UNIFA web : EL CAMINO DE VIRACOCHA, LA SUPREMA DIVINIDAD DEL MUNDO ANDINO. - Civilizaciones Antiguas - Articulos
Staff

Tematicas

Foro


Radios


Links

Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

RADIO EN VIVO

TIEMPO DE MISTERIOS PROG 44,,13/12/16

Tu eres nuestra vista N*

Civilizaciones Antiguas : EL CAMINO DE VIRACOCHA, LA SUPREMA DIVINIDAD DEL MUNDO ANDINO.
Enviado por Rosa Santizo Pareja el 4/9/2011 9:43:43 (1421 Lecturas)

Aunque fue Inti (Sol en quechua) el generador de la vida para cientos de generaciones de indígenas de América, el Creador, o bien, el Dios absoluto, era llamado Viracocha, en el mundo andino.

[img width=300]http://www.yurileveratto.com/thumbnail.php?im=foto/209/f1.jpg&maxsize=360[/img]


Cuando los españoles llegaron a Cusco, embriagados por las toneladas de oro que arrebataron en Cajamarca valiéndose de un engaño, fueron inicialmente acogidos como liberadores, pues habían matado al repudiado Atahualpa y, por consiguiente, parecían haberse alineado a favor del difunto Huáscar.

Cuando entraron al palacio del Coricancha, quedaron extasiados al ver tanta magnificencia y riqueza, pero no sabían que los tres objetos más importantes de todos, dos de los cuales representaban a Viracocha, la suprema divinidad, ya se los habían llevado. Se trataba de la cadena de oro de Huáscar (que ilustraba a la serpiente bicéfala o Yawirka), el gran disco solar de oro (en cuyo centro estaba el rostro de Viracocha) y una estatua antropomorfa (la cual también simbolizaba al Dios andino, llamada Punchau).

Cuando, aproximadamente veinte años después, el erudito español Cieza de León llegó a las ruinas de Tiahuanaco, los ancianos Aymará de la zona le describieron a su Dios como un magnífico héroe civilizador, creador y reformador del mundo, cuyo nombre era Viracocha.

Los escritores españoles posteriores a Cieza de León, como Juan Diez de Betanzos y Sarmiento de Gamboa, quienes reconstruyeron las leyendas andinas después de haber pasado años conversando con los ancianos del altiplano, en las orillas del Titicaca, el lago navegable más alto de la Tierra, describieron a Viracocha como un ser antropomorfo que apareció en la isla del Sol (lago Titicaca) durante la época del Purun Pacha (el silencio después de la tempestad).

El mito sugiere que, en aquel período, sólo el alma del jaguar (Titi en aymara), dominaba los inmensos valles andinos, pero Viracocha se manifestó en la isla del Sol. Era alto, robusto, blanco, con abundante cabello rubio y barbado; había venido para restablecer el orden, crear, regenerar y civilizar; tenía inmensos poderes: podía hacer llover, allanar las montañas, desviar los ríos; creó el cielo y la Tierra, luego dio origen a los gigantes, llamados Waris Runa (cuyo progenitor, llamado Pirua, dio su nombre a Perú entero), a quienes ordenó adorar al Wari, un ser mítico con cuerpo de macrauchenia (un enorme mamífero que existió, parecido a un caballo arcaico), hocico de felino (Titi) y alas de cóndor. Así, los gigantes erigieron los primeros templos para la adoración de Viracocha, de Wari y del Sol (Willka, en aymara).

Según las creencias recopiladas por Sarmiento de Gamboa, los gigantes fueron irrespetuosos con Viracocha, quien se vengó desencadenando el diluvio universal (Uno Pachaci).

Según Blas Valera, el nombre prístino de Dios era Illa Tiki, que en aymara significaría “luz original”. El nombre Viracocha, en cambio, le sería atribuido sólo posteriormente, cuando desapareció en el mar de Tumbes (Vira, espuma; cocha, espejo de agua).

Después del diluvio, el Creador dividió el mundo en cuatro partes y forjó los seres humanos, a quienes separó en cuatro pueblos que se repartieron desde el centro, o bien, del Titicaca (Titi, jaguar; Kaka, pez). Sus tres discípulos, que tuvieron la tarea de crear los animales, las plantas y las flores, se llamaron Manco (legislador), Colla y Tokay.

Entonces la leyenda narra que Viracocha emprendió un viaje en dirección noroeste. Apenas llegó al sitio de Raqchi, sufrió la afrenta de sus habitantes, que se negaron a escucharlo y lo echaron, arrojándole piedras. Viracocha se vengó haciendo llover fuego sobre Raqchi, calcinando a toda la población. (En la era incaica, en Raqchi fue erigido después un grandioso templo dedicado a Viracocha, también éste saqueado por los españoles, quienes buscaban el Punchau).
El camino de Viracocha continuó hacia el noreste y llegó a donde hoy surge el Cusco; luego prosiguió un camino rectilíneo hasta llegar al mar en los alrededores de Tumbes. En aquellas playas, donde lo aguardaban sus discípulos, Viracocha caminó sobre las aguas y se alejó con sus secuaces en la inmensidad del océano. Desde aquel momento fue llamado precisamente Viracocha, o bien, espuma del océano.

La leyenda de Viracocha desencadenó, en el curso de los últimos decenios, los más intensos debates entre los historiadores. Algunos llegaron incluso a sostener que el Dios andino no era otro que Jehová, que terminaba la creación del Nuevo Mundo. Otros, que utilizaron el extenso nombre Kon Tiki Illa Viracocha, aseveraron que fue simplemente el “Creador del mundo”.

¿Quién era realmente Viracocha? ¿Quizás un hombre, dotado de poderes mágicos y estimado por sus secuaces como el Dios Absoluto? ¿O tal vez un hombre, dotado de poderes sobrenaturales que, como Jesús, era considerado el hijo de Dios? ¿Es verosímil la tesis de algunos estudiosos que juzgan incluso a Viracocha como un descendiente de pueblos nórdicos que llegó por accidente al lago Titicaca?

La estudiosa de mitología andina María Scholten (1926-2007), en su libro La ruta de Viracocha (1977), fue quien sostuvo que, durante su viaje, Viracocha erigió los cimientos de futuras ciudades que posteriormente fueron construidas. Esta especialista comprobó la existencia de una gran cruz cuadrada (chacana), cuyo centro estaba fijado en Cusco (¿quizás porque Sacsayhuamán es el sitio arqueológico más antiguo de América?). El diseño geométrico estaba dividido a la mitad por una línea que formaba un ángulo de 45 grados respecto al ecuador. Dicha línea, llamada Capac Ñan, fue justamente el camino recorrido por Viracocha.

Scholten (quien basaba sus investigaciones en el libro de 1613 Relación de antigüedades deste Reino del Perú, del escritor indígena Santa Cruz Pachacutic Yamqui Salcamayhua), verificó que Tiahuanaco, Copacabana, Pukara, Raqchi, Cusco (Sacsayhuaman), Ollantaytambo, Machu Picchu, Vitcos y Cajamarca son todos sitios arqueológicos “alineados” según el recorrido hecho por Viracocha, una línea que une Tiahuanaco con Tumbes.

Cabe notar que la línea perpendicular al “camino de Viracocha”, la que se divide desde Tiahuanaco hacia el noreste, toca el océano Atlántico en la isla de Marajó, estuario del Río Amazonas. ¿Tal vez fue el lugar donde Viracocha llegó a Suramérica?

Según el investigador boliviano Freddy Arce, la cruz cuadrada tendría su centro en Tiahuanaco y su estudio sería importante para reconocer la ubicación del Paititi, que correspondería, en su interpretación personal, al vértice de noreste.
Parece que, al considerar estos cuadrados formados a su vez por otros pequeños cuadrados, María Scholten dio particular relevancia a las diagonales. En su artículo La ruta de Viracocha, Freddy Arce señala que la palabra “diagonal” se traduce por Chekhalluwa, que también significa verdad en quechua.

En efecto, cualquiera que sea el verdadero origen de Viracocha, es muy extraño que muchos sitios arqueológicos del antiguo mundo andino estén alineados de manera tan misteriosa.

YURI LEVERATTO

FUENTE :: http://www.yurileveratto.com/articolo.php?Id=209
http://www.yurileveratto.com/

Version imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia


Marcar esta noticia en estos sitios


Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo

Traducir

APPS celulares escuchar RADIO EN VIVO

Twitter

Miembro de la academia Europea de Ufologia

Revista Quasar
Una Revista del Grupo UNIFA!
NUMERO 2
 photo tapa2-1.jpg

Podes solicitarla a unifa.ac@gmail.com y abonarla desde tu casa

Red de cafes ufologicos
Photobucket

EL CAMINO DE VIRACOCHA, LA SUPREMA DIVINIDAD DEL MUNDO ANDINO.

© Copyright UNIFA web - Reservados todos los derechos
Terminos y Condiciones de Uso