UNIFA web : LA LEYENDA DEL REY ARTURO. - Mitos y Leyendas - Articulos
Staff

Tematicas

Foro


Radios


Links

Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

RADIO EN VIVO

TIEMPO DE MISTERIOS PROG 44,,13/12/16

Tu eres nuestra vista N*

Mitos y Leyendas : LA LEYENDA DEL REY ARTURO.
Enviado por Rosa Santizo Pareja el 24/2/2010 14:55:17 (2010 Lecturas)

La primera mención al legendario Arturo llega en el año 826, de la mano de un monje galés llamado Nennius. Ese primera versión del mito se alejaba mucho de la que todos conocemos hoy en día. No había espada mágica, ni Tabla Redonda, ni corte de Camelot. De hecho, Arturo ni siquiera es presentado como rey. En su obra Historias de los bretones, Nennius lo describe como un líder mercenario, un Dux Bellorum, que ayudó a los gobernantes britanos a rechazar las invasiones bárbaras que se sucedieron tras la caída del Imperio Romano. Arturo sale vencedor de una docena de batallas. La más decisiva de todas es la del Monte Badón, en el año 516, donde aplasta al ejército sajón del rey Bretwalda.

Sin embargo, Nennius describe esos acontecimientos unos trescientos años después, y su relato quizá no sea del todo fiable. Otro historiador, San Gildas, vivió en esa época, y no menciona a ningún Arturo. Cuando habla de la batalla del Monte Badón, afirma que al frente del ejército bretón marchaba Ambrosius Aurelianus, un jefe militar de procedencia romana. Si tenemos que buscar un personaje histórico como fuente de inspiración para el mito, este es uno de los mejores candidatos.

A finales del siglo X, un texto anónimo titulado Los Anales Cambrianos, añade un nuevo capítulo a la crónica de Nennius. Narra la batalla de Camlann, donde Arturo cae después de vencer a su sobrino Medraut (Mordred), que le había tracionado uniéndose a los sajones.

En la mitología galesa y céltica, hay frecuentes referencias a un Arturo mitológico. En un poema del Libro de Taliesin, se narra sus aventuras para robar un fabuloso botín de la mismísima Caer Siddi, la Ciudad de los Muertos. Otro poema, procedente del Libro Negro de Carmarthen, nos describe a sus compañeros Ceir y Bedwyr. En la Vita Gildae, un texto atribuido al monje galés Caradoc de Llancarvan y escrito a principios del siglo XII, se nos cuenta cómo Arturo debe rescatar a su esposa Guennuvar, de las manos de un malvado rey.

Hacia 1125, el cronista William de Malmesbury se lamentaba que un personaje de tanta importancia histórica fuera eclipsado por la leyenda. En concreto, dijo que era "un hombre digno no de ser soñado en falsas ficciones, sino de ser proclamado en veraces historias, porque durante largo tiempo sostuvo a su patria que se hundía, y enardeció los ánimos de sus compatriotas en su desfallecimiento ante la guerra"

William de Malmesbury nos presenta a un Arturo subordinado a Ambrosius Aureliano, el caudillo de las fuerzas britanas, conciliando así las versiones de Nennius y San Gildas. De su actuación en la batalla del Monte Badón, dice: "protegido por la imagen de la Madre de Dios, que llevaba pintada sobre sus armas, causó, avanzando él solo, la muerte de más de novecientos enemigos"

Pero más o menos por esas fechas, a principios del siglo XII, se estaba gestando el mito del Arturo que ha llegado hasta nuestros días. El responsable es Godofredo de Monmouth, un clérigo de origen bretón, que escribió Historia Reum Britannie, la Historia de los Reyes de Britania. El texto mezcla leyenda e historia, y no siempre a partes iguales. El primer soberano de la lista es Bruto, biznieto de Eneas, y termina con Cadvalader, muerto en el año 689. Pero el protagonista indiscutible de la obra es Arturo, cuyo hechos ocupan los libros octavo, noveno y décimo.

La historia arranca cuando el rey Uther Pendragón se enamora de Ygerna, la esposa del duque de Cornualles, a la que conoce en un banquete. Intenta seducirla sin ningún éxito. Dejándose entonces llevar por sus carácter irascible, el rey decide conquistarla por la fuerza. Declara la guerra al duque de Cornualles, y pone su castillo bajo asedio.

Merlín, personaje que aparece por primera vez en los mitos artúricos, utiliza sus habilidades mágicas para transformar el aspecto del rey. Ahora, su apariencia es idéntica a la del duque, y puede introducirse libremente en el castillo. Accede al dormitorio de Ygerna, y satisface sus deseos. En esa misma noche, el verdadero duque cae en el combate, lo que permite a Uther desposar legalmente a la viuda, y reconocer al hijo que acaban de concebir como su legítimo heredero.

Años después, Uther muere envenenado por alguno de sus rivales, y Arturo asciende al trono. Con la ayuda de Merlín, que convierte en su consejero, y de la poderosa espada Caliburnus, forjada en la mítica tierra de Avalón, consolida su reino y se lanza a la conquista. Lleva la guerra a las mismísima puertas de Roma, pero cuando se apresta a asestar el golpe defnitivo, recibe terribles noticias. En su ausencia, Mordred le ha traicionado y se hecho con el poder. La batalla final entre ambos transcurre en Camlann (como se nos cuenta en Los Anales Cambrianos), y aunque Arturo resulta vencedor, ha sufrido heridas tan graves que debe ser transportado a la mágica isla de Avalón, de donde no regresaría jamás.

La tabla redonda
En todas las novelas de la Tabla Redonda, el rol de Arturo es ciertamente pasivo. En efecto, sus caballeros son quienes actúan en su nombre, es más, la reina Ginebra es la que detenta la Soberanía.

Se considera que el antecedente más arcaico de Arturo aparece en el relato galés Kukhwch y Olwen. En este relato, Arturo no es todavía un rey cortés rodeado de caballeros, sino un caudillo completamente rodeado por personajes de la mitología celta: guerreros y magos. A la medida que el mito se moderniza, se va transformando la imagen del rey. Arturo toma pues, los atributos de un monarca feudal y su corte es el espacio en el cual los espíritus cultivados combinan lo mundano con la valentía.

Sin embargo, Arturo sigue siendo un personaje de la tradición popular, sobre todo en Cornualles.
Arturo, símbolo del poder perdido de los celtas, no puede haber muerto, permanece en la isla de Avalón , o el paraiso de los celtas; o quizá en alguna gruta... o en algún lugar de la isla de Bretaña. Algún día, el rey volverá y con él, la unidad del mundo celta. De esta manera, se reconstruiría una sociedad de tipo horizontal, definitivamente contraria al espíritu romano. En esa sociedad, cada uno encontraría la libertad y la independencia en una gran confederación de pueblos ligados por intereses comunes.

Avalon, un espacio/tiempo mágico
Arturo descansa en paz en Avalon, custodiado por cuatro reinas hadas. Fata Morgana, de negro, consulta su libro de artes mágicas para curar las heridas del Rey "inmortal". En segundo plano, Merlín y la Dama del Lago. "La muerte del rey Arturo", James Archer .

Avalón que etimológicamente deriva de "manzana" en celtíco, se refiere a la isla mágica en la que los mazanos dan frutos durante todo el año.
En el texto latino de Godofredo de Monmouth Vita Merlini (siglo XII), la isla recibe el nombre de Insula Pomorum.

Es Avalon el reino de Morgana, quien ejerce su poder rodeada de sus nueve hermanas hadas, que tienen el don de poder transformar su aspecto físico, a menudo en aves.

El mito dice que Morgana puede transformarse en cuervo, o en corneja. Se asimila pues al relato irlandés de Morrigan o de Nondh, una Thatha De Danann, que a menudo aparece con forma de corneja.

Avalon es un espacio similar a las "galisenas" de la isla de Sein, donde profetizas y magas se comunican con autores griegos y latinos. El tema aparece también en la "Isla de las mujeres", Emain Ablach (Emain de los Manzanos), de la que navegantes irladeses trajeran relatos fabulosos.

La Isla es en efecto, reciclada para la leyenda del ciclo artúrico. Avalón será pues la morada a la que el hada Morgana lleva a su hermano el rey Arturo mortalmente herido en la batalla de Camlann, para mantenerlo "dormido" hasta que los tiempos permitan su regreso al mundo de los mortales.

Cabe destacarse que posteriormente, bajo influencia del cristianismo (monjes cluniacienses) y también por voluntad de Enrique II Plantagenet, los monjes de la abadía de Glastonburry pretendieron que un lugar, que era una suerte de isla en medio de las ciénagas, era la mítica isla de Avaloón. "Descubrieron" pues en ella, la tumba de la reina Ginebra y la del rey Arturo, que aún hoy pueden hallarse entre las ruinas del antiguo monasterio.

Ginebra y Morgana
Ginebra es coronada Reina de Mayo con una guirnalda. En la Fiesta de Mayo, Arturo y sus caballeros celebraban juegos y torneos.

Ginebra, la esposa del rey Arturo ha alcanzado la celebridad gracias a sus amores con Lanzarote del Lago ya que precisamente, es por él que se produce la ruptura entre el rey y su caballero, debilitando a Arturo y precipitando su desaparición.

Una reina de muchos amantes
Desde la perspectiva de los textos galeses y franceses más antiguos, la historia es algo más compleja. Aparentemente, ella habría tenido otros amantes antes que Lanzarote (personaje introducido tardíamente en el esquema primitivo de la leyenda). En este sentido, Ginebra es comparable a la reina Medbh de Conaught, que tenía amores con los guerreros de los cuales su reino dependía. En la lista de amantes estaban: Edern, Kai, Meleagant y Mordret.

Ginebra representa pues, la Soberanía, de modo tal que como prostituta sagrada dispone de su soberanía confiándose a los guerreros que velan por tal. Ya que son ellos y no otros los que realizan las hazañas necesarias en nombre del reino que la Ginebra encarna y simboliza.

En otros textos, de origen insular, se reflejan tres imágenes diferentes de Ginebra, con las que Arturo se habría casado sucesivamente. La tercera, tendría el aspecto de una vieja anciana que Arturo transformaría en una mujer bella para poder vencer la repugnacia que le producía la obligación de besarla. Es este un tema corriente de las leyendas irlandesas a propósito de la designación del rey, el cual debe optar por la Soberanía, más allá de las apariencias.

La discípula de Merlín
Morgana es la hermanastra del rey Arturo, hada de temibles poderes que odia a Ginebra puesto que está enamorada de Lanzarote, al que persigue permanentemente antes de vengarse de él. Es por ello que echa un conjuro maldito al ?Valle sin retorno? e intriga notablemente contra Arturo.

Pero cuando éste resulta malherido en la batalla de Calman, decide llevárselo a su reino en la isla de Avalón (visión celta del Otro Mundo), y mantenerlo dormido hasta tiempos más auspiciosos.
El nombre de Morgana proviene de una voz bretona ?Morigena?, que significa ?nacida del mar?, lo que refiere a una divinidad vinculada al océano.

Aunque hay quienes señalan que su nombre deriva del gaélico ?Morrigan?, cuyo significado es gran reina.

Merlín
Merlín junto a la dama del lago (Fragmento de "La muerte del rey arturo" James Archer)
Se cree que el personaje literario de Merlín tuvo su antecedente en una persona real que vivió setenta años después del Arturo histórico.

Aparentemente, habría sido un pequño rey entre los bretones del norte en la baja Escocia, quien enloqueciendo tras la derrota en una batalla, se refugió en los bosques víctima de un delirio místico.

Luego la leyenda se apoderaría de él y lo convertiría en un personaje. Diversos elementos mitológicos se sumaron a la composición de su personalidad:

a. El tema del "loco" inspirado por la divinidad
b. El tema del hombre salvaje, recluído en la marginalidad de la civilización, señor de los animales y equilibrador de la naturaleza
c. El tema del niño recién nacido que habla revelando el porvenir
d. El tema del mago

En la versión elaborada de la leyenda, Merlín es el hijo de un diablo íncubo, lo cual explica su poderío sobrenatural. Cuando Merlín se opone al rey usurpador Vortigern, este sirve y aconseja a Emrys Gwledig y se convierte en el consejoro permanente y mago titular de Uther Pendragon. Así pues, hace que éste último engendere a Arturo y logra que éste sea reconocido como rey entre los bretones. Merlín será quien lo aconseje y lo ayudará a llevar adelante su empresa.

Se dice que Merlín es el druida total, ya que, dotado de enormes poderes, conforma junto con el rey una pareja sagrada cuyo destino es regir a la sociedad.

El nombre Merlin proviene probablemente de la palabra francesa merle (mirlo), como consecuencia de una contaminación fonética con el nombre galés Myrddin.

La leyenda de Merlín fue integrada a la tradición artúrica a comienzos del siglo XII por el clérico galés Godofredo de Monmouth. Entre los personajes que influyeron en la imagen definitiva de Merlín pueden mencionarse el irlandes Suibhne, el escocés Lailoken y el galés Gwyddyon.

Excalibur (La espada sagrada)
Cuenta la leyenda que Uther, Rey de lo que se conoce ahora como Gran Bretaña, decidió un día firmar la paz con uno de sus más fieros enemigos: el duque de Cornwall. Para ello invitó al duque y a su señora esposa a su castillo. Cuando Uther conoció a la duquesa Ingraine quedó totalmente enamorado de ella.

Al darse cuenta de esta situación, la duquesa le pide a su marido retirarse inmediatamente del castillo y regresar a casa. El duque de Cornwall se retiró del castillo y reinició la guerra. El amor de Uther por la duquesa era tan grande que se enfermó y buscó la ayuda de Merlin, el mago de la corte.

Éste le dijo que lo único que tenía era "Mal de Amores" y que podía ayudarlo con una condición: el hijo que tuviera con Ingraine se lo entregaría a él (a Merlin), para educarlo y prepararlo para cumplir su destino, que no era otro que ser el más grande Monarca de Inglaterra.

Esta conversación animó a Uther para ir con sus tropas , en busca de su amor. El duque se enteró de sus intenciones y fue a su encuentro. En la lucha Cornwall muere y los mensajeros de Uther convencen a Ingraine para que se convierta en su esposa. Al final, ella accedió y pronto se casaron.

Cuando nació el heredero, fue Merlin a ver a Uther y éste se lo entregó como había prometido. La criatura fue entregada a Sir Héctor, un noble de la corte, quien no tenía conocimiento de la sangre real del niño. El infante fue bautizado con el nombre de Arturo.

Cuando Arturo contaba con dos años su padre, Uther, murió. El reinó entró entonces en una etapa de anarquía casi incontrolable que duró por años. Un buen día Merlin reunido con el arzobispo de Canterbury le dijo a los nobles de la corte que sería Cristo a través de un milagro quien señalaría el sucesor legítimo de Uther. El milagro no se hizo esperar, y en el cementerio próximo a la iglesia apareció un espada encajada en una piedra. En la hoja de la espada estaba inscrito: "quien pueda desencajarme de esta piedra será Rey de toda Bretaña por derecho de nacimiento". Ante este milagro todos los nobles intentaron sacar la espada, sin ningún resultado.

Fue así como se decidió que, despues del torneo tradicional de cada año, los caballeros asistentes podrían probar suerte con la espada milagrosa.

En uno de esos torneos (años después de la muerte de Uther), participaba Sir Héctor y Sir Kay, su hijo. Arturo no participaba porque era todavía un muchacho de 15 años, Cuando se dió comienzo a la competencia, Sir Kay se dió cuenta que no tenía su espada, entonces le pidió a su hermanastro que se la fuera a buscar a su casa.

Arturo fue corriendo a buscarla pero no pudo entrar a su casa, pues estaba cerrada, entonces se recordó de la espada que estaba en el cementerio y fue en su busca. Tomó la espada por su empuñadura y la sacó con total facilidad. Al entregarsela a Sir Kay , éste se dio cuenta al instante que era la espada del cementerio, así que se la enseñó a su padre. Sir Héctor quedó lleno de estupefacción y se llevó a sus hijos hasta el cementerio. Allí le dijo a Arturo que volviera a meter la espada en su sitio, Arturo lo hizo. Luego, le instó a que la sacara nuevamente.

Al ver a su hijo adoptivo sacar la espada tan fácilmente se postró de rodillas al igual que Sir Kay. Arturo se asombró de esto y Sir Héctor, con voz emocionada, le explicó que desde ese momento sería el Rey de toda Bretaña.

Fueron entonces donde el arzobispo y le contaron la gran hazaña. El arzobispo reunió a todos los caballeros alrededor de la espada y dejó probar su suerte a cada uno. Dejó para el final a Arturo y éste volvió a sacar fácilmente la espada de la piedra, esta vez delante de un gran número de personas.

Fue así proclamado de manera oficial como Rey de toda Bretaña y la espada se colocó solemnemente en altar mayor de la catedral de Canterbury.

Poco después de su nombramiento, Arturo salió un día a pasear por un bosque cercano al palacio. En un camino solitario vio a unos maleantes que estaban acosando a un pobre anciano, cuando éstos vieron a Arturo acercarse salieron corriendo. El rey no se había dado cuenta que ese viejo indefenso no era otro que el mago de la corte, el gran Merlín. Éste, lejos de agradecerle su llegada, le dijo a Arturo que lo estaba esperando y que le iba salvar la vida. El joven monarca no lo entendió y siguió caminando junto con el mago. Unos minutos después se encontraron con un caballero en la mitad del camino, quien con aire arrogante les dijo:

"nadie pasa por aqui sin antes pelear conmigo".Arturo aceptó el reto y, aunque luchó con fiereza, el caballero era mucho más diestro. Tanto fue así que casi pierde la vida si no es por la ayuda de Merlin quien, gracias a sus poderes mágicos, adormeció al caballero. Después de esto Merlin le explicó que el nombre de ese arrogante caballero era Pellinore y sería el padre de Percival y Lamorak de Gales. Percival sería uno de los que buscarían el Santo Grial.

Arturo no le dió mucha importancia a todo lo que dijo el mago, estaba mas preocupado por su espada, que se había perdido en la pelea. Merlin le aseguró que había una mejor para él. Entonces se fueron a un lago cercano donde, de una manera misteriosa, estaba un brazo erguido que empuñaba una espada. "Ahí está tu espada", dijo Merlin.

Arturo no sabía como llegar a la espada y entonces vio a lo lejos una balza con una joven vestida de blanco. "ella es la dama del lago, debes convencerla para que te dé la espada".

La dama se acercó y el Rey le pidó la espada, ella le dijo que se la daría si le concedía un deseo. Arturo aceptó y la dama le dijo:" Toma mi barca y navega hasta donde está el brazo, él te dará la espada. En cuanto a mi deseo, te lo pediré después". Cuando Arturo tomó por fin la espada notó que en la hoja podía leer una inscripción que decía: "Excalibur" , más abajo decía: "Tómame". Y del otro lado de la hoja decía: "Arrójame lejos". Esta espada sería la protagonista de innumerables batallas victoriosas y de grandes hechos eroicos.

Lancelot y Ginebra
Su relación amorosa con la reina Ginebra, genera un escándalo que lo obliga al exilio. Al regresar con su clan en Armorica, provoca un debilitamiento de la sociedad artúrica.

Lancelot, algunas interpretaciones sobre el personaje
Una tesis reciente, ve a Lancelot como una apología heróica de un hermitaño del siglo VI, San Frambaldo o Framburgo que dió lugar al nacimiento de la comarca del Passais, en la frontera del Maine con Normandía.

Pero en realidad, Lancelot du Lac, cuyo verdadero nombre es Galaad, no sólo es el modelo perfecto del caballero contés sino también la imagen heroica de una antigua dividad celta: Lug. Sulen señalarse mucho puntos en común con el héroe irlandés Cuchulainn: No pertenece al reino de Arturo, puesto que es extranjero y no obstante el reino de Arturo no puede subsistir sin él. Esto hace del personaje una suerte de divinidad "sin función" como Lug, o lo que se denomina el "múltiple artesano" en la tradición irlandesa.

Fuente: http://www.galeon.com/mundonline/portal/arturo.htm

Version imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia


Marcar esta noticia en estos sitios


Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo

Traducir

APPS celulares escuchar RADIO EN VIVO

Twitter

Miembro de la academia Europea de Ufologia

Revista Quasar
Una Revista del Grupo UNIFA!
NUMERO 2
 photo tapa2-1.jpg

Podes solicitarla a unifa.ac@gmail.com y abonarla desde tu casa

Red de cafes ufologicos
Photobucket

LA LEYENDA DEL REY ARTURO.

© Copyright UNIFA web - Reservados todos los derechos
Terminos y Condiciones de Uso