UNIFA web : INVESTIGACION SOBRE VISITANTES DE DORMITORIO : CASO ANALIA - Abducciones - Articulos
Staff

Tematicas

Foro


Radios


Links

Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

RADIO EN VIVO

TIEMPO DE MISTERIOS PROG 44,,13/12/16

Tu eres nuestra vista N*

Abducciones : INVESTIGACION SOBRE VISITANTES DE DORMITORIO : CASO ANALIA
Enviado por agandin el 13/5/2010 9:56:41 (1892 Lecturas)

Agradezco el aporte a los investigadores Liliana Flotta de Grosso Y Eduardo Grosso
Aqui el envio:

VISITANTES DE DORMITORIO
CASO ANALÍA
Por Liliana Flotta de Grosso

En su relato, Analía expone determinadas experiencias que siempre creyó ligadas con lo paranormal. En apariencia sus experiencias comenzaron en la niñez, pero aclara que no tiene recuerdos de los primeros años de...............

......su vida. Incluso es este suceso situación primordial que intenta analizar con su terapeuta, que le ha dado a entender que existe una barrera mental por algún suceso vivido. Durante la entrevista, repitió varias veces este hecho, que es para ella una marca casi estigmática, dando a entender que verdaderamente existieron vivencias muy dramáticas hasta sus diez años de edad, que es la etapa desde la que parten sus recuerdos.
Pero sí recuerda que siendo pequeños ella y su hermano menor, ambos tuvieron las mismas sensaciones de ser tocados y tironeados de los pies durante las noches. Recuerda también que a los tres años estaba permanentemente cargada de estática, sintiendo la descarga en cualquier cosa que tocara.
Analía demuestra ser una persona segura de sí misma, es divorciada con un hijo de ocho años, y se dedica a la venta mayorista de artículos de importación. Representa a varias firmas y se la ve determinada en lo que se refiere a su tarea. Ella misma se define como”guerrera”.
El encuadrar sus experiencias dentro de los fenómenos de Visitantes de Dormitorio se debió a un sueño que relató en consulta, teniendo éste algunos elementos que llevaron a sospechar que detrás de las imágenes oníricas, se ocultaba una vivencia, sobre todo porque su novio, que dormía con ella esa noche, tuvo en sus sueños las mismas imágenes que ella.
En este sueño, ambos estaban nadando en un río, hasta que de pronto aparecen en una fuente dentro de un lugar lleno de gente sintiéndose avergonzados por estar desnudos. Hasta aquí el sueño compartido.
Analía sigue soñando que un hombre le roba su cartera con dinero y cheques de la cobranza de la empresa, alguien le trae al ladrón y a una mujer, que le devuelven dinero, pero el hombre no quiere devolver los cheques. Ella lo persigue hasta que el hombre entra en un recinto y comienza a sacar tierra. Ella toma esa tierra y la lanza; el hombre entonces empieza a transformarse, cambiando su rostro que se vuelve anguloso, calvo y de grandes ojos negros.
Comenzamos a preguntar si tenía recuerdos de algún personaje que pudiera haber visto con anterioridad que tuviera esas características, y se retrotrae a su adolescencia y pubertad, donde recuerda haber tenido esas vivencias en su dormitorio, en compañía de su hermano, apenas menor, que también las vivió con terror.
Recuerda que una noche su habitación se iluminó apareciendo varias figuras con una especie de túnicas luminosas que rodeaban la cama, túnicas que no parecían ropas sino energía que llegaba hasta el piso y por eso le parecieron seres muy altos. Recuerda rostros no muy definidos pero con grandes ojos, como si tuvieran anteojos negros. En esa oportunidad, sintió que introducían elementos punzantes en su cuerpo en la zona inguinal y en los pechos.
En otra oportunidad, ve un pequeño ser, que describe como de gran cabeza y ojos negros cuando contaba con 16 años, al entrar a su casa al lado de una pared. Era al atardecer y todavía había luz. Lo miró contemplando su cuerpo flaco, de color blanco grisáceo, de apariencia sedosa que no tenía vestiduras, algo muy evidente para ella, pero no le dio más importancia y siguió caminando dejándolo atrás y sin saber cómo desapareció el pequeño ser.
El recuerdo más doloroso que tiene es el de sus 15 años, que tenía la clara impresión de estar embarazada, algo que era para ella misma una incongruencia pues todavía no había tenido relaciones sexuales con nadie, pero que sin embargo, tuvo un atraso de cuatro meses, teniendo luego la clara intuición, afirmada por sus sueños, de haber perdido a su bebé. Eso le provocó una gran tristeza, sintiendo que su vivencia fue verdadera. Nos comenta de otros atrasos menstruales de dos o tres meses varias veces a lo largo de algunos años, pero lo atribuye a sus problemas tiroideos.
En otra ocasión, también en su dormitorio durante su adolescencia, despierta por una respiración fuerte casi sobre ella, al abrir los ojos puede ver una figura oscura con ojos rojos a los pies de la cama. En esa ocasión no recuerda haber sido tocada por el ser.
Nunca pensó que este tipo de experiencias se relacionara con seres extraterrestres, sino con fenómenos paranormales, astrales o de seres pertenecientes a otros planos. De tal manera que consultó con un pariente perteneciente a la religión Umbanda sobre sus visitantes nocturnos extraños.
Sin embargo, al comentarnos esta apreciación personal en la vida adulta, repentinamente se da cuenta que a sus 10 años, lo más lejano de su infancia que recuerda por cierto, deseaba llamar a los extraterrestres con símbolos que pegaba en su ventana; símbolos muy sugestivos.
Entre ellos se observa uno en particular muy similar al símbolo de UMMO que apareció en los años 60 del siglo pasado.
Tanto ella como su hermano, sentían en su piel el tacto de los seres, tironeados de sus pies, e invadidos en algunas áreas de su cuerpo, y al mirar el entorno, encontrar a los seres en la habitación, siempre los describe de la misma manera, con una energía que los recubre, cabeza enorme, calvos, con ojos grandes y negros, sin poder apreciar boca, nariz, orejas, ni sus pies, desplazándose alrededor de la cama. Ambos sintieron la parálisis al despertar y al verlos, comprobar que se los estaba invadiendo corporalmente; interrogada con respecto a esas invasiones en su cuerpo, Analía dice que le quedaban sensaciones de ardor en la zona genital tanto durante su adolescencia como ahora en la adultez.
Incluso al ser interrogada sobre marcas o cicatrices que no sepa a qué atribuir, lo que siempre le ha llamado la atención es una hendidura profunda en su pierna izquierda, que descubrió al despertar una mañana, teniendo en ese entonces 17 años, y cuya cicatriz se puede ver hoy.
Como siempre al seguir estos casos de Visitantes de Dormitorio, la interrogamos sobre su tipo sanguíneo. Con respecto a este tópico particular, nos comenta una anécdota para ella graciosa que siempre cuenta su madre.
La señora tiene una amiga que se dedica a realizar análisis clínicos y jocosamente le hace bromas preguntando de quién es hija Analía, ya que no tiene el mismo tipo de sangre de su madre ni de su padre, en este caso aduciendo que el padre es otro.
La razón es que los padres tienen ambos sangre de tipo A factor Rh positivo, mientras que Analía tiene sangre de tipo O factor Rh positivo. Ella se ha interesado en esto, debido a las bromas de la amiga de su madre, y la respuesta fue que se puede dar un caso en un millón.
Ahora, su hijo de ocho años ve también criaturas alrededor de su cama y puede verlos entrar y salir de los espejos y las paredes.
Nos relataba que una noche, el niño vio salir del espejo de su habitación a un personaje similar al que ella vio tantas veces alrededor de su cama. El personaje sacó medio cuerpo fuera del espejo, que no enfrenta la cama, mirando alrededor. Sin más, el niño dejó de dar importancia al ser y se durmió. De la misma manera que ocurrió con su madre y como en tantos casos ya investigados, es evidente también el control del fenómeno sobre el testigo.
A mediados de 2008, Analía vivió una situación insólita. Estando con su padre, escuchó un estallido que surgió de su cabeza, quedando mareada y con un extraño dolor muy fuerte y zumbido interno que no cesaba. Su padre asustado, le preguntaba qué había sido ese ruido pues él también lo había oído, describiéndolo como algo que se rompía. Inmediatamente se la llevó al sanatorio donde se le hicieron una tomografía computada y un electroencefalograma, que no arrojaron anomalías, dando resultados totalmente normales, por lo que nadie pudo resolver qué fue ese estallido audible que sintió Analía dentro de su cabeza, dejándola por más de cuatro horas con un dolor incesante y mareos. A nuestras preguntas si en esos momentos o luego del “estallido” sufrió hemorragias nasales o auditivas contestó negativamente.
Interrogada por sensaciones de tiempo perdido, muy abundantes en estos casos de Visitantes de Dormitorio, Analía se tomó su tiempo para digerir la pregunta, pues comprendió que muchas veces se cuestionó de qué manera había llegado a algún lugar, aún en sus horas de trabajo, ya que trabaja con su automóvil visitando clientes, debiendo recorrer muchos kilómetros diarios. Comprendió que muchas veces, no sabía qué recorrido había tomado o cómo podría haber empleado determinada cantidad de tiempo para trasladarse de una localidad a otra. En ese momento y luego de nuestra pregunta, la protagonista cayó en la cuenta de sus faltantes de tiempo desde siempre, al margen del recuerdo perdido de sus primeros años de infancia. También preguntamos si tenía problemas con los aparatos electrónicos, siendo afirmativa su respuesta, ya que no puede usar un teléfono celular muy caro que compró especialmente para su trabajo (tiene tres celulares para este menester en actividad) y detiene el funcionamiento de las computadoras cuando las usa.
Además, nos comenta que le da pudor hablar de estas experiencias, no comentadas ni con su terapeuta, y se muestra extrañada ante las preguntas tan puntuales sobre sus vivencias.
PAUTAS ENCONTRADAS
En este caso podemos encontrar como pautas firmes comunes en los casos de Visitantes de Dormitorio:
1- Entidades luminosas dentro de la habitación en horarios nocturnos.
2- Entidad observada en horario diurno con descripción clásica: ser de 80cm. de altura. Piel blanco grisácea. Cabeza grande destacándose los ojos grandes negros. Cuerpo pequeño en comparación con la cabeza. Sin ropas aparentes.
3- Parálisis del protagonista al despertar en horas nocturnas.
4- Punciones en diversas áreas del cuerpo efectuadas por las entidades, con posterior dolor o molestias.

5- Marcas y cicatrices luego de las visitas.

6- Tiempo perdido.

7- Tipo de sangre y Factor RH recurrente en estos casos.

8- Tipo y Factor RH diferente de sus padres.

9- Síndrome de Stress Post Traumático (bloqueo de recuerdos).

10- Desperfectos de aparatos electrónicos al ser usados por la protagonista.

No podemos asegurar que en este caso haya habido pérdida de embarazos, lo que se atribuye a robo de fetos por parte de las entidades visitantes, pues no hubo análisis clínicos que los confirmaran; sólo tenemos una vivencia a los 15 años de la protagonista de su embarazo y posterior extracción del feto, a través de sueños y sensaciones.
CONCLUSIONES
Luego de seguir este caso durante nueve meses y de interrogatorios varios a la protagonista, estamos en condiciones de inferir que tenemos frente a nosotros otra experiencia de Visitantes de Dormitorio.
Aunque no hemos podido acercarnos al hermano de la protagonista, quien junto a ella en su niñez ha vivido también las mismas experiencias, creemos que es otro caso en que toda la familia está involucrada. Consultada, Analía comenta que su hermano tiene aún la sensación de ser visitado durante la noche, mostrando desde mediados de 2009 un marcado stress, teniendo además hemorragias nasales tanto él como uno de sus hijos.
También el hijo de Analía, a juzgar por el relato, tiene experiencias del mismo tipo.

Version imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia


Marcar esta noticia en estos sitios


Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo

Traducir

APPS celulares escuchar RADIO EN VIVO

Twitter

Miembro de la academia Europea de Ufologia

Revista Quasar
Una Revista del Grupo UNIFA!
NUMERO 2
Photobucket



Podes solicitarla a unifa.ac@gmail.com y abonarla desde tu casa

Red de cafes ufologicos
Photobucket

INVESTIGACION SOBRE VISITANTES DE DORMITORIO : CASO ANALIA

© Copyright UNIFA web - Reservados todos los derechos
Terminos y Condiciones de Uso