UNIFA web : Varkulets, el lenguaje extraterrestre Argentino - Adolfo Gandin Ocampo - Articulos
Staff

Tematicas

Foro


Radios


Links

Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

RADIO EN VIVO

TIEMPO DE MISTERIOS PROG 44,,13/12/16

Tu eres nuestra vista N*

trabajo,grande,ufologia,argentina,oscar,galindez,espero,disfruten,abajo,infografias,completo,informa,desde,hemeroteca,unifa,adolfo,gandin,ocampo,criptoanalisis,varkulets
Adolfo Gandin Ocampo : Varkulets, el lenguaje extraterrestre Argentino
Enviado por adolfo gandin ocampo el 24/9/2011 13:50:00 (1831 Lecturas)

Aqui les dejo un trabajo de un grande la la ufologia Argentina el Dr Oscar galindez, espero lo disfruten
Mas abajo de las infografias se los dejo completo

Informa desde la Hemeroteca UNIFA
Adolfo gandin Ocampo

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva



Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva


CRIPTOANALISIS DEL "VARKULETS"

Por el Dr. Oscar A. Galíndez
(Artículo publicado en la revista “OVNIS, Un Desafío a la Ciencia, nº 1, CADIU, Córdoba, junio 1974, pgs. 22/25).

Por conducto de distintos medios de difu¬sión se tomó oportunamente conocimiento en la Argentina de las afirmaciones de un resi¬dente que sostiene haber permanecido 71 días fuera de la Tierra. El responsable de tales na¬rraciones es Eustaquio Zagorski, un nativo de la Rusia zarista que emigró a la Argentina en 1929, en donde adquirió poco después su carta de ciudadanía.

A estar por sus manifestaciones, en la noche del 18 de febrero de 1953 —y mientras se en¬contraba en el balneario de Quilmes (Provin¬cia de Buenos Aires)— fue "recogido" por un navío espacial que lo condujo a Ganímedes (una de las lunas de Júpiter). Las circunstan¬cias que rodearon el pretendido viaje, la con¬formación anatómica de sus captores, así co¬mo las condiciones de vida del planetoide, fue¬ron detalladas por Zagorski en un extenso ma¬nuscrito de 211 páginas que obra en nuestro poder.

Amén de esos antecedentes, alega mantener un permanente contacto telepático con aque¬llas inteligencias, habiendo llegado a asimilar su lenguaje vernáculo, al que denominan "Varkulets".

Hipótesis de Trabajo

Nuestro interés por develar la verdadera naturaleza de estas aseveraciones, nos ha movido a practicar un análisis ampliativo que conforma un legajo de considerable extensión, para de cuyas conclusiones nos permitimos resumir en este articulo. A tal fin nuestro es¬tudio se circunscribirá al presunto "lenguaje cósmico", desechando los demás testimonios del "viaje" dado que sus múltiples contradic¬ciones los hacen poco dignos de consideración científica.
El lenguaje —en cambio— presenta una combinación de caracteres que no es arbitra¬ria, sino que responde a una sintaxis predeter¬minada, circunstancia ésta que ha avivado la atención de varios investigadores argentinos.

El señor Zagorski nos ha proporcionado numerosos textos escritos en tales jeroglíficos, incluyendo las traducciones pertinentes y su pronunciación figurada. Todas las familias de palabras presentan raíces semejantes. No hay contradicción. Se trata de un verdadero len¬guaje. Pero no podemos contentarnos con esta comprobación superficial. Es conveniente pro¬fundizar en la estructura del "Varkulets" a fin de encontrar una explicación adecuada en fun¬ción del análisis de las siguientes hipótesis de trabajo:

a) Elaboración inconsciente del lenguaje;
b) Elaboración consciente del lenguaje;
c) Recepción de un lenguaje extraterrestre.

I.— Elaboración inconsciente del lenguaje

En Parapsicología de llama “xenoglosia impropia” al fenómeno de invención inconsciente de un idioma que incluso puede asumir niveles de perfección. (La “xenoglosia propiamente dicha” –en cambio- consiste en hablar lenguas extranjeras desconocidas por el consciente, pero acumuladas por la memoria del inconsciente). La xenoglosia debe su nombre al notable Ch. Richet (1) y proviene de las palabras griegas "xenos": extranjero y "glotto": hablar.

Un caso típico de xenoglosia impropia fue el de Madame Héléne Smith, de fines del siglo pasado (*), cuyo subconsciente elaboró una su¬puesta lengua marciana que respondía a pau¬tas de perfecta construcción sintáctica.
Los estudios de Th. Flournoy (2) demos¬traron que se trataba de una modificación in¬consciente del francés ya que las frases origi¬narias de Madame Smith eran distintas pero su estructura fonética y sintáctica se ajustaba plenamente a la gramática francesa.

De conformidad a tales comprobaciones, resulta de particular importancia apuntar que la verificación de esas manifestaciones xenoglósicas parece requerir la existencia de dos situaciones fundamentales:

a) Un estado de trance en el sujeto;
b) Una excitación de su subconsciente sobre aspectos que puedan guardar cierta rela¬ción con algún lenguaje extraño.

Cuando D. A. Lemaítre le participó a Ma¬dame Smith —que se encontraba en estado de trance (Primera condición)— sobre la po¬sibilidad de indagar acerca de las formas de vida en otros mundos y, concretamente, en Marte (Segunda condición), el subconsciente de ella comenzó a trabajar sobre aspectos ati¬nentes al planeta rojo (3). De esta excitación nacerá posteriormente su mentado "marcia¬no", toda vez que los estados de trance resul¬tan altamente propicios para las elaboraciones del subconsciente.

Pretender asignar al caso Zagorski la ca¬lificación de fenómeno xenoglósico, importa¬ría alimentar una afirmación superficial, des¬provista de toda fundamentación valedera. Y basamos esta apreciación en dos objeciones que —por decisivas— nos servimos consignar a continuación:

a) El señor Zagorski escribe en Varkulets en toda oportunidad que se le solicite. Los fe¬nómenos de xenoglosia impropia requieren la manifestación de estados de trance que propicien un despliegue efectivo de todo el talento del subconsciente;

b) Las producciones xenoglósicas se traducen en un progresivo perfeccionamiento del len¬guaje creado.

Flournoy recordaba que toda vez que re¬prochaba a Madame Smith alguna similitud de su "marciano" con el francés, el subcons¬ciente de ésta suplía esas semejanzas con apor¬tes rectificatorios. Fue así como en solo seis meses el subconsciente de Madame Smith ela¬boró gradualmente una lengua distinta al "marciano" originario y en la que resultaba embarazoso descubrir toda afinidad con el francés.

En Zagorski no se advierte un proceso se¬mejante. Los primeros textos en "Varkulets" no difieren en nada de los correspondientes a los últimos años, lo que nos lleva a descartar la hipótesis de la creación inconsciente y a con¬siderar seguidamente su antítesis.

II.— Elaboración consciente del lenguaje

Por vía de eliminación de la hipótesis pre¬cedente, la posibilidad que abordamos bajo este epígrafe se acrecienta notablemente y sólo en¬cuentra su oposición en la que sustenta el pro¬pio Zagorski, esto es, la recepción de un len¬guaje extraterrestre.

La verdadera respuesta sólo puede surgir del criptoanálisis que hagamos del "Varku¬lets", determinando a ese fin su estructura gramatical, leyes sintácticas y modismos foné¬ticos. Del estudio y confrontación de esos crip¬togramas se advierte que la gramática del "Varkulets" es sugestivamente SIMILAR A LA CASTELLANA, obedeciendo invariablemente a las siguientes correspondencias:

a) Similitud de orden sintáctico (sujeto, ver¬bo y predicado);

b) El número de letras de una palabra es igual en el "Varkulets" y en el español. Hay un mero reemplazo de cada letra por un signo;

c) Los apócopes y contracciones también se dan en el "Varkulets";

d) Las vocales del "Varkulets" son también cinco (a, e, i, o, u), pero hemos advertido que cada vocal del castellano suena en "Varkulets" como la vocal siguiente. (La "a" española se pronuncia en "ganimediano" como "e", ésta como "i", y así sucesi¬vamente). La Fig. 1 ilustra conveniente¬mente la correspondencia aludida:


e) Igual transposición hemos comprobado con las consonantes. Cada una de éstas suena en "Varkulets" como la consonante siguien¬te del alfabeto. (La "m" castellana suena como "n". ésta como "p", etc.). En la fig. 2 se indica la técnica de este desplazamiento. Va de suyo que estos gráficos de correspon¬dencias no nos han sido proporcionados por el señor Zagorski, sino que los hemos ela¬borado con arreglo a las comprobaciones arrojadas por nuestro análisis particular);



f) En el "Varkulets" existe ana regla que lla¬maríamos de "economía gramatical", por medio de la cual los sonidos semejantes son reducidos a una fonética única. Concreta¬mente, las consonantes velares oclusivas sordas "c" y "q" son sustituidas por la con¬sonante "k", la cual cumple en el "Varku¬lets" las funciones de aquéllas. Lo mismo sucede respecto de la "b", que es reemplazada por la fonética de la "v". Igual consideración cabe en el caso de la "z" y la "c", cuando esta última es fricati¬va interdental. En tales supuestos la con¬sonante "s" suple ambos sonidos;

g) Obedeciendo a la misma regla de econo¬mía, se advierte que cuando en el español se escriben dos consonantes juntas e igua¬les ("rr", "ll"), al ser reemplazadas éstas por sus equivalentes "ganimedianas" ("s" y "m", respectivamente), el señor Zagorski no escribe dos "s" o dos "m", sino una sola;
h) La consonante "h", que es muda en el cas¬tellano, no tiene signo equivalente en el "Varkulets", ni tampoco pronunciación al¬guna;

i) Podemos afirmar sin vacilaciones que el procedimiento de '"traducción" al "Varku¬lets" responde a la siguiente técnica: Su¬pongamos la palabra "universo". A fin de obtener su "pronunciación" en "Varkulets" el señor Zagorski procede primeramente a reemplazar cada letra por la fonética equi¬valente, según las reglas que hemos enun¬ciado y que figuran en los gráficos 1 y 2. De este modo, la vocal "u" será sustituida por la siguiente, que es la "a"; la consonante "n" por la "p", y así sucesivamente. La palabra formada —que reflejará la pro¬nunciación figurada de "universo"— será "APOXISTU".
Cada letra de esta pronunciación figurada tiene —a su vez— un signo determinado, de forma que el señor Zagorski procederá seguidamente a sustituir cada una de ellas por el trazo correspondiente.
La Fig. 3 ilustra el procedimiento en sus tres fases. El señor Zagorski lleva más de una década escribiendo en esta lengua de su invención, de modo que el mecanismo que nos permitimos explicar no constituye para él ningún inconveniente práctico;




j) Como obedeciendo al principio de que "no hay regla sin excepciones", observamos que ciertos monosílabos no responden a la téc¬nica apuntada: verbigracia, los artículos determinados "el" y "la" y sus respectivos plurales. Aquí no se verifica una sustitu¬ción de cada letra por su equivalente foné¬tica, sino por un sonido arbitrario cuya raíz —en el caso de "el"— es la locución "onds", mientras que en el de "la", es "inds". A partir de estas raíces el señor Zagorski construye sus plurales respectivos incorpo¬rándole un sufijo; p. ej: para pluralizar "inds" le añadirá la vocal "a", con lo que la palabra obtenida será "indsa". Igual proce¬dimiento observará para pluralizar "onds". Tampoco existe una correspondencia nu¬mérica en los casos de la preposición "de" (fimli), la contracción "del" (fimlix) o en la conjunción o pronombre "que" (laits). Salvo estos casos de monosílabos, las demás locuciones responden —en un porcentaje del 99% a las reglas de sustitución que hemos enunciado precedentemente;

k) Otra variación que en nada invalida nues¬tras conclusiones, está representada por la singular utilización de la "s" en el "Var¬kulets". Según figure esa consonante al fi¬nal de una palabra castellana o intercalalada en la misma, se producirá o no una pequeña alternativa en la "traducción" al "ganimediano". Nos explicamos: cuando la "s" aparece interpuesta ("casa", p. ej.) la sustitución de ella responde al procedimien¬to detallado, de modo que será reemplazada por "t". La palabra formada será —enton¬ces— "lete".

Pero cuando está ubicada al final ("Ganímedes", p. ej.) también será sustituida por la "t", pero con la particularidad de que esta consonante será acompañada por la mis¬ma "s". La palabra "traducida" será — pues— "Keponifits", en vez de "Keponifit".

l) Observando las reglas anteriores —y a sim¬ple título ilustrativo— hemos vertido al castellano uno de los tantos fragmentos en "Varkulets" que existen en el manuscrito del señor Zagorski (fig. 4). La claridad del contexto traducido avala la exactitud de la técnica descubierta: "Hermanos del planeta Tierra, recibid nuestros fraternos salu¬dos y abrazos. Tened siempre presente que en nosotros arde la llama eterna que se traduce en permanente bienestar...". Los lectores pueden confirmar nuestra "traducción" utilizando las mismas pautas precedentemente indicadas.



Conclusiones sobre el caso Zagorski
Conforme a lo apuntado, resulta obvio que la fonética y la sintaxis del "Varkulets" son un MERO CALCO DEL CASTELLANO, a tal punto que en relación a éste —y no obstante la asignación del sonido siguiente a cada vo¬cal o consonante— NO SE ADVIERTE NIN¬GUNA ORIGINALIDAD FONÉTICA EN SU PRONUNCIACIÓN. En las lenguas reales esto no suceda jamás. En cada idioma siempre hay modismos fonéticos propios. Esto prueba fe¬hacientemente que el "ganimediano" NO ES UNA LENGUA VERDADERA SINO UNA CREACIÓN CONSCIENTE INSPIRADA EN EL ESPAÑOL. No hay ninguna fundamentación científica para sostener su procedencia extraterrestre.

Los métodos de sustitución de unas tetras por otras son bastante conocidos en el cripto¬análisis (técnica de determinación del código rector de un criptograma o mensaje cifrado).

En las comunicaciones secretas de Julio César ya se utilizaba la clave de una sola letra, des¬plazándose todas las letras del alfabeto la mis¬ma distancia. Evidentemente, el señor Zagors¬ki ni siquiera aportó una originalidad intelec¬tual en la elaboración del "Varkulets". A la luz de estas comprobaciones, resulta risible su pretensión de asignar a sus criptogramas el carácter de "lengua extraterrena".

CITAS BIBLIOGRÁFICAS

(*) Como este artículo fue escrito en el siglo XX, el autor se refiere a fines del siglo XIX)
1) Richet, Oh., "Traité de Métapsychique", 2da. edic. París, Alean, 1923, p. 261; según cita de Osear González Quevedo, "El Rostro Oculto de la Men¬te", Edit. Sal Terrae, Santander, España 1967, p. 121;
2) Kournoy, Th., "Des indes á le planéte Mars. Etude sur un cas de sonnambulisme avec glossolalie ', Genova, Atar, 1900;
—Nouvelles observations sur un cas de sonnam¬bulisme avec glossolalie", Archives de Psychologie, 1902, I. p. 100-255.
3) Lemaitre, A, "Archives de Psychologie", 1908, VII, p. 63 y ss.


Procedencia:
Galíndez, Oscar A. Criptoanálisis del Varkulets (junio 1974), en OVNIS, Un Desafío a la Ciencia, Nº 1, CADIU, Córdoba, pgs. 22/25.

Version imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia


Marcar esta noticia en estos sitios


Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo