica, seg√ļn ella, a que es obra de la manufactura del hombre, ya que los materiales microsc√≥picos que forman parte de las fibras y filamentos de los morgellons, se emplean en f√°rmacos de √ļltima generaci√≥n, qu√≠micos y biomateriales, nervios artificiales, etc.

Imagen Original

Las Autoridades deben tomar cartas en el asunto y asegurar que las estelas de los aviones no son perjudiciales, realizar controles exhaustivos de las part√≠culas en suspensi√≥n y ver el origen de las mismas. Los organismos oficiales est√°n creados para servir a la sociedad y no al poder econ√≥mico o a las multinacionales. En numerosas ocasiones se disparan los niveles m√°ximos de ozono en las ciudades y se ocultan los datos o no se da la alerta a la poblaci√≥n como est√° legislado. Vivimos con una serie de reglamentos y leyes que s√≥lo sirven para sancionar al ciudadano, mientras que el pol√≠tico tiene la patente de corso de no cumplirla cuando le interese. El Ministerio de Sanidad tiene la absoluta obligaci√≥n de velar por la salud de los ciudadanos y sin embargo no lo hace porque tiene un √ļnico objetivo: el inter√©s de su partido y de las multinacionales. ¬ŅQu√© consiguen con su silencio? ¬ŅA qui√©n quieren enga√Īar como ha ocurrido con la Gripe Aviar que ha sido una de las mayores estafas a los ciudadanos del mundo? Debemos de tomar decisiones propias, actuar con responsabilidad y no votar a ning√ļn partido pol√≠tico hasta que no cambie el actual sistema pol√≠tico, basado en el enga√Īo al ciudadano, la especulaci√≥n, los sobresueldos y la mentira.

No cabe duda que las estelas de los aviones no es vapor de agua. No cabe duda que permanecen horas en el cielo, se van extendiendo y junt√°ndose con otras, formando una capa de de nubes, una delgada pel√≠cula blanca que permanece en el cielo. ¬ŅCon qu√© fin? ¬ŅQu√© contienen? ¬ŅQu√© funci√≥n? No cabe duda que debemos mirar m√°s al cielo y hacer preguntas a nuestros responsables pol√≠ticos, preguntas con respuestas claras. No cabe duda que algo realmente grave est√° pasando en nuestros cielos con consecuencias catastr√≥ficas.

Lo aviones perturban el equilibrio clim√°tico

Independientemente de que las estelas en el cielo dejadas por los aviones, sean qu√≠micas o producto de una geoingenier√≠a a nivel global para intentar combatir el efecto invernadero, los miles de aviones que surcan nuestro espacio a√©reo, son responsables de a√Īadir le√Īa al fuego clim√°tico, de contribuir con sus motores el acoso de nuestro Planeta, de hundir el equilibrio de armon√≠a que siempre ha imperado entre el cielo y la tierra.

Hasta ahora, sigue diciendo Cisneros, no se han puesto m√°s l√≠mites al desarrollo de la aviaci√≥n que los que impon√≠a el mercado del transporte. Existen razones medioambientales objetivas para que esta situaci√≥n no contin√ļe. Estas razones se resumen en dos fundamentales:

-La aviación constituye la principal contaminación antrópica de la estratosfera.

- Las repercusiones de la contaminación de la estratosfera tienen alcance planetario.

Imagen Original

Si se quiere limitar la contaminaci√≥n estratosf√©rica y corregir los graves desequilibrios que, en consecuencia, est√°n produci√©ndose en nuestro planeta, es necesario limitar la contaminaci√≥n producida por los aviones, reduciendo el n√ļmero de vuelos y la altura m√°xima de √©stos, de manera que garanticen unos niveles m√°ximos de contaminaci√≥n estratosf√©rica, tal que pueda ser absorbida por los mecanismos naturales de regeneraci√≥n de la atm√≥sfera. De la misma manera, hay que estimar los m√°ximos vertidos contaminantes que, procedentes de los aviones, puede aceptar la troposfera sin que se produzcan alteraciones locales o planetarias.

Para Cirneros en contaminación es necesario introducir el concepto de límite máximo planetario admisible que pueden aceptar los diversos sistemas, si queremos preservar este tipo de equilibrios extendidos en todo el planeta.

Sean las estelas del cielo fumigación química dentro de un programa de geoingeniería oculto a la sociedad o bien producidas por contaminación de los vuelos aéreos, una cosa u otra, la situación requiere suma atención por parte de las Autoridades competentes y el silencio que suelen originar este tipo de problemática por parte de los políticos, no es democrático y está en clara complicidad con las multinacionales.

Imagen Original

Tenemos que mirar m√°s al cielo y preguntar a los responsables y dirigentes de esta sociedad, que es lo que nos est√° cayendo de arriba. No permitamos una vez m√°s que nos estafen y nos mientan como lo ocurrido con la ya famosa Gripe A. El mundo, los ciudadanos tienen derecho a saberlo todo, el planeta es de TODOS y cualquier alteraci√≥n que se haga al mismo, repercute a TODOS, por lo que no se puede jugar con la vida de las personas. Nuestros dirigentes y multinacionales son responsables del cambio clim√°tico, se creen tener el poder absoluto y mientras estemos dormidos, as√≠ ser√°. Debemos despertar de nuestro √©xtasis democr√°tico y comprender que estamos en dictaduras basadas en leyes que han sido aprobadas por ellos mismos, para sus intereses y conveniencia. Quieren tener una sociedad gobernada en el miedo, una sociedad infantil que a√ļn no ha aprendido a valorar la raz√≥n de su existencia. Dejemos de ser ni√Īos que eso es lo que les importa a ellos para manejarnos y llevarnos a donde quieren, y pasemos a una sociedad joven, responsable, con un sistema pol√≠tico justo y adecuado, diferente al actual.

No podemos quedarnos tranquilos viendo estelas artificiales en el cielo. No podemos consentir que cambien la belleza y el paisaje de nuestros campos, de nuestra casa sin que nos pidan permiso. Debemos de ser conscientes que sólo tenemos una vida y que esa vida la estamos viviendo en un planeta bello pero a su vez frágil, lleno de agresiones procedentes por políticos ineptos y un poder económico que sólo ama las ganancias. La conservación de nuestro planeta depende del esfuerzo de todos.

Fuente: http://igualdadsimios.blogspot.com/




Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1209