OVNIS: ARMAS SECRETAS CREADAS POR EL HOMBRE

Fecha 27/7/2010 5:52:27 | Tema: Noticias de ultima hora

Aqui les dejo un reportage que le han hecho este fin de semana al investigador, amigo y compa√Īero del RIFO2 JAVIER SATAGNARAO por parte del periodista SEBASTIAN ARANGUREN para el diario popular.
IMPERDIBLE para mi punto de vista asi que los invito a lerlo......
INFORMA PARA UNIFAGRUPO Y EL MUNOD
ADOLFO GANDIN OCAMPO
Imagen Original

Naves extra√Īas ser√≠an armas secretas creadas por el hombre
Ovnis terrestres mantienen vigente todavía su misterio
‚ÄúSin descartar lo extraterrestre, porque todo es atendible, la evoluci√≥n del armamento secreto creado por el hombre tambi√©n constituye otra posibilidad‚ÄĚ, asegur√≥ Javier Stagnaro.



Por SEBASTIAN ARANGUREN

Sin descartar la raíz extraterrestre del fenómeno ovni, un investigador argentino profundiza sus estudios sobre una veta distinta relacionada a la actividad ufológica, a partir de la posibilidad que las misteriosas naves que incrementan la casuística ovnilógica sean en realidad un producto de la inteligencia humana y la resultante, también, del desarrollo de armamento secreto que desde la Segunda Guerra Mundial se supera día a día.
As√≠ lo entiende el investigador en fen√≥menos ovni Javier Stagnaro quien desde hace m√°s de quince a√Īos empez√≥ a ahondar sobre los ovnis terrestres, a modo de un abordaje distinto de la fenomenolog√≠a ufol√≥gica que, incluso, se convirti√≥ en tema de estudio que march√≥ en paralelo, pero en un segundo plano, con la evoluci√≥n alcanzada por los platos voladores procedentes del universo profundo.
Munido de abundante documentaci√≥n y bibliograf√≠a, Stagnaro sostuvo que la teor√≠a en torno al ovni terrestre ‚Äúno pierde vigencia‚ÄĚ y si bien su postura no pasa por desacreditar respecto al fen√≥meno su ligaz√≥n con lo extraterrestre, asegura que ‚Äúatender a la posibilidad de armas secretas‚ÄĚ para comprender tambi√©n los misterios que surcan los cielos, ‚Äúconfigura en todo caso otra vertiente‚ÄĚ.
En di√°logo con Expedientes Secretos, Stagnaro detall√≥ que frente a la dicotom√≠a ovni terrestre o extraterrestre su posici√≥n es abierta. ‚ÄúYo no estoy casado con la teor√≠a que expongo sino que la considero como una vertiente m√°s -asever√≥- porque hasta aqu√≠ mis estudios e investigaciones me han demostrado que no hay una √ļnica posibilidad‚ÄĚ.
‚ÄúNo cabe la menor duda que se trata de un tema sumamente complejo‚ÄĚ se√Īal√≥ el investigador para quien ‚Äúsi lo tomamos por el lado de entender ciertos ovnis como armas secretas, es obvio que por esa condici√≥n secreta ning√ļn gobierno del mundo se har√≠a cargo de esa creaci√≥n‚ÄĚ.

¬ŅY las entidades?

La observaci√≥n que hace Stagnaro se ubica en torno a que los ovnis terrestres son en todo caso prototipos o modelos ya plenamente definidos de armas ultrasecretas montadas sobre la tecnolog√≠a de los vuelos discoidales, sobre los que ya hab√≠an logrado un importante desarrollo cient√≠ficos del Tercer Reich, justamente unos a√Īos antes a que la humanidad empezara a conmocionarse con la presencia de platillos voladores.
Esta teor√≠a, aun cuando otros uf√≥logos plantean un cambio de paradigma del fen√≥meno ovni, abre las puertas a la posibilidad que los extra√Īos objetos voladores que surcan el cielo sean tambi√©n armas disuasivas o para el espionaje confeccionadas por el hombre bajo la m√°s cerrada confidencialidad gubernamental y con presupuestos identificados con nombres en clave o que aparecen divididos en varios subprogramas.
‚ÄúHay mucho gasto armament√≠stico pero tambi√©n muchas de esas erogaciones se ocultan y realmente no creo -afirm√≥ el investigador- que una potencia reconozca sus avances en ese terreno y si lo hace, seguramente lo que muestre -enfatiz√≥- es un modelo que ya ha quedado a la retranca respecto a otro puesto en circulaci√≥n‚ÄĚ.
Sin embargo, el tema cobra nueva connotaci√≥n cuando a este abordaje del fen√≥meno ovni se le a√Īade otra de sus aristas: el misterio de las naves tambi√©n involucra en muchos casos la presencia de entidades como la que tantos miles de v√≠ctimas han dado testimonio.
‚ÄúEse es otro punto interesante porque si hablamos de una tecnolog√≠a terrestre superior, lo que las v√≠ctimas de una determinada situaci√≥n padecen frente a un caso ovni -explic√≥- bien puede ser la derivaci√≥n de una preparaci√≥n tambi√©n superior de los tripulantes, por caso, de una de esas naves‚ÄĚ.
El concepto de Stagnaro es el siguiente: un testigo ‚Äúes abducido‚ÄĚ en el marco de una situaci√≥n en la cual ‚Äúve luces, escucha sonidos y reconoce un mensaje telep√°tico que le formula una entidad de aspecto no humano‚ÄĚ.
En ese punto, el investigador considera que esas presencias ‚Äúbien puede ser tripulantes de las naves en cuesti√≥n reclutados por su habilidades en t√©cnicas paranormales‚ÄĚ con las cuales, por ejemplo, est√°n en capacidad de ‚Äúcrear en la mente del testigo la ilusi√≥n que eso que est√° viendo no es terrestre‚ÄĚ.

Made in Tierra

Seg√ļn Stagnaro, quienes han vivenciado una situaci√≥n de abducci√≥n, coinciden en su relato en los sonidos que escuchan y en las luces misteriosas que acompa√Īan los movimientos de las entidades que se les presentan. ‚ÄúEn todo caso -puntualiz√≥ el uf√≥logo- luces, colores y sonidos son herramientas utilizadas para la hipnosis o crear sugesti√≥n‚ÄĚ.
Aunque insistió en que el ovni extraterrestre conforma también un perfil de investigación al que no hay que descartar, Stagnaro refirió en este sentido a una duda que planteó en su momento Joseph Alan Hainek, considerado un prócer de la ufología.
Hainek, a quien el gobierno de Estados Unidos contrat√≥ para que participara en el ‚ÄúLibro Azul‚ÄĚ, manifest√≥ en una oportunidad un concepto que Stagnaro mantiene vivo: ‚Äúlos ovnis no parecen extraterrestres‚ÄĚ.
Hainek observ√≥, seg√ļn relat√≥ el investigador, que los ovnis se ve√≠an con mucha frecuencia en la Tierra y que adem√°s tambi√©n reflejaban una amplia variedad de modelos que bien permit√≠a suponer que esas misteriosas naves ‚Äútranquilamente pod√≠an haber sido construidas ac√°‚ÄĚ.
La apertura de archivos y la desclasificaci√≥n de documentos podr√°n significar que el misterio de los ovnis terrestres alg√ļn d√≠a vea descorrer el velo que lo envuelve desde la segunda mitad del siglo XX, dado que es motivo de estudio de distintos investigadores que plantean un desaf√≠o para entender mejor los interrogantes del fen√≥meno UFO en su conjunto.
A todo esto Stagnaro no desde√Īa profundizar sobre casos ovnil√≥gicos y mientras tanto contin√ļa auscultando en torno al desaf√≠o de echar luz sobre la teor√≠a de las armas ultrasecretas como una latente y no menos enigm√°tica posibilidad ufol√≥gica.


FUENTE:

http://www.popularonline.com.ar/nota.php?Nota=535959



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1131