UNIFA web : EL CULTO A LOS MUERTOS EN EL ANTIGUO EGIPTO. - Civilizaciones Antiguas - Articulos
Staff

Tematicas

Foro


Radios


Links

Login
Nombre:

Contrase√Īa:

Recordar



¬ŅRecuperar la contrase√Īa?

Regístrese

Traducir

Twitter

egipcios,hombre,compuesto,cuerpo,elemento,ellos,llamaban,doble,„©ste,conceb„≠a,especie,genio,invisible,sombra,acompa„Īaba,persona,nac„≠a,sobreviv„≠a,despu„©s,muerte
Civilizaciones Antiguas : EL CULTO A LOS MUERTOS EN EL ANTIGUO EGIPTO.
Enviado por Rosa el 25/11/2009 9:06:24 (1863 Lecturas)

Para los egipcios, el hombre era un compuesto de cuerpo, alma y otro elemento que ellos llamaban Ka, el doble. A √©ste se le conceb√≠a como una especie de genio invisible o sombra que acompa√Īaba a cada persona, que nac√≠a con ella, pero le sobreviv√≠a despu√©s de la muerte.

Los egipcios creían en la otra vida y, por consiguiente, en la supervivencia de una parte esencial del hombre.

Caldea, Asiria, Grecia, pueden ufanarse tambi√©n de sus templos; mas si hay algo √ļnico en el mundo, y especial del valle del Nilo, son esas tumbas gigantescas, las pir√°mides, las mastabas; las cavidades abiertas en la roca a 20 y 25 m de profundidad, como en Saqqarah, hipogeos tallados en la monta√Īa, que penetran hasta 200 m, como en Tebas, y momias tan bien preparadas, que se han conservado durante 4.000 a√Īos. Esfuerzo tan gigantesco s√≥lo tiene una explicaci√≥n y es la creencia obsesionante en la vida de ultratumba.

Los textos de las pirámides son muy expresivos y nos describen al faraón triunfando con los dioses:
¬°Oh, Unas, no; t√ļ no has muerto; lleno de vida has ido a sentarte en el trono de Osiris! ¬°El cetro est√° en tu mano, y t√ļ das las √≥rdenes a los vivientes!

El Libro de los Muertos traduce a√ļn mejor esta universal creencia.

√Čste era tan √ļtil en la otra vida que cada uno quer√≠a llevarlo consigo a la tumba y regalar un ejemplar de este libro era prestar al difunto un se√Īalado favor. Su contenido era una colecci√≥n de instrucciones para que el alma supiera orientarse en el otro mundo y salvar todos los obst√°culos por medio de encantamientos, plegarias y recitaciones de f√≥rmulas ante los dioses y los genios custodios de las moradas subterr√°neas.
√Čl les ense√Īaba la manera de procurarse una barca para atravesar los canales, y los senderos hasta el campo de la felicidad, llevando el plano de los pasajes m√°s dif√≠ciles y el retrato de los enemigos. En fin, era una gu√≠a ilustrada del mundo de los esp√≠ritus.

Los mastabas de la VI dinastía contienen amenazas contra los violadores de la mansión sagrada del difunto:

-Si un hombre entra en esta tumba para robar como un ave de rapi√Īa, ser√° juzgado por el dios grande, se√Īor de Amenti, en el lugar de la justicia, e inmediatamente despu√©s, el difunto comienza su propio paneg√≠rico, como si estuviera compareciendo ante el juez: Yo no he mentido ante el tribunal, yo no he pronunciado juramento en falso, etc√©tera. En una √©poca remota, el m√°s all√° era la tumba misma. En ella viv√≠a el cuerpo, el esp√≠ritu, el alma, el doble, comiendo y bebiendo de las ofrendas que le hab√≠an dejado los piadosos supervivientes.
Bajo la influencia de esta idea, se construyeron las magníficas mastabas de Saqqarah.

Más tarde, en la VI dinastía, aparecen concepciones más extensas y elevadas:
-Que vaya por buenos caminos, que le acompa√Īen sus dobles, que sea acogido por el dios y guiado por los senderos excelentes por donde marchan los bienaventurados, que llegue, por fin, a reunirse con el gran soberano de Occidente.

Luego se crey√≥ que los muertos iban a reunirse ante Osiris y formaban un reino semejante a la sociedad terrestre, y s√≥lo en √ļltimo lugar apareci√≥ la obligaci√≥n de comparecer ante el tribunal de Osiris.
En el juicio, éste se hallaba sentado en su trono, asistido de 42 jueces. Delante de él había una balanza, en uno de cuyos platillos se hallaba una hoja erecta que simbolizaba la justicia y en el otro estaba el corazón. Thot, el secretario de los dioses, anotaba el resultado de esta pesada.

En un ángulo, un monstruo esperaba para ejecutar la sentencia. El difunto asistía a la escena, mas no como espectador indiferente, sino con derecho a hablar y a proclamar su inocencia, y entonces tenía lugar, la llamada confesión negativa, es decir, la defensa.

Cuando el fara√≥n, envuelto en mil vendas, perfumado y preparado su cuerpo momificado, hab√≠a sido depositado en su √ļltima morada en el centro de la monta√Īa de piedra, numerosos laberintos y barreras cerraban para siempre su salida al mundo exterior. Para las ofrendas del pan, de la cerveza y de las v√≠ctimas era necesario un templo.

En el Imperio Antiguo se le encuentra adherido a la faz oriental de la pir√°mide, comunicando con el valle por un largo corredor. En los mausoleos de los se√Īores, las "mastabas", la momia reposaba en una cavidad profunda, ricamente adornada.

Encima se levantaba el templo, que comprendía varias salas, con paredes revestidas de finos bajo o altorrelieves.

En el Imperio Nuevo en Tebas, los faraones, en vez de pir√°mides hicieron labrar sus tumbas en la roca viva de las monta√Īas, verdaderos palacios subterr√°neos, y se aseguraron un servicio religioso por medio de fundaciones an√°logas a las de los templos.

http://curiosomundoazul.blogspot.com/ ... uertos-en-el-antiguo.html - vídeo.

Version imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia


Marcar esta noticia en estos sitios


Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo
Programas OVNICIENCIA

Revista Quasar
Una Revista del Grupo UNIFA!
NUMERO 2
Photobucket



Podes solicitarla a unifa.ac@gmail.com y abonarla desde tu casa

Radio en vivo, domingos 20hs..Los Visitantes

.Los Visitantes programa numero 103

Red de cafes ufologicos
Photobucket

Usuarios conectados
5 usuario(s) en línea (5 usuario(s) navegando Articulos)

Registrados: 0
Invitados: 5

m√°s ...

Miembro de la academia Europea de Ufologia

EL CULTO A LOS MUERTOS EN EL ANTIGUO EGIPTO.

© Copyright UNIFA web - Reservados todos los derechos
Terminos y Condiciones de Uso