EL SEÑOR DE LOS ANILLOS (J.R.R. TOLKIEN)

Fecha 2/9/2010 18:43:34 | Tema: OFFTOPIC

Fantasía épica escrita por J.R.R. Tolkien cuya semilla es la narración infantil “El Hobbit”, escrita por él mismo para sus hijos. Aunque Tolkien trabajó en ella entre el 1937 y 1949, fue publicada en el 1954. Comenzó como una exploración personal de Tolkien en temas que le interesaban, la filología, la religión (particularmente el catolicismo, pero existe un intento de crear una mitología aparte), cuentos de hadas y mitología nórdica, todo ello influenciado por los efectos de su servicio militar durante la Primera Guerra Mundial.

Imagen Original


Temas que se tratan:
La Amistad: La victoria se consigue, en gran medida, gracias a la creación de esa Comunidad del Anillo, con miembros de las distintas razas de la Tierra Media. En un principio se ven obligados a entenderse, pero después, los fuertes lazos de amistad entre ellos les ayuda a mantenerse unidos y así vencer al enemigo común, Sauron. También la amistad entre Frodo y Sam será crucial para la consecución de la misión del Portador del Anillo.

El Poder: Aquel que posea el Anillo único puede dominarlos a todos, como reza un verso de la inscripción de éste. El ansia de poder es lo que mueve al oscuro Sauron, y supone la perdición de algunos de los personajes que una día fueron “buenos”, como Isildur, Gollum, los Nazgûl, Boromir o el propio Saruman.

La Muerte y la Inmortalidad: La Muerte juega un papel importante, la misión que tienen los protagonistas es peligrosa, y sus vidas corren peligro durante toda la narración. El Anillo promete inmortalidad, mientras absorbe la vida de los que lo portan. Los Elfos tienen el don de la inmortalidad, y el personaje de Arwen ha de tomar la decisión de dejar ese don por amor a un mortal. Tolkien escribió en una de sus cartas que El Señor de los Anillos “no es una historia de Poder y Dominación, sino más bien de Muerte y de deseo de Inmortalidad”.

Naturaleza Vs. Tecnología: Tolkien era un gran amante de la naturaleza. Los personajes positivos están encuadrados en “locus amoenus”, como la Comarca, Lothlorien o el bosque de Fangorn. Sin embargo, Saruman y su ejército de Uruk-hai destruyen la naturaleza a su paso, con su “tecnología de guerra”.

Imagen Original


Interpretaciones


Religión: Como el propio Tolkien admitió, hay varios temas teológicos en la narración más allá de la batalla entre el bien y el mal, el triunfo de la humildad frente a la soberbia y la gracia. La saga también toca el tema de la muerte y la inmortalidad, la compasión y la lástima, la resurrección, la salvación, el arrepentimiento, el sacrificio personal, el libre albedrío, la justicia, la camaradería, la autoridad y la curación. Uno de los personajes más interesantes es Gollum, que fue hobbit y se degradó física y espiritualmente por el ansia de posesión del anillo, que se convirtió además en su única razón de vivir. Una metáfora de la avaricia, muy cristiana.

Frodo, Gandalf y Aragorn interpretan, desde cierta perspectiva, los tres oficios de Cristo, sacerdote, profeta y rey. Cada uno sufre una muerte y una resurrección como sacrificio a la causa que los tres defienden, la lucha frente al Reino de la Oscuridad de Sauron. Frodo llevando el Anillo es como Jesús llevando la cruz, ambos para salvar a sus iguales del mal. Igual que Cristo, tras la Resurrección, sube al Cielo, Frodo, tras salvar la Tierra Media, se embarca con los Elfos hacia la vida eterna. Siguiendo esta interpretación, el Anillo Único sería el pecado, la fruta prohibida que todos desean. No es una casualidad que el Anillo fuera forjado por Sauron, la figura demoníaca, la Biblia dice que es Satán el que crea el pecado.

Mitología: Las mitologías nórdicas son una de las influencias no cristianas más conocidas de Tolkien. Sus Elfos y Enanos están en gran medida basados en la mitología nórdica y germánica, nombres como Gandalf, Gimli y La Tierra Media derivan directamente de la mitología nórdica. Los poemas Beowulf y El Anillo de los Nibelungos son otras de sus influencias. También es importante mencionar que el idioma élfico Quenya está inspirado directamente en el finés.

Imagen Original

La Guerra: La acción central de los libros, la batalla entre el bien y el mal, recuerda claramente a la situación que se vivió en la Primera Guerra Mundial, la que era conocida como “la guerra que acabaría con todas las guerras”. Tras la publicación de El Señor de los Anillos estas influencias llevaron a especular con la idea de que el Anillo Único era una alegoría de la bomba nuclear. Sin embargo Tolkien insistió en que sus trabajos no era una alegoría de nada. Pero el propio Tolkien experimentó la desesperación al enfrentarse con una nueva guerra fuertemente mecanizada. El desarrollo de un ejército Orco creado para la batalla que implica la destrucción del medio tiene pinceladas del presente; y los efectos del anillo en aquellos que lo han visto o usado evoca la literatura contemporánea sobre adicción a las drogas más que a la literatura histórica o de aventuras. En todo caso, es innegable que el Anillo Único tiene relación el concepto de poder absoluto, y que cualquiera que pretenda el poder total sobre el mundo se verá corrompido por él.

Otras Influencias: Otra influencia notable sería la leyenda artúrica, y, por otro lado, la desesperación de Tolkien ante la industrialización y urbanización que se estaba llevando a cabo en la Inglaterra rural tradicional. Frodo, los hobbits en general, son criaturas que representan la idea bucólica y pequeñoburguesa de la vieja Inglaterra rural, que le era tan querida a Tolkien. De hecho, se dice que para crear la Comarca se basó en los paisajes de Sarehole, un pueblo cercano a Birmingham, donde Tolkien veraneó durante la década de los 40. Contrapuesto a esto, está Saruman, el mago corrompido por el poder, que es el adalid del “progreso” y la industrialización (su guarida, Isengard, está plagada de máquinas, practica la clonación, deforesta bosques, etc…). Tolkien vuelca su odio hacia el progreso en este personaje en cierto modo prometéico.

Abundan las referencias racistas (la raza de Aragorn es superior puesto que no se ha mezclado con otras, los orcos es una raza intrínsecamente malvada, los sureños y los de este son malos, los de oeste y el norte, los buenos, etc.), aunque esto hay que tomarlo con cierto cuidado, ya que el mundo que plantea Tolkien no es el nuestro, sino mundo arcaico y preindustrial donde los valores principales son la sangre, el honor, el valor en la batalla, etc. Pero es cierto que existen críticos que creen que en la obra existe una inclinación hacia la raza blanca, la perfección élfica asimilable al precepto nacionalsocialista de la raza aria, que lucha contra la Oscuridad, esos Orcos y Hombres del Sur (el resto de las razas) rendidos al mal que quieren dominar la Tierra Media (Europa).

Imagen Original

Crítica

En el momento de su publicación, la obra obtuvo críticas opuestas. Por un lado, los periódicos ingleses más prestigiosos, como el Sunday Telegraph o el Sunday Times, hicieron críticas muy positivas, previendo ya que la obra pasaría a ser un clásico de la literatura inglesa de todos los tiempos. Por otro lado, algunos autores de ciencia-ficción de la época, como David Brin, lanzaron duras críticas sobre el libro por “su incuestionable devoción a una estructura social elitista, su retrato positivo de la aniquilación de las fuerzas opositoras y su visión del mundo basada en lo romántico de toda época pasada.” Michael Moorcock, otro famoso autor de ciencia-ficción y fantasía, escribió un libro titulado “Epic Pooh” en el que comparaba El Señor de los Anillos con Winnie-the-Pooh, criticando su percepción de esa Inglaterra Feliz que Tolkien mostraba tener en mente.

Más allá de cualquier crítica literaria sobre forma o contenido, es innegable que se trata de una obra que ha pasado a formar parte de la cultura popular, máxime tras su reciente adaptación cinematográfica. Ha inspirado, e inspira hoy día, a autores de diferentes nacionalidades, a músicos, dibujantes, y en otros terrenos más allá del arte, como los videojuegos y los juegos de rol.

Tolkien nos transporta a un mundo mágico en el que personas normales, criaturas humildes, se transforman en héroes y luchan por unos ideales que ya, quizá, en el mundo real no existen. El honor, el valor y la amistad prevalecen por encima de cualquier otro materialismo o deseo de poder. Aunque sea la historia de la lucha entre el bien y el mal que hemos leído tantas veces, en este caso es imposible no identificarse con alguno de los personajes y sentirse, así, parte de la historia, parte de la aventura.

En esta obra desarrolla en gran medida su experiencia e intereses como filólogo, creando idiomas propios para la historia, con su propia gramática y folklore.

Imagen Original

Fuente: http://www.blogodisea.com/



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1199