UNIFA web : LOS SATELITES EXTRATERRESTRES ANTES DE 1957 - UNIFA Argentina - Articulos
Staff

Tematicas

Foro


Radios


Links

Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

RADIO EN VIVO

TIEMPO DE MISTERIOS PROG 44,,13/12/16

Tu eres nuestra vista N*

UNIFA Argentina : LOS SATELITES EXTRATERRESTRES ANTES DE 1957
Enviado por adolfo gandin ocampo el 20/6/2014 9:16:35 (633 Lecturas)


La aventura comenzó en 1954, en Julio, cuando observadores de la base de White Sands (EE.UU.) descubrieron a más de 1000 kilómetros de altura extraños objetos que orbitaban nuestro planeta. El Pentágono envió al profesor Clyde Tombaugh, descubridor del planeta Plutón en 1930, al Observatorio de Monte Palomar. Allí debía investigar la procedencia de dichos cuerpos y su naturaleza.

INFORMA DESDE UNIFA
ING. ADOLFO GANDIN OCAMPO

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

Luego de algún tiempo de observación, Tombaugh afirmo que debía tratarse de dos meteoros desintegrados en forma parcial. Al ser atraídos por la fuerza de la tierra, habrían quedado sujetos en órbita como dóciles satélites. Según el profesor La Paz de la Universidad de California, dichos cuerpos no podían ser meteoros. "Esta fuerza (la de atracción de la Tierra), debe actuar como un imán, que les haría caer. Para que un cuerpo pueda permanecer suspendido en el espacio debe ser más ligero que la atmósfera terrestre o bien estar dotado de poderosos medios de propulsión. Y los meteoros son cuerpos sólidos, excesivamente pesados". "La Hipótesis de que puedan pasar a ser satélites de la Tierra está en contradicción con todas las leyes físicas. Puesto que en ese caso, en lugar de ejercer su potente fuerza de atracción, la Tierra se opondría a que esos cuerpos extraños penetraran nuestra atmósfera".

Luego de estas declaraciones, las cuales no fueron tenidas en cuenta, la calma volvió a reinar en dicha base de lanzamientos. Pero el 24 de abril de 1955, se recibió del Monte Palomar una alarmante noticia: uno de los dos meteoros se había acercado 50 kilómetros, en tanto que el otro había desaparecido. La hipótesis de Clyde Tombaugh se derrumbaba. En forma rápida, el Presidente Einsenhower convocó al Comité Nacional de Seguridad. Luego de muchas horas de deliberación se llego a la siguiente conclusión: "El cuerpo que gira alrededor de la Tierra no es un meteorito, sino un satélite artificial lanzado al espacio por la Unión Soviética". A causa de lo mencionado se consideró la situación como de suma gravedad. El 10 de Mayo de 1955, las tres potencias occidentales invitaron al jefe de estado soviético a una conferencia cumbre. La respuesta llegó el 14 de mayo, en la misma se indicaba que la Unión Soviética se hallaba dispuesta para la reunión. La reunión se llevó a cabo el 18 de julio en Nueva York.
Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

Después de tres días de tanteos y discusiones confusas, el presidente Einsenhower declara que los Estados Unidos no poseen secreto alguno oculto al conocimiento de sus hombres. Sus bases, sus fabricas, sus instalaciones atómicas, podrían ser fotografiadas y sobrevoladas por los rusos, a condición de que éstos estuvieran dispuestos a conceder las mismas facilidades a los pilotos de la Air Force. Por esta inesperada concesión se esperaba obtener informes preciosos de los rusos. Si los dirigentes soviéticos aceptaban, equivalía a reconocer que todas las armas conocidas, tales como aviones, bombas atómicas, etc., estaban consideradas por ellos como anticuadas y que contaban ya con un satélite artificial. Este satélite podría tener un sistema de espejos que concentrara los rayos solares sobre cualquier punto de la Tierra, en el que quedaría todo arrasado. Esto lo sabían muy bien los Estados Unidos que estaba trabajando en el mismo proyecto bajo las ordenes de Von Braun que ya en la Segunda Guerra Mundial, había elaborado un plan tendiente a la construcción de un satélite similar. Pero los dirigentes soviéticos no aceptaron. Se limitaron a calificarla de interesante y prometieron su estudio. A pesar de los días de discusión, nunca se toco el tema del satélite artificial. Luego de un tiempo, los Estados Unidos, comentaron que se había aprobado la construcción de un satélite que "gravitará la Tierra". Sin embargo, ante la sorpresa general, la Unión Soviética no declaro que ellos ya poseían uno orbitando la Tierra. Precisamente Khruschev declaro que los hombres de ciencia soviéticos se hallaban dispuestos para colaborar con sus colegas norteamericanos.

Entonces la situación se mostró clara: los soviéticos también habían observado los satélites y suponían que eran norteamericanos. Sin embargo, el satélite no identificado seguía orbitando la Tierra a 28.000 kilómetros por hora. Su diámetro sobrepasaba los 10 kilómetros. Esta inmensa bola, de caer sobre nuestro planeta provocaría un inmenso desastre. Y en algunos años más caería a causa de que día a día ganaba algunos segundos. Implicaba esto que iba descendiendo en su órbita. Para no crear pánico se guardó la información en absoluto secreto. Es así que se aceleran los preparativos para lanzar el "Mouse" (satélite norteamericano). Se calculaba que en agosto de 1956 podría elevarse al espacio. Mientras cohetes de otro tipo fueron lanzados a 400 kilómetros de altura con cámaras fotográficas, las placas indicaron que se trataba de máquinas no fabricadas por el hombre.

El problema de los satélites no identificados ha intrigado a los hombres de ciencia de todos los países. Una de las característica que los destaca es que giran en órbita polar y no pasando por el Ecuador, como los norteamericanos y los rusos.
Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

Es en el año 1960 cuando un nuevo satélite había entrado en órbita alrededor de nuestro planeta, Henry C. Courten, del Departamento de Estaciones Seguidoras del Espacio, de la Grumman Aircraft Engineering Corporation, comunica a un famoso investigador:
"El objeto aparecido del que se dio noticia en los periódicos, fue observado por vez primera por una estación de nuestra red fotográfica de detección, el 12 de agosto de 1960, la misma noche que el satélite "ECO I" comenzó a ser visible. Sin embargo no pudo ser fotografiado hasta el 25 de agosto de 1960 y solo por una estación. La dificultad de obtener fotografías simultaneas desde dos o mas estaciones lejanas, se vio aumentado por la posición de la línea de sombra después de atravesar algo mas de la mitad del cielo visible. Aunque esto dificultó los esfuerzos para efectuar fotografías simultaneas con el fin de trazar una triangulación, pudimos hacer algunas conjeturas respecto a la altura del objeto sobre la superficie de la Tierra. Anotando cuidadosamente la hora de su primera aparición fuera de la sombra, el calculo mas aproximado es de 300 a 350 millas náuticas (540 a 630 kilómetros) en su paso de agosto".

"Nuestra información fue enviada al personal de la Estación de Rastreo Espacial de la Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos, en Hanscom Field (Massachusetts). La aviación no ha podido calcular una órbita, pero parece que esta seria muy excéntrica, con un apogeo de 4.200 millas (7.560 kilómetros) y un perigeo de 330 millas (540 kilómetros)".

"Aproximadamente, una docena de informes que parecen razonables acerca de otras observaciones, nos han sido directamente enviados, y muchos más a la Fuerza Aérea. Un observador de Inglaterra, cuyo informe parece digno de crédito, no envió fotografías tomadas en distintas fechas de principio de septiembre".

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

"Como Ud., comprenderá hay que tener mucho cuidado en no aceptar observaciones falsas. Durante nuestra observación personal de tres pasadas del objeto, se observaron la siguientes características: 1) El color del objeto varía desde el zanahoria (rojo) al paja (amarillo). 2) Su movimiento, en principio, podría compararse al de un satélite. 3) La trayectoria seguida por el objeto era de Este a Oeste. 4) El objeto solamente aparecía alrededor de la hora en que empezaba a ser visible el primer paso nocturno del ECO I".

"Conviene destacar que nuestros observadores están muy calificados para distinguir entre un avión, un meteorito y un satélite artificial. Nuestra compañía ha observado y fotografiado satélites desde 1958 y ha captado con éxito objetos tan débiles como el ETA II (GREB) de 1960 y el EXPLORER VIII de 1960, utilizando nuestro programa de dirección del IBM 704 (Proyectil Balístico Intercontinental) para disparar a ciegas en el ultimo caso......".-

Version imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia


Marcar esta noticia en estos sitios


Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo

Traducir

APPS celulares escuchar RADIO EN VIVO

Twitter

Miembro de la academia Europea de Ufologia

Revista Quasar
Una Revista del Grupo UNIFA!
NUMERO 2
 photo tapa2-1.jpg

Podes solicitarla a unifa.ac@gmail.com y abonarla desde tu casa

Red de cafes ufologicos
Photobucket

LOS SATELITES EXTRATERRESTRES ANTES DE 1957

© Copyright UNIFA web - Reservados todos los derechos
Terminos y Condiciones de Uso