DESVELAN LOS MISTERIOS DEL CASQUETE HELADO DEL NORTE DE MARTE TRAS 40 A√ĎOS DE INCERTIDUMBRE.

Fecha 27/5/2010 18:02:24 | Tema: Noticias de ultima hora

SINC
Norteamérica
26.05.2010 20:00


Dos equipos de investigadores estadounidenses plantean esta semana en Nature c√≥mo se pudieron originar por diversos procesos de deposici√≥n dos curiosas formaciones del casquete de hielo del norte de Marte, algo que intrigaba a los cient√≠ficos desde hace 40 a√Īos. Se trata de una serie de depresiones dispuestas en espiral y de una fosa mayor que el Gran Ca√Ī√≥n, la Chasma Boreale. El estudio ofrece nuevas evidencias sobre el cambio clim√°tico en el Planeta Rojo.

Imagen Original
Depresiones en espiral del casquete polar del norte de Marte, fragmentado por "el gran ca√Ī√≥n" Chasma Boreale. Imagen: NASA/GSFC.

Los cient√≠ficos llevaban cuatro d√©cadas tratando de explicar los ‚Äúmolinillos‚ÄĚ de las depresiones espirales que aparecen en los dep√≥sitos estratificados del casquete helado del norte de Marte, as√≠ como las fuerzas responsables de la Chasma Boreale, un profundo ca√Ī√≥n que divide estos dep√≥sitos. Esta semana dos equipos de investigadores publican en Nature los posibles modelos gracias a los datos aportados por dos radares en √≥rbita capaces de cartografiar la profundidad de los dep√≥sitos estratificados. Hasta ahora no se hab√≠a podido escudri√Īar bajo la superficie.

El equipo formado por Isaac Smith y John Holt de la Universidad de Texas (EEUU) concluyen que la base de la estructura interna de las depresiones u hoyas en espiral se han formado por una combinaci√≥n de dep√≥sitos de materiales m√°s las fuerzas del viento y el Sol, que las han ido esculpiendo. Tras su formaci√≥n y durante los √ļltimos 2,5 millones de a√Īos, parece ser que dichas hoyas se desplazaron hacia los polos y ganaron 600 metros de elevaci√≥n.
Por su parte, el segundo grupo, liderado también por John Holt, se sirve de los datos de la sonda Mars Reconnaissance Orbiter para mostrar que los procesos de deposición a largo plazo y gran escala son los que han producido la mayor anomalía geomorfológica de la capa de hielo polar de Marte, la Chasma Boreale, más que por eventos catastróficos, de flujo del hielo o por erosión focalizada.

En la Tierra es principalmente el flujo del hielo el que da forma a las grandes capas de hielo, pero en Marte, seg√ļn estas √ļltimas investigaciones, son otras fuerzas las que han modelado y contin√ļan dando forma a los casquetes de hielo polares. El del polo norte marciano es un conjunto de capas de hielo y polvo con un grosor conjunto de hasta tres kil√≥metros, que cubre un √°rea algo mayor que la de Texas. Mediante el an√°lisis inform√°tico de los datos del radar, los cient√≠ficos pueden separar y retirar los estratos como si fuesen las capas de una cebolla, para ver c√≥mo evolucion√≥ el casquete de hielo a lo largo del tiempo.

El Gran Ca√Ī√≥n marciano

Uno de los rasgos m√°s distintivos del manto de hielo del hemisferio norte es la Chasma Boreale, un ca√Ī√≥n de longitud similar a la del Gran Ca√Ī√≥n, pero de mayor anchura y profundidad. Algunos cient√≠ficos han sugerido que la Chasma Boreale apareci√≥ cuando los estratos inferiores del manto de hielo se fundieron por calor de origen volc√°nico, lo que desencaden√≥ una inundaci√≥n catastr√≥fica. Otros han defendido la tesis de que los fuertes vientos polares, denominados ‚Äúcatab√°ticos‚ÄĚ, son los responsables de esculpir el ca√Ī√≥n a partir de una c√ļpula de hielo.

Las otras misteriosas estructuras son las hoyas dispuestas en espiral, que se extienden desde el centro del manto de hielo, como un gigantesco molinillo. Desde su descubrimiento en 1972, los científicos han propuesto varias hipótesis para explicar su formación. Una de ellas sugería que, a medida que el planeta gira sobre sí mismo, el hielo cercano a los polos se mueve más lento que el situado a mayor distancia de los polos, lo que provoca la aparición de grietas en el hielo semifluido. Otra hipótesis empleaba un elaborado modelo matemático para plantear cómo la mayor cantidad de energía solar recibida en ciertas áreas y la conducción lateral del calor podrían causar que las depresiones adoptasen esta disposición.

La fuerza del viento

Pero ahora se desvela que es el viento el elemento que, primordialmente, ha creado y dado forma tanto a las hoyas en espiral como a la Chasma Boreale. No se trata de accidentes geogr√°ficos surgidos recientemente en el manto de hielo, sino que se formaron a lo largo de millones de a√Īos, a medida que el propio manto helado iba creciendo. Al influir en los patrones del viento, la topograf√≠a subyacente de los estratos de hielo m√°s antiguos controlaba d√≥nde y c√≥mo se desarrollaban estos rasgos.

Hasta ahora se cre√≠a que el manto de hielo del polo norte de Marte estaba compuesto por multitud de estratos relativamente planos, como una tarta de galletas, y que almacenar√≠an alg√ļn tipo de informaci√≥n sobre el clima, limitada a los datos que se podr√≠an obtener del grosor y el contenido en polvo de las capas. Sin embargo, este trabajo pone de relieve muchos rasgos complejos, como estratos cuyo grosor y orientaci√≥n cambian o que desaparecen abruptamente en ciertos lugares, lo que los convierte en una ‚Äúmina de oro‚ÄĚ para la informaci√≥n sobre el clima.

"Nadie se dio cuenta de que los estratos presentaban estructuras tan complejas", dice Holt, autor principal del trabajo dedicado a la Chasma Boreale. "Los estratos registran la historia de la acumulación de hielo, la erosión y el transporte del viento. A partir de ahí, podemos reconstruir la historia climática con mucho mayor detalle del que nadie esperaba".

Howard tenía razón

Los resultados de las depresiones espirales retoman una antigua explicación, que había dejado de gozar del favor de parte de la comunidad científica dedicada al estudio de Marte. Alan Howard, un investigador de la Universidad de Virginia (EEUU) propuso justamente un proceso así en 1982, basándose solamente en imágenes de la superficie obtenidas por la misión Viking.

"Solamente disponía de imágenes de la Viking, con una resolución relativamente pobre", explica Isaac Smith, estudiante de doctorado y autor principal del trabajo dedicado a las hoyas en espiral (Holt es aquí el segundo autor). "Muchos propusieron otras hipótesis, que indicaban que Howard estaba equivocado, pero si nos fijamos en una sección transversal hipotética de su trabajo, tiene casi el mismo aspecto que lo que vemos en los datos del radar".

¬ŅPor qu√© esa forma en espiral de las hoyas? En primer lugar, los vientos catab√°ticos tienen su origen en aire denso, relativamente fr√≠o, que desciende de los polos y pasa sobre el manto de hielo antes de alejarse. Por otra parte, al descender, se ven afectados y desviados por la fuerza de Coriolis, causada por la rotaci√≥n del planeta en el espacio. En la Tierra √©sta es la causa de que los huracanes giren en sentidos opuestos en los distintos hemisferios. Esta fuerza hace girar a los vientos, as√≠ como a las hoyas o canales que forman, hasta adoptar disposiciones en espiral.

Todos estos descubrimientos han sido posibles gracias a un nuevo instrumento, el radar Shallow Radar (SHARAD), en el que tambi√©n participa Holt. Se hab√≠an usado instrumentos similares con aeronaves en la Ant√°rtida y Groenlandia, pero antes de emplearlo en Marte, algunos cient√≠ficos eran esc√©pticos sobre si podr√≠a recabar datos √ļtiles desde la √≥rbita.

"Estos rasgos an√≥malos carec√≠an de una explicaci√≥n durante 40 a√Īos porque no √©ramos capaces de ver qu√© hab√≠a bajo la superficie", destaca Roberto Seu, l√≠der del equipo encargado del radar SHARAD, ‚Äúpero es gratificante que finalmente podamos darles una explicaci√≥n con este nuevo instrumento".

-------------------------------------

Referencia bibliogr√°fica:

Isaac B. Smith y John W. Holt - ‚ÄúOnset and migration of spiral troughs on Mars revealed by orbital radar‚ÄĚ; y J. W. Holt, K. E. Fishbaugh, S. Byrne, S. Christian, K. Tanaka, P. S. Russell, K. E. Herkenhoff, A. Safaeinili, N. E. Putzig y R. J. Phillips ‚Äď ‚ÄúThe construction of Chasma Boreale on Mars‚ÄĚ. Nature 465, 27 de mayo de 2010. Doi:10.1038/nature09049 y doi:10.1038/nature09050.

Fuentes: SINC
http://www.plataformasinc.es/



Documento disponible en UNIFA web
http://www.unifaweb.com.ar

La direccion de este documento es:
http://www.unifaweb.com.ar/modules/news/article.php?storyid=1006