UNIFA web : VISITANTES DE DORMITORIO: NOTA A NUESTROS COMPAÑEROS EDUARDO GROSSO Y LILIANA FLOTTA - Abducciones - Articulos
Staff

Tematicas

Foro


Radios


Links

Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

RADIO EN VIVO

TIEMPO DE MISTERIOS PROG 44,,13/12/16

Tu eres nuestra vista N*

Abducciones : VISITANTES DE DORMITORIO: NOTA A NUESTROS COMPAÑEROS EDUARDO GROSSO Y LILIANA FLOTTA
Enviado por agandin el 8/6/2010 17:02:36 (1811 Lecturas)

AGRADEZCO EL APORTE A NUESTROS COMPAÑEROS DE UNIFA
EL LICENCUIADO EDUARDO GROSSO Y LILIANA FLOTTA

“Visitantes de dormitorio” atacan a
mujeres en Zona Norte del Conurbano

Por SEBASTIAN ARANGUREN

Algo había pasado durante la noche. Una extraña
sensación dolorosa en algunas partes del cuerpo se
correspondía con una sospecha que cada vez se volcaba más
.......
INFORMA PARA UNIFAGRUPO Y EL MUNDO
ADOLFO GANDIN OCAMPO

Algo había pasado durante la noche. Una extraña
sensación dolorosa en algunas partes del cuerpo se
correspondía con una sospecha que cada vez se volcaba más
hacia el lado de la certeza: alguien había estado en ese
dormitorio. Como si fuera poco, el hecho de exigir la memoria para
encontrarle la razón a los inexplicables raspones que surcaban
la piel, daba cuenta de algo aterrador ya que en la medida que el
recuerdo se esclarecía, saltaba a la luz que la plena intimidad
nocturna había sido vulnerada por una presencia no humana
aparecida de la nada.

Independientemente que lo anterior incurra en un relato de
ficción, lo apuntado en esas líneas es parte de una
experiencia común que distintas víctimas, blancos o
“elegidos”, según se considere, sufrieron a
raíz de una manifestación aun hoy no debidamente
explicada y que se asocia con los visitantes de dormitorio, tal como se
ha dado en llamar a estas presencias que conforman una suerte de
preludio de la abducción.

La interpretación que especialistas hacen de este
fenómeno se asocia con la presencia de seres que someten a
quienes visitan, sobre todo mujeres en edad de concebir, a pruebas de
apariencia científica que bien podría tener como
fundamento afrontar dificultades de reproducción que
aquejarían a determinadas inteligencias.

El inconveniente que trae aparejado esta situación es que las
víctimas de los visitantes de dormitorio suelen sufrir la
incredulidad de los que no aceptan el relato de una situación en
verdad alucinante y, por lo tanto, prefieren encerrarse en el silencio
y sobrellevar desde allí la increíble experiencia que
vivieron una noche que no olvidarán jamás.

Dos investigadores argentinos encaran un estudio profundo y minucioso
con quienes fueron objeto de esas vistas, las que constituyen una
realidad concreta y más frecuente de lo que uno pueda
imaginarse: los casos que empezaron a registrarse hace unos 25
años en el barrio porteño de Villa Devoto, hoy tienen su
correlato en distintas localidad de la Zona Norte del Conurbano
bonaerense.

Sin explicación racional

Liliana Flotta y Eduardo Grosso, directores del Instituto de
Parapsicología Investigativa, son los estudiosos argentinos que
se encargan de profundizar sobre estos fenómenos desde que
circunstancialmente una mujer vecina de Villa Devoto, se animó a
descorrer el velo de un recuerdo que la atormentaba. No imaginaban por
entonces que tras ese relato, una serie de casos similares con
escenario en la misma geografía porteña, iban a explotar
como un hormiguero para acrecentar el misterio.

En diálogo con Expedientes Secretos, Grosso y Flotta aseguraron
que las experiencias de que sufren los “visitados”
conforman auténticas “historias de terror que dan lugar a
gente incomprendida que no le encuentra explicación racional a
lo que han padecido”.

Flotta afirmó en ese sentido que “no son alucinaciones ni
encuadran en el Síndrome de la Memoria Falsa y tampoco en el
fenómeno psicofísico denominado
ideoplastía”, a la vez que Grosso consideró que el
fenómeno del visitante de dormitorio “es el preludio de la
abducción, aunque aun no se sabe si esa abducción es
extra o intraterrestre”.

“Desconocemos la razón por la cual se dan varios casos en
un lugar determinado” precisó Flotta, tras aseverar que
así como en un momento Villa Devoto parecía ser el
epicentro de esta actividad, ahora la casuística se ha corrido
unos kilómetros hacia el norte del Gran Buenos Aires, para
ubicarse en las localidades de San Martín, Martínez y San
Isidro.

En Martínez y San Isidro, según la investigadora,
“recibimos los casos de tres mujeres que viven casi unidas por
una virtual línea recta”, a la vez que al ser consultada
sobre cual es el concepto que le cabe a las “visitadas”,
puntualizó que “en algún punto son elegidas”.

Por su parte Grosso subrayó que las experiencias relatadas por
los distintos protagonistas “no revelan ningún
vínculo con el entorno terrestre conocido” y
apuntaló ese criterio con una prueba incontrastable: los
visitantes “son detectados cuando atraviesan paredes o queman
elementos”.

Extraña luminosidad azul ¿Pero de qué se trata la
incursión de los visitantes de dormitorio? Grosso destacó
que son “experiencias muy reales que vivencia el testigo y que le
significan profundas secuelas físicas y psíquicas”.
En todo caso conforman episodios de extrañas e insólitas
características que encima suelen repetirse con una misma
persona y en una misma familia.

Una apretada síntesis de cómo suelen darse las visitas
contempla que el testigo, sólo o en pareja, empieza a ver
sobresaltado su sueño con destellos en su habitación y el
encendido por sí solo de aparatos electrónicos. De estar
acompañado, el protagonista nunca logrará hacer despertar
a su pareja y enseguida se verá invadido por una luz azulada.

En paralelo con esa situación, comienza a sentir rigidez
muscular severa al extremo que lo único que puede mover son los
ojos y mientras un sonido persistente anula su oído derecho, una
o varias figuras fluorescentes irrumpen en la habitación
atravesando las paredes. Uno de los seres, de cabeza muy grande y sin
boca, se pone cara a cara con el aterrado testigo que se ve invadido
por una situación de tranquilidad: percibe algo familiar en esa
entidad, como si fuera alguien al que conoce de siempre.

Lo más traumático comienza con la parte
“científica”, por así decirlo, de la visita.
Empieza la introducción de sondas, extracción de sangre y
punciones en los ovarios a través del ombligo, en el caso de las
mujeres, y de esperma, en los hombres.

La visita culmina cuando la entidad hace que el protagonista vea por
una suerte de transmisión telepática, imágenes
apocalípticas de una tierra sin vida. El ser y sus
congéneres desaparecen nuevamente atravesando la pared, en el
preciso momento que el visitado empieza a recobrar la movilidad de sus
músculos.

“Todos los testigos coinciden que la apariencia del ser que se
les presenta en el cuarto es como si se tratara de un insecto grande
-aportó Grosso- y los describen delgados, de unos 80
centímetros de altura y a la piel, que es gris,
-añadió- se la siente caliente y húmeda”.
Los testimonios recolectados hasta ahora por Grosso y Flotta los ha
llevado a despuntar una teoría acerca de las motivaciones de
esas visitas. “En los casos que investigamos -sostuvo la
investigadora- se registra un porcentaje importante de mujeres que
perdieron su embarazo entre el tercer y cuarto mes”.




San Isidro, Martínez y San Martín, en la mira





Los últimos casos investigados por Eduardo Grosso y Liliana
Flotta corresponden al de tres mujeres residentes en la Zona Norte del
conurbano bonaerense, donde recibieron de la visita reciente de los
seres delgados y grises que las sometieron a distintos estudios.

Flotta anticipó que todas las investigaciones que realiza junto
a Grosso mantienen el anonimato de los protagonistas y afirmó
que los trabajos de campo que ambos consuman “es con la propia
gente”.

Uno de los casos recientes es el de una mujer identificada como
Graciela, residente en Martínez, quien después de una ser
objeto de este fenómeno quedó con marcas y
rasguños en la espalda. En la cara interna de uno de sus
antebrazos tenía derrames típicos de extracción de
sangre y en los días subsiguientes al episodio evidenció
mucho cansancio y dolor lumbar, por lo que debió ser medicada.

El de Jimena, que también vive en San Isidro, es un caso
singular porque recordaba tener un tiempo perdido que no podía
justificar -característica también repetida al cabo de
las visitas- y que al ver los dibujos de otra mujer residente en la
Zona Norte en torno a una experiencia nocturna de estas
características, concientizó algo de lo que había
pasado.

Al igual que otras tantas mujeres que afirman haber recibido a los
visitantes de dormitorio, los dibujos que observó le hicieron
rememorar la camilla metálica y fría en la que
había estado acostada, el aspecto aséptico del lugar
abovedado a donde fue sometida a las pruebas físicas y la
fisonomía de los seres de los cuales recordaba “su piel
blanco-grisácea, muy fina”.

En San Martín, otra de las mujeres objeto de estas visitas,
quedó tras la situación experimentada con un
extraño fenómeno: tanta era la carga estática que
tenía su cuerpo que rompía los electrodomésticos
de su hogar.

Pueden proceder de distintos lugares





La supuesta procedencia de los visitantes de dormitorio, según
ufólogos, parapsicólogos y especialistas en actividad psi
de todo el mundo, reconoce varias posibilidades distintas. La primera
es la más común y se la atribuye a viajeros espaciales.
De hecho la Tierra es visitada por infinidad de civilizaciones de las
cuales muchas de ellas llegan hasta aquí con fines aun no
debidamente esclarecidos.

Otra es que se trate de viajeros de otras dimensiones, tal como
determinados avances del estudio de los ovnis establecen para
justificar, por ejemplo, repentinas desapariciones de una nave
supuestamente extraterrestre, de un segundo a otro.

Otra de las posibilidades es la de los viajeros temporales, entendido
esto como que las inteligencias que nos visitan no sean otros que
nuestros propios descendientes, es decir de nuestra misma
civilización, que se trasladan del futuro a su pasado, que es
nuestro presente.

La cuarta instancia se asocia con la civilizaciones subterráneas
como las que pueden afincarse en las míticas ciudades
-también subterráneas- de Agharti, Shambhala, Erks o
Akakor, donde el Rey del Mundo, Ridgen Jeypo y los 9 Desconocidos,
poseedores de la Sabiduría Universal, dirigen los destinos del
mundo. La última opción es la que puede ir de la mano de
los ovnis terrestres y la tecnología que desarrollen estos
prospectos encuadrados en los denominados “presupuestos
negros” de las grandes potencias, que ni siquiera son detectados
por los servicios secretos internacionales.
FUENTE
http://www.popularonline.com.ar/nota.php?Nota=523547

Version imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia


Marcar esta noticia en estos sitios


Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo

Traducir

APPS celulares escuchar RADIO EN VIVO

Twitter

Miembro de la academia Europea de Ufologia

Revista Quasar
Una Revista del Grupo UNIFA!
NUMERO 2
Photobucket



Podes solicitarla a unifa.ac@gmail.com y abonarla desde tu casa

Red de cafes ufologicos
Photobucket

VISITANTES DE DORMITORIO: NOTA A NUESTROS COMPAÑEROS EDUARDO GROSSO Y LILIANA FLOTTA

© Copyright UNIFA web - Reservados todos los derechos
Terminos y Condiciones de Uso