EL MISTERIO DE MADAME V

Fecha 4/6/2010 21:20:00 | Tema: Fen√≥menos Paranormales

El parapsicólogo francés Robert Tocquet, profesor de la Escuela de Antropología y miembro del Consejo Directivo del Instituto Metapsíquico Internacional de París investigó un caso muy curioso que hasta nuestros días deja perplejo a quienes intentan encontrar explicación racional a los fenómenos ocurridos en julio de 1955 en la cual se consiguieron fotografías de fantasmas.

La principal testigo de los acontecimientos paranormales es una mujer que quiso reservar su identidad, por la cual se la conoce con el nombre de ‚ÄúMadame V‚ÄĚ. Y de esa manera nos referiremos a ella en √©ste art√≠culo. Madame v fue quien se contact√≥ con Tocquet para que √©l investigara su experiencia a continuaci√≥n detallada.

El d√≠a 6 de julio de 1955 El d√≠a Madame V se hospedar√≠a con sus dos hijos de veinte y treinta a√Īos cuyos nombres eran Jean y Gast√≥n, respectivamente, en un gran caser√≥n del siglo XVII, Le Prieur√© (El Priorato). Aquel lugar habr√≠a sido residencia de una comunidad de frailes hasta su disoluci√≥n durante el apogeo de la Revoluci√≥n Francesa; Momento en el cual el prior hanr√≠a sido torturado y muerto.

A los cuatro días de su estancia en el lugar el fantasma de un monje encapuchado y sin manos se apareció en la habitación de Madame V. Ocurrió exáctamente el día 10 de julio. Madame vió por primera vez vagar en su habitación una sombra oscura, formada por una niebla opaca, detrás de la cual parecía haber una luz. Aquella sombra, de forma humana, llevaba una larga vestimenta, un manteo, y parecía tener la cabeza cubierta por una capucha. La sombra avanzó lentamente hacia ella y presa del espanto, solo atinó a sentarse en la cama, con la espalda contra la pared y la garganta seca. Aunque quiso levantarse y gritar, segun ella misma relata en su testimonio, no pudo profesar sonido alguno y un terror indescriptible la mantuvo clavada en el citado lugar.

La sombra avanz√≥ hasta situarse ante la chimenea, entonces se arrodill√≥. Se prostern√≥ tres veces, con las mangas juntas, en un gesto de s√ļplica. Despu√©s de mantenerse mucho tiempo arrodillada, se prostern√≥ de nuevo tres veces m√°s, se alz√≥ poco a poco y se encamin√≥ hacia la puerta de una peque√Īa habitaci√≥n que se encuentra al lado de una alcoba. Pocos segundos despu√©s Madame escuch√≥ un sonido proveniente de esa habitaci√≥n, como si el cuerpo hubiese caido al piso.

La pobre se√Īora pas√≥ el resto de la noche despierta, mientras su coraz√≥n lat√≠a desordenadamente. La luz del d√≠a entr√≥ en la habitaci√≥n y la se√Īora se levant√≥ para ir al jard√≠n, donde luc√≠a un sol radiante. Pasaron unas cuantas semanas sin que nada sucediera. ‚ÄúMadame V.‚ÄĚ, interiormente, deseaba el retorno de la aparici√≥n, puesto que lamentaba no haber trabado conversaci√≥n con ella.

Imagen Original
Imagen Original

Sin embargo algunos d√≠as despu√©s Jean tambi√©n lo vio. Tocquet les dijo entonces que trataran de fotografiar al fantasma e incluso que trataran de tocarlo. Ambas cosas se realizaron: el fantasma fue fotografiado dos veces por Jean el 26 de octubre de 1959, y a finales de noviembre, la se√Īora se tropez√≥ con el monje espectral en un relleno de la escalera y, sin pensarlo dos veces, logr√≥ tomarse de la cintura del monge. Inmediatamente sinti√≥ un violento golpe en el mismo sitio de su propio cuerpo, y despu√©s un fr√≠o glacial, que casi la ahogaba, mientras la forma se disgregaba ante ella y ante Jean, que hab√≠a asistido a la escena desde el pie de la escalera. Casi inmediatamente las manos de la se√Īora se hincharon y not√≥ un dolor intenso, como de quemaduras producidas por el fr√≠o. La hinchaz√≥n y las peque√Īas quemaduras duraron un par de meses y tuvieron ocasi√≥n de ser examinadas por Robert Tocquet. ‚ÄúEl fantasma estaba formado por una especie de vapor glacial, ligeramente viscoso. Por debajo no hab√≠a nada; ning√ļn esqueleto, que era lo que yo pensaba encontrar‚ÄĚ, describi√≥ la se√Īora al parapsic√≥logo.

Las apariciones del monge se sucedieron en menor frecuencia pero sin terminar comletamente. La familia decidi√≥ abandonar el caser√≥n definitivamente en el a√Īo 1957 a poco m√°s de un a√Īo de haberse mudado a aquel lugar. Desde ese momento no se conoce si el fantasma del monge ha seguido habitando aquel enigm√°tico lugar.

Fuente: http://asusta2.com.ar/
http://revistadigitalavalon.es/



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1031