UNIFA web : LA PIEDRA DEL DESTINO. - Enigmas y Misterios - Articulos
Staff

Tematicas

Foro


Radios


Links

Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

RADIO EN VIVO

TIEMPO DE MISTERIOS PROG 44,,13/12/16

Tu eres nuestra vista N*

Enigmas y Misterios : LA PIEDRA DEL DESTINO.
Enviado por Rosa Santizo Pareja el 8/5/2010 19:46:29 (1588 Lecturas)

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

Réplica de la Piedra del Destino

La piedra de Scone se conoce también como Piedra del Destino o Piedra de la Coronación. Es un bloque de 66 centímetros de largo, por 28 de ancho y 41,60 de alto, y un peso de unos 152 kilos. Fue reverenciada durante siglos como reliquia, debido a la leyenda que dice que en tiempos bíblicos Jacob la usó como almohada durante un sueño profético. En él Yahvé le entregó la tierra donde se encontraba y le prometió una descendencia numerosa “como el polvo de la tierra”. Al despertar, Jacob bendijo la piedra y la colocó en un pedestal.

Supuestamente después habría servido de base a un arco en el templo de Jerusalén hasta la invasión de Nabuconodosor. Siempre según esta historia, Jeremías se llevó la piedra a Egipto, desde donde fue a parar primero a España y después a las Islas Británicas. Otra leyenda afirma que fue el propio Jacob quien la llevó a Egipto, y allí permaneció hasta los tiempos de Moisés. Éste dijo que la victoria seguiría siempre a la piedra, y para salvarla de las plagas la hizo sacar de allí por mar. De ese modo la reliquia acabó llegando a Irlanda.

La piedra se utilizaba para entronizar a los reyes de Irlanda. San Patricio, patrono y evangelizador de Irlanda, la bendijo, y afirmó que “donde estuviera la piedra, la raza de Erc reinará”. De allí tomó el nombre de la Piedra del Destino, y fueron los irlandeses quienes la llevaron consigo al asentarse en Escocia.

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

Otros opinan que se trataba del altar con el que viajaba San Columba durante su actividad misionera en suelo escocés. Sea como fuere, lo cierto es que la piedra se encontraba en la abadía de Scone, cerca de Perth, y se utilizaba para entronizar a los reyes escoceses. En 1292 Juan Baliol se convirtió en el último rey que fue coronado sobre esta piedra en Escocia.

Existen muchas más leyendas sobre ella. Se cuenta que Robert the Bruce le dio un trozo al rey de Munster en agradecimiento a su apoyo durante la batalla de Bannockburn en 1314, y que ese pedazo, instalado por el rey en el castillo de Blarney, se convirtió en la piedra de Blarney. Pero eso no puede ser cierto, porque cuando tuvo lugar esa batalla hacía 18 años que la piedra ya no estaba allí. Tan poderosa era su leyenda que Eduardo I de Inglaterra, tras derrotar a los escoceses de Wallace, se la había llevado consigo a su reino en 1296, creyendo que su posesión le propiciaría la obtención de la corona de Escocia. Dicen que en la piedra se había grabado la siguiente leyenda : Ni fallat fatum, Scoti quocumque locatum Invenient lapidiem, regnasse tenetur ibidem: “Si el destino es verdadero, luego los escoceses serán conocidos por haber sido reyes donde sus hombres encuentren esta piedra”. Pero lo cierto es que hoy día la única inscripción que se aprecia es una cruz latina.

En Inglaterra permaneció. Allí fue conducida a la abadía de Westminster y depositada bajo la silla de la coronación, conocida como la Silla del Rey Eduardo por ser él mismo quien la mandó construir en 1301.

En 1328, en virtud del Tratado de Northampton, que reconocía la independencia de Escocia, la piedra debería haber sido devuelta, pero los ingleses nunca cumplieron esa cláusula.

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

Silla de la Coronación

El 11 de junio de 1914 una mujer dejó colgado del respaldo de la silla de la coronación un bolso con explosivos. A las 5.50 de la tarde se produjo una explosión que se llevó parte del respaldo. Se culpó de este acto a las sufragistas, aunque ninguna persona en concreto fue acusada del delito.

Durante la Navidad de 1950 un grupo de estudiantes nacionalistas escoceses se llevó la piedra de la abadía. Cuatro meses más tarde fue encontrada en la abadía de Abroath y devuelta a Westminster, pero corrió el rumor de que lo que se había encontrado era una imitación, y que la verdadera piedra de Scone permanecía oculta en algún lugar. Sin embargo, esto nunca ha podido ser demostrado. Por otra parte, existe la misma duda respecto a si Eduardo I se llevó a Inglaterra la piedra auténtica. Según una teoría, los monjes de Scone ocultaron la verdadera en el río Tay o bien la enterraron en la colina de Dunsinane. Quienes apoyan esta versión se basan en que las antiguas descripciones de la piedra no se corresponden con la que podemos observar en la actualidad.

La Piedra del Destino salió de Westminster en 1966 y cruzó Inglaterra en dirección a Escocia, hasta la ciudad fronteriza de Coldstream, donde se celebró una emotiva ceremonia. El 30 de noviembre de ese mismo año fue llevada con toda pompa por la Royal Mile de Edimburgo hasta su nuevo emplazamiento junto a las joyas de la corona escocesa en el castillo de Edimburgo, donde puede ser visitada.

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

Castillo de Edimburgo

Así pues, los escoceses han recuperado su piedra, pero no todos ellos están satisfechos con el modo en que se han hecho las cosas. Para algunos se trata de una simple maniobra política, especialmente porque la reina dice que la “presta” a sus súbditos escoceses, y la piedra de Scone puede ser reclamada para futuras coronaciones.

Fuente: http://themaskedlady.blogspot.com/

Version imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia


Marcar esta noticia en estos sitios


Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo