UNIFA web : LAS PINTURAS RUPESTRES MÁS ANTIGUAS DE LA HUMANIDAD PUEDEN ESTAR EN AUSTRALIA - Noticias de ultima hora - Articulos
Staff

Tematicas

Foro


Radios


Links

Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

RADIO EN VIVO

TIEMPO DE MISTERIOS PROG 44,,13/12/16

Tu eres nuestra vista N*

Noticias de ultima hora : LAS PINTURAS RUPESTRES MÁS ANTIGUAS DE LA HUMANIDAD PUEDEN ESTAR EN AUSTRALIA
Enviado por Rosa Santizo Pareja el 3/6/2010 22:15:04 (1431 Lecturas)

El arte prehistórico puede ser más antiguo de lo que se creía
La tierra de Arnhem, en Australia, es un espacio que conserva las raíces y culturas aborígenes en un paisaje conservado como una reserva. Se trata de un lugar fascinante anclado en la raices del tiempo donde todavía sobreviven grupos de aborígenes australianos, uno de los grupos humanos de cultura más primitiva de la Tierra. La arqueología prehistórica en Australia es muy importante ya que han sido datadas pinturas rupestres de gran antigüedad, comparables con las del Paleolítico europeo. Repartidas por los acantilados australianos, aquí han sido encontradas auténticas reliquias del arte rupestre representando escenas del mundo mítico y elementos de la naturaleza, la fauna, la flora y la mitología del lugar.

Pájaros sin alas pudieron haber convivido con el hombre en Australia hace 50.000 años
Esta vez, es distinto ya que un grupo de científicos australianos estima haber encontrado las pinturas rupestres más antiguas hasta ahora conocidas en la tierra de Arnhem. La figura en cuestión tiene como protagonistas a dos pájaros que habitaron esa zona hace 40.000 años.

De demostrarse que dicha pintura data de hace 50.000 años, se convertiría en la figura de arte rupetre más antigua superando a reliquias rupestres de 25.000 años de antiguedad, como la de la cueva de Vilhonneur, al oeste de Francia, encontradas en 2006 y consideradas hasta ahora como las más viejas. Y ni qué decir de las pinturas rupestres de Lacaux y de Altamira (España), con una antigüedad de unos 14.000 años.

Las aves están pintadas en color ocre y se cree que llegaron a medir 2,5 metros de alto y se cree que no tuvieron alas. Según Mercedes Podestá, investigadora y Presidenta de la Comisión de Investigación del Arte Rupestre de la Sociedad Argentina de Antropología; "los investigadores relacionaron las figuras con una determinada especie de ave extinta que, según ellos, desapareció hace 40 ó 50.000 años, y así establecen que ésas figuras serían de la misma antigüedad. Esta forma de datar es muy relativa porque puede existir un error al interpretar, en base a un dibujo o pintura, la asignación a una determinada especie animal”.

De momento y mientras esperan el resultado de los estudios radiocarbónicos para determinar la fecha de la creación de estas nueas figuras aparecidas hace tan sólo un mes, los científicos no han dado información exacta de su ubicación para tratar de conservar este importante vestigio de manos desaprensivas. Parece ser que a la reserva indígena donde está la roca con la pintura sólo se puede acceder en helicóptero. Sin duda algo favorable para su mejor conservación.

Explica María Pía Falchi, también del Instituto de Antropología Argentina y especialista en Arte Rupestre: “No sólo puede conocerse el tipo de prácticas cotidianas que llevaban a cabo los pobladores, como por ejemplo a través de las escenas de caza de los animales que ellos consumían y sus hábitos de recolección, sino también sobre sus ritos y prácticas religiosas. En Australia se encontraron, por caso, representaciones de seres míticos”.

Aborígenes australianos en la tierra de Arnhem

Al norte de Australia, en la tierra de Arhem convertida en parque nacional y Reseva sobreviven los aborígenes australianos, uno de los grupos humanos de cultura más primitiva de la Tierra.

Son además bastante distintos físicamente de los demás habitantes de Oceanía, constituyendo un grupo racial independiente, del que se desconoce el origen, si bien se supone que pudieran estar emparentados con los veddas de Sri Lanka.

Estos indígenas australianos desconocen la agricultura, viven de la recolección, la caza y la pesca. Sus armas, usadas exclusivamente para la caza, ya que no guerrean entre ellos, son hachas de piedra tallada, y lanzas, dardos y bumeranes de madera; también utilizan mazas y escudos de madera.
Hasta hace pocos años iban enteramente desnudos, y sólo ostentaban pequeños cintos, taparrabos de corteza o conchas, y tocados y adornos corporales. Desconocen la cerámica y, por supuesto, los metales. Como recipientes utilizan bateas de madera y corteza; para guardar los alimentos hacen bolsas de fibras retorcidas que no llegan a constituir verdadera cestería.
No construyen casas ni chozas; antiguamente habitaban en cuevas y, más tarde, empujados por el hombre blanco a lugares cada vez más inhóspitos, hicieron pequeños paravientos de corteza, fácilmente transportables, cosa imprescindible para su vida nómada siempre siguiendo las pistas de la caza.

El arte rupestre de los aborígenes australianos
En la comunidad de Yirrkala, los indígenas son conocidos por las pinturas, además de su papel en la promoción de los derechos indígenas. En la comunidad de Gunbalanya, hacia al oeste, también destacan las pinturas. Pero quizás uno de los atractivos más recomendados sean las pinturas aborígenes rupestres en zonas como Ubirr Rock, o Imjalak Hill. Incluso, es curioso observar el modo en que plasmaron en pinturas la llegada de la cultura europea, con pinturas de embarcaciones y hasta aeronaves, y colonos en tiempos más recientes.

Fuentes consultadas

http://arquehistoria.com/

http://autraliaysusaborigenes.blogspot.com/

http://locuraviajes.com/

Version imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia


Marcar esta noticia en estos sitios


Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo