UNIFA web : LA AGOGÉ ESPARTANA. - Civilizaciones Antiguas - Articulos
Staff

Tematicas

Foro


Radios


Links

Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

RADIO EN VIVO

TIEMPO DE MISTERIOS PROG 44,,13/12/16

Tu eres nuestra vista N*

Civilizaciones Antiguas : LA AGOGÉ ESPARTANA.
Enviado por Rosa el 10/6/2010 15:35:28 (1794 Lecturas)

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

"En otro tiempo advertí que, siendo Esparta una de las ciudades estado menos pobladas, era evidentemente la más poderosa y célebre en la Hélade, y me pregunté cómo pudo ocurrir eso. Pero después que reparé en las costumbres de los espartíatas, ya no me sorprendí por más tiempo." (Jenofonte, La Constitución de los Lacedemonios).

La Agogé era el sistema educativo de Esparta y su piedra angular. Denominada por Plutarco como "escuela de obediencia", era contraria a la educación cultural, y desarrollaba las cualidades físicas y militares, aunque debemos matizar que las letras y la música no estaban completamente erradicadas. La Agogé era obligatoria para todos los espartiatas, salvo para el rey.
Durante este proceso de aprendizaje, los jóvenes son excluidos del cuerpo cívico, de la ciudadanía. Se les inculca que merece la pena anteponer el bien común a la gloria personal. Debe fomentarse una conducta austera en todos los ámbitos de la vida: una dieta espartana (diatia), sobriedad en todo, etc. y cualquier atisbo de arrogancia es desterrado. La Agogé enmascaraba las desigualdades sociales existentes en la Esparta arcaica.
En la Agogé encontramos varias etapas:

1. Nacimiento de un varón, que era reconocido por el padre y quien lo presentaba a los ancianos de su tribu. Estos comprobaban que estuviera sano y bien formado, y lo sumergían en vino. Si no superaba la prueba, era arrojado a una sima, si la pasaba, era aceptado en la comunidad y permanecía con su madre hasta los siete años.
2. A partir de los siete años, el niño dejaba la familia y era educado por el Estado. Se rompía todo vínculo con la familia natural y era distribuido, junto con el resto de niños, en agelai (rebaños), bajo el cuidado de los chicos mayores, más fuertes e inteligentes. Hasta los doce años endurecían su cuerpo y carácter yendo desnudos y descalzos, y realizando duras pruebas. Aprendían a escribir, a leer, danza, poesía, aritmética elemental, expresión oral…

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva


3. A los doce años los agelai eran divididos en ilai (grupos más pequeños divididos según edades). Para pasar de una edad a otra había que superar alguna prueba, además se les asignaba gente adulta como instructores responsables de su educación. Cualquier ciudadano podía regañar o animar a los jóvenes, y estos permanecían siempre juntos y tenían que construirse sus lechos con cañas. Vestían únicamente un manto de tejido áspero y las raciones de comida eran escasas, animándolos a robar para agudizar el ingenio (pero si los descubrían eran castigados, no por robar sino por ser descubiertos). El temor al castigo era muy grande y la educación militar desplazaba a las letras.
4. El proceso de aculturación con las instituciones cívicas se hace patente entre los catorce y los dieciséis años (cuando son paidiskos, adolescentes). Se establece un vínculo entre adultos y jóvenes, quienes deben aprender los mecanismos de la ciudadanía. Normalmente el mencionado vínculo terminaba en muchos casos en una especie de "pederastia regulada" y en relaciones homosexuales.
5. El joven pasaba un ritual de flagelación: era azotado en el templo de Artemis Ortia (posteriormente el rito se convierte en un ritual únicamente sangriento consistente en azotar a otros y salpicar sangre…).

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

Santuario de Artemis Ortia

6. Al final, el hombre, de unos veinte años, comenzaba su instrucción en el ejército. Ya podía además acceder a los banquetes comunales (syssitías), dejarse crecer el pelo. y cuidar sus armas. La definitiva integración en el cuerpo cívico es a los treinta años, cuando puede participar en la Apella (asamblea espartana), entra en el ejército como hoplita de pleno derecho y puede acceder a las magistraturas del Estado. Recibe además una tierra en usufructo, y los hilotas (esclavos mesenios) que la trabajarán.

Había también otro ritual, la llamada Krypteia, la caza humana, que no todos debían pasar y cuyos parcipantes, los criptos, debían permanecer ocultos y no ser vistos. Son jóvenes de entre veinte y treinta años, que ya no forman parte de la Agogé, y se cree que la Krypteia era una prueba para las élites. Según Platón, los criptos en invierno, se ocultaban en el bosque durante el día, e iban descalzos. Además, Plutarco añade que durante la noche, los criptos descendían de los bosques y mataban hilotas.

La Krypteia es una prueba ritual en la cual los participantes no podían usar calzado ni recibir ayuda. No sabemos con qué frecuencia se realizaba ni cuanto duraba, pero era valorada como prueba de origen ancestral. Probablemente, cuando el número de hilotas ascendió y estos comenzaron a ser un peligro para los lacedemonios, se añadiera el concepto de matarlos.

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva


Este modelo educativo estaba sustentado en una profunda división de sexos, y propició una ausencia de relaciones afectivas entre hombres y mujeres antes del matrimonio. Como rito matrimonial, el cónyuge raptaba a la esposa, a la cual cortaban el pelo y vestían como un hombre ("para no causar impacto al varón"). Tras el acto conyugal, el hombre se iba con sus compañeros. En Esparta además, se desposaban con más edad que en el resto de Grecia, normalmente la mujer contaba con unos veinte años y el hombre con treinta.

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva


Fuente: http://estoeshispania.blogspot.com/
http://revistadigitalavalon.es/?p=1649

Version imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia


Marcar esta noticia en estos sitios


Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo

Traducir

APPS celulares escuchar RADIO EN VIVO

Twitter

Miembro de la academia Europea de Ufologia

Revista Quasar
Una Revista del Grupo UNIFA!
NUMERO 2
Photobucket



Podes solicitarla a unifa.ac@gmail.com y abonarla desde tu casa

Red de cafes ufologicos
Photobucket

LA AGOGÉ ESPARTANA.

© Copyright UNIFA web - Reservados todos los derechos
Terminos y Condiciones de Uso