UNIFA web : EL MITO DEL PRESTE JUAN - Enigmas y Misterios - Articulos
Staff

Tematicas

Foro


Radios


Links

Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

RADIO EN VIVO

TIEMPO DE MISTERIOS PROG 44,,13/12/16

Tu eres nuestra vista N*

Enigmas y Misterios : EL MITO DEL PRESTE JUAN
Enviado por Rosa Santizo Pareja el 4/6/2010 21:10:19 (1108 Lecturas)

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

Otto de Freising

El mito del Preste Juan fue desarrollándose y adoptando diversos aspectos a partir del siglo XII. El nombre podría muy bien ser una simple deformación fonética de la palabra con la que se designaba al rey de los mongoles, es decir wang o khan. Otras fuentes dicen que procede de un soberano mongol que hacia 1140 había vencido a los persas en varias ocasiones y ocupado la ciudad de Samarcanda.
Algunos historiadores opinan que el reino del preste Juan coincide perfectamente con el de los kara-kitay, unos nómadas de raza mongol, probablemente de religión cristiana, que vivían en las amplias llanuras entre el mar de Aral, el lago Baikal y el río Yenisey, una parte de las cuales formaba el antiguo reino del Oxus o Amu-Daria. Estos nómadas no cesaban de lanzar ataques contra los turcos seljúcidas, consiguiendo repetidos éxitos que les valieron la reputación de enemigos del Islam y campeones de la cristiandad. Los kara-kitay tuvieron por rey a Togrul, derrotado y muerto por Gengis Khan en 1203.
La historia del Preste Juan penetró en Occidente y se difundió rápidamente. El relato se iba enriqueciendo cada vez más. En 1145 el obispo Otto de Freising, consejero del emperador Federico Barbarroja, comunicó que durante su estancia en Viterbo conoció a un obispo sirio que le habló del preste Juan, asegurándole que descendía de los Reyes Magos. En 1165 circulaba por las cortes de Occidente, difundida por los obispos y sacerdotes desde el púlpito, una carta escrita por el citado Preste Juan y dirigida al emperador de Bizancio Manuel Comneno, a Federico Barbarroja y al Papa Alejandro III. En ella solicitaba ayuda para luchar contra los musulmanes y reconquistar Tierra Santa. La carta describía las maravillosas riquezas del reino del Preste Juan, y fue traducida a todos los idiomas del Occidente cristiano.

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

El Papa envió una carta dirigida al ‘‘Carissimo in christo filio Iohanni, illustro et magnifico indorum regi’’, es decir, ‘‘Apreciado hijo de Dios, Juan, rey ilustre y magnífico en la India’’. Y el rey Luis IX de Francia, San Luis, envió al franciscano Longjumeau a Oriente para encontrar al personaje, pero tras el fracaso de su embajada acabó por llegar a la conclusión de que en realidad no había ningún Preste Juan.
La leyenda resistió y supo adaptarse a las circunstancias, perpetuándose bajo diversas versiones. Una de ellas lo hizo emperador de Etiopía. Se apoyaba en la presencia en Jerusalén de monjes, sacerdotes y peregrinos etíopes, cristianos que despertaban la envidia de los francos con el fasto de sus ceremonias y poseían un monasterio en la ciudad santa. Tanto ellos como su país de procedencia eran objeto de todo tipo de interpretaciones fantásticas. A principios del siglo XV los portugueses aún lo buscaban en Etiopía.
En 1298, Marco Polo dictó su obra ”Libro de las

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva


Ruta de Marco Polo

Marco Polo no duda en dar largas explicaciones fabulosas sobre el personaje. Según él, los mongoles habitaban en un país al que llamaban Ciorcia, “una gran extensión de llanuras desprovistas de cualquier habitación, así como carente de ciudades y castillos”. Además pagaban tributo “a un gran señor al que denominan en su lengua Une Can y que significa Preste Juan”. Se trataría de un rey cristiano nestoriano al que Gengis Khan envió emisarios para pedirle en matrimonio a su hija.
—¿Cómo no se avergüenza Gengis Khan de pedir a mi hija por esposa? —se indignó Juan—. ¿No sabe que él es mi siervo y vasallo? Volved a él y decidle que antes arrojaré a mi hija al fuego que dársela por esposa. Decidle también que le condeno a muerte por traidor y desleal a su señor.
Partieron los enviados a toda prisa y no tardaron en informar a Gengis Khan. Cuando éste escuchó tales palabras, “le pareció que de rabia iba a estallarle el corazón dentro del pecho. Y habló enfurecido a los que le rodeaban, diciendo que todo lo abandonaría, su domicilio y sus tierras, si no hiciera pagar bien caro al Preste Juan la afrenta que le había hecho”.
—¡Próximamente le demostraré si soy su siervo! —exclamó.

Haga Clic para ver la Imagen original en una ventana nueva

Reunió sus hordas para presentar batalla en una gran llanura, después de haber consultado a los astrólogos. El Preste Juan murió en el enfrentamiento, lo que significó la pérdida del país para los suyos. Sus territorios y vasallos pasaron a poder de Gengis Kan, quien desposó a sus herederos con los descendientes de Preste Juan, de tal manera que son éstos los que aún en día gobiernan sobre los tártaros y un montón de pueblos más.
En lo que se refiere a la derrota y la muerte, ninguno de los textos está de acuerdo, discrepando tanto en la fecha, aun aproximada, de la batalla, como en los nombres exactos de los protagonistas e incluso en el desenlace final.
Soberano de Asia o de Etiopía y de religión cristiana, visitado por una embajada o monje evangelizador llegado de Roma y convertido luego en el Preste Juan legendario, los cristianos de Occidente creían firmemente en su existencia, en un reino amigo, próspero, que garantizaba la buena acogida y seguridad de los viajeros.

Fuente: http://themaskedlady.blogspot.com/

http://revistadigitalavalon.es/?p=1626

Version imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia


Marcar esta noticia en estos sitios


Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo